Cuida tu corazón
Dietas y Nutrición

Cuida tu corazón

Por Kiwilimón - Diciembre 2013
Todos sabemos que uno de los órganos más importantes del cuerpo es el corazón, pero no todos hacemos lo necesario para cuidarlo y mantenerlo sano. Aquí algunos consejos para que mantengas tu corazón saludable. Cuidar el corazón desde temprana edad es una idea muy sabia. Se ha comprobado que quien empieza a alimentarse acorde al cuidado de su sistema cardiovascular tiene una mejor evolución médica durante la edad madura y la vejez. Por supuesto que te recomendamos hacer ejercicios aeróbicos al menos tres veces a la semana pues esto estimula el bombeo de la sangre y fortalece los músculos del corazón. Además también debes tener cuidado con lo que consumes si lo que quieres es beneficiarte en salud y bienestar. Tu corazón te lo agradecerá, aquí van nuestros consejos.  

Aléjate de la carne roja

Esto no quiere decir que la dejes de comer por completo pues es saludable y de hecho su aportación proteínica es muy valiosa. Pero si tienes la presión arterial alta, un historial de infartos en tu familia o simplemente deseas cuidar el corazón entonces te recomendamos que consumas mayoritariamente carnes blancas y pescados.  

Ve por frutas y verduras de color oscuro

Cuando se trata de betabeles, cerezas, ciruelas pasa y cualquier otro vegetal o fruta de tono profundo nunca es suficiente. Estos ingredientes están llenos de antioxidantes que ayudan mucho en la batalla contra enfermedades crónicas.  

Prepara tu comida

Si el índice de fallos cardiacos han subido en las últimas décadas es por la facilidad que nos da comer alimentos congelados o ir a sitios de comida rápida. Todos estos productos tienen químicos o grasas que afectan directamente al corazón por lo que es mejor consumir ingredientes sanos en tu casa de los que tengas control. Ahora, si sales a comer no hay ningún problema, sólo fíjate que sean lugares de confianza donde se cocine sin demasiadas grasas saturadas.  

Menos queso

Aunque es una buena fuente de calcio y proteína el queso también es rico en grasas y por lo consecuente puede ser dañino para las arterias y el corazón si se consume en grandes cantidades. Los quesos bajas en calorías son mejor alternativa si se desea el sabor pero prescindir de las grasas dañinas.  

Bebe con moderación

Se dice que se recomienda tomar una copa de vino tinto al día para ayudar al corazón y es cierto, aquellos que toman alcohol con moderación en ocasiones están asistiendo a su sistema cardiovascular, por el contrario, aquellos que toman con demasía pueden llegar a dañar el tejido externo de órganos como el corazón y los riñones.  

Recetas para Cuidar el Corazón 

Receta de Sopa de Papa

Ingredientes: - 3 papas - 1 pimiento rojo - 1/2 poro - 1 cucharada de mantequilla - 1 litro de caldo de pollo - 1 rama de tomillo - sal y pimienta al gusto Haz click aquí para ver el procedimiento para preparar esta receta.  

Receta de Dorado con salsa de mango

Ingredientes: - 1/4 de taza de leche de coco light - 6 cucharadas de jugo de limón - 4 pescados sierras u otro pescado blanco - 1 1/2 tazas de mangos cortado en cuadritos - 3/4 de taza de pepino cortado en cuadritos - 2 cucharadas de cebolla roja picada finamente - 1 cucharada de cilantro finamente picado - 1 cucharadita de jengibre rallado - 1 chile serrano cortado finamente - 3/4 de cucharadita de sal - 1/4 de cucharadita de pimienta Encuentra los pasos para preparar esta receta dando click aquí.  

¿"Has intentado estos tips para cuidar tu corazón?"

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El coco es una deliciosa fruta tropical que además de servir para decorar postres, preparar piñas coladas o utilizarse para hacer aceite, manteca, leche y hasta harina, tiene múltiples beneficios para la salud; no por nada el coco va ganando más y más popularidad entre las personas. ¡Atrévete a conocer y aprovechar todas las propiedades del coco! Propiedades del coco Puede que la pulpa de coco contenga gran cantidad de calorías, pero la OMS la recomienda para chicos y grandes, en cantidades moderadas, por supuesto, debido a que entre las propiedades del coco encontramos que es rico en fibras y minerales como potasio, fósforo, magnesio, hierro y vitaminas E, C, y B. Además, el coco también funciona como bactericida, antioxidante y protege a nuestro hígado, sistema inmunológico y corazón, tal como informa la Fundación Española del Corazón. ¿Cuáles son los beneficios del coco? El coco es un alimento ideal para ayudar a tratar la osteoporosis y reforzar los músculos gracias a propiedades como el potasio, el calcio y el hierro.Los beneficios del agua de coco incluyen fibra, proteínas, antioxidantes, vitaminas y minerales. Además, de acuerdo a investigadores de la Universidad Southeast, en Nueva Albany, es ideal para rehidratar el cuerpo y restaurarlo después de hacer ejercicio.Por su parte, las propiedades del aceite de coco ayudan a mantener el cabello saludable y la piel hidratada.El coco también funciona para limpiar los riñones, así como para aliviar molestias en el sistema digestivo, como náuseas, vómito, gases y en ocasiones, hasta problemas urinarios.¿Ya conocías las propiedades y beneficios del coco?
¿Otra vez arroz? Las cifras lo confirman: la gramínea salvaje favorita de todos se siembra en treinta y cuatro países; sus campos cubren más del 10% de las tierras fértiles del mundo y de él se alimenta más de la mitad de la población mundial, según la FAO, por arriba del trigo o el maíz. Es rico, es práctico y con un par de ingredientes se convierte en una elegía. Literalmente, todo el mundo come arroz. El pobre, el rico, el pequeño burgués, el asiático, el centroamericano, el africano. En Europa, los españoles le han dedicado algunos de sus mejores platos. En México, hasta canciones. Él es nuestro termómetro para saber si una mujer –y un hombre converso a la igualdad– puede casarse. Se avienta en las bodas a modo de confeti como símbolo de abundancia. Está presente en los altares del mundo para atraer la prosperidad. Su cultivo en Japón forma parte de una tradición ancestral que trasciende los temas culturales: actualmente existe una guerra de precios que favorece al mercado local a través de un alza arancelaria a los importadores. Su cultivo en el sudeste asiático es oficio heredado y un bello espectáculo en sus montañas trazadas en terrazas.De arroces, no hay uno. Está el blanco, el integral, el glutinoso que es corto y dulce, el aromático como el basmati o jazmín, el moteado como el salvaje, que sabe mejor cuando se adiciona con frutos secos, menta y aceite de oliva. Su propia anatomía y su geolocalización culinaria harán más o menos común que se sirva al vapor como el gohan, frito como el yangzhou al estilo cantonés o enriquecido con mantequilla, aceite o caldos como el risotto italiano: caldo, vino blanco, queso parmesano y hongos salteados en mantequilla son el camino al cielo del umami.El arroz pasa lista a todas horas en las mesas del mundo. Al desayuno, en varios países de Asia, especialmente en China, desfila el congee: un amasijo dulce o salado de arroz con más de dos mil años de antigüedad. En México lo infusionamos con azúcar para hacer arrocenas, lo servimos en tazones de cereal inflado con su respectivo chorrito de leche. Los deportistas lo convierten en su snack predilecto pues no contiene gluten: a una galleta de arroz le dan un embarradita de hummus, otra de aguacate, cherries y aceite de olivo. A la hora de la comida, la mejor expresión del arroz se alcanza en su versión caldosa o melosa. Ahí está el que se hace con mariscos, conejo y embutidos al estilo paella valenciana, o el negro, cuyo color y sabor se lo debe a la tintura del calamar. Habría que comerlo en una terraza de la costa catalana para sentir que no hay mejor platillo. Si va caldoso, no hay que perderse el arroz a la tumbada típico de Veracruz que quema la boca como pocos, o con pollo y judías como en la cocina española del levante.En Cuba se mezcla con frijoles para representar unos moros con cristianos; en Perú el tacu-tacu se prepara con la menestra del día anterior, leguminosas como frijoles o lentejas y un sofrito de ají amarillo. En un menú chifa –como le llaman los peruanos a la gastronomía china– no faltará el arroz chaufa, frito con verduras cortadas en brunoise y salteado al wok con huevo para que amalgame. Sabe mejor con soya y con una buena dosis de grasita. En República Dominicana, otro gran productor de nuestro amado cereal, lo preparan con mariscos, con gandules o en un sofrito de verduras y tocino para la Navidad. Cargado en los barcos procedentes de España y Portugal, el arroz desembarcó en el continente. Hoy la gastronomía del Caribe no se entendería sin él. En cada país se le añade especias endémicas y embutidos populares para que tome sabor a platillo local. En Colombia está presente en su plato de desayuno por excelencia, la bandeja paisa; va también en el arroz atollado con pollo, cebolla, papa y pimientos, o con coco para acompañar un pargo frito y patacones. En Corea es un verdadero k-pop el bibimbap, un cuenco de arroz que siempre venden en las tiendas, y sirven con proteínas y vegetales mezcladas con aceite de sésamo y gochujang. En México, a nuestro arroz le damos gentilicios: “a la mexicana”, “poblano”.  El arroz es el plato infaltable de las fonditas. Que lleve huevo estrellado, que lleve plátano frito. Crema, por supuesto. No hay mejor inversión que esos $15 extra al precio del menú.El de Maxweel Food Centre en Singapur es un agasajo: sobre un plato de plástico va una montaña de arroz y encima un pollo pochado con jengibre y hecho en sus jugos. Jugos y más jugos. En bebida alcohólica, no hay que perdérselo. El sake japonés hace gritar a todos ¡kampai! no importa la técnica de preparación y sus muy intrincadas acepciones.Si alguien prefiere lo dulce, el arroz no lo decepcionará. En Japón no hay postre más socorrido que los mochis, un pastelito elaborado de arroz glutinoso que puede ir relleno de una pasta de soya, frijoles rojos o helado. Los nacionales lo hacemos en atole, o con leche y hervido con canela y azúcar. En Kiwilimón lo hemos hecho hasta en tarta con base de galleta. Lo hemos hecho de todas formas porque como con el arroz con leche, nos queremos casar… con él. ¿Crees que nos falta alguno? Por favor, dinos cuál te gustaría.
El aguacate es un alimento súper completo, rico y nutritivo que se puede aprovechar en su totalidad. Así es, tanto el hueso, como la pulpa y la cáscara pueden servir para diferentes cosas, pero en esta ocasión nos enfocaremos en los usos del hueso aguacate como ingrediente de belleza. Beneficios de la semilla de aguacate Dentro de los beneficios de la semilla de aguacate, o hueso, podemos encontrar que contiene hasta 70% de los aminoácidos de la fruta, además de ser rico en fibra soluble. De hecho, la dermatóloga Cristina Eguren, miembro de la Asociación Española de Dermatología y Venereología, también ha encontrado que el hueso rallado tiene propiedades astringentes y en su composición existen antioxidantes que podrían prevenir del envejecimiento. Hueso de aguacate para el cabello El hueso de aguacate puede ayudar a hidratar tu cabello, así como a ocultar levemente las canas. Sólo debes preparar un tónico hirviendo 1 litro de agua con 2 huesos y una raja de canela en trocitos. Deja reposar toda una noche antes de usar diariamente y notarás los cambios en tu cabello. Combate el acné con semilla de aguacate Tal como explicó la doctora Eguren, el huesito de aguacate rallado es grandioso para una mascarilla que dejará tu piel tersa, suve y secará los granitos producidos por el acné. Mezcla una cucharada de yogurt natural, con una de miel, el jugo de un limón y un hueso de aguacate rallado; aplica en tu rostro y después de 20 minutos, enjuaga con abundante agua fría. Retrasa el envejecimiento con hueso de aguacate Para disminuir las arrugas en el rostro, puedes utilizar una mascarilla con un hueso de aguacate triturado, 100 ml de leche y la mitad de un plátano. Retira con agua después de 20 minutos. Usarla 2 veces por semana te ayudará a notar grandes cambios. ¿Te gustaría usar el hueso de aguacate para cuidar tu piel?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD