Deliciosas razones para no saltarse la comida en el trabajo

Por Kiwilimón - Mayo 2016
¿Por terminar más rápido el reporte no sales a comer? En estos días, en los que el estilo de vida acelerado es lo normal, parece cada vez más común que la gente deje de comer en sus trabajos. Por lo general, la falta de tiempo es la principal causa. Aunque pueda parecer que eres más productivo y trabajas mejor por ahorrarte los minutos de la comida, dejar de comer afecta tu rendimiento y disminuye tu concentración. Así que empieza a cuidarte y descubre estas deliciosas razones para no saltarse la comida en el trabajo. Si quieres rendir al máximo el resto del día, es importante que tomes tus alimentos a la hora de la comida. Pero, ¡ojo! No cualquier tipo de alimentos. La comida saludable ayudará a mantener tus niveles de glucosa estables, lo cual influye directamente en tu productividad.

Office lunch idea❤️ It's actually one of my favourite lunch ideas for work💜 130g oats + 300ml oat milk + 1 Tbs chia seeds + 1 Tbs buckinis for the crunch + 1 Tbs cacao powder + optional coconut sugar + 1 banana on top 🍌👌🏼✨ I prepare it the night before, which takes me about 5 minutes and simply take it out of the fridge in the morning. ❄️ It's filling, nutritious and ridiculously delicious. OATMEAL IS LIFE🙆🏽😛💜 Usually I also have a salad as a "starter" because I usually crave vegetables at some point of the day 😝 🍆🍠🌱 The jealous looks of my colleagues always confirm that I brought the right food with me 🙈🙈 haha 🍫❤️ What's your favourite office / school to-go lunch?

Una foto publicada por Forest Fairy🌲Living In A City🏙 (@laurafruitfairy) el

Lectura recomendada: ¿Se te antojó? Entonces tienes que probar este riquísimo pudín de chía. Aprovecha la hora de la comida para tomar un descanso. No cometas el error de comer frente a la computadora, ya que esto puede ocasionar que comas de más al tener la atención centrada en la pantalla. Aunque sean 15 o 20 minutos, este pequeño descanso puede ayudarte a mantener la concentración y los niveles de energía a lo largo del día.
Lectura recomendada:  Después de probar esta ensalada de quinoa no querrás comer otra cosa en el trabajo. Si bien, la hora de la comida puede ser el momento perfecto para entablar relaciones con tus compañeros y expandir tu círculo de networking, también puedes aprovechar estos minutos del día para practicar un poco de meditación. Trata de concentrarte únicamente en lo que estás comiendo, sin pensar en nada más. Este pequeño acto de mindfulness te ayudará a digerir mejor los alimentos y  te hará ser más eficiente en las tareas del trabajo.
Lectura recomendada: Estos snacks de yogurt son el alimento ideal para picar entre comidas, Otra gran manera de disfrutar la hora de la comida en el trabajo es organizando un pequeño picnic con tus compañeros. Es claro que muchas veces no contamos con el tiempo para trasladarnos hasta un parque, pero en este caso, cualquier área verde puede ser útil. Además de disfrutar de una deliciosa comida, el caminar por un parque tranquilo te ayudará a renovar tus periodos de atención, con lo cual te será más sencillo concentrarte al regresar a tu trabajo.
Lectura recomendada: Disfruta esta ensalada súper fresca y regresa al trabajo llena de energía. Finalmente, ponte a pensar en ese gran problema que has estado tratando de resolver: muchas veces, cuando intentamos encontrar una solución podemos sentirnos ciclados. El apartarte por unos minutos del trabajo y disfrutar la comida te dará una nueva perspectiva de las cosas, por lo que te será más sencillo encontrar alternativas a las dificultades laborales.
Lectura recomendada: ¡Tienes que probar esta receta de pulpo! Te aseguramos que nunca has probado nada igual. Tómate unos minutos por la tarde y disfruta de una deliciosa comida. Tu trabajo y tu cuerpo te lo agradecerán.    
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Ser pionera en la cocina no es fácil. Corrijo. Ser pionero en cualquier ámbito es una rareza. Chepina Peralta fue de aquellas señaladas para abrir brechas y lo hizo prendada de las recetas: en los años sesenta fue la primera conductora mujer en liderar un programa culinario en América Latina. En los noventa años que Lucía Josefina Sánchez Quintanar vivió, nos hizo soñar con los sabores de aquello que la mirábamos hacer del otro lado del televisor. La semana pasada partió, pero está claro: Chepina Peralta es cultura popular mexicana. Su legado no se va a ningún lado.Chepina fue la conductora de programas inolvidables como La Cocina de Chepina, Chepina en tu cocina y por supuesto, Sal y Pimienta, entre muchos otros. En cada uno, siempre la enmarcaban la barra de una cocina y unos anaqueles de set, mientras parada o sentada, pelaba ingredientes, agregaba especias y salpicaba sin reparos. En ella no había poses ni rituales histriónicos. Al contrario. En sus programas nos hacía creer que la comida rica estaba al alcance de todas las manos y que lo máximo sería probar algo que viniera de las de ella. A mí personalmente me inspiró a los siete años a fantasear con mi propio programa culinario. Muy a pesar de la cocina de mis padres, yo no agregaba espinacas ni acelgas en la licuadora cuando veía Sal y Pimienta. Lo que ella evocaba en mí era crear, divertirme: “Amigos, el día de hoy prepararemos unos deliciosos bombones con papitas… y pimienta… y cátsup… y galletas… en la tostadora. ¡Van a quedar buenísimos!”. Chepina no sólo inspiró a niños y sus madres, sino a generaciones de familias que comenzaron a comer con los ojos. Gracias a ella –la señora del mandil floreado– muchas mujeres decidieron darle descanso al microondas, comer menos guisos de congelador. La cocina y la salud de las generaciones abre-fácil conocimos la esperanza de lo hecho en casa. Pero que a nadie engañe esa dulzura de tía entrañable, de abuela consentidora. Chepina Peralta supo construir su propio emporio alrededor de las recetas. Ella no estudió para cocinera. Según su descripción era una “maestra en el arte de la palabra”, por lo que la conducción de un programa televisivo parecía irle como guante de seda.  Su facilidad de palabra y carisma le valió un espacio fijo en distintas televisoras en las que grabó casi ocho mil programas. De los libros de su autoría se cuentan trece. Hay programas de radio, entrevistas, publicaciones escritas. Todo. Chepina, antes de que la cocina mexicana fuera el orgullo nacional que es ahora, la divulgó, la reincorporó al menú diario con preparaciones fáciles y accesibles para las amas de casa. La cocina de los años setenta y ochenta estuvo marcada por sus cremas de verduras, por sus mixiotes, sus atoles, sus tortitas de papa, sus pasteles salados y sus gelatinas. Sin más, definió la cocina de todos los días en el devenir de los años. En el marco del Festival Morelia en Boca de 2017, Chepina Peralta recibió un reconocimiento por el mérito de sus cuarenta años de carrera. Aún tengo el recuerdo de la chef contando emocionada que había sido a través de la cocina que había conocido México, el mundo y, sobre todo lo demás, a sí misma. Chepina seguirá siendo la inspiración de quienes pensamos que cocinar es alegría, terapia y autoconocimiento, y que un plato a la vez se puede cambiar a otros, a uno mismo.
Javier Plascencia es el cocinero de origen tijuanense que llevó la cocina de Baja California,  sus productos, paisajes y sabores a todo el mundo. Él es quien inaugura la colección de recetarios que tendremos en KiwiPRO con los chefs más pros de México. Conoce un poco de su historia y descarga nuestra aplicación. Javier incursionó en el medio gastronómico por su familia. Su padre, Juan José Plascencia Féliz, conocido como Tana, tiene una trayectoria gastronómica de más de 50 años con restaurantes de gran renombre en Tijuana, como Pizzas Giuseppis y Caffé Saverios, donde Javier pudo aprender de la cocina y la operación de un restaurante. Más tarde, estudió en San Diego, California, y en 2011 abrió Misión 19, un restaurante que expresaba la riqueza de los ingredientes de Baja California.En 2012, el chef emprendió un nuevo proyecto en el Valle de Guadalupe: Finca Altozano, un restaurante-viñedo dentro de dos hectáreas de terreno, un espacio orgánico y rústico al aire libre que se extiende hacia el horizonte del valle, situando a los comensales en el esplendor de su naturaleza. Aquí, Javier anualmente realiza el Valle Food & Wine Festival, uno de los festivales de mayor relevancia en el norte del país en cuanto a vinos y gastronomía.  Javier ha sido galardonado en México y el extranjero como chef del año en diversas ocasiones, además de que sus restaurantes son reconocidos entre los mejores del país. Actualmente es chef de Finca Altozano, Jazamango, Erizo, Animalón y Animalón by the Sea.  Este último es un concepto inédito para vivir la riqueza del mar. La experiencia es la fusión perfecta entre el paisaje y el sabor. Durante tres horas tu escenario es el Mar de Cortés y el Océano Pacífico, mientras te dejas sorprender por la cocina de Javier Plascencia, chef que tributa al mar y a los pequeños productores de Baja California. ¡Una ruta de tres horas que te hará saborear el paraíso! Si no puedes esperar para probar un poco de las maravillas del chef Plascencia, recuerda que uno de los beneficios de descargar KiwiPRO es poder obtener su recetario, para así poder tener su sazón en casa.¡Explora la Cocina de la Baja en el recetario de Javier Plascencia con KiwiPRO!
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD