Cómo seguir una dieta sin gluten
Dietas y Nutrición

Cómo seguir una dieta sin gluten

Por Kiwilimón - Junio 2013
Una dieta sin gluten, es una dieta que excluye ésta proteína al evitar ingerir cierto tipo de alimentos como cereales: el trigo, la cebada y el centeno. Una dieta sin gluten la llevan las personas que sufren de la enfermedad celíaca. El gluten provoca una inflamación en el intestino delgado a las personas que son celíacas. Por lo que llevar esta dieta, ayuda a las personas a controlar sus signos y síntomas para prevenir cualquier complicación. Al principio, llevar una dieta sin gluten puede parecer complicado pero debemos tener paciencia y acostumbrarnos a cambiar nuestra dieta y actualmente podemos encontrar más oferta sobre productos que no contienen gluten. Enfrentarnos al cambio de la dieta puede ser un cambio radical en nuestro estilo de vida, sin embargo, hay que tener una actitud positiva y aprender cuáles son los alimentos que sí se pueden comer. Actualmente, las empresas se han preocupado por el aumento en el índice de las personas celíacas y han sacado a la venta, productos que son libres de gluten como el pan y la pasta. Sí vas empezando a tener una dieta sin gluten, no te preocupes demasiado, puedes consultar con un experto en la materia como un nutriólogo para que te apoye y te dé consejos de cómo seguir de mejor manera tu dieta y que sea equilibrada.  

Alimentos que puedes comer:

  • - Frijoles, semillas, frutos secos (sin procesar)
  • - Huevos frescos
  • - Carnes frescas, pescados, aves de corral (todo esto sin empanizar o sin capear)
  • - Frutas y hortalizas
  • - Lácteos (la mayoría de los productos)
Cuando compres tus alimentos, es importante que observes, sí se encuentran procesados, y sí es así que no contengan gluten, aditivos o conservantes. También puedes consumir algunos granos como la linaza, el amaranto, harinas sin gluten (arroz, soya, maís, papa o frijol), sémola de maíz, quinoa, soya, arroz, tapioca, etc.  

Alimentos y bebidas que debes evitar siempre:

  • - Cebada (malta)
  • - Centeno
  • - Trigo
Tal vez uno de los alimentos más difíciles de evitar sea el trigo, ya que existen numerosos productos con este ingrediente como las harinas de trigo y sus derivados.  

Alimentos a evitar que pueden ser libres de gluten:

Algunos de estos productos los puedes encontrar en los supermercados ya sea con gluten o sin gluten, así que lee cuidadosamente las etiquetas antes de comprarlas.
  • - Cerveza
  • - Pan
  • - Cereales
  • - Galletas
  • - Salsas
  • - Pastas
  • - Aderezos
  • - Sopas y bases de sopas
  La avena, no siempre es recomendada en su consumo, ya que algunas veces se puede encontrar contaminada con trigo durante el cultivo o su procesamiento. También hay algunos medicamentos o vitaminas que utilizan el gluten como agente de unión por lo que será mejor evitarlos. También hay que tener cuidado con la contaminación cruzada, ya que algunos alimentos libres de gluten pueden estar en contacto con los que sí lo contienen, por lo que no son alimentos recomendables. Incluso, se pueden utilizar superficies comunes o utensilios que, aunque hayan sido limpiados pueden llegar a contaminar los alimentos. Las personas con enfermedad celíaca, deben tener una dieta sin gluten estricta y así tenerla el resto de sus vida. Además deberán tener cuidado en recibir las vitaminas y minerales necesarios para cubrir las necesidades que el cuerpo tiene por lo que es recomendable y necesario, llevar un buen control con un nutriólogo.   Recetas de Cocina Por si no sabes qué cocinar para una dieta sin gluten, tenemos algunas recetas de cocina que te pueden ayudar a seguir con tu vida normal sin sacrificar el sabor en tus platillos.   Rocambole de chocolate. Este postre de chocolate es muy rico y tiene muy bonita presentación. Ver receta aquí Postre de cerezas. Esta receta es un exquisito postre para disfrutar con toda la familia tras acabar una deliciosa comida. O para compartir en una reunion de amigos como regalo de agradecimiento. Ver receta aquí Pastel de almendra. Un postre delicioso muy facil de preparar. No contiene harina de trigo y es una receta gluten free. Ver receta aquí Panqué de chocolate sin gluten. Éste panqué de chocolate sin gluten es ideal para celíacos. En esta receta se usa harina especial para ellos para que también puedan comerlo. Ver receta aquí Pastel de Navidad. Un rico pastel de frutas y especies hecho con harina de polenta, harina de arroz y harina de maiz para obtener un delicioso pastel para navidad sin gluten. Ver receta aquí Pastel sin gluten con macarrones. Un pastel ideal para todos tanto para los amantes de los postres como de las personas que tienen restricción de gluten (harina). Ver receta aquí Gluten free tostada. Gluten free Tostada con brocoli fresco, jitomate organico , queso panela, pollo, y salsa de chile habanero. Ver receta aquí

Si quieres conocer toda la oferta de recetas que tenemos, haz click aquí

Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Los mariscos son deliciosos, pero también pueden ser peligrosos si no se refrigeran apropiadamente. Evita problemas de salud conociendo cómo debes almacenar los mariscos y los días que pueden durar refrigerados.Primero que nada, ¿en qué debes fijarte para elegir mariscos en buen estado?Si un marisco se encuentra ya en estado de descomposición, no importa si lo guardas en el refrigerador o en el congelador, simplemente ya no sirve y no debes usarlo para cocinar. Estos son los principales aspectos que debes revisar al momento de comprar mariscos:Los caparazones de los mariscos, como las ostras o las almejas, deben estar enteros, es decir, sin grietas. Si te encuentras con un caparazón quebrado, no compres ese marisco.Para comprobar la frescura de los mejillones, ostras y almejas hay un truco muy sencillo. Golpea suavemente el caparazón. Si este se cierra, esto significa que el marisco aún está vivo, en caso contrario, mejor no lo compres.Los cangrejos y las langostas deben comprarse vivos, ya que se echan a perder muy rápidamente. Así que cuando los vayas a comprar asegúrate de que las patas se mueven, el caparazón está firme y la cola se encuentra recogida (no extendida).¿Cuántos días duran los mariscos refrigerados?Es muy importante que prestes atención a la manera en que guardas los mariscos. A diferencia de la carne de res que puede estar en el refrigerador sin problemas por varios días, los mariscos tienen una caducidad mucho menor. Recuerda que el consumir mariscos pasados o en mal estado puede provocar alguna infección o problema de salud, así que mejor ahórrate esos inconvenientes almacenando los mariscos de acuerdo con estas indicaciones.Los camarones, ostiones, langosta y calamares frescos solo pueden refrigerarse dos días (no más). En el congelador tienen un mayor tiempo de caducidad, ya que aguantan entre tres y seis meses.En el caso de los mariscos cocidos, si se cocina el mismo día que se consume, pueden refrigerarse hasta tres días. Si no preparaste tú la comida, checa directamente con el fabricante las indicaciones de consumo para saber cuánto tiempo más puede almacenarse el platillo en el refrigerador.De cualquier manera, es muy importante que antes de consumir mariscos (cocidos o frescos) que han estado refrigerados o congelados, revises su estado general. El olor de estos nunca debe ser agrio o parecido al amoniaco.Aunque no son mariscos, los pescados también deben almacenarse con cuidado para evitar que se descompongan. La recomendación es que los pescados (magros y grasos) pueden estar en el refrigerador como máximo dos días, y en el congelador desde seis hasta ocho meses.Recuerda revisar periódicamente la temperatura de tu refrigerador, la cual debe estar en 4° C, y la del congelador en -18° C.¿Te encantan los mariscos? Entonces no puedes perderte estas recetas fáciles: Tostadas de pulpo adobadoAros de Calamar en caldo de mostaza picositaEsquites de camarón y chile guajillo
El colágeno es una proteína presente en articulaciones, piel, músculos, y tendones. Su consumo es importante ya que no solo ayuda a combatir la flacidez del rostro y a mejorar el estado del cabello y las uñas, sino que también mejora la masa muscular y fortalece las fibras alrededor de las articulaciones. Si quieres asegurarte de estar consumiendo la dosis diaria recomendada de colágeno (10 g), te recomendamos incluir estos alimentos en tu dieta.Caldo de hueso: Este es uno de los pocos alimentos que contiene colágeno listo para que tu cuerpo pueda usarlo. La mayoría de los ingredientes ayudan a sintetizar el colágeno, mientras que el caldo de hueso en sí mismo ya es rico en colágeno. Salmón :El zinc presente en el salmón ayuda a activar las proteínas que se necesitan para sintetizar el colágeno. Solo recuerda que es mejor consumir salmón salvaje y no el que es criado en piscifactorías.  Alga espirulina: Esta alga es una fuente rica en amino ácidos, como la glicina. Se ha descubierto que la glicina es un componente esencial para la producción de colágeno, así que consumir alga espirulina regularmente puede aumentar el nivel de esta proteína.Cítricos: Como todos sabemos, las naranjas, limones, toronjas y mandarinas son alimentos ricos en vitamina C. Este componente es esencial en la producción de colágeno, ya que ayuda a que los amino ácidos se unan para formar la proteína. Huevos: Los altos niveles de amino ácidos presentes en los huevos, principalmente en las claras, hacen que este alimento sea uno de los más importantes en la producción de colágeno. Semillas de calabaza: Esta es una de las fuentes más ricas en zinc. Su consumo es muy importante debido a que favorece la producción de colágeno sin la necesidad de ingerir alimentos de origen animal.Gelatina: La mayor concentración de colágeno se encuentra en los tendones, ligamentos, cartílago, piel y huesos de un animal. Considerando que la gelatina está hecha a base de estas partes, su consumo asegura una buena dosis de colágeno.Vegetales de hoja verde: Estos alimentos tienen mucha vitamina C, la cual es necesaria para producir colágeno tipo 1, la variedad más abundante de colágeno en el cuerpo. ¿Te gustaría mejorar la apariencia de tu piel o recuperar la salud de tus articulaciones? Puedes comenzar por comer mejor y preparar estas deliciosas recetas y llena tu cuerpo de colágeno de manera natural:Gelatina Mosaico de Carlota de LimónTacos de Salmón enchiladoEnsalada de Papa con Huevo
La licuadora es un electrodoméstico súper indispensable en la cocina. Gracias a su versatilidad puede usarse en muchos tipos de recetas sin tener que recurrir a aditamentos o herramientas especiales. Prolonga la vida útil de tu licuadora lavándola apropiadamente. Estos son los pasos que debes seguir para limpiar bien tu licuadora:Agrega jabón líquido y pon en marcha la licuadora: Llena el vaso de la licuadora hasta una tercera parte con agua tibia y un chorrito de detergente para trastes. Licúa durante unos 30 segundos y después vacía el vaso. Esto te ayudará a quitar mejor lo que haya quedado en la licuadora.Retira las aspasSi quieres quitar bien los restos de alimentos, necesitas desarmar la licuadora con mucho cuidado. Así podrás limpiar el fondo del vaso sin peligro a cortarte.Lava el vaso después de usarloCuando enjuagas el vaso de la licuadora inmediatamente después de usarla es más fácil que quites todos los restos de comida. Deja en remojoEn caso de que haya pasado algún tiempo y no sea tan fácil lavar el vaso, lo mejor es que lo dejes remojando. De igual manera, si licuaste algo y esto dejó un olor desagradable (por ejemplo, ajo o cebolla) llena el vaso con agua tibia y bicarbonato de sodio. Esto ayudará a quitar el mal olor.Limpia la base con un trapo húmedoNo olvides limpiar la base de la licuadora. Antes de comenzar, desconecta el enchufe. Usa un trapo húmedo (no empapado) y quita las manchas o gotas que hayan quedado. Si hay algún resto de comida que esté pegado, usa un estropajo con detergente y talla suavemente. Desarma la tapaHoy en día la mayoría de las tapas de licuadora tienen una sección que puede removerse para agregar más alimentos mientras se licúa sin temor a salpicaduras. Recuerda limpiar cada parte de la tapa por separado para evitar que se acumulen restos de comida. Deja secarEsto es súper importante: antes de usar nuevamente tu licuadora fíjate que el vaso esté bien seco. Si no, puedes descomponer tu electrodoméstico. ¿Necesitas pretextos para usar tu licuadora? Estas recetas se preparan en un 2 por 3 con la ayuda de tu licuadora y lo mejor de todo, puedes COMPRAR UNA LICUADORA KIWILIMÓNGelatina de FerreroDeliciosa Crema de Champiñones
La licuadora es un electrodoméstico súper indispensable en la cocina. Gracias a su versatilidad puede usarse en muchos tipos de recetas sin tener que recurrir a aditamentos o herramientas especiales. Prolonga la vida útil de tu licuadora lavándola apropiadamente. Estos son los pasos que debes seguir para limpiar bien tu licuadora:Agrega jabón líquido y pon en marcha la licuadora: Llena el vaso de la licuadora hasta una tercera parte con agua tibia y un chorrito de detergente para trastes. Licúa durante unos 30 segundos y después vacía el vaso. Esto te ayudará a quitar mejor lo que haya quedado en la licuadora.Retira las aspasSi quieres quitar bien los restos de alimentos, necesitas desarmar la licuadora con mucho cuidado. Así podrás limpiar el fondo del vaso sin peligro a cortarte.Lava el vaso después de usarloCuando enjuagas el vaso de la licuadora inmediatamente después de usarla es más fácil que quites todos los restos de comida. Deja en remojoEn caso de que haya pasado algún tiempo y no sea tan fácil lavar el vaso, lo mejor es que lo dejes remojando. De igual manera, si licuaste algo y esto dejó un olor desagradable (por ejemplo, ajo o cebolla) llena el vaso con agua tibia y bicarbonato de sodio. Esto ayudará a quitar el mal olor.Limpia la base con un trapo húmedoNo olvides limpiar la base de la licuadora. Antes de comenzar, desconecta el enchufe. Usa un trapo húmedo (no empapado) y quita las manchas o gotas que hayan quedado. Si hay algún resto de comida que esté pegado, usa un estropajo con detergente y talla suavemente. Desarma la tapaHoy en día la mayoría de las tapas de licuadora tienen una sección que puede removerse para agregar más alimentos mientras se licúa sin temor a salpicaduras. Recuerda limpiar cada parte de la tapa por separado para evitar que se acumulen restos de comida. Deja secarEsto es súper importante: antes de usar nuevamente tu licuadora fíjate que el vaso esté bien seco. Si no, puedes descomponer tu electrodoméstico. ¿Necesitas pretextos para usar tu licuadora? Estas recetas se preparan en un 2 por 3 con la ayuda de tu licuadora y lo mejor de todo, puedes COMPRAR UNA LICUADORA KIWILIMÓNGelatina de FerreroDeliciosa Crema de Champiñones
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD