Comida chatarra que en realidad es saludable
Dietas y Nutrición

Comida chatarra que en realidad es saludable

Por Kiwilimón - Abril 2016
Hay muchos ingredientes con mucha mala fama, y la mayoría se la han ganado a pulso, pero no es el caso de todo. También hay algunos productos con pésima reputación que no sólo puede que no sean dañinos, sino que incluso pueden ser beneficiosos para la salud. Como siempre, recomendamos moderación ante todo, pero estos ingredientes que te dejamos hoy también tienen un lado amable poco conocido. Chocolate Sí, comer barra tras barra de chocolate puede engordar, pero si no abusas del ingrediente puede ser extremadamente útil para tu salud. En específico el chocolate alto en cacao (al menos 70%) tiene antioxidante excelentes para l sistema cardiovascular. También se le considera un afrodisiaco ya que libera hormonas que están relacionadas con el deseo y el buen humor. Mantequilla Últimamente tiene un mal nombre y se evita en casi cualquier dieta pero lo que no te dicen es que las grasas que se encuentran dentro de la mantequilla ayudan a absorber de mejor manera vitaminas como la A, D, E y K. Es un estimulante natural y te da energía todo el día si la consumes por la mañana. Chicharrón Sí, en exceso pueden afectar tu peso pero comer 1 onza de esta rica botana dos o tres veces por semana también puede ser positivo para ti. Resulta que la piel del cerdo frita tiene un contenido proteínico mucho mayor al de cualquier otra oferta de papas fritas o botana salada como los cacahuates. Además, mucha de la grasa que tiene el chicharrón es la misma que encuentras en el aceite de olivo, y por consecuencia, sana. Vino tinto Sí, la mayoría sabemos que una copa de vino tinto al día ayuda a regular tu sistema cardiovascular y así disminuir el riesgo de infartos. Lo que tal vez no sabías es que esta bebida alcohólica también ha sido relacionada con niveles más bajos de grasa abdominal. El Pinot Noir en específico es el vino rojo con más antioxidantes y mejor resultado en los análisis de la Universidad de Buffalo al momento de bajar un par de tallas. Cerveza Puede que suene extraño pero eso de que una sola cerveza engorda lo que dos o tres bolillos es un mito. Claro, no te recomendamos que te excedas, pero tomar una cerveza junto con la comida cada par de días ayuda a la digestión de gran manera. Además, tiene antioxidantes comparables con los de la cerveza por lo que también puede ayudar a prevenir desórdenes cardiovasculares y musculares.  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Las recetas con brócoli resultan ser toda una maravilla, no sólo gracias a su rico sabor e increíble adaptabilidad para cocinarse y comerse crudo en ensaladas, sopas y otros guisados sino porque es un alimento súper poderoso y nutritivo, como te mostramos a continuación. ¡Atrévete a descubrir para qué sirve el brócoli! Propiedades del brócoli Las propiedades del brócoli son tan buenas, que hasta la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda su consumo frecuente, pues este famoso arbolito cuenta con altas cantidades de vitamina C, ácido fólico y vitamina A. Además también es una gran fuente de minerales como el calcio, el potasio, el selenio, el fósforo, el magnesio y el hierro, sin mencionar su alto poder antioxidante así como alto contenido en fibra. Beneficios del brócoli Si todavía te preguntas para qué sirve el brócoli, descubre todos sus beneficios en la siguiente lista. Gracias a su alto contenido en hierro y ácido fólico, el brócoli es un excelente aliado para combatir la anemia.El brócoli ayuda a mantener los huesos fuertes debido a que es una fuente de calcio, fósforo, magnesio y zinc.El brécol, una poderosa sustancia dentro del brócoli, beneficia al hígado y ayuda a desintoxicar el organismo. Sin embargo, podría entorpecer los efectos de ciertas medicinas y está contraindicado en personas que padecen hipotiroidismo.Los antioxidantes del brócoli ayudan a combatir el colesterol malo, protegiendo el corazón y disminuyendo la posibilidad de contraer enfermedades cardiovasculares.La vitamina A del brócoli previene la degeneración muscular, las cataratas y los daños de las radiaciones UV, por lo que es ideal para mantener una buena salud ocular.El brócoli también ayuda al sistema digestivo, pues su alto contenido en fibra ayuda a combatir el estreñimiento.¿Ya conocías todos estos beneficios del brócoli?
Sería injusto reducir como dieta a lo macrobiótico. Tal como fue concebida, esta filosofía parte de un principio: la conciencia de que lo que nos alimenta puede prolongar la vida, pues según George Ohsawa, el teórico fundador, los alimentos influyen en la salud física, mental, emocional y espiritual.La filosofía macrobiótica camina de la mano con las leyes de vida. “Está basada en lo cero tóxico: tanto en alimentos como en productos de uso personal y del hogar”, apunta Gina Rangel. La médula teórica pasa por reconocer el todo en los alimentos: el ying (energía fría) y el yang (energía caliente) presentes en cada ingrediente. Para lo macrobiótico la armonía se localiza justo al centro de ambas energías. Que no te sorprenda, entonces, que el plato macrobiótico sea campo minado. La base de la alimentación son los cereales, las leguminosas, las frutas y las verduras, pero la lista de restricciones es larga.Para ellos, todo alimento alejado de la constitución de la sangre tardará más tiempo en digerirse. Lo vital es que la proporción alimenticia tenga cinco ying por un yang. De ahí que haya demasiados alimentos que se queden fuera al considerarlos demasiado ying o demasiado yang. Por ejemplo, “están prohibidos los tubérculos, los pimientos, el jitomate, el café, el alcohol, los alimentos procesados y empacados (como cereales, galletas, panes blancos, los refrescos, los productos endulzados, la vainilla, las frutas tropicales como el mango, la piña, la papaya y la sandía, los sazonadores y los picantes”, confirma Gina Rangel.El ying y el yang no sólo está en los ingredientes, sino también en las preparaciones. Por un lado, está la fermentación y maceración que elimina yang, mientras que salar y cocer los alimentos elimina el exceso de ying. Los preceptos generales de esta dieta pasan por comer y beber sólo cuando se tiene hambre, haciéndolo en plena conciencia. Los alimentos deben provenir de un radio lo más próximo posible y deben ser de temporada para asegurar máxima calidad. Asimismo, deben estar mínimamente manipulados y procesados, y deben masticarse lo suficiente para que el proceso de digestión sea afable con el organismo. El pescado y los lácteos se pueden consumir una vez por mes o cuando el cuerpo así lo requiera; el huevo, una vez cada diez días. Se debe moderar el consumo de moras y frutos secos, semillas y nueces, pepino, apio y lechugas. Adicionalmente, “los utensilios que se utilizan para la preparación de alimentos deben estar libres de teflón; deben ser de maderas naturales, de cerámica o de acero inoxidable; eliminar plásticos y sustituirlos por vidrio o acero inoxidable”, complementa Gina.Te preguntarás qué es lo que queda en el plato macrobiótico. Las proporciones van del cincuenta porciento de granos integrales, treinta por ciento de frutas y vegetales y veinte por ciento de leguminosas y algas. Como esta filosofía alimentaria comenzó en Japón, las algas están incluidas. Las algas marinas son un alimento altísimo en vitaminas y minerales, por lo que si estás pensando en llevar una dieta macrobiótica, lo recomendable es no saltártelas. El resultado es una dieta compuesta mayormente por proteína vegetal formulada a través de la interacción de granos y leguminosas. “Es una dieta tan limpia y basada en ingredientes tan naturales que vas a gozar de buena salud. Con ella, dejas las toxinas prácticamente fuera de tu vida. La desventaja de la dieta macrobiótica es que puedes llegar a tener ciertas deficiencias en el cuerpo al no tener casi proteínas de origen animal. Cuida tu índice de masa muscular, el consumo de vitamina B12 y la vitamina D”, concluye Gina.Como en todo, lo recomendable es confiarle tu salud a un experto y comprobar si esta dieta es la óptima para ti. Si te dieron ganas de comenzar con un probadita de la dieta macrobiótica, aquí te incluyo una de mis recetas favoritas.Tortitas de garbanzo y verduras 2 tazas de zanahorias ralladas2 tazas de calabacitas ralladas y escurridas2 tazas de harina de garbanzo2 huevosSal marinaRalladura de limónRalladura de jengibre4 cucharaditas de aceite de aguacateEn un bowl incorpora todos los ingredientes hasta lograr una masa. Forma con ella unas tortitas de unos 8 centímetros y lleva a congelar por al menos 1 hora. Calienta el aceite de aguacate y dora las tortitas por ambos lados. Acompaña con arroz integral y sopa miso.
Como parte de las actividades de #KiwiTeCuida, quincenalmente se desarrollarán conversatorios sobre los beneficios de seguir distintos retos alimenticios, ejemplificados en la cocina de Colibrí Jiménez. Las pláticas son dirigidas por Shadia Asencio, directora editorial de Kiwilimón, y el equipo de nutriólogas profesionales que avalan la nueva sección, en la que encontrarás todas las recetas -con conteos calóricos y nutricionales avalados por la USDA-, tips y consejos para que puedas llevar un estilo de vida balanceado, en armonía y saludable, sin sacrificar el sabor o restringir tu alimentación.Para el primer reto presentamos dieta baja en grasa, que es una de las categorías de Te Cuida. En la plática se resaltó la importancia de seguir este tipo de alimentación, debido a que “un balance de grasa correcto en nuestra alimentación nos ayuda a estar en un peso saludable, evitar enfermedades cardiovasculares y mantener el correcto funcionamiento de vitaminas liposolubles como la A, E y K”, aseguró la nutrióloga Mayte Martín del Campo.Una alimentación sin grasa es imposible y no es recomendable. La recomendación de una alimentación equilibrada implica consumir de 25 a 30% de grasa. Sin embargo, esta grasa debe provenir de grasas mono y poliinsaturada, como las contenidas en las almendras o las nueces, o en pescados como el atún, el huachinango o el salmón. En este sentido, Mayte recomienda consumir pocas grasas no saturadas como las contenidas en la crema, el tocino, los embutidos y los quesos fuertes. Recuerda que la grasa es el nutrimento que mayor energía nos aporta, con una conversión en la que 1 g de grasa tiene 9 calorías aproximadamente. ¡Encuentra aquí la plática completa: #KiwiTeCuida, dieta baja en grasa, y sigue nuestras transmisiones en el Instagram oficial de Kiwilimón, todos los lunes a las 18 horas!
El coco es una deliciosa fruta tropical que además de servir para decorar postres, preparar piñas coladas o utilizarse para hacer aceite, manteca, leche y hasta harina, tiene múltiples beneficios para la salud; no por nada el coco va ganando más y más popularidad entre las personas. ¡Atrévete a conocer y aprovechar todas las propiedades del coco! Propiedades del coco Puede que la pulpa de coco contenga gran cantidad de calorías, pero la OMS la recomienda para chicos y grandes, en cantidades moderadas, por supuesto, debido a que entre las propiedades del coco encontramos que es rico en fibras y minerales como potasio, fósforo, magnesio, hierro y vitaminas E, C, y B. Además, el coco también funciona como bactericida, antioxidante y protege a nuestro hígado, sistema inmunológico y corazón, tal como informa la Fundación Española del Corazón. ¿Cuáles son los beneficios del coco? El coco es un alimento ideal para ayudar a tratar la osteoporosis y reforzar los músculos gracias a propiedades como el potasio, el calcio y el hierro.Los beneficios del agua de coco incluyen fibra, proteínas, antioxidantes, vitaminas y minerales. Además, de acuerdo a investigadores de la Universidad Southeast, en Nueva Albany, es ideal para rehidratar el cuerpo y restaurarlo después de hacer ejercicio.Por su parte, las propiedades del aceite de coco ayudan a mantener el cabello saludable y la piel hidratada.El coco también funciona para limpiar los riñones, así como para aliviar molestias en el sistema digestivo, como náuseas, vómito, gases y en ocasiones, hasta problemas urinarios.¿Ya conocías las propiedades y beneficios del coco?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD