Cuida tu piel con mascarillas naturales
Dietas y Nutrición

Cuida tu piel con mascarillas naturales

Por Kiwilimón - Mayo 2013
Porque sabemos lo importante que es para ti tener una piel hermosa y sobretodo saludable, ¡no te aflijas! Tenemos algunos consejos de belleza que te ayudarán a tener una piel radiante, sana y brillante con increíbles mascarillas naturales. Las mascarillas naturales son la mejor opción para ti, ya que podrás realizarlas en la comodidad de tu casa, con ingredientes que ya tienes en tu cocina y utilizando solo la licuadora. ¿No es increíble? Lo mejor será utilizar una licuadora que tenga suficiente potencia, la que yo utilizo es de la marca Oster porque tiene la potencia que se necesita además de que se ve muy bien con la decoración de la casa. Además puedes obtener otros beneficios de utilizar ingredientes naturales. No solo es más económico, también tienen efectos menos agresivos para la piel, la fortalece de manera natural y mejora las funciones dérmicas obteniendo mejores resultados. También estarás contribuyendo con el medio ambiente por no tener residuos químicos.   Consejos para aplicar las mascarillas:
  1. Es muy importante tener la piel limpia. Antes de ponerte una mascarilla, elimina el maquillaje o sudor que pudieras tener.
  2. Exfolia tu piel. Previamente puedes poner un poco de yoghurt con avena sobre la piel por unos minutos.
  3. Relájate cuando tengas la mascarilla. Además de beneficiar tu piel, podrás tomarte unos minutos para descansar.
  4. Retira la mascarilla con agua tibia. Es muy importante que la temperatura del agua no sea ni fría ni caliente, ya que puede llegar a irritarte la piel.
  5. Es preferible que si la utilizas, cuando salgas de casa, utiliza un protector solar.
. Uso correcto de las mascarillas:
  1. Las mascarillas deberán aplicarse con ayuda de los dedos y siguiendo movimientos circulares, siempre hacia arriba.
  2. Debes dejar reposar las mascarillas de 5 a 20 minutos, dependiendo de cada una. Esto ayudará a que tu piel absorba todos los nutrientes necesarios.
  3. Para las mascarillas de pulpa de frutas que no tienen una consistencia untable, puedes agregar una cucharadita de harina de trigo o de avena y te será más fácil el proceso.
  4. La frecuencia en que debes usar cada mascarilla dependerá del tipo de la condición de tu piel. Las mascarillas exfoliantes deben usarse solo 2 veces por semana y si tienes la piel muy sensible, 1 vez cada 10 días.
. Tipos de mascarillas:
  1. Mascarillas para piel seca. Este tipo de piel tiene un cutis con una textura muy fina y poros pequeños. Es muy probable que sientas “restirada” la piel después de lavar el rostro.
  2. Mascarillas para piel grasa. El aspecto de esta piel es brillante y un poco grasa aunque se haya lavado recientemente. Los poros están dilatados y con puntos negros y acné.
  3. Mascarillas para piel mixta. Las pieles mixtas acumulan grasa sobre todo en la llamada “zona T” (frente, nariz y mentón), es en esta parte donde se acumulan los puntos negros y piel grasa, mientras que el resto se encuentra seco.
.

Mascarillas que puedes preparar en casa con licuadora:

* Mascarilla de cacahuate. Esta es ideal para la piel seca que necesitan hidratación. Lo único que tienes que hacer es echar en una licuadora Oster 2 cucharadas de cacahuate natural (sin sal), 1 cucharada de aceite de oliva y 1 cucharada de miel. Tritura todo muy bien y aplica la mezcla sobre la cara y cuello durante 15 minutos. Enjuaga con agua tibia. * Mascarilla de pepino y manzana.  Esta es ideal para las pieles grasas. Vierte a una licuadora Oster media manzana roja, medio pepino, 1 clara de huevo y un chorrito de limón. Licúa muy bien los ingredientes y mete la mezcla al refrigerador unos minutos (no debe estar demasiado fría). Aplica sobre el rostro y cuello y deja actuar por 20 minutos y retira con agua tibia. * Mascarilla de almendras. Esta funciona muy bien para hidratar la piel y mostrar una piel sana. Compra almendras crudas y sin tostar, mete a la licuadora Oster hasta hacer un polvo. Vierte 1 cucharadita de yogurt y aplica sobre el rostro por 3 minutos. Retira con agua tibia. * Mascarilla de chabacano. Esta mascarilla es ideal para las pieles mixtas. Mete en una licuadora Oster los chabacanos sin hueso, licua hasta tener una masa consistente. Aplica la masa sobre el rostro por 20 minutos y enjuaga con agua tibia. * Mascarilla de manzana. Esta mascarilla te ayudará a hidratar la piel. Primero descorazona una manzana, vierte a la licuadora Oster y procesa. Si notas que es muy poco puedes utilizar otra manzana retirándole el corazón previamente. La puedes aplicar si sufres de muchos barros o espinillas. * Mascarilla de melón. Esta mascarilla es ideal para pieles secas o normales. Utiliza de ¼ a ½ melón, retira las semillas y la cáscara. Vierte la fruta en una licuadora Oster y aplica sobre el rostro por 10 minutos. Enjuaga con agua tibia. * Mascarilla de pepino. Esta mascarilla la pueden utilizar las personas que tienen piel grasosa o normal. Te ayudará a refrescar y humectar la piel, sobretodo en época de calor. Retira la cáscara y vierte sobre una licuadora Oster el pepino. Ya que tenga una consistencia untable, retira y coloca sobre el rostro. Deja reposar por 10 minutos y después enjuaga con agua tibia. * Mascarilla de espinacas con leche.  Esta mascarilla te ayudará si lo que quieres es purificar tu piel ya que te ayudará a limpiarla. Es importante que primero dilates tus poros con ayuda del vapor de una infusión de tomillo, romero o salvia. Hierve un manojo de espinacas en leche. Ya que se reduzcan de tamaño, vierte sobre una licuadora Oster y tritura. Aplica las hojas sobre el rostro por 5 minutos.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Pareciera imposible dejar de usar bolsas de plástico, porque nos las ofrecen en todos lados. Sin embargo, también vemos muchísimas imágenes devastadoras de montañas de bolsas de plástico que están contaminando a la tierra y a los océanos. Por lo que hacer conciencia y aplicar pequeños cambios en nuestros hábitos es necesario y pueden tener buenos resultados.De hecho, en muchos países, las bolsas de plástico están prohibidas. También existen algunas iniciativas que proponen usar materiales que se degraden más pronto que los plásticos tradicionales, o incluso se cobra algún impuesto si quieres usar bolsas. Aun así, no es suficiente y no sucede en todo el mundo.Te recomendamos Cómo desperdiciar menos comida cuando tienes niños pequeñosAdemás, existen otros plásticos de un solo uso como popotes, cubiertos y platos, a los cuales también se ha extendido la prohibición. Pero lo que complica la situación es que a pesar de que el polietileno con el que están hechas las bolsas es fácilmente reciclable, no se hace porque es difícil separarlo del resto de la basura.Considerando todo esto, la mejor solución es evitarlo. Primero hay que empezar por las compras. Hay muchas bolsas de tela muy atractivas que puedes llevar al supermercado o mercado para empacar tus productos.Si no las llevas, solicita que te den cajas, siempre les sobran en las tiendas grandes. Piensa también que no sólo en los supermercados nos dan bolsas, y mejor carga bolsas de tela siempre a la mano para todo lo que compres, o inclusive si compras comida para llevar en un restaurante.Para las frutas y verduras, puedes conseguir bolsas pequeñas de tela abierta, como malla o velo. Recuerda lavarlas de vez en cuando para evitar contaminaciones. Una bolsa de plástico tradicional puede tardar cientos de años en degradarse completamente. Y si además compras jugos en botellas de plástico, imagínate cuánto de este material consumes en una sola semana.Te recomendamos: ¿Cómo calcular las porciones para hacer el súper?Poco a poco, tiendas donde venden productos a granel tanto de limpieza como alimentos están abriendo. Lleva tus propios contenedores y reúsalos.Usa bolsas de papel o recipientes para los sándwiches del lunch. No es necesario empacarlos en bolsas. Procura usar recipientes de vidrio o acero inoxidable ya que duran mucho más tiempo y cuando ya no te sirvan, contaminan menos.Y si ya tienes las bolsas, reúsalas la mayor cantidad de veces posible, ya sea para las compras, o para forrar basureros. Convierte el tema en un proyecto familiar: organiza un reto de quién puede pasar más tiempo sin usar una bolsa de plástico, involucra a tus hijos e invítalos a sugerir ideas para reducir su uso. Recuerda que la mejor enseñanza es el ejemplo.
El sabor fresco y un poco picante del jengibre combina muy bien con la comida oriental. Sin embargo, esta fabulosa raíz es más que un ingrediente esencial en la cocina. Ahora te explicamos por qué es bueno comer jengibre e incluirlo en tu estilo de vida diario. Mejora la digestión.Los compuestos fenólicos del jengibre ayudan a aliviar la irritación gastrointestinal. De igual manera, disminuyen las contracciones gástricas y previenen el estreñimiento.Ayuda a combatir las náuseas.Masticar un pedacito de jengibre puede disminuir las náuseas tan efectivamente como un medicamento especial para eso. Lo mejor es que puedes consumirlo, aunque estés embarazada.Puede mejorar la salud cardiovascular.Aunque aún no se han realizado muchos estudios sobre estas propiedades, se cree que el jengibre puede ayudar a reducir el colesterol, disminuir el riesgo por coágulos de sangre y mantener el azúcar en niveles saludables.Reduce el dolor muscular.Consumir dos gramos diarios de jengibre puede ayudar a reducir el dolor muscular. Aunque su efecto no es instantáneo, sí puede aliviar  significativamente los malestares a nivel muscular.Controla las molestias de la osteoartritis.Tomar extracto de jengibre está relacionado con una disminución de dolor y malestar en pacientes con osteoartritis en la rodilla. Su consumo regular puede hacer que se requiera menos medicación para tratar el dolor.Protege contra úlceras en el estómago.Estas heridas, presentes en el revestimiento del estómago, son muy dolorosas y pueden provocar desde indigestión hasta fatiga, agruras y malestar estomacal. El consumo de jengibre puede ayudar a evitar la formación de este tipo de úlceras. Recuerda que si tienes padecimientos relacionados, lo mejor es que consultes a un médico para que valore tu salud. Disminuye los síntomas de la menstruación.Aunque depende del organísmo y de la sensibilidad de cada persona, se ha comprobado que el jengibre puede aliviar los dolores menstruales de una manera tan efectiva como el ibuprofeno. Esta raíz hace que tanto la intensidad como la duración del dolor se reduzcan durante la menstruación.Puede prevenir el desarrollo del cáncer.Se están realizando estudios para conocer más acerca de los efectos del jengibre en los tejidos cancerosos. Hasta ahora se sabe que los compuestos del jengibre pueden bloquear el desarrollo de cáncer en los ovarios, páncreas y próstata.¿Necesitas más razones para comer más jengibre? Estas recetas terminarán de convencerte de incluir este ingrediente en tu  alimentación:Smoothie de manzana con jengibre y granolaPollo al jengibre con manzanaSmoothie de mango y jengibre
El colágeno es una proteína presente en articulaciones, piel, músculos, y tendones. Su consumo es importante ya que no solo ayuda a combatir la flacidez del rostro y a mejorar el estado del cabello y las uñas, sino que también mejora la masa muscular y fortalece las fibras alrededor de las articulaciones. Si quieres asegurarte de estar consumiendo la dosis diaria recomendada de colágeno (10 g), te recomendamos incluir estos alimentos en tu dieta.Caldo de hueso: Este es uno de los pocos alimentos que contiene colágeno listo para que tu cuerpo pueda usarlo. La mayoría de los ingredientes ayudan a sintetizar el colágeno, mientras que el caldo de hueso en sí mismo ya es rico en colágeno. Salmón :El zinc presente en el salmón ayuda a activar las proteínas que se necesitan para sintetizar el colágeno. Solo recuerda que es mejor consumir salmón salvaje y no el que es criado en piscifactorías.  Alga espirulina: Esta alga es una fuente rica en amino ácidos, como la glicina. Se ha descubierto que la glicina es un componente esencial para la producción de colágeno, así que consumir alga espirulina regularmente puede aumentar el nivel de esta proteína.Cítricos: Como todos sabemos, las naranjas, limones, toronjas y mandarinas son alimentos ricos en vitamina C. Este componente es esencial en la producción de colágeno, ya que ayuda a que los amino ácidos se unan para formar la proteína. Huevos: Los altos niveles de amino ácidos presentes en los huevos, principalmente en las claras, hacen que este alimento sea uno de los más importantes en la producción de colágeno. Semillas de calabaza: Esta es una de las fuentes más ricas en zinc. Su consumo es muy importante debido a que favorece la producción de colágeno sin la necesidad de ingerir alimentos de origen animal.Gelatina: La mayor concentración de colágeno se encuentra en los tendones, ligamentos, cartílago, piel y huesos de un animal. Considerando que la gelatina está hecha a base de estas partes, su consumo asegura una buena dosis de colágeno.Vegetales de hoja verde: Estos alimentos tienen mucha vitamina C, la cual es necesaria para producir colágeno tipo 1, la variedad más abundante de colágeno en el cuerpo. ¿Te gustaría mejorar la apariencia de tu piel o recuperar la salud de tus articulaciones? Puedes comenzar por comer mejor y preparar estas deliciosas recetas y llena tu cuerpo de colágeno de manera natural:Gelatina Mosaico de Carlota de LimónTacos de Salmón enchiladoEnsalada de Papa con Huevo
Los mariscos son deliciosos, pero también pueden ser peligrosos si no se refrigeran apropiadamente. Evita problemas de salud conociendo cómo debes almacenar los mariscos y los días que pueden durar refrigerados.Primero que nada, ¿en qué debes fijarte para elegir mariscos en buen estado?Si un marisco se encuentra ya en estado de descomposición, no importa si lo guardas en el refrigerador o en el congelador, simplemente ya no sirve y no debes usarlo para cocinar. Estos son los principales aspectos que debes revisar al momento de comprar mariscos:Los caparazones de los mariscos, como las ostras o las almejas, deben estar enteros, es decir, sin grietas. Si te encuentras con un caparazón quebrado, no compres ese marisco.Para comprobar la frescura de los mejillones, ostras y almejas hay un truco muy sencillo. Golpea suavemente el caparazón. Si este se cierra, esto significa que el marisco aún está vivo, en caso contrario, mejor no lo compres.Los cangrejos y las langostas deben comprarse vivos, ya que se echan a perder muy rápidamente. Así que cuando los vayas a comprar asegúrate de que las patas se mueven, el caparazón está firme y la cola se encuentra recogida (no extendida).¿Cuántos días duran los mariscos refrigerados?Es muy importante que prestes atención a la manera en que guardas los mariscos. A diferencia de la carne de res que puede estar en el refrigerador sin problemas por varios días, los mariscos tienen una caducidad mucho menor. Recuerda que el consumir mariscos pasados o en mal estado puede provocar alguna infección o problema de salud, así que mejor ahórrate esos inconvenientes almacenando los mariscos de acuerdo con estas indicaciones.Los camarones, ostiones, langosta y calamares frescos solo pueden refrigerarse dos días (no más). En el congelador tienen un mayor tiempo de caducidad, ya que aguantan entre tres y seis meses.En el caso de los mariscos cocidos, si se cocina el mismo día que se consume, pueden refrigerarse hasta tres días. Si no preparaste tú la comida, checa directamente con el fabricante las indicaciones de consumo para saber cuánto tiempo más puede almacenarse el platillo en el refrigerador.De cualquier manera, es muy importante que antes de consumir mariscos (cocidos o frescos) que han estado refrigerados o congelados, revises su estado general. El olor de estos nunca debe ser agrio o parecido al amoniaco.Aunque no son mariscos, los pescados también deben almacenarse con cuidado para evitar que se descompongan. La recomendación es que los pescados (magros y grasos) pueden estar en el refrigerador como máximo dos días, y en el congelador desde seis hasta ocho meses.Recuerda revisar periódicamente la temperatura de tu refrigerador, la cual debe estar en 4° C, y la del congelador en -18° C.¿Te encantan los mariscos? Entonces no puedes perderte estas recetas fáciles: Tostadas de pulpo adobadoAros de Calamar en caldo de mostaza picositaEsquites de camarón y chile guajillo
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD