Deshazte de los malos hábitos y comienza una vida saludable
Dietas y Nutrición

Deshazte de los malos hábitos y comienza una vida saludable

Por Kiwilimón - February 2018
  ¿Sabías que, en promedio, te toma dos meses formar un nuevo hábito? Si tus propósitos de Año Nuevo involucran el cambio de hábitos, te sugerimos comenzar ahora mismo. Sigue estos sencillos consejos y verás cómo en un par de semanas habrás superado viejos vicios y adquirido hábitos más saludables.
  • Divide tus metas en pequeños objetivos: si quieres dejar la comida chatarra, empieza por reemplazar esa rebanada de pizza de las 9 de la noche por una ensalada. Si haces pequeños cambios será más sencillo que continúes por ese camino.
  • No te obsesiones: cuando te la pasas el día entero pensando en que no debes hacer algo en particular (como comer galletas), es muy seguro que termines queriendo hacerlo. El camino hacia una vida saludable debe ser a través de la disciplina pero no del sufrimiento. De vez en cuando un pastel no está mal; el punto es encontrar el equilibrio.
  • Analiza tu comportamiento: los vicios muchas veces son mecanismos de defensa ante situaciones de estrés, enojo o tristeza. Fíjate en qué momento del día tienes más ganas de fumar, cuándo sientes antojo incontrolable por comida chatarra o en qué situaciones comienzas a morderte las uñas. Una vez que identifiques los detonadores te será más sencillo controlarlos.
  • Haz las cosas con determinación: jamás intentes cambiar un hábito si estás dudosa o no te sientes del todo cómoda cambiando ese aspecto de tu vida. Antes de comenzar cualquier modificación debes estar segura y convencida de que los ajustes que hagas serán para tu beneficio.
  • Repite: los hábitos (buenos y malos) se forman a base de repetición. Así que esfuérzate y haz todos los días el mismo ejercicio para que este forme parte de tu rutina diaria. Para que los hábitos saludables estén permanentemente en tu vida es necesario que los vivas todos los días, no solo los fines de semana o días antes de una fiesta.
Sin importar cuáles sean tus objetivos, recuerda que lo más importante es tener una vida saludable. En Kiwilimón queremos ayudarte a alcanzar tus objetivos llevando una alimentación balanceada sin tener que sacrificar tu paladar. Te invitamos a preparar estas deliciosas recetas para adquirir hábitos saludables:  
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Llevar una dieta saludable no implica necesariamente hacer sacrificios. Si sabes elegir bien, puedes consumir alimentos ricos y llenos de sabor. Sigue estas recomendaciones para comer delicioso sin descuidar tu figura: Escoge bien el método de cocción. Los alimentos que absorben poco aceite al freírse, como una pechuga de pollo, aumentan 50% su aporte calórico. Si empanizas esa misma pechuga y la fríes, las calorías aumentan 128%. La lección es: elige siempre métodos de cocción, como al vapor o a la plancha, que no agreguen calorías extras a tus platillos. Consume grasas buenas. No todas las grasas son malas, solo hay que aprender a elegir las mejores para tu organismo. Por ejemplo, el aguacate aporta 77% de grasas, pero al ser principalmente aceite oleico, este es benéfico para tu salud. Aprovecha las propiedades de estos alimentos para preparar recetas ricas sin descuidar tu figura. Aquí te contamos cómo puedes preparar postres más saludables. Elige los mejores acompañamientos. Muchas veces el problema no está en los platillos que elegimos sino en los que los acompañan. Uno de los casos más comunes es el de las papas fritas. Una porción de 130 g de papas a la francesa tiene aproximadamente 427 calorías. La próxima vez que pidas una hamburguesa, acompáñala con una ensalada. No olvides las bebidas. Uno de los peores errores que solemos cometer al momento de cuidar nuestra alimentación es solo contar las calorías de lo que comemos y no de lo que tomamos. Un vaso de vino y un latte mediano agregan cada uno 175 calorías a lo que estás comiendo. En caso de que quieras comer una pasta, un pastel de chocolate o algo más calórico combínalo con una bebida ligera, como puede ser un agua mineral o un té. Sustituye para aligerar los alimentos. Existen algunos trucos que puedes aplicar al momento de cocinar para hacer los alimentos más saludables, sin afectar su sabor. Las recetas que incluyen lácteos son ideales para ahorrarte calorías. En lugar de usar leche de vaca, cámbiala por leche de almendras sin endulzar. La primera aporta 150 calorías, mientras que la segunda solo suma 40 calorías. ¿Tienes algún otro tip para cuidar tu figura mientras comes? Compártenos tus recomendaciones en los comentarios. Estas recetas te encantarán: Pechugas de pollo a las hierbas finas Brownies de aguacate Quinoa con leche de almendras y vainilla Té de naranja y canela   Fuentes: Drinkyourcarbs.com Healthline.com Livestrong.com BBCgoodfood.com Healthline.com
Las galletas de jengibre están tan relacionadas con estas fechas que saborear uno de estos bizcochos es como darle una mordida a la Navidad.  Su sabor inconfundible, especial textura y decoración característica hacen que las galletas de jengibre sean un elemento imprescindible en todas las casas durante la época navideña. Pero no siempre ha sido así. Conoce el origen de las galletas de jengibre. Para empezar, hay que saber de dónde viene el jengibre. Esta raíz es originaria de China y llegó a Europa a través de la ruta de la seda hace ya varios siglos. Durante la Edad Media se usaba como especie por su habilidad de ocultar el sabor de las carnes preservadas. Se cree que las primeras galletas de jengibre en Europa se elaboraron a finales de la Edad Media. En aquella época las galletas se decoraban con hojas de oro y tenían varias formas. Debido a que el jengibre todavía era un ingrediente difícil de conseguir en esos tiempos, las galletas de jengibre eran consideradas un lujo que solo los reyes y los más adinerados podían darse. Después de ser un producto típico de las ferias medievales, las galletas de jengibre adquirieron todo un nuevo sentido gracias a la reina Isabel I de Inglaterra. En el siglo XVI la reina pidió que sus galletas tuvieran la forma de algunos personajes, especialmente de los miembros de su corte y pretendientes. Las galletas eran decoradas con atuendos comestibles y se ofrecían a sus invitados. Unos años después los hermanos Grimm crearon un cuento tomando como inspiración las galletas de jengibre. Hansel y Gretel cuenta la historia de dos hermanos que se encuentran en medio del bosque una casa hecha enteramente de galleta de jengibre. Muchas personas atribuyen la popularidad de las casas y los muñecos de jengibre a este cuento. La costumbre de construir las casas de galleta pronto se relacionó con las fiestas navideñas, tal vez por ser una actividad divertida en la que pueden participar chicos y grandes. La tradición, que comenzó en Alemania, comenzó a esparcirse por Europa hasta llegar a América. Y así es como el día de hoy relacionamos las galletas de jengibre con la Navidad. Recetas de galletas de jengibre: Galletas de jengibre con nutella Galletas de jengibre con chocolate blanco
¡Ya se acerca el maratón que esperamos todo el año! A partir del 12 de diciembre hasta el 6 de enero los tamales y el ponche se convertirán en el elemento imprescindible de todas las reuniones. Aunque para muchos el reto más grande es aguantar el ritmo de las fiestas, a otros lo que nos preocupa es cómo disfrutar del Guadalupe-Reyes sin subir de peso. Si tú también quieres divertirte en este Lupe-Reyes sin que la báscula te pase factura en enero, sigue estas sencillas recomendaciones: No te castigues. Jamás vayas a una reunión pensando en que no puedes comer absolutamente nada. Esto solo hará que aumente la tentación y termines comiendo aún más. Lo mejor que puedes hacer es comer un poco de todo y aprender a moderarte. Toma un tentempié antes de salir. Si ya sabes que en las posadas solo sirven tamales, tacos y atole, toma un té y algo de fruta antes de ir a la fiesta. El punto es que no llegues con el estómago vacío para que no termines comiendo cinco tamales. Elige la opción menos calórica. Incluso en las posadas puedes encontrarte alternativas más ligeras. En lugar de tomar dos vasos de atole, elige ponche de frutas. Dilúyelo con un poco de agua para que no quede tan dulce. Aléjate de las frituras de maíz, y mejor botanea con totopos, frijoles y guacamole. Lleva tu propia comida. En las posadas que son un poco más casuales los invitados pueden llevar el platillo de su preferencia. Si este es el caso, prepara una receta que sea mucho más ligera y que sirva como alternativa a los tamales o los tacos. Mídete en el alcohol. Los cócteles esconden muchas calorías. Si vas a tomar, procura mezclar tus bebidas con agua mineral, pero sobre todo, no tomes cócteles dulces. Estas bebidas alcohólicas son las que tienen más calorías. No vayas a la cama después de cenar. El gran problema de la mayoría de estas fiestas es que se organizan por la noche, así que terminamos haciendo digestión cuando estamos acostados. Lo ideal es que dejes de comer varias horas antes de que vayas a dormir para evitar problemas de indigestión. Prepara estas deliciosas recetas y disfruta del Maratón Guadalupe-Reyes sin remordimientos: Taquitos de nopal rellenos de requesón Chile poblano relleno de quinoa Taquitos de portobello con puré de lechuga Caldo de hongos con epazote
Si crees que necesitas cientos de aditamentos y herramientas en la cocina para preparar postres increíbles, estás en un gran error. Con estas recetas te demostramos que lo único que necesitas para cocinar platillos dulces es una licuadora. Pastel de chocolate y nuez Con esta receta no necesitas cernir ingredientes o batir claras de huevo a mano. Basta con que tengas una licuadora para disfrutar de este delicioso pastel de chocolate y nuez.   Fresas con crema fácil Cuando tengas antojo de algo dulce recuerda que con solo 3 ingredientes y tu licuadora puedes preparar un exquisito postre de fresas con crema en menos de media hora.   Cupcakes de 3 leches Consiente a tu familia con unos esponjosos cupcakes. Agrega la mezcla de 3 leches cuando los cupcakes aún estén tibios. Así absorberán más el sabor.   Flan de queso crema Nunca había sido tan sencillo preparar el clásico flan de queso. Saca tu licuadora, flanera y olla express para hacer un flan de queso sin horno.   Smoothie de frambuesa y yogurt No todos los postres tienen forma de pastel o pay. Este smoothie puede ser el cierre dulce que le hace falta a tu comida. Recuerda triturar un poco los hielos antes de licuarlos.   Pay helado de limón y galleta La sencillez no está peleada con el sabor. Prepara este delicioso pay helado con pocos ingredientes y tan solo usando tu licuadora.   Gelatina de queso con duraznos La fruta que se usa en esta receta está en almíbar, así que puedes elegir la de tu preferencia: duraznos, mangos, piña, etc. Sirve cada rebanada con un chorrito de rompope.   Crepas con cajeta No te compliques con recetas súper elaboradas. Para preparar estas ricas crepas con cajeta solo hace falta una licuadora y algunos ingredientes que seguramente ya tienes en tu cocina.   Mermelada de piña casera Si lo tuyo es más de acompañar un trocito de panqué con un poco de tu mermelada favorita, te recomendamos esta receta. Elige tu fruta preferida y disfruta una rica mermelada casera.   ¿Cuál de todos estos postres es tu favorito? Déjanos tus comentarios.
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD