De la Granja a la Mesa
Dietas y Nutrición

De la Granja a la Mesa

Por Kiwilimón - Julio 2013
Los conceptos “ local y orgánico” son los pilares principales del movimiento de la granja a la mesa en el que se promueve la salud y el comercio justo. Pocos saben de dónde viene la comida que consumimos. Desde finales del siglo XVIII cuando la Revolución Industrial dio inicio en Inglaterra la separación entre el hombre y la materia prima se agrandó enormemente. De vivir diariamente consiguiendo los ingredientes para la comida de productores locales y tener una relación personal con los proveedores se evolucionó a comprar en supermercados todo lo necesario para la casa. Hoy, volvemos a aquellos años que hoy parecen tan lejanos. El movimiento Farm to table empezó en San Francisco y Washington, chefs como Alice Waters de Chez Panisse y Jerry Traunfeld de Herbfarm fueron algunos de los precursores que decidieron ir en contra del movimiento de cocina molecular que Ferrán Adrià encabezaba desde años antes. Al ver cómo las jeringas, los geles, las espumas y las probetas se apoderaban de la cocina moderna estos célebres cocineros decidieron alejarse de aquella corriente y regresar a lo básico. Sus reglas era simples: cocinar con ingredientes locales, llevar los productos a la mesa de la manera más rápida y fresca posible después de cosechados y respetar tanto al cliente como al proveedor de la comida. En las grandes ciudades se empezaron a crear huertos urbanos para poder disponer de vegetales locales, la costumbre de importar carne y pescado de otros países se ha ido dejando poco a poco para voltear hacia costas nacionales y usar el producto inmediato.  Incluso la estética de los platillos en restaurantes de alta cocina ha cambiado y las creaciones espesas, pesadas y complicadas que la cocina francesa heredó al mundo en los 90 se disolvieron para dar la bienvenida a platillos vibrantes, frescos y poco rebuscados. Este movimiento ha alcanzado límites insospechados pues los mejores restaurantes del mundo han demostrado obedecerle. El ejemplo más claro es Noma del chef  danés Redé Redzepi quien ha sido nombrado tres de los últimos cuatro años como el mejor cocinero del mundo por la lista S. Pellegrino World’s 50 Best. En este local se han olvidado de la cocina evolutiva y en cambio han salido a los jardines de su propio país y a los mares de Escandinavia para hallar lo que es único en su parte del mundo. Según el propio Redzepi “para crear un menú realmente original, único y conciente uno debe cocinar con lo local, cerdo y res hay en cualquier país pero los vegetales son la verdadera representación de cada terruño”. México no es la excepción a la regla y de Norte a Sur han aparecido locales que simpatizan con la idea de la granja a la mesa. En el DF por ejemplo el restaurante Raíz (www.raizrestaurante.com)ha creado su propio roof garden donde siembra y cosecha todos los vegetales que se utilizan en la cocina. En Pujol (www.pujol.com.mx) de Enrique Olvera no se usa ningún ingrediente que no provenga de tierra azteca y tienen como regla cardinal pagar  lo justo a los proveedores rurales que les surten. En Baja California el mejor ejemplo es Flora Farm (www.flora-farms.com), un restaurante construido en el corazón de una granja donde la lechuga de tu ensalada se desprende de la tierra no más de media hora antes de llegar a tu plato. De la misma forma la proteína llega de los establos contiguos al restaurante donde los cerdos, las reses y las gallinas crecen orgánicamente y libres.

Recetas Mexicanas De la Granja a la Mesa

 

Receta de Quesadillas de Flor de Calabaza y Huitlacoche

Ingredientes: - 1/2 kilo de masa para tortillas - 2 tazas de huitlacoche fresco o en lata - 2 manojos de flor de calabaza - 300 gramos de queso oaxaca - 2 dientes de ajo - 1/2 cebolla picada - 2 cucharadas de aceite vegetal - pimienta al gusto   Para ver el procedimiento da click aquí.  

Receta de Pozole Rojo

Ingredientes: - 1 kilo de carne de cerdo deshebrada - 1 bolsa de maíz pozolero - 3/4 de cebolla - 4 dientes de ajo - 50 gramos de chile guajillo - 1 cubo de Knorr suiza - orégano   Da click aquí para descubrir los pasos de esta receta.   Encuentra más recetas en las que puedas usar productos mexicanos dando click aquí.   Para nosotros como comensales y cocineros en casa es una motivación e inspiración que el campo se acerque a la ciudad. No existen excusas para comer de cajas o latas cuando la fauna y flora de nuestro país toca a la puerta. Está claro que el último lustro dentro del mundo gastronómico le pertenece a la granja.  

"¿Qué ingrediente mexicano es tu favorito?"

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Tierra natal de Óscar de la Renta y del padre de Cardi B, vecina de Haití y Puerto Rico y creadora del Mama Juana, República Dominicana tiene muchísimo que ofrecer histórica, cultural y gastronómicamente.Si tienes la fortuna de poder visitar este país caribeño, no te puedes perder estos deliciosos guisados, que son muy representativos en la isla.Pollo guisadoEl pollo guisado al estilo dominicano es un platillo económico que se ve cualquier día en la mesa de una familia, perfecto para el almuerzo. Se prepara con limón, cebolla roja, jitomate, pimiento morrón y ajíes, y se sazona con ajo, azúcar, orégano y pimienta. También puede prepararse con carne de res, pero el pollo es mucho más barato.La banderaLa bandera dominicana es el plato de almuerzo tradicional en el país. Este platillo de identidad lleva arroz, habichuelas y carne, cuyos colores, se dice, representan los de la bandera de República Dominicana, claro, con un poco de licencia poética para el azul, representado por la carne.MangúEn República Dominicana, como en muchos otros países de América Latina, el plátano es un ingrediente principal en la cocina, así, el mangú es un puré de plátano que usualmente se come en el desayuno, acompañado de queso, huevos y salami frito. Todo el plato en conjunto es conocido como los Tres Golpes.SancochoEl sancocho se suele prepara para celebraciones u ocasiones especiales y consiste en un caldo de carne de res con tubérculos como ñame y yuca, pero nunca papa. Su cocción es larga y a baja temperatura, con la cual toma un color marrón anaranjado.ChambreOtro caldito hecho con arroz, legumbres y carne, el chambre es un guisado espeso, que usualmente se prepara con las sobras del almuerzo del día anterior, porque en los países latinos nunca desperdiciamos nada. Por lo general lleva chuletas ahumadas, longaniza, habichuelas rojas, guandules, auyama, arroz y verduras.*Con información de Cocina Dominicana
Flores de cempasúchil en vasitos de vidrio. Dos panes de muerto junto a restos de azúcar desperdigada. Una ollita, la más pequeña de la alacena, llena de mole al que ya se le hizo una capa de nata. Papel picado descolorido por las gotas de un caballito de tequila que se derramó. Hasta arriba, la foto del pariente fallecido observándolo todo: la abundancia o la escasez de la ofrenda, el faltante de huesito en el pan. Esta escena se repite cada año en el altar de muertos. Esta es una escena de tradición mestiza.No sé si fue Coco, no sé si fue James Bond. Esta costumbre mitad prehispánica, mitad española, ha resurgido con fuerza en los rincones de las salas mexicanas. Fray Bernardino de Sahagún, en la Historia general de las cosas de la Nueva España, ya relataba que los aztecas eran dados a hacer festejos a los muertos. El altar recordaba el viaje de cuatro años que el difunto debía emprender, camino a Mictlán, el reino de los muertos. Como en casi todas las religiones y creencias, no había altar sin una ofrenda, y como en casi todo ofertorio, siempre había algo de comer.Según me cuenta el licenciado José N. Iturriaga, historiador y escritor, había un ingrediente infaltable en los altares prehispánicos: los tamales envueltos en hojas de totomoxtle. También había agua para ayudar al alma del muerto a sortear el camino lleno de peligros. Luego, con la evangelización, las costumbres católicas como el rito a los santos y la fermentación del trigo se fueron mezclando con las costumbres locales. El altar es mestizaje puro. Por ejemplo, están las flores endémicas como los cempasúchiles, los frijoles, el tequila –que, aunque tiene denominación de origen, no existiría sin la destilación, originaria de Asia–. El mole es un plato barroco, resultado del intercambio con África del Norte, España, el sudeste asiático... El pan de muerto es fruto del sincretismo del pan de ánimas que se hace en Segovia o de los huesos de santo, un postre de pasta de almendra español cuya presentación recuerda a los relicarios. Así como el origen del altar es diverso, también lo es la celebración: “El 1 de noviembre, día de Todos los Santos, fue un día para celebrar a los santos que no tenían fecha y se instauró en el siglo séptimo; el Día de Muertos lo estableció el Papa Bonifacio IV en la Abadía de Cluny Odilón”, explica Iturriaga. Esto sucedió en el siglo X –claramente, mucho antes de la Conquista– con el objetivo de que los fieles hicieran oración por los muertos. Para los que injurian contra el Halloween asumiendo que es una falsificación de nuestra fiesta, Iturriaga cuenta que la palabra viene de All hallow’s eve, que es otra forma de nombrar “todos los santos”. La celebración data de épocas medievales y fueron los irlandeses quienes la llevaron a América. Lo de los Frankenstein y los dráculas, eso sí ya es regalo de Estados Unidos –y, bueno, de Mary Shelly y de Bram Stoker–.La simbología del altar es naturalmente mexicana. Una ofrenda que se respete debe tener todos sus componentes: agua, tierra, calaveritas de azúcar, flores, alimentos, vela y copal para guiar al muerto hasta el altar. Para Iturriaga tampoco debe faltar el alimento raíz que nos conecta con nuestros ancestros: el tamal. Los tamales son piezas individuales que se preservan bien y aguantan bien la intemperie –recordemos que muchos altares viven en los cementerios– y lejos de un simbolismo específico, provienen de “El grano madre que moldea una cultura. El alimento más icónico”. Nuestra creencia es única: por un día en el año tenemos de regreso a casa a ese familiar que queremos tanto, a ese ser que admiramos mucho y que nos hace falta. Olvidamos el miedo que nos dan los fantasmas, en otros días menos festivos del año, para esperar que nuestro ser amado atraviese el cielo o el mundo paralelo para comer, beber y fumar. Eso sí, no cometan el error de olvidar los cerillos. Para honrarlos, aquí comparto la sección en la que pusimos toda esa comida que les puede gustar.
La comida de Michoacán, es sin duda, una de las que más destacan por su maravilloso sabor en todo México y tan es así, que en 2010 la cocina michoacana fue nombrada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad ante la UNESCO. ¡Por eso te traemos 7 deliciosos de Michoacán para celebrar el 15 de septiembre! Pozole estilo Michoacán El pozole nunca puede faltar en las fiestas patrias, pero ¿has probado el pozole michoacano? Éste se prepara con carne y cabeza de cerdo que le da un sabor totalmente diferente. Carnitas michoacanas ¡Las carnitas michoacanas son una fiesta de sabor! Por eso, son el platillo ideal para celebrar estas fiestas de orgullo nacional. Si no las has probado, ahora es el momento indicado para hacerlo.Corundas Las corundas son ese platillo legendario que se originó desde tiempos prehispánicos y no pueden faltarte para dar el Grito de Independencia. Se trata de unos tamalitos michoacanos triangulares, rellenas de queso, chilacas, carne de cerdo, vegetales o legumbres. Uchepos A diferencia de las corundas, los uchepos son tamales hechos a base de maíz con un toque de leche y de sabor dulce que no pueden faltar casi en ninguna celebración de Michoacán. Sopa tarasca La sopa tarasca es uno de los platillos más populares en la gastronomía de Michoacán, ya que cuenta con una salsita de frijoles difícil de resistir. ¡Es la receta perfecta para celebrar el 15 de septiembre! Enchiladas michoacanas Las enchiladas placeras michoacanas están hechas con salsa de chile guajillo, chile ancho y van acompañadas por cubitos de papa y zanahoria que les brindan un sabor increíble. ¡Te encantarán! Chongos zamoranos ¿Qué es una buena fiesta sin el postre? Y para postres mexicanos, no hay como los chongos zamoranos de Michoacán, un dulce hecho con leche, azúcar y canela. Son sumamente deliciosos. ¿Cuál de estos platillos de la comida michoacana prepaparás para celebrar las fiestas patrias?
¡Todos amamos el norte de México! Por eso, en esta entrega de joyas de esquina, viajaremos y compartiremos los favoritos de Chihuahua, Monterrey y Guadalajara. Descubre cuál es la mejor barbacoa, los tacos de bistec y cabrito obligados y las tortas ahogadas que nunca olvidarás de estos tres estados. Tienes una cita en estas paradas llenas de sabor y tradición. Barbacoa Estilo Parral, Chihuahua En esta recomendación semanal, viajaremos de la mano de Oscar Cortazar, chef de La Cocinería, en Chihuahua. Su favorito es la Barbacoa Estilo Parral. Elaborada con cabeza de res, puedes probarla en lonche (en telera), en tacos, en burrito y, por supuesto, en consomé. Cualquiera que elijas va acompañada de cilantro, cebollita, limón y dos salsas especiales para levantar a cualquier crudo: la roja, de chile de árbol, y la de jalapeño martajada. Oscar recomienda probarla con ambas. ¡Es la barbacoa legendaria de Chihuahua! Dirección: Hda. de los Morales 2008, Chihuahua.Tacos Primo, MonterreyLa filosofía de Monterrey es que la carnita asada siempre se hace en fin de semana, casi religiosamente. Es uno de los estados del país con mayor pasión por la carne y el asado. Para recomendar los mejores tacos callejeros, Sebastián de Alba Lozano, el fire master más joven del país, recomienda los Tacos Primo, ubicados en el centro de Monterrey. Aquí encontrarás uno de los mejores tacos de bistec, de machito y de cabrito de la región, que podrás acompañar con una variedad de salsas increíbles: la verde cremosita de jalapeño, una naranjita de chile de árbol con cacahuate y una más molcajeteada. “Me encantan por su sabor y tradición, yo desde niño he ido a estos tacos”, comenta Sebas. Dirección: Martin de Zavala 107, Colonia Centro, Monterrey.Tortas José el de la Bicicleta, las ahogadas de Guadalajara Clausuramos esta entrega de joyas de esquina con la recomendación de la editora gastronómica Wendy Pérez, fundadora del mezcal Aguas Mansas, quien asegura que cuando se trata de tortas ahogadas, todo tapatío no tiene una, sino al menos tres opciones como indispensables de esta preparación que se cuenta surgió en los años 40 gracias al ingenio de Ignacio Saldaña "El Güerito”. Esta torta con birote (obligatoriamente jalisciense), carne de cerdo, una untadita de frijol, salsa de jitomate y otra más picante, generalmente de chile Yahualica, más unos trozos de cebolla desflemada y col, es imperdible. “Aquí te va mi recomendación: Tortas José el de la Bicicleta (Mexicaltzingo 27), que desde 1960 sirve esta especialidad donde, además, debes pedir sus tacos dorados con carne. Agrego aquí mis otras dos básicas: Las del Príncipe Heredero (conocidas como las Sears en Epigmenio González y Manzano), y Las Enrique (Camarena 76). Ojo te preguntarán: ¿media o pura salsita?”. Encuéntralas en: @Tortas José el de la bicicleta Dirección: Calle Mexicaltzingo 27, Mexicaltzingo, 44180 Guadalajara, Jal.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD