Cómo comer alimentos fritos de manera saludable
Dietas y Nutrición

Cómo comer alimentos fritos de manera saludable

Por Kiwilimón - Junio 2015
Durante muchos años, las grasas han sido relegadas al tipo de alimentos que no debemos comer, incluso, en ocasiones no podemos evitar la terrible carga moral y culpabilidad que sentimos al comerlas pero, ¿qué tal si existe una forma saludable de hacerlo? Un estudio realizado en España por la Universidad Autónoma de Madrid a más de 40 mil personas durante 11 años, demostró que comer alimentos fritos en aceite de oliva o aceite de girasol no está relacionado con  enfermedades del corazón o la muerte prematura. Lo cual no da carta abierta para comer este tipo de alimentos cuando sea, pero sí nos da una opción más saludable para hacerlo. El problema con los alimentos fritos es que contienen muchas más calorías que el resto de las preparaciones y que pueden contener grasas trans. Si a lo anterior le sumamos una vida sedentaria, los problemas de obesidad y sobrepeso pueden presentarse. Aunque por otro lado, las frituras pueden ser una de las formas en que puedes comer verduras de manera deliciosa si es que normalmente no te gustan. El punto, como en todo, es saber equilibrarlos en la dieta y no comerlos excesivamente. A continuación te explicamos algunos factores a los que debes prestar mucha atención para que tus frituras sean más saludables.

La temperatura del aceite lo es todo

Cuando la temperatura del aceite es baja, no se forma la costra que protege el interior y el alimento absorbe el aceite como una esponja, y si es demasiado caliente, se quema el exterior y queda crudo por dentro. La temperatura ideal es de 180 grados C, lo mejor sería tener una freidora con termostato. Para calcular si la temperatura es correcta, pon un poco del alimento en el aceite, si se hunde hasta el fondo está muy frío; si flota y burbujea intensamente, está muy caliente. La temperatura ideal provoca que el alimento se hunda ligeramente y flote enseguida. 

Utiliza el aceite correcto

Es importante que el aceite que utilices alcance los 180 grados C sin humear, ya que esto significa que se está descomponiendo y contaminando la comida. Los mejores aceites son el deoliva virgen, el de girasol y el de coco. Evita a toda costa los demás aceites vegetales sin refinar.

No escatimes en aceite 

Si tienes poco aceite en el sartén, la temperatura bajará cuando entre en contacto con los alimentos y ya hablamos sobre eso. Debes utilizar mínimo medio litro en un recipiente alto y añadir los alimentos poco a poco, en especial si son congelados.

Cuidado con el rebozado

Además darle un sabor más rico al alimento, el rebozado protege el interior de la entrada del aceite, sin embargo, puede aumentar el espesor de la costra y con ello el contenido calórico. Los rebozados de harina suelen ser mejores que los empanizados, por ejemplo.

El papel absorbente es tu mejor aliado

Al terminar de freír, escurre muy bien los alimentos y deposítalos en papel absorbente, así eliminarás el exceso de aceite y la superficie estará mucho mas crujiente.

Limpia el aceite si lo vas a reutilizar

El aceite de fritura no se debe reutilizar más de tres o cuatro veces, tampoco si se ha quemado o ha empezado a humear ya que acumula sus sustancias tóxicas. Para limpiar sus impurezas, pásalo por un colador o filtro y utilizar la técnica de las claras de huevo. Deberás batir unas claras de huevo y echarlas en el aceite caliente, removiendo sin parar. Las claras arrastrarán todas las partículas negras y será más fácil eliminaras. Ver artículo original.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Aguantar un antojo debe ser una de las cosas más duras de la vida, porque una vez que llega el impulso a tu cerebro, todo lo demás se pone en marcha para desear con todo el cuerpo ese dulce.Es como si el chocolate pudiera hablar y pronunciar tu nombre justo a las 2 de la tarde, o después de comer. ¿Por qué nos pasa esto? Pues bien, los antojos se deben tanto a una razón fisiológica, como psicológica, pero también tiene que ver todo aquello que nos rodea.Esto es aún más terrible cuando ya estamos verdaderamente comprometidos y encaminados en una alimentación equilibrada, intentando evitar caer en la tentación.A veces logramos domar al cerebro y acallar esa voz, sin embargo, esta podría estarnos indicando que no estamos comiendo lo suficiente, o que estamos dejando pasar mucho tiempo entre comidas.Así que, aunque puedas engañar al cerebro, tu estómago no entenderá de razones y necesitará comer un snack, pero no cualquiera, pues seguramente querrás algo dulce, pero uno con un buen aporte nutricional. Por ejemplo, un delicioso brownie. Sí, un snack tipo brownie pero alto en proteína, bajo en calorías y bajo en carbohidratos. Suena como un sueño hecho realidad y ¡lo es! Lo mejor es que ya está disponible en México: Eat Me Guilt Free (EMGF) es una historia de cocina casera que se volvió global. Se trata de una línea de productos creada por una enfermera y nutricionista certificada del deporte en Estados Unidos, que buscaba soluciones para satisfacer las necesidades de aquellos clientes que deseaban mantenerse saludable, pero a la vez luchaban con los antojos por algo dulce.Gracias a EMGF podrás comer un brownie de chocolate con 22 gramos de proteína por porción, menos de 200 calorías y sólo 4% de azúcares, así que adiós a la culpa.No importa la hora del día en la que se te antoje, podrás darte ese antojo en el desayuno, el almuerzo, la cena o la merienda, como postre, antes o después de un entrenamiento físico y en México puedes encontrar 4 sabores: Chocolate, Chocolate con crema de maní, Chocolate con chispas de colores y Pastel de Cumpleaños.Consulta su página web y sus redes sociales para saber todo de ellos.Instagram: @eatmeguiltfreemxFacebook: Eat Me Guilt Free MX
Siempre comenzar un nuevo ciclo da esperanza y trae consigo una energía que nos impulsa a realizar cosas nuevas y mejores. Definitivamente, el año nuevo es una época para hacer propósitos y comenzar con planes, mejorar hábitos para ser y estar mejor, tanto por dentro como por fuera.Desgraciadamente la euforia del año nuevo dura muy poco y nos ponemos tantas metas y tan drásticas, que cumplirlas resulta un poco complicado. Fallar con esos objetivos seguramente te llevará a sentirte mal y desilusionado, sin embargo, no eres tú, son esas metas tan difíciles y alocadas que son poco probables de realizar. Ir al gimnasio, encontrar el amor, comer más sano, viajar por el mundo o empezar tu propio negocio son algunos de los propósitos que todos se hacen y que terminan rompiendo conforme transcurre el año. Por eso te recomendamos que a la hora de elegir tus propósitos, elijas tus metas correctamente: cosas, acciones y pequeños cambios que sean realistas para tu estilo y ritmo de vida, y que no requieran de un esfuerzo inmenso. Lo que necesitas tener en mente es que debes cambiar tus hábitos y para eso, es necesario que hagas pequeños cambios que darán grandes resultados, aquí te dejamos algunos propósitos realistas que sí puedes cumplir a corto plazo:Caminar más Se dice que tenemos que dar por lo menos 10 mil pasos al día, pero ese no tiene que ser tu límite. Intentar caminar a todos lados será bueno para ti y tu condición física.Tomar más aguaCambia los refrescos y jugos por agua no sólo te quitará la sed, también te aportará muchos beneficios que verás reflejados en tu piel o en tu apetito. Recuerda que la base para tener una buena salud e incluso apariencia es estar bien hidratado.Ser más puntualLa puntualidad es algo que a casi todos nos falla y lo único que requiere es organización, tanto para levantarse temprano, salir con tiempo suficiente de casa, así como tener todo arreglado para evitar contratiempos de última hora. Dejar de quejarte por todoTodos los días suceden cosas que no están en tu zona de control y eso puede causarte malestar. Pero tus quejas constantes no ayudan en nada, de hecho sólo sirven para contagiarle tu mal humor a los demás. Así que deberías intentar tomarte todo con filosofía y no dejar que todas las cosas que te pasen sean un problema.Comer más sanoUn gran tip para lograrlo es no pensar que estás a dieta, pues eso puede causar que te sientas restringido y que que todo se te antoje. Antes de que fracases eliminando todo lo que te gusta y siendo demasiado estricto, intenta comer un poco más sano durante la semana, añadiendo frutas y verduras diferentes a las que siempre comes. Proponte aprender a cocinar, incorporar ingredientes más sanos, más verduras y llevar tu propia comida a la oficina, de esa manera te asegurarás de que vas a comer bien. Sea cual sea tu objetivo, te recomendamos empezar por pequeñas acciones a un corto o mediano plazo para que cuando los logres, sea una palomita más en tu lista y puedas pasar a lo siguiente.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD