Cómo comer alimentos fritos de manera saludable
Dietas y Nutrición

Cómo comer alimentos fritos de manera saludable

Por Kiwilimón - Junio 2015
Durante muchos años, las grasas han sido relegadas al tipo de alimentos que no debemos comer, incluso, en ocasiones no podemos evitar la terrible carga moral y culpabilidad que sentimos al comerlas pero, ¿qué tal si existe una forma saludable de hacerlo? Un estudio realizado en España por la Universidad Autónoma de Madrid a más de 40 mil personas durante 11 años, demostró que comer alimentos fritos en aceite de oliva o aceite de girasol no está relacionado con  enfermedades del corazón o la muerte prematura. Lo cual no da carta abierta para comer este tipo de alimentos cuando sea, pero sí nos da una opción más saludable para hacerlo. El problema con los alimentos fritos es que contienen muchas más calorías que el resto de las preparaciones y que pueden contener grasas trans. Si a lo anterior le sumamos una vida sedentaria, los problemas de obesidad y sobrepeso pueden presentarse. Aunque por otro lado, las frituras pueden ser una de las formas en que puedes comer verduras de manera deliciosa si es que normalmente no te gustan. El punto, como en todo, es saber equilibrarlos en la dieta y no comerlos excesivamente. A continuación te explicamos algunos factores a los que debes prestar mucha atención para que tus frituras sean más saludables.

La temperatura del aceite lo es todo

Cuando la temperatura del aceite es baja, no se forma la costra que protege el interior y el alimento absorbe el aceite como una esponja, y si es demasiado caliente, se quema el exterior y queda crudo por dentro. La temperatura ideal es de 180 grados C, lo mejor sería tener una freidora con termostato. Para calcular si la temperatura es correcta, pon un poco del alimento en el aceite, si se hunde hasta el fondo está muy frío; si flota y burbujea intensamente, está muy caliente. La temperatura ideal provoca que el alimento se hunda ligeramente y flote enseguida. 

Utiliza el aceite correcto

Es importante que el aceite que utilices alcance los 180 grados C sin humear, ya que esto significa que se está descomponiendo y contaminando la comida. Los mejores aceites son el deoliva virgen, el de girasol y el de coco. Evita a toda costa los demás aceites vegetales sin refinar.

No escatimes en aceite 

Si tienes poco aceite en el sartén, la temperatura bajará cuando entre en contacto con los alimentos y ya hablamos sobre eso. Debes utilizar mínimo medio litro en un recipiente alto y añadir los alimentos poco a poco, en especial si son congelados.

Cuidado con el rebozado

Además darle un sabor más rico al alimento, el rebozado protege el interior de la entrada del aceite, sin embargo, puede aumentar el espesor de la costra y con ello el contenido calórico. Los rebozados de harina suelen ser mejores que los empanizados, por ejemplo.

El papel absorbente es tu mejor aliado

Al terminar de freír, escurre muy bien los alimentos y deposítalos en papel absorbente, así eliminarás el exceso de aceite y la superficie estará mucho mas crujiente.

Limpia el aceite si lo vas a reutilizar

El aceite de fritura no se debe reutilizar más de tres o cuatro veces, tampoco si se ha quemado o ha empezado a humear ya que acumula sus sustancias tóxicas. Para limpiar sus impurezas, pásalo por un colador o filtro y utilizar la técnica de las claras de huevo. Deberás batir unas claras de huevo y echarlas en el aceite caliente, removiendo sin parar. Las claras arrastrarán todas las partículas negras y será más fácil eliminaras. Ver artículo original.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Hay momentos en los que quisiéramos parar el tiempo, sobre todo en la piel de nuestra cara para que luzca siempre joven y con brillo.Hoy en día hay un sinfín de cremas, mascarillas y tratamientos para tratar combatir las arrugas y mantener la piel luminosa, pero de un tiempo para acá, hay un ingrediente estrella que es el deseo de muchas: el retinol. No obstante, este no es el único, pues ya hay otro ingrediente que empieza a robarle atención: el bakuchiol. Vayámonos por partes. ¿Qué es el retinol? Si aún no conoces qué es el retinol, aquí te lo vamos a explicar. El retinol es un derivado de la vitamina A, un nutriente que ayuda a la regeneración celular, ¿pero cómo se refleja esto en la piel? Pues nada más y nada menos que reduciendo el acné, aclarando el tono, quitando manchas y evitando el envejecimiento por su acción antioxidante, es por esto que muchísimas marcas lo han incorporado a sus productos. ¡Suena increíble! Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas, ya que el retinol se debe usar con precaución. Usarlo en un porcentaje alto o con mucha frecuencia puede causar irritación, picor en la piel, descamación y hasta quemaduras, así que debes de tener cuidado. Además, debemos evitar su uso sobre todo después de situaciones estresantes para piel, como una exfoliación, irritación, exposición al sol, depilación y si se está consumiendo medicamentos para el acné. Hablemos del Bakuchiol El bakuchiol es un activo obtenido de plantas medicinales que, por sus bondades, está haciendo temblar del trono al retinol. A pesar de que el bakuchiol actúa casi idéntico al retinol, podemos agregar que es cicatrizante, antimicrobiano, antiinflamatorio entre otras muchas cosas.Retinol vs. Bakuchiol: similitudes y diferencias Similitudes. Los dos activos ayudan a prevenir y revertir los signos de la edad, disminuyendo las arrugas y líneas de expresión. Además, promueven la renovación celular, estimulan la producción de colágeno y elastina para dar firmeza a la piel, combaten el fotoenvejecimiento y detiene el deterioro de la piel. Diferencias. Entre las principales diferencias entre el retinol y el bakuchiol se encuentra el origen; mientras que el retinol es un derivado de la vitamina A que es de origen animal, el bakuchiol se obtiene de las semillas de plantas medicinales como babchi y la Otholobium pubescens y al ser un extracto vegetal 100% vegetal puede ser utilizado en productos veganos. Otra diferencia entre las dos sustancias son sus efectos secundarios, mientras con el retinol hay que tener cuidado en dosis y frecuencia; con el bakuchiol por sus orígenes es apta para todo tipo de pieles incluso las sensibles, incluso puede usarse en personas con psoriasis. Conociendo estos dos activos y teniéndolos de tu lado, lucirás espectacular, escoge el mejor para ti.
El desperdicio de alimentos es una situación grave en el mundo y no sólo es muy triste que todos los días, toneladas de alimentos terminen en la basura, sino que además, hacemos un daño directo a los bolsillos. Para evitar que la comida termine por ser desechada, te damos algunos pasos sencillos para ser más consciente y poder aprovechar mejor nuestros recursos.Todo empieza desde las comprasEl primer paso, y quizá el más importante, es que planees correctamente las compras. Antes de hacer tu lista para el súper, revisa lo que tienes en el refrigerador. A veces hay tesoros en el fondo del cajón de las verduras que se pueden convertir en una deliciosa sopa antes de que pase demasiado tiempo. Aprovecha ese jamón de la semana pasada para unas croquetas y si te sobró demasiado, piensa comprar un poco menos la siguiente vez.Te recomendamos intentar esta receta de Croquetas de Papa con Jamón Nada de distraccionesRecuerda, si vas de compras con hambre o sed, pondrás en tu carrito mucho más de lo que necesitas. Apégate a tu lista y a la planeación que hayas hecho para la semana. Una vez que llegas a casa, empaca y almacena todo correctamente y así tendrá más vida de anaquel.Aprovecha los ingredientesMuchas veces al preparar una receta, usamos sólo una parte de las frutas y verduras que compramos. Por ejemplo, con el apio: si usas los tallos para una ensalada, aprovecha las hojas en una sopa y la parte blanca de la base para dar más sabor a tu caldo. También puedes hacerlo con los tallos de los champiñones o los tallos gruesos del brócoli, que hacen una rica sopa o ensalada. Los plátanos que ya están muy negritos son perfectos para hacer panqué o agregarlos a la masa de hotcakes. Si no tienes tiempo de prepararlo pronto o no tienes suficiente cantidad, no te preocupes, congélalos hasta que estés lista.Si tienes pedacitos de diferentes quesos, es el momento de hacer una salsa deliciosa para tu pasta favorita. Y en la alacena, revisa mensualmente las fechas de latas y salsas, y úsalas en tiempo.Cuida las porcionesPara evitar tener desperdicios, es mucho mejor servir porciones pequeñas y si alguien quiere más, entonces que se sirva después. Si sobra comida, recuerda enfriarla rápido y conservarla adecuadamente para que dure más tiempo.Administra inteligentemente las sobrasCon frecuencia, nuestro refrigerador se convierte en un paso previo al basurero por tener cantidades pequeñas de sobras que no se aprovechan. Si preparaste comida de más, recuerda conservar lo que quede en recipientes adecuados, siempre marcando el contenido y la fecha de empaque, para que estés consciente de cuándo debes consumirlo.Por otra parte, también puedes darle nueva vida a las sobras. Por ejemplo, si hubo pollo al horno, deshebra el sobrante para unos taquitos; las verduras cocidas picadas se pueden mezclar con pasta fría y vinagreta, o con atún y mayonesa para una ensalada; los frijoles refritos con salsa de jitomate y caldo toman un nuevo aire en una sopa. O simplemente fríe ese arroz blanco con verduras picadas, cubitos de carne o camarón, y salsa de soya para una cena oriental ligera... Usa tu imaginación y dales giros distintos a esos recipientes con sobras. Al final de mes, se sentirá la mejora en tu cartera.
A veces, las sopas pueden quedar un poco más ligeras de lo que nos gusta. Pero aquí tenemos la solución. Después de todo, no hay como una sopa espesita para satisfacer el apetito y llenar el corazón.Déjala hervirMuchas veces, lo único que hace falta para que tu sopa tenga más consistencia es un poco de paciencia. Déjala hervir y así se evaporará el exceso de líquido. Muévela de vez en cuando para cuidar que no se pegue, checa que no se concentre demasiado y que no se pase de sal.Un poco de puréSi la sopa tiene como base caldo con verduras picadas, como la sopa minestrone, añade puré de jitomate, o licúa un poco de las mismas verduras con el mismo caldo.Te recomendamos esat rica Sopa de Pasta con VerdurasOtro gran espesante es el arroz cocido, que puedes licuar con una tercera parte de la sopa; de igual manera sirve el puré de papas o las hojuelas de puré de papa. El arroz cocido licuado con un poco del líquido es una buena forma de espesar sopas de mariscos o de verduras como coliflor o brócoli. No añade sabores adicionales, deja una textura y brillo muy diferentes y si no te gusta añadir lácteos, es una buena solución.Si se trata de sopa de tortilla, licúa algunas tortillas con tu base de jitomate para que tenga más cuerpo, también le añadirás sabor.Crema o yogurUn poquito de crema o yogur estilo griego sin endulzar no sólo aportará textura, sino que dará un sabor delicioso. Prueba primero la marca de crema que usas, hay algunas que al hervirlas, en lugar de espesar, diluyen. Si es una sopa de lentejas con curry o sopa de pollo o mariscos con sabores orientales, la crema o leche de coco es una gran opción.Harina o féculasUna solución muy rápida es un poco de maicena o fécula de maíz. Recuerda combinarla con agua fría en un recipiente pequeño e incorporarla después a la sopa. Déjala hervir varios minutos antes de agregar más. Se espesa muy rápido.Prueba con esta Sopa de Pasta con PolloDe la misma manera, puedes agregar harina disuelta con agua, pero ésta necesita hervir más tiempo para que no tenga sabor a crudo, al menos diez minutos. Una manera de evitarlo es cocinar la harina con la misma cantidad de mantequilla en un sartén pequeño hasta que esté pálida y huela como a galleta horneada. Esto se llama un roux. Incorpora el roux usando un batidor de globo, así te asegurarás de que no se formen grumos. Déjalo hervir unos cinco minutos para asegurarte de que esté cocido a fondo.Si es una sopa rústica, especialmente a base de jitomate, puedes agregar también un poco de pan molido.Y si no tienes mucho tiempo, los croutones siempre absorberán el exceso de líquido y a todo mundo le gustan. Prueba tostarlos con aceite y hierbas de olor para agregar otra capa de sabor.
La rutina facial coreana se ha convertido en toda una tendencia de belleza. El objetivo de hacerla es conseguir una piel limpia e hidratada, como las perfectas pieles asiáticas. Si aún no conoces esta rutina, aquí te enseñamos los 10 pasos que debes tener en cuenta si quieres ponerla en práctica. Desmaquillante. Para poder empezar a preparar la piel es necesario que esté limpia. Hay varios desmaquillantes, hay algunas cremas o aceites, pero debes escoger el que mejor le vaya a tu tipo de piel. Limpiador. Luego de quitarte el maquillaje, es importante estar seguras que no quedan ningún rastro ni de maquillaje, ni de desmaquillante, ni de suciedad, por eso tenemos que limpiarnos con un producto espumoso. Exfoliante. Este paso es muy importante para tener una piel impecable pues el exfoliante nos permitirá remover las células muertas y a eliminar las impurezas que se incrustan en nuestra cara y que son las que ocasionan puntos negros. Tónico. El tónico empieza a preparar la piel para lo que viene, balancea el PH, además empiezas a hidratarte a nivel celular y ayuda a prevenir las imperfecciones. Esencia. Muchas personas dicen que este paso es el más importante para las asiáticas pues tiene muchas propiedades que otorgan elasticidad y firmeza al rostro. Serum. El suero es un concentrado de activos que ayudan con problemas específicos de la piel, arrugas, acné, resequedad, opacidad. Mascarilla. Las sheet masks son las reinas de la hidratación, por sus ingredientes y formatos, sus componentes hacen que la piel se hidrate profundamente. Contorno de ojos. La piel de los ojos es muy delicada, es por eso que necesita productos especiales. El contorno de ojos le otorgará hidratación y será preventivo ante el envejecimiento. Hidratante. La hidratación es vital para lucir una piel perfecta, este producto ayudará a sellar y mantener la humectación para reflejar salud y vitalidad.Protector Solar. No hay nada más potente para prevenir el envejecimiento que usar protector solar. Procura que sea de un factor de protección alto y recuerda estarlo retocando varias horas al día. Vitaminas para la piel en los alimentosLos alimentos ricos en vitamina C como los cítricos, guayabas o los kiwis, aportan colágeno que le dará a tu piel firmeza.Las zanahorias, que tienen vitamina A, contienen fotoprotectores los cuales además de darte un color increíble (junto a un buen protector solar), te ayudarán a mantener a raya el envejecimiento prematuro. El jitomate es rico en licopeno, por lo que te ayudará a proteger la piel contra los radicales libre y, al igual que los frutos rojos, que son ricos en antioxidantes y los frutos secos, como nueces y almendras, que están llenos de vitamina E, te brindarán los beneficios para tener una piel saludable.Además de la constancia y disciplina con esta rutina, procura llevar una alimentación balanceada. Recuerda que lo que comemos se refleja en nosotros. Por otra parte, la hidratación también es primordial, no sólo por fuera, sino también por dentro, así que debes tomar al menos dos litros de agua al día para reflejar salud y bienestar en tu semblante.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD