Conoce todo sobre las leches vegetales caseras
Dietas y Nutrición

Conoce todo sobre las leches vegetales caseras

Por Eloísa Carmona - Mayo 2020
Conforme crecemos, muchas veces dejamos de tomar leche, pero si aún disfrutamos de un café o cualquier otra bebida con leche, quizá después de los veintes, no nos caiga tan bien al estómago. Por fortuna, existen muchas opciones vegetales, pero ¿sabes cuál es la leche vegetal?

Una leche vegetal es toda aquella que se elabora a partir de ingredientes vegetales disueltos en agua, las cuales lucen similares a la leche animal pero no contienen lácteos. Así, tenemos leche de soya, leche de arroz, leche de coco, leche de almendras o leche de avena, por ejemplo.

Beneficios de tomar leches vegetales

Existen muchas buenas razones para tomar leches vegetales, pero la principal suele ser la intolerancia a la lactosa que, de acuerdo con la Academia Nacional de Medicina Mexicana, afecta a 30 por ciento de los adultos en el país.

Otras razones para tomar leches vegetales es que son adecuadas para las personas que eligen comer vegetariano o vegano, además del gran sabor y las bajas cantidades de grasa en la mayoría de las leches a base de plantas.

Podemos resumir los beneficios de las leches vegetales así:

  • Son ricas en vitaminas y minerales (generalmente les son añadidos)
  • La mayoría son bajas en grasa
  • No contienen colesterol
  • Tienen una combinación saludable de grasas mono y poliinsaturadas
  • Son perfectas para personas con un sistema digestivo lento
¿Cuáles son las leches vegetales y cómo se usan?

Las leches vegetales más populares son la de soya, la de almendras, la de coco o la de arroz, por ejemplo. A continuación, te damos algunos ejemplos de sus beneficios y sus usos.

Leche de soya. La leche de soya generalmente puede ser un sustituto de la leche de vaca para cocinar u hornear, pues tiene la misma consistencia con respecto a las proteínas y las grasas que la de vaca. 



Para hacerla, necesitas 1 taza de frijol de soya, 2 tazas de agua para remojarlos, 2 litros de agua para hacerla, 1 raja de canela y 3 cucharaditas de néctar de agave. Primero tienes que remojar las semillas durante 8 horas, por lo menos; cuando los frijoles se vean hinchados, cuélalos y enjuágalos. Posteriormente licúalos con un litros¿ de agua limpios por 2 minutos. Pasa la mezcla a una olla y añade el otro litro de agua, cocina con la rajita de canela hasta que comience a hervir, entonces retira del fuego. Cuela el líquido con una manta de cielo. Agrega el endulzante, disuélvelo bien y listo.

Leche de almendras. Funciona como un sustituto de la leche muy saludable, ya que contiene muchas vitaminas, magnesio, hierro, proteínas y fibras. Además, es naturalmente muy cremosa.



Para hacer leche de almendras, da clic aquí y mira el paso a paso explicado con un video.

Leche de coco. Esta leche posee varios beneficios para la salud, por ejemplo, se sabe que fortalece el sistema inmunitario. La leche de coco tiene un sabor naturalmente cremoso y sabroso.



Haz leche de coco casera con esta receta.

Leche de arroz. La leche de arroz es gustada por su sabor dulce. También es perfecta para hornear o para el desayuno. Sin embargo, no contiene tanto calcio o proteína como la leche de vaca.



Mira cómo hacer leche de arroz casera aquí.

Leche de avena. Este tipo de leche vegetal contiene fibra, la cual proporciona prebióticos, que ayudan a las bacterias amigables en tu sistema a sobrevivir y prosperar. Además de ir muy bien con bebidas, como smoothies o licuados, funciona en recetas veganas como mac and cheese, y para espesar sopas y guisados.



Para la leche de avena, remoja 1 taza de avena en 5 tazas de agua por 30 minutos, cuela y licúa la avena con la esencia de vainilla, la azúcar morena y la sal con el agua del remojo. Cuela con ayuda de un colador o una manta de cielo 2 veces, o hasta que ya no se vean restos de avena.

Sin importar la bebida vegetal que elijas, procura consumir aquellas que no tengan azúcar añadida, para aprovechar mejor sus beneficios.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Las recetas con carne molida son súper prácticas, porque es una carne con la que puedes hacer rellenos, simplemente guisarla o albóndigas, las favoritas, y tener una comida deliciosa, rápida y completa.Las albóndigas son bolitas de carne molida, también conocida como carne picada; por lo general se hacen con carne de res o de ternera, pero también las hay de pollo, de atún o hasta veganas, hechas con arroz, por ejemplo.Solas, con relleno o condimentadas con perejil, las albóndigas son un gran platillo en los menús semanales, pero a veces incluso el platillo que puedes repetir mil veces necesita un aire nuevo, y en el caso de las albóndigas, un relleno, cambiar el tipo de carne o los sazonadores pueden hacer toda la diferencia.Elige la carne correctaSi bien puedes hacer albóndigas con cualquier carne molida, las carnes con más grasa como la carne de res, el cordero y el cerdo, te darán como resultado albóndigas más tiernas. Si usas carnes magras como pollo o pavo, no las cocines demasiado porque pueden ponerse duras. Para un gran sabor, usa una mezcla de diferentes tipos de carnes molidas.Enfría los ingredientesPara evitar que la grasa se derrita y la carne se deshaga, mantén la carne y los ingredientes lo más fríos posible. Haz la mezcla en un recipiente frío y, si agregas ingredientes precocinados como cebolla, déjalos enfriar por completo antes de agregarlos.Añade humedad con un poco de huevoLa proteína en la carne hace que se encoja cuando se cocina y puede resultar en albóndigas duras. Añadir huevo y aglutinantes como pan molido mezcladas con leche ayudan a mantener las albóndigas tiernas y húmedas.Forma las albóndigas con cuidadoSi las albóndigas se aprietan y compactan demasiado al formarlas, saldrán duras, gomosas y chiclosas. Para evitarlo, engrasa tus manos para que la mezcla no se te pegue y fórmalas suave y rápidamente. Si quieres hacerlo aún mejor, usa una pequeña cuchara para bolas de helado para hacer albóndigas de tamaño uniforme.Haz una prueba de sazón Antes de que te asustes, no tienes que probar la carne cruda. El truco está en cocinar una mini hamburguesita o albóndiga para rectificar si a la mezcla de carne molida le hace falta sal, pimienta, perejil, o tu toque especial.Ya tienes todo para mejorar tus albóndigas, así que no dudes en implementar estos consejos, pero sobre todo, cuéntanos qué es lo que hace a tu receta de albóndigas extra especial.Pon en práctica estos trucos con estas recetas:Albóndigas rellenas de queso cremaAlbóndigas picositas al chipotleAlbóndigas en salsa morita
La exquisita comida tradicional de Jalisco deriva de la combinación de ingredientes prehispánicos con algunos traídos por los españoles en la época colonial, además, también está influenciada por la gran biodiversidad, el clima y su ubicación geográfica en la zona litoral del Pacífico. Degustar los alimentos de Jalisco es una experiencia inigualable y así te lo mostramos con 5 platillos típicos que tienes que conocer. Birria ¡Nada como una auténtica birria de Jalisco! Cabe mencionar que existen 125 estilos diferentes de birria dependiendo del municipio, pero generalmente se trata de un plato con carne de chivo troceada, adobada y tatemada en una salsa de jitomate hervida. Un buen plato de birria debe llevar de cajón su cebollita picada, limón, tortillitas calientes y una salsa de chile bravo. Torta ahogada El platillo típico de Guadalajara más reconocido en el país, es la clásica torta ahogada. Esta suculenta torta se distingue de las demás gracias a su pan suave y crujiente, el birote, que va relleno de carnitas estilo Jalisco y bañada con una salsa picosita de chile de Yahualica, originario de los Altos de Jalisco. ¿No se te antojó?Pacholas Otra de las joyas de la comida tradicional de Jalisco con las pacholas, unas deliciosas tortitas de milanesa de res con chorizo, hierbas de olor y especias molidas en un metate. ¿Será ése el secreto de su gran sabor o que van cocidas a la plancha? Si te decides a probarlas, no olvides acompañarlas con unos frijoles puercos. Pozole tapatío Si bien el pozole es un plato que puedes encontrar casi en cualquier parte de México, no hay sazón como el de Jalisco. El pozole jaliscience también se prepara con granos maíz cacahuazintle y carne de cerdo, pero lleva diferentes especias y destaca por un toque de chiles rojos. Capirotada Uno de los postres más emblemáticos de México es precisamente la capirotada, el postre típico de Jalisco que más se consume en Semana Santa gracias a que posee una connotación religiosa. El pan de la capirotada representa el cuerpo de Cristo, la miel su sangre, la canela simboliza la cruz y los clavos de olor, son los clavos de la cruz. Definitivamente la gastronomía de Jalisco está llena de sabor y cultura, por eso no te puedes perder ninguno de estos platillos típicos tapatíos, ¿cuál es tu favorito?
Guatemala y México son países con muchas semejanzas, ya que además de compartir una frontera, tienen expresiones culturales y costumbres muy similares tal como la música, la Civilización Maya y por supuesto, la comida. Es por eso que te invitamos a conocer estos 5 platillos tradicionales de Guatemala parecidos a la comida mexicana. La gastronomía guatemalteca tiene sus orígenes en la cultura maya, de ahí que utilice ingredientes como el maíz, el chile y los fríjoles en muchos de sus platillos y por eso, muchas veces llegue a compararse con sus homónimos mexicanos, como lo verás a continuación. Chuchitos En Guatemala, existen varios tipos de tamales, entre los que destacan los chuchitos, unos tamales pequeños hechos de masa de maíz y rellenos de carne que se sirven con salsa de tomate y queso. En México podrían ser el equivalente a los tamales rojos. ¿Cuáles se te antojan más? Enchiladas guatemaltecas Otro de los platillos típicos de Guatemala, son sus ricas enchiladas, que consisten en unas tostadas de carne picada con queso, un toque de huevo, salsa y betabel, el cual les un vivo color característico. Totalmente diferentes a las enchiladas mexicanas, las enchiladas guatemaltecas más bien podrían compararse con las morelianas o unas tostadas de salpicón. Kaq’ik El Kaq’ik es un platillo tradicional de Guatemala propio de la región q'eqchi'. Se trata de un caldo con carne de “chunto”, mejor conocido como pavo; diferentes verduras, especias y mucho chile. Si se acompaña con arroz, lo podemos relacionar con un rico caldito de pollo, pero si se come solo, podría ser como un pozole mexicano, ¿no te parece? Pepián Una de las comidas tradicionales de Guatemala más antiguas es el pepián, un guiso proveniente de la fusión de las culturas española y maya. El pepián es un caldo especiado lleno de sabor que se acompaña con pollo, carne de res o cerdo y verduras. Se come con tortillas y es muy similar al mole de olla mexicano. Hilachas Las hilachas son un platillo tradicional de Guatemala cuyo ingrediente principal es la carne de res; ésta se cocina a fuego lento en salsa de tomate y se desmenuza. Además, va acompañada de papas, zanahorias, arroz y tortillas de maíz. Es un guisado muy parecido a lo que en México conocemos como ropa vieja. ¿Qué opinas de estos 5 platos tradicionales guatemaltecos? ¿Te atreves a probarlos o te quedas con las versiones mexicanas?
Las recetas con carne molida son súper prácticas, porque es una carne con la que puedes hacer rellenos, simplemente guisarla o albóndigas, las favoritas, y tener una comida deliciosa, rápida y completa.Las albóndigas son bolitas de carne molida, también conocida como carne picada; por lo general se hacen con carne de res o de ternera, pero también las hay de pollo, de atún o hasta veganas, hechas con arroz, por ejemplo.Solas, con relleno o condimentadas con perejil, las albóndigas son un gran platillo en los menús semanales, pero a veces incluso el platillo que puedes repetir mil veces necesita un aire nuevo, y en el caso de las albóndigas, un relleno, cambiar el tipo de carne o los sazonadores pueden hacer toda la diferencia.Elige la carne correctaSi bien puedes hacer albóndigas con cualquier carne molida, las carnes con más grasa como la carne de res, el cordero y el cerdo, te darán como resultado albóndigas más tiernas. Si usas carnes magras como pollo o pavo, no las cocines demasiado porque pueden ponerse duras. Para un gran sabor, usa una mezcla de diferentes tipos de carnes molidas.Enfría los ingredientesPara evitar que la grasa se derrita y la carne se deshaga, mantén la carne y los ingredientes lo más fríos posible. Haz la mezcla en un recipiente frío y, si agregas ingredientes precocinados como cebolla, déjalos enfriar por completo antes de agregarlos.Añade humedad con un poco de huevoLa proteína en la carne hace que se encoja cuando se cocina y puede resultar en albóndigas duras. Añadir huevo y aglutinantes como pan molido mezcladas con leche ayudan a mantener las albóndigas tiernas y húmedas.Forma las albóndigas con cuidadoSi las albóndigas se aprietan y compactan demasiado al formarlas, saldrán duras, gomosas y chiclosas. Para evitarlo, engrasa tus manos para que la mezcla no se te pegue y fórmalas suave y rápidamente. Si quieres hacerlo aún mejor, usa una pequeña cuchara para bolas de helado para hacer albóndigas de tamaño uniforme.Haz una prueba de sazón Antes de que te asustes, no tienes que probar la carne cruda. El truco está en cocinar una mini hamburguesita o albóndiga para rectificar si a la mezcla de carne molida le hace falta sal, pimienta, perejil, o tu toque especial.Ya tienes todo para mejorar tus albóndigas, así que no dudes en implementar estos consejos, pero sobre todo, cuéntanos qué es lo que hace a tu receta de albóndigas extra especial.Pon en práctica estos trucos con estas recetas:Albóndigas rellenas de queso cremaAlbóndigas picositas al chipotleAlbóndigas en salsa morita
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD