Creciste creyendo estos 10 mitos falsos sobre la alimentación

Por Kiwilimón - Mayo 2017
  Los has escuchado tantas veces que ya los asumes como verdad absoluta. Después de que te han repetido hasta el cansancio que los carbohidratos engordan y que la pizza es comida chatarra, ante el menor antojo por un postre o una rebanada de pizza huyes despavorida. ¿La buena noticia? Muchas de las cosas que crees sobre la alimentación saludable son solo mitos. A continuación te explicamos por qué deberías dejar de creer en estos 10 mitos sobre la alimentación.
  1. Los carbohidratos engordan.

Los carbohidratos por sí mismos no engordan, es la cantidad y las porciones lo que lo hacen. Si dejas de comer carbohidratos, perderás peso rápidamente en un inicio, pero es probable que experimentes un rebote al cabo de un tiempo.
  1. Solo puedes aprovechar la proteína de los frijoles si la combinas con arroz.

Las proteínas están hechas a partir de la combinación de 20 aminoácidos, pero nuestro cuerpo solo puede producir 11 de ellos. Los 9 restantes los obtenemos de la comida: animal o vegetal. Pero para aprovechar los aminoácidos de los vegetales no es necesario que los consumas en la misma comida. via GIPHY
  1. La azúcar morena es más saludable que la blanca.

La diferencia entre estas dos azúcares es que a la morena se le ha agregado melaza. Es cierto que esto puede añadirle ciertos minerales, pero es una cantidad mínima que no marca gran diferencia entre el consumo de una u otra.
  1. Calentar en el microondas afecta los nutrientes de los alimentos.

No importa si es un microondas, un asador o un horno solar, es el calor y la cantidad de tiempo lo que afecta los nutrientes. Entre más tiempo cocines algo y entre más alta sea la temperatura, habrá una mayor pérdida de nutrientes. via GIPHY
  1. Cualquier persona puede llevar una dieta libre de gluten.

A menos que padezcas intolerancia al gluten, no te sirve de nada consumir alimentos libres de gluten.
  1. La yema de huevo aumenta el colesterol en la sangre.

Se ha demostrado que el huevo aumenta los niveles de colesterol bueno y no incrementa el riesgo de sufrir enfermedades del corazón. Aunque la yema y la clara de huevo están llenas de nutrientes, no se recomienda que los diabéticos los consuman. via GIPHY
  1. Para bajar de peso, debes comer menos grasas.

Esto no funciona así necesariamente. De hecho, existen algunas dietas que son altas en grasas que pueden llevar a una mayor pérdida de peso que aquellas que son bajas en grasas.
  1. Todas las calorías cuentan igual, sin importar su origen.

No todas las calorías se crean de la misma manera, porque los alimentos y los macronutrientes se procesan de diferentes formas. Sus efectos pueden variar dependiendo del hambre, las hormonas y el estado de salud. via GIPHY
  1. Las dietas bajas en carbohidratos son peligrosas y aumentan el riesgo de contraer enfermedades de corazón.

Por supuesto, este tipo de dieta no es la mejor pata todos, pero definitivamente puede traer grandes beneficios para las personas que sufren obesidad, diabetes tipo 2 y síndromes metabólicos. Las dietas bajas en carbohidratos han demostrado ser más saludables que las bajas en grasas.
  1. La pizza es comida chatarra.

En realidad, esta delicia italiana contiene tres grupos de alimentos: granos, lácteos y vegetales. Si consumes las versiones de pizza hechas de masa delgada con harina integral, queso bajo en grasas y vegetales, puede ser una saludable opción. via GIPHY Olvídate de los mitos y disfruta sin remordimientos estos platillos:  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Lavar las verduras puede parecer una tarea sencilla y sin muchas complicaciones, pero limpiar adecuadamente algunas de las más complicadas es algo que nos lleva a buscar cómo lavar el brócoli para no enfermarnos.Hay muchas formas en las que las verduras pueden contaminarse, pues conforme crecen, entran en contacto con animales, suelo, agua y trabajadores agrícolas, todos los cuales pueden introducir sustancias nocivas. Además, una vez que se cosechan las verduras, pasan por varios pares de manos (a medida que se empacan, envían, compran, preparan y almacenan), lo cual también tiene el potencial de contaminar los alimentos con bacterias y gérmenes dañinos.A pesar de que muchas verduras se pueden lavar con agua fría y no es necesario usar jabones ni detergentes, hay algunas que requieren especial atención a la hora de limpiarlas, como el brócoli, por ejemplo.Cómo lavar el brócoliComo primer paso para antes de lavar brócoli (o cualquier otra verdura), lava primero tus manos con agua y jabón, antes y después de preparar verduras frescas, en general, así evitarás contaminarlas tú mismo.Otra recomendación útil es que no laves el brócoli hasta justo antes de prepararlo. Cuando estés listo para usarlos, entonces recorta la parte dura del tallo aproximadamente a dos centímetros de la parte inferior y enjuágalo con agua corriente fría. El brócoli, como la coliflor, tiene muchos lugares donde los gérmenes pueden esconderse, así que para asegurarte de eliminarlos por completo, remójalo después de enjuagarlo en un recipiente con agua fría durante dos minutos y posteriormente, enjuaga bajo el chorro de agua fría nuevamente.También puedes remojar el brócoli en una mezcla de 4 partes de agua por 1 de vinagre blanco por 20 minutos, para después enjuagarlo bajo el chorro de agua, de esta manera, puedes reducir los residuos de pesticidas en las verduras.Aunque parece complicado, lavar el brócoli correctamente tampoco tiene mucha ciencia, pero es importante que lo hagas, para evitar bacterias y gérmenes en tus comidas.
Este 10 de mayo sorprende a mamá con su bebida favorita y la historia que hay detrás de cada una. A continuación presentamos algunos de los destilados y licores que estamos seguros que le encantarán: Tequila Es una de las bebidas favoritas de todos los tiempos. Es un destilado de Agave tequilana Weber Variedad Azul y fue el primer producto mexicano en recibir una Denominación de Origen. Los estados que tienen la DO tequila son Jalisco, Guanajuato, Michoacán, Nayarit y Tamaulipas, aunque el principal productor es Jalisco. Existen 5 tipos de tequila: tequila blanco o plata, tequila joven o tequila oro; tequila reposado, añejo y extra añejo. Cada uno con una personalidad definida.AnísOriginario de Europa, es elaborado con la destilación del anís, con badian e hinojo. En su destilación, la semilla se introduce en agua y alcohol, se deja reposar por días para después calentarlo. Este proceso crea un vapor que se mete en un conducto donde se refrigera para convertirlo en líquido de nuevo. El anís es altamente reconocido por los beneficios que tiene para el estómago, además de por ese sabor especiado inolvidable. Licor 43De Cartagena, España, es un licor dulce, hecho con 43 ingredientes, entre hierbas, frutas y cítricos. Para producirlo, se maceran los frutos y el líquido se obtiene por un proceso de maduración, para posteriormente exponerlo a temperaturas bajo cero. Este licor es el alma de uno de los cócteles más solicitados para la sobremesa: el carajillo. Rompope Esta es una de las bebidas alcohólicas favoritas de las mamis. Preparada a base de leche, yemas de huevo, brandy y vainilla es perfecta para acompañar las tardes de calor o de antojos dulces. ¡Lo mejor es que puedes prepararlo tú mismo en casa! Sólo sigue esta fácil receta de rompope casero. Baileys Es la crema irlandesa más popular del mundo. Se prepara también con leche y whisky irlandés. Te invitamos a que le prepares a mamá esta deliciosa receta de Baileys casero, aparte de super rico, fresco y dulce, es ideal para después de comer. También puedes agregar diferentes sabores como cajeta y dulce de leche. ¡Cuéntanos con qué bebida celebrarás a mamá!
Existen de antojos a antojos. Uno que tiene mucho arraigo en Jalisco y estados colindantes es la birria: una receta consistente a base de carne cocida en horno, tradicionalmente de piedra o al hoyo, bañada en una salsa o adobo donde los chiles son claves.  Sobre su origen hay varias versiones, y en todas se unen los saberes en técnicas de cocción de los locales mexicanos con los ingredientes introducidos por los españoles, en especial la res, el cerdo y el chivo. Justo una de las versiones habla sobre la popularidad que tuvo el chivo a mediados de 1800, en la zona de Jalisco y Zacatecas, antes llamada Nueva Galicia, donde estos animales se multiplicaron a tal grado que los ganaderos optaron por regalarlos a sus trabajadores.  Estos hombres y mujeres decidieron no sólo aprovechar la leche, como los españoles, sino todo el animal cociéndolo bajo tierra o en horno de piedra como lo hacían con otras carnes. Para enriquecer la receta untaron un adobo enchilado que generalmente empleaban para cocinar aves, y el resultado al paso de los años es la birria como la conocemos y disfrutamos hoy.  Otra versión sobre el origen de la birria me la compartió la investigadora Maru Toledo, quien ha dedicado más de 20 años al estudio de la cocina de la zona occidente. Datos que nos llevan al municipio jalisciense de Ameca, donde gracias al registro de las jornadas laborales de los vaqueros se sabe de una preparación que hacían bajo tierra con algunas de las reses que tenían al alcance y que los caporales seleccionaban para alimentar a todas sus cuadrillas.  Maru me aclara que esta preparación sólo iba untada con grasa, de donde viene el término birriar, que para los peninsulares hacía alusión a algo sucio o embarrado, por como veían que aderezaban el animal. Sea cual sea la versión, lo popular a la birria nadie se lo quita, y por ello al extenderse su consumo por otros estados como Aguascalientes, Michoacán, Zacatecas, Nayarit y Colima, y en el mismo Jalisco, los lugareños fueron imprimiendo su toque a la carne, al adobo y ajustado sus formas de cocinar, según sus posibilidades. Ahora no sólo el chivo y la res son protagonistas, existen zonas en estos estados que la preparan con cerdo, borrego, conejo, armadillo, iguana, pollo, ternera, pescado bagre y mixtas. Perfectas proteínas que cobijan con un mundo de adobos compuestos por chiles y especias que obedecen también a los ingredientes al alcance, aunque el chile guajillo y el jengibre seco son constantes. A la colorada versión se suma la llamada birria blanca que aún sobrevive en el Occidente; generalmente es de res y se condimenta con algunas hierbas de olor para cocinarse bajo tierra o en horno, métodos tradicionales a los que se han sumado la birria al vapor o hasta hecha como carne cocida. Por último, no nos olvidemos de la birria tatemada: proceso que consiste en volver a poner la carne ya cocida al calor del horno y dejar que se haga una costrita, que al menos en Jalisco encanta, junto a unas tortillas recién hechas y un extra de caldito por un lado. Fotos: Gilberto Hernández.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD