Cosas que no sabías sobre los alimentos que no engordan
Dietas y Nutrición

Cosas que no sabías sobre los alimentos que no engordan

Por Kiwilimón - Junio 2014

Vivimos en un mundo lleno de alimentos empacados y es tanta la información que ya es muy difícil saber con certeza si lo que estamos comiendo nos engorda, o hasta estén ligados con el cáncer. Por eso, aquí te voy a explicar lo que es cierto y lo que no.

Alimentos empaquetados: 

Los alimentos que están empaquetados como “al instante” puede ser que te generen inflamación, esto es porque éstas comidas contienen muchísima sal. Por ejemplo, la típica sopa de noodles tiene en promedio 1820 mg de sodio, eso equivale al 80% del límite que deberíamos de consumir diario, ¡te imaginas! Esto es muy dañino para nuestro corazón y estómago, y si fuera poco te puede hacer retener mucha agua.

Comida de “dieta”: 

Cuando veas cualquier comida con la palabra “dieta”, básicamente quiere decir que tiene muchísima azúcar, esto es por que todas las grasas y calorías que eliminaron del producto fueron reemplazadas con azúcar para que mantenga su sabor. Por eso, trata de comprar snacks más saludables como nueces y frutos secos.

Productos con soya: 

Que no te engañen cuando dicen que algo es de “soya”, estos productos pueden llegar a contener 40 o más ingredientes; de los cuales no todos proporcionan beneficios para tu cuerpo, como los de la soya.

Productos orgánicos: 

Cuando vemos las palabras natural u orgánico en algún empaque inmediatamente pensamos que es de la mejor calidad, pero no necesariamente significa que lo sea. Es cierto que no contienen sustancias artificiales, pero quizás sí una gran cantidad de azúcares y aceites.

A veces los empaques nos pueden engañar, por eso es muy importante que revises las etiquetas de lo que estás comprando para que así estés segura de con qué vas a alimentar a tu cuerpo.

Ver artículo original

Articulo cortesía de 

Cuida tu alimentación con estos Supersecretos:

Cómo hacer un jugo para quemar grasa

La dieta del arroz

La dieta de la manzana

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El jengibre es uno de los remedios caseros más populares para fortalecer el sistema inmunológico, ya que tiene numerosos beneficios tanto para el aparato digestivo como para el aparato respiratorio. A continuación te contamos un poco más de las propiedades y beneficios del jengibre. Tal como menciona la Asociación de Consumidores Orgánicos de Estados Unidos, el jengibre posee propiedades antiinflamatorias y analgésicas que ayudarían a aliviar los síntomas provocados la gripe común debido a que ayuda a limpiar las mucosas en las vías respiratorias. También mejora la producción de secreciones en nariz y garganta. De igual manera, el jengibre es alto en fibra, vitamina C, fósforo y zinc, los cuales ayudarían a aliviar el dolor de garganta, especialmente cuando se trata de ardor y comezón al pasar la saliva, como informa. Otro de los beneficios del jengibre es que, gracias a sus enzimas proteolíticas, ayudaría al proceso de digestión, a la división de celular y a la degradación de proteínas, lo que lo hacen ideal para tratar dolor y acidez estomacal, además de dispepsia. ¿Cómo consumir jengibre? Al ser una raíz de origen natural, existen diversas formas de consumir jengibre y explotar sus propiedades, especialmente por su sabor picante y aromático. Principalmente lo puedes utilizar en tés, jugos y como especia en algunos platillos, pero a continuación te dejamos nuestro favorito. Té de jengibre para reforzar las defensas Raíz de jengibreAguaLimónMiel al gustoPon a hervir el pedazo de jengibre fresco en agua durante 15 minutos. Cuela el líquido, agrega limón y miel al gusto. Recuerda que antes de tomar un remedio natural, debes consultar a un especialista para asegurarte de que tus dolencias pueden ser tratadas de la mejor manera. ¡Asegúrate de poder aprovechar al máximo los beneficios del jengibre!
Sabemos que el té de canela es bueno para la digestión, que el té de árnica ayuda con dolores musculares y que el hueso de aguacate también sirve para hacer té, pero ¿sabías que también hay té de plátano y cuáles son sus beneficios?Los plátanos son muy nutritivos, tienen un sabor dulce que a todos nos gusta y sirven como ingrediente principal en muchas recetas, así que no es raro que se utilicen para hacer un té relajante.Aquí te contaremos más sobre el té de plátano, cómo ayuda para el insomnio, otros beneficios para la salud y cómo prepararlo.¿Cómo se hace el té de plátano?El té de plátano puede hacerse con cáscara o sin ella, pues implica poner a hervir una pieza de plátano simplemente, para luego retirarla y beber el líquido restante. Si está hecho sólo con la cáscara, generalmente se lo conoce como té de cáscara de plátano.La mayoría de las personas que beben este té con infusión de plátano añaden un toque de canela o miel para mejorar su sabor y lo toman por lo general en la noche, para que los ayude a dormir.Beneficios del té de plátanoAunque no hay información nutricional detallada sobre el té de plátano, se puede intuir que contiene algunos nutrientes solubles en agua propios de los plátanos, como la vitamina B6, potasio, magnesio, manganeso y cobre.Aunque remojar los plátanos puede liberar estos nutrientes, no obtendrás tanto de ellos como cuando comes la fruta entera, pero , que son minerales importantes para la salud del corazón y la calidad del sueño.Además de estos beneficios, el té de plátano contiene las siguientes propiedades:Antioxidantes. Los plátanos son naturalmente ricos en antioxidantes solubles en agua, incluidas la dopamina y la galocatequina, que pueden ayudar a combatir los radicales libres. La cáscara tiene niveles de antioxidantes mucho más altos que la pulpa, por lo tanto, agregarla al té durante la preparación puede aumentar la ingesta de estas moléculas.Ayuda con la inflamación. El té de plátano tiene un alto contenido de potasio, un mineral y electrolito importante para regular el equilibrio de líquidos, la presión arterial saludable y las contracciones musculares. Así, el contenido de potasio y agua del té de plátano puede ayudar a contrarrestar la inflamación debida a una dieta alta en sal al indicarle a los riñones que excreten más sodio en la orina.Ayuda con el insomnio. El té de plátano contiene tres nutrientes principales que muchas personas afirman que ayudan a mejorar el sueño: potasio, magnesio y triptófano. Sin embargo, aún no hay suficiente evidencia científica que haya examinado la eficacia del té de plátano como ayuda para dormir.Si pruebas hacer té de plátano, rebana las dos puntas antes de ponerlo a hervir y cocínalo a fuego lento durante 5 a 10 minutos. Si decides con la cáscara incluida, además de rebanar las puntas, enjuaga suavemente el plátano entero bajo el chorro de agua corriente para eliminar la suciedad.
Que me perdonen los oaxaqueños y los yucatecos pero la CDMX es el caldero de la comida popular del país. Nadie puede negar que los chilaquiles, las quesadillas con y sin queso, los tlacoyos y las tortas tienen su templo sagrado en Chilangolandia. Y aún así, a diferencia de otros estados con comida típica de alta estima, la capital no brilla por su cocina regional tanto como por la popular. O si no, ¿cuántas veces se han cruzado con unas míticas enchiladas defeñas, un tradicional mole tepitense o un adobo cuauhtemense? De ahí que el caldo tlalpeño sea de esos estandartes a los cuales haya que aferrarse como niño héroe. El caldo tlalpeño –de Tlalpan– es insignia estatal. En ese entonces, cuando se originó el caldo, Tlalpan no era parte del DF; formaba parte de los pueblos aledaños que orbitaban la gran capital como planetas heliocéntricos. Los fines de semana era común visitar aquellos rumbos para echarse una o dos copitas en una cantina o, si ya se venía de la fiesta y lo que se quería era salir de ella, había de todo para curarla. Una de las teorías del origen de este caldo tiene como nombre propio a Doña Pachita. Ella tenía su puesto de comida junto al tranvía que llegaba hasta el poblado. De entre los platillos que vendía para los usuarios del tren, ninguno como su caldo. Cucharada a cucharada el caldo de Tlalpan se fue haciendo famoso por su sabor y por sus efectos revigorizantes. El resto es historia. Esa infusión picosita y abundante resulta mejor que cualquier entramado de electrolitos: es un elixir para recuperar las fuerzas del alma y las del cuerpo deshidratado. De recetas de caldos tlalpeños no paramos. Ya saben: todo mundo le mete su cuchara y sus reglas. Titita, la queridísima chef detrás del restaurante El Bajío, recomienda prepararlo sin atajos para que quede mejor: “Hay que hacerlo todo el tiempo con el pollo, abundante agua, buenas verduras y mucha paciencia”. Zahie Téllez, la chef experta en los platos de cuchara mexicanos, revela que “el secreto es licuarle las hojas de hierbabuena y de cilantro una vez que rompe el hervor para aportarle una nota herbal al caldo”. Para Pepe Salinas, el chef a cargo del Balcón del Zócalo, “el caldo debe quedar con una claridad súper rica, potente en sabor y en picante, pero siempre claro. Para lograrlo hay que hidratar bien los chiles en vinagre y pasarlos por un ligero tostado”. Él los muele con suficiente agua; fríe en manteca esa base de chiles con especias, ajo y cebolla y los retira de la lumbre hasta que haga ojitos la grasa. Al final lo cuela todo. Al lado de él mi consejo carece de gran ciencia. Me gusta saltear la verdura cortada en trozos medianos en suficiente mantequilla infusionada con laurel –o ghee–. Sólo hasta que el pollo está casi listo las incorporo al caldo. Esto hace que las verduras no se sobrecuezan, se vean bonitas en el emplatado y conserven todas sus propiedades. Si les quedaron dudas, la chef Zahie Téllez nos comparte su receta de caldo tlalpeño. No sé ustedes, pero estos días de suéteres tejidos y calcetines de lana se antoja atravesarlos con un tazón de barro en la mano. Caldo Tlalpeño de Zahie2 pechugas de pollo cocidas y deshebradas1½ litros de caldo de pollo en el que se cocieron las pechugas1 taza de garbanzos cocidos250 g de zanahorias en cubos pequeños y cocidos½ cebolla picada para freír ½ cebolla picada para servir encima del caldo350 g de jitomate asado2 dientes de ajoAceite para freír1 rama de epazote¼ de taza de hojas de cilantro¼ de taza de hojas de hierbabuena2 chiles chipotles adobadosaguacate al gustoSal y pimientaEn una olla calienta un poquito del aceite e incorpora el ajo, la cebolla y el jitomate. Déjalo ahí unos 5 minutos. Cuando queden sofritos, licúalos con un poco del caldo y reserva. El caldo restante agrégalo a una olla y calienta a fuego medio. Una vez que rompa el hervor, agrega la rama de epazote. Toma un poquito de este caldo y licúa en él la hierbabuena y el cilantro y vuelve a agregarlo al caldo. Incorpora los garbanzos cocidos para que se empiecen a sazonar, y también los chiles chipotles. Incorpora las verduras ya cocidas, sólo unos minutos, para tomen el saborcito del chile. Para servir agrega el pollo deshebrado, la cebollita picada y el aguacate al gusto –que siempre nos gusta mucho–.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Warning: Illegal string offset 'placementId' in /home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/application/pages/bloques/bb-banner/bb-banner.lib on line 116 Notice: Uninitialized string offset: 0 in /home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/application/pages/bloques/bb-banner/bb-banner.lib on line 116