Desintoxícate en 1 día
Dietas y Nutrición

Desintoxícate en 1 día

Por Kiwilimón - Enero 2015
Típico que el fin de semana me abotago de comida y al día siguiente me siento hinchada, pesada y sobre todo llena de culpas, jajaja, por eso decidí hacer un detox que es buenísima. Lo mejor de esta dieta es que sólo dura un día, entonces no representa tanto sacrificio y seguro la logras hacer. Lo que tienes que hacer es pasar un día entero solo comiendo un tipo de fruta (es importantísimo que no mezcles más de una). Escoge la fruta que más te guste, que sea fresca y que sea de temporada. La primera vez que hice esta dieta yo escogí las fresas, y ya la segunda vez me lancé por las piñas. Te recomiendo que la fruta te la comas cruda porque si la cocinas puede perder sus propiedades y el detox no servirá de nada. Además entre fruta y fruta toma muchísima agua, esto te hará sentir llena y sin tanta hambre. Aquí te dejo las propiedades de las frutas que yo te recomiendo para hacer este tipo de dieta: Fresas:  Son depurativas, hacen que pierdas volumen y te deshinchan. Tienen antioxidantes que además harán que se te vea la piel mucho más bonita y con brillo natural. Piñas: Hace que pierdas volumen y te hace sentir ligera por la bromalina que tiene. Manzanas: Hidrata el organismo, reduce la hipertensión y ayuda a eliminar toxinas. Además te hace sentir satisfecha. Peras: Te ayuda a desintoxicar tu organismo y tiene un índice bajo en calorías. Además contiene mucho agua y alto contenido de fibra. Te ayuda en los problemas de estreñimiento. Ver articulo original.   Artículo cortesía de   

Recetas Detox Recomendadas

Comida Detox Desayuno Detox Jugo Verde Detox  
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿Cuándo se comió pavo por primera vez en Navidad? ¿De dónde viene esta comida navideña? ¿Quién comenzó con la tradición del pavo en esta época del año? Nuestro equipo editorial se echó un clavado en la historia de este típico platillo para descubrir sus orígenes.(Spoiler alert: esta ave no es originaria de nuestro vecino del norte).Hace varios siglos, antes de la llegada de los españoles, los pueblos indígenas que habitaban en México tenían la costumbre de celebrar durante la segunda quincena de diciembre el solsticio de invierno.De acuerdo con las costumbres de las culturas prehispánicas, alrededor del 21 de diciembre debían rendir tributo a su dios Huitzilopochtli. Por esta razón, en estas fechas se celebraban grandes fiestas, en las que se ofrecían tributos y festines. Y aunque tal vez el pavo no era el ingrediente central de las reuniones, ya estaba presente en esos menús.Resulta que el pavo, o guajolote como se le conoce en México, es originario de nuestro país. De hecho, se cuenta que en el palacio de Moctezuma ya se criaban miles de guajolotes. Al ser una especie 100% mexicana, cualquier pavo que se encontraba en el mercado hace siglos, necesariamente había tenido como origen nuestro país.Cuando llegaron los españoles conocieron esta especie, y la llamaron gallina de la tierra, gallina de la India y, finalmente, pavo, por si similitud con los pavorreales. Los conquistadores se dieron cuenta de que la cría de guajolotes era mucho más económica que la de los patos o los gansos. Así, poco a poco el pavo comenzó a hacerse presente en las fiestas y en los hogares.Gracias al intercambio de productos con el Viejo Continente, el guajolote llegó a Europa, y se convirtió en uno los productos exóticos más codiciados. Al inicio solo las familias más adineradas podían darse el lujo de comer pavo, pero con el tiempo su consumo llegó hasta a Inglaterra.Muchos años después, los ingleses emigraron al norte de América y llevaron con ellos pavos. La tradición de cocinar esta ave en la cena de Acción de Gracias se extendió hasta al menú navideño, haciendo de los pavos el ingrediente preferido para estas fechas. Su popularidad fue creciendo por todo el norte de América, llegando incluso a México.Aunque la costumbre de esta cena navideña tenga su origen en otro país, podemos decir orgullosamente que su ingrediente principal, el pavo, es mexicano.¿Ya tienes planeada la cena para esta Navidad? Échale un vistazo a estas recetas. Te aseguramos que después de verlas, el pavo será la estrella de la fiesta.Pavo al pastorPavo jugoso con mantequilla y vino blancoPavo con salsa de ponche de frutas Pechuga de pavo con salsa de queso 
No dejes que la etiqueta de un vino te intimide. Ahora te explicaremos cómo elegir un vino, para que al entrar a una licorería o al caminar por el pasillo de vinos en el súper mercado no te sientas con estrés con tantas opciones. Entre los nombres de los vinos, los tipos de uva y, por supuesto, los precios puede ser difícil tomar una decisión. Pero, no te preocupes, no necesitas ser un sommelier experimentado para escoger una botella. Aquí te decimos cómo puedes elegir un buen vino:Identifica los principales tipos de vino. Lo primero que debes saber es que hay cuatro tipos de vinos: tinto, blanco, rosado y espumoso. Dentro de estas categorías hay más clasificaciones, dependiendo del grado de azúcar, taninos o edad del vino. Si no estás muy familiarizado con las variedades del vino, tal vez el factor que más te interese saber es el nivel de azúcar que contiene. Para saber qué tan dulce es un vino fíjate en la etiqueta: seco, semiseco, abocado, semidulce y dulce.Considera el objetivo de la botella. Obviamente no es lo mismo comprar un vino para preparar un platillo que para brindar. Los vinos de cocina suelen ser mucho más económicos y no requieren mucha complejidad en cuerpo o sabor. Para mezclar o preparar bebidas como el clericot, tampoco se necesita una botella muy sofisticada. Un Cabernet es más que suficiente. Pero si estás pensando en comprar una botella para un evento especial, vale la pena que inviertas en un vino gran reserva (añejado) o un espumoso. Toma en cuenta la comida de la reunión. La manera más sencilla de maridar los alimentos con el vino es mediante las similitudes de sabor. Por ejemplo, los platillos ácidos van mejor con vinos con toques ácidos, mientras que los platillos o las preparaciones dulces (por ejemplo, un pastel de chocolate relleno de crema pastelera se acompañan con vinos dulces. En cuanto a los ingredientes principales de la comida puedes guiarte por la ley de toda la vida: las carnes rojas se sirven con vino tinto, y las carneas blancas, con vino blanco.Recuerda que el precio es solo orientativo. Un vino barato no es necesariamente malo, y un vino caro tampoco es garantía de que sea la mejor elección para tu comida. Por lo general, las botellas de origen chileno o argentino suelen ser de las más económicas, mientras que las que vienen de Europa (Francia o Italia, sobre todo) tienen mayores precios. No te dejes llevar por el precio de la botella y anímate a probar nuevas opciones. Recuerda que hay vinos mexicanos del Valle de Guadalupe (Baja California) y del Valle de Parras (Coahuila) de muy buena calidad que seguramente se encuentran dentro de tu presupuesto.Déjate llevar por tus gustos. No te preocupes si no logras distinguir el retrogusto al probar un vino. Lo importante es que disfrutes cada copa. Para orientarte al momento de elegir el vino que más se ajuste a tus gustos, puedes tomar en cuenta esto:Vinos blancosChardonnay: afrutado, pero seco.Riesling: muy dulce, con intenso sabor a frutas. Más ligero que el Chardonnay.Sauvignon blanc: seco y ácido con sabores tanto herbales como afrutados.Vinos tintosCabernet Sauvignon: vino con mucho cuerpo con notas herbales.Merlot: afrutado, muy suave, con menos taninos que el Cabernet.Pinot noir: delicado y fresco, con aromas afrutados.Sigue estos pasos para elegir la botella y disfruta tu vino. ¡Salud!
Cuando vas a una fiesta, ¿qué es más importante: la comida o la decoración? ¡La comida, por supuesto! Entonces, ¿qué haces perdiendo tiempo cortando el papel picado? Si quieres que tu altar de muertos sea un éxito, mejor dedícate a preparar estos ricos platillos. Te aseguramos que vivos y muertos los disfrutarán. Tamales Este un platillo que nunca falla. Lúcete con un altar de muertos acompañado de varios tipos de tamales. No te olvides de incluir los favoritos de la persona a quien le dedicas el altar. Tamales rojos   Café de olla Acompaña los alimentos con una bebida mexicana muy sabrosa. Aunque la receta tradicional requiere un poquito más de tiempo, aquí te compartimos una versión más sencilla para ahorrarte unos minutos en la cocina. Café de olla práctico   Pan de muerto Obviamente ningún altar está completo sin un buen pan de muerto. No te dejes llevar por la practicidad de las versiones que venden en las tiendas y mejor prepara un rico pan de muerto en casa. Con esta receta puedes hacerlo en menos de 2 horas. Pan de muerto fácil   Arroz con leche Cuando se trata de preparar un postre sencillo que a todos les guste sin duda la mejor elección es el arroz con leche. Aunque puedes cocinarlo en media hora te sugerimos hacerlo con anticipación, ya que sabe más rico cuando ha reposado. Arroz con leche   Frijoles charros Sin duda los frijoles charros son uno de los platillos más típicos de México, por lo que no pueden faltar en un altar de muertos. Agrega un poco de chile jalapeño a la mezcla para darle un toque picosito. Frijoles charros con chorizo   Flautas A diferencia de los tacos, cuya tortilla puede ablandarse, las flautas aguantan más tiempo. Sírvelas en el altar de manera sencilla o prepáralas con algo de verdura y un poco de salsa. Flautas de papa con chorizo   Calabaza en tacha Junto con el copal y el cempasúchil, el aroma de la calabaza en tacha es uno de los más característicos del Día de Muertos. Prepárala con días de anticipación para que toda tu casa se impregne del delicioso olor de la calabaza y el piloncillo. Dulce de calabaza   Menudo Menudo o pancita, como quieras llamarle, es un platillo delicioso y además es ideal para los días frescos alrededor de estas fiestas. Consiente a tus invitados con un plato caliente de esta exquisitez típicamente mexicana. Menudo casero   Todos tenemos tradiciones familiares para el Día de Muertos. Cuéntanos, ¿qué platillos suelen preparar en tu hogar para estas fechas?
Te decimos algunos datos que debes saber del atole, a demás de que es una receta mexicana que se consume desde la época prehispánica y se puede hacer casi de cualquier sabor. Es una bebida prehispánica. Antes de la llegada de los españoles los aztecas ya preparaban una bebida hecha a base de maíz, agua y miel. Durante la época de la Conquista la receta original comenzó a cambiar hasta llegar a la versión del atole que conocemos hoy en día. Aporta muchos nutrientes y vitaminas. Al estar hecho a base de maíz contiene todos los nutrientes de este grano: fibra, antioxidantes, potasio, magnesio, vitamina B, entre otros. Además, dependiendo de los ingredientes que se le añadan (guayaba, fresa, chocolate, etc.) el atole puede tener mayores propiedades. El atole puede ser dulce o salado. Aunque los atoles dulces son los más conocidos, también existen recetas saladas, agrias y picantes. Los llamados chileatoles pueden prepararse con verduras, chiles e incluso carne, y parecen más un guiso que una bebida. No todos los atoles se endulzan de la misma manera. Según la receta tradicional el atole puede endulzarse con miel, sin embargo, esto puede variar dependiendo de la región y del gusto de cada persona. Azúcar, piloncillo, jarabe de maguey o más recientemente sustitutos de azúcar son algunas de las opciones para endulzar el atole. Por lo general su nombre depende de un ingrediente. A excepción del champurrado (atole hecho con chocolate) todos los atoles reciben el nombre del ingrediente que se les agrega: atole de piloncillo, atole de nuez, atole de guayaba. No todos los atoles están hechos con maíz. El atole original es de maíz, pero también puede prepararse con harina de arroz o harina de trigo. Si después de leer acerca de esta típica bebida mexicana se te antojó una taza de atole, estas recetas te interesarán: Atole de arroz Atole de cajeta Atole de cacahuate Atole de zarzamora   Fuentes: Mexicodesconocido.com.mx Laroussecocina.mx Elsiglodedurango.com.mx Gob.mx
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD