5 Endulzantes artficiales y la diabetes
Diabetes

5 Endulzantes artficiales y la diabetes

Por Kiwilimón - January 2015
¿Azúcar o edulcorante?, suelen preguntar el mesero(a) cuando toman la orden o sirven el pedido. En el caso de las personas con diabetes que deseen tomar alguna bebida o alimento endulzado, lo más conveniente es la segunda opción. Ahora bien, ¿son todos los endulzantes iguales o hay alguno que sea más apropiado que otro? Afortunadamente para quienes deben limitar el consumo de azúcar, existen varias opciones artificiales para endulzar la vida y las comidas. Si bien la función es la misma (reemplazar al azúcar para endulzar las comidas y las bebidas), las características son diferentes en cada uno de ellos. Los más conocidos son:
  • Sacarina: es un clásico entre los edulcorantes artificiales. Descubierta en 1879, la sacarina es 300 veces más dulce que el azúcar y pasa por el cuerpo sin dejar rastros, ya que no aporta calorías. Se la puede utilizar para comidas calientes o frías. Es recomendable evitarla durante el embarazo y la lactancia.
  • Aspartame: este endulzante fue descubierto de casualidad en 1965, por un químico que buscaba una droga para combatir la úlcera, y sólo fue aprobado para su uso en la década de 1980. El aspartame es 180 veces más dulce que el azúcar y provee muy pocas calorías. Se puede utilizar en comidas frías o calientes, aunque puede perder un poco de sus propiedades endulzantes a temperaturas elevadas. Este edulcorante ha recibido cuestionamientos por parte de algunos usuarios, quienes dicen que les provoca jaquecas, mareos, náuseas, fatiga y otras sensaciones. Sin embargo, existe una amplia variedad de estudios que demuestran que el aspartame es inofensivo para el cuerpo cuando se lo utiliza en dosis normales. Sólo una precaución: las personas que tienen una enfermedad hereditaria denominada fenilcetonuria, deben evitar este endulzante artificial.
  • Acesulfamo-k: descubierto casi por azar en 1967, este endulzante es aproximadamente 200 veces más dulce que el azúcar y se puede utilizar en comidas frías y calientes. Además, es termoestable, es decir que no pierde sus propiedades por la acción del calor, por lo cual se puede usar para cocinar y hornear.
  • Sucralosa: este edulcorante artificial descubierto en 1976 se obtiene del azúcar y es 600 veces más dulce que ésta (el doble que la sacarina). La sucralosa es el único edulcorante sin calorías que se fabrica a partir del azúcar y se utiliza en su reemplazo para bebidas de bajas calorías y alimentos procesados. Al igual que el acesulfamo-k, puede ser utilizado en comidas frías y calientes y puede incluirse durante la cocción y el horneado de alimentos. Muchos alimentos procesados y bebidas dietéticas la contienen.
  • Ciclamato: este edulcorante es 30 veces más dulce que el azúcar pero su uso se ha prohibido en los Estados Unidos, debido a que en 1970 se demostró que había causado cáncer de vesícula en los animales.
La ventaja de los edulcorantes artificiales que hemos mencionado en el caso de los pacientes diabéticos es de que no elevan el nivel de azúcar en la sangre y no cuentan como carbohidratos ni como grasas en las dietas de intercambio. Los alimentos en los que se mezclan, desde luego, si proporcionan calorías y hay que fijarse en esos ingredientes. Como en todo en la vida, se recomienda usar los edulcorantes en moderación. Con estos datos, cuando el mesero(a) te pregunten qué prefieres no sólo podrás decirle si quieres endulzante, sino también especificarle de qué tipo. Y cuando estés eligiendo tus bebidas y alimentos en el mercado, también podrás dedicarle dos minutos a leer el detalle de sus componentes, para elegir de manera inteligente la opción que prefieres. Recuerda que si tienes dudas sobre el uso de edulcorante o endulzantes artificiales y la diabetes, debes consultar con tu médico. El o ella podrá indicarte qué es lo mejor en tu caso, y de esa manera, podrás llevar una vida sana con diabetes.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Si quieres lucir una piel sana, radiante y libre de arrugas y líneas de expresión, no tienes que gastar una fortuna en procedimientos estéticos y productos de belleza. Puedes mejorar la apariencia de tu piel al consumir varios alimentos ricos en ácido hialurónico, notarás la diferencia en poco tiempo.¿Qué es el ácido hialurónico?Según el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU., el ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra en todo el cuerpo: en la piel, el líquido de los ojos y en las articulaciones. Gracias a que hace que los líquidos se vuelvan gelatinosos, esto ayuda a proteger nuestras articulaciones y tejidos. Por otro lado, de acuerdo con diferentes estudios científicos, este ácido ayuda a tratar heridas, la osteoartritis, el reflujo y los ojos secos.Aunque esta sustancia es muy importante para nuestras articulaciones y otros padecimientos, el ácido hialurónico también es un poderoso aliado cuando se trata de cuidar nuestra piel, ya que reduce la apariencia de las arrugas y líneas de expresión. Por si fuera poco, mejora la hidratación de la piel, la textura y la elasticidad.Ahora que ya sabes todos sus beneficios, seguramente quieres incrementar la producción de ácido hialurónico en tu cuerpo. Por un lado, el mercado ofrece una serie de suplementos alimenticios, tratamientos estéticos y productos de belleza que contienen ácido hialurónico, sin embargo, también puedes incrementar la producción de esta sustancia rejuvenecedora a través de diferentes alimentos, los cuales además son muy nutritivos y deliciosos. ¡Aquí te decimos cuáles son!También puedes leer: ¿Qué alimentos previenen las líneas de expresión?¿Para qué sirve el ácido hialurónico?Como ya mencionamos anteriormente, el ácido hialurónico sirve para tener una piel hidratada y libre de arrugas, así como para fortalecer nuestras articulaciones, reducir el dolor provocado por la osteoartritis y hasta para mantener nuestros ojos hidratados. Es por esto que es muy importante que incorpores ciertos alimentos en tu dieta, pues te ayudarán a incrementar la producción de esta sustancia en el cuerpo de manera natural. Adicionalmente, esta sustancia tienes muchos otros beneficios, aquí te decimos cuáles, seguro te sorprenderás.Dile adiós a las arrugas: Un estudio publicado en 2017 señala que el consumo diario de esta sustancia inhibe la aparición de arrugas.Piel hidratada: De acuerdo con diferentes estudios, el consumo de ácido hialurónico es ideal para elevar los niveles de hidratación en la piel, así que te puedes olvidar de la piel seca para siempre.Acelera la cicatrización: Esta sustancia es esencial en para la cicatrización de heridas, ya que ayuda a bajar la inflamación y a la cicatrización de heridas.Olvídate del dolor: Una investigación de 2018 señala que el ácido hialurónico inyectado o tomada es una gran opción para aliviar el dolor causado por la osteoartritis.Alimentos ricos en ácido hialurónicoSi quieres disfrutar de todos los beneficios que el ácido hialurónico tiene para ti, no tienes que gastar una fortuna en productos de belleza o suplementos alimenticios, ya que puedes incrementar la producción de esta sustancia al consumir alimentos ricos en ácido hialurónico, aquí te decimos cuáles son.NaranjasAunque las naranjas no contienen ácido hialurónico, este cítrico sí contiene una sustancia llamada naringenina, un potente antioxidante y la encargada de inhibir los efectos de la hialuronidasa, una encima que descompone el ácido hialurónico. Por lo tanto, consumir más naranjas es una gran idea, ya que te ayudará a mantener niveles saludables de ácido hialurónico.AlmendrasLas almendras son una excelente opción para incluir en tu dieta, ya que son muy versátiles y contienen fibra y proteína. Puedes utilizarlas para preparar deliciosos desayunos, granola, ensaladas y postres saludables. Así mismo, las almendras son ricas en magnesio, una sustancia que aumenta la producción de ácido hialurónico en el cuerpo.También puedes leer: Los increíbles beneficios del aloe vera para la pielCamoteAnímate a incluir el camote en tu dieta, pues te hará lucir una piel sana y radiante. Este tubérculo, además de ser rico en vitaminas A y C, también es rico en magnesio, lo que hace que tu cuerpo produzca ácido hialurónico de manera mucho más eficaz.BrócoliAhora tienes otra razón más para incluir más brócoli en tu alimentación. Gracias a que este vegetal es rico en magnesio, esto ayudo a elevar la producción de ácido hialurónico. Por otro lado, el brócoli también contiene una cantidad importante de vitamina C, lo que ayuda en la producción de colágeno.KaleEl kale, también conocida como col rizada, es uno de los alimentos más nutritivos que puedes incluir en tus comidas, ya que es un vegetal rico en fibra, calcio y vitaminas A y K. Así mismo, gracias a que contiene altos niveles de magnesio, un mineral, es la opción perfecta para incrementar la producción de ácido hialurónico.Caldo de huesosAunque para algunos suena poco apetitoso, este caldo es una excelente opción para lucir una piel sana, radiante y libre de arrugas. Para prepararlo, debes cocinar los huesos entre 12 y 48 horas. Una vez que esté listo, prepárate para consumir ácido hialurónico puro y colágeno, tu piel te lo agradecerá.También puedes leer: Alimentos para combatir el envejecimientoTofuSi te gusta el tofu o eres vegetariano, tenemos muy buenas noticias para ti, pues el tofu es un gran aliado para olvidarte de las arrugas. Aunque este alimento no contiene ácido hialurónico, sí es rico en fitoestrógeno, una sustancia que aumenta los niveles de ácido hialurónico en el cuerpo.EdamamesLos edamames son las vainas de soya inmaduras, las cuales suelen servirse en restaurantes japoneses y chinos. Al igual que el tofu, el edamame contiene fitoestrógeno, una sustancia que nos ayuda a incrementar los niveles de ácido hialurónico en el cuerpo de manera natural.Así que ya lo sabes, el ácido hialurónico es la mejor opción para la cara, la piel, las articulaciones, los ojos y la salud en general. No lo pienses más e incrementa el consumo de estos alimentos en tu dieta.
Pasillo de Humo es un pequeño rincón de Oaxaca en la Ciudad de México, además, es el lugar perfecto para adentrarse en la gastronomía oaxaqueña con sus deliciosas tlayudas, moles y cócteles. La legendaria Celia Florián, una de las cocineras tradicionales más importantes y galardonas de nuestro país y la mente maestra detrás del restaurante Las Quince Letras en Oaxaca, junto con su hijo Alam Méndez, quien llevó la comida oaxaqueña a Washington, fueron los encargados de traernos la auténtica cocina oaxaqueña a la Ciudad de México. Los platillos que podrás encontrar en Pasillo de Humo son una versión contemporánea de la comida oaxaqueña, pero siempre con el sabor que caracteriza esta tradición culinaria. A través de sus recetas, Celia y Alam se han dado a la tarea de demostrarle al mundo que la comida tradicional oaxaqueña es tan compleja y esplendorosa como cualquier otra. Para comenzar tu viaje a través de la tradición culinaria de Oaxaca, te recomiendo los molotes istmeños de plátano macho con mole rojo, son el balance perfecto entre dulce y picoso, un digno representante de la comida oaxaqueña. Para el plato fuerte, puedes probar la crujiente y deliciosa tlayuda de chorizo y chapulines, el aromático mole rojo, la decadente panceta de cerdo con mole manchamanteles o el mole amarillo de res. Cada uno de estos postres te enamorarán de la gastronomía oaxaqueña bocado a bocado. Pasillo de Humo también ofrece una increíble selección de cócteles y los mejores mezcales. Te recomiendo el cóctel con chepiche, mezcal, pepino y limón. Aunque también puedes pedir el tradicional chocolate oaxaqueño. Para el postre, te sugiero probar el clásico tamal de chocolate. Si visitas este pedacito de Oaxaca a la hora de desayuno, no te puedes perder el pan dulce y el chocolate caliente. Luego puedes pedir la cazuela con huevo estrellado, hoja santa, quesillo y chapulines.
La tortilla es el pilar de la gastronomía mexicana, así como una pieza clave de nuestra identidad culinaria y de nuestra historia. Por si fuera poco, es un alimento versátil, nutritivo y económico, es por eso que es indispensable en todos los hogares mexicanos, ya que es una buena fuente de calcio.Si quieres conocer más sobre la historia de la tortilla, su origen y su evolución, en kiwilimón te decimos todo lo que tienes que saber sobre el alimento más mexicano de todos. Pues, aunque en México existen alrededor de 700 platillos que se pueden preparar con maíz, la tortilla es, y siempre será, la joya de la corona. ¿Qué es la tortilla? La tortilla de maíz es un pequeño disco hecho de maíz nixtamalizado o harina de maíz, el cual se puede preparar a mano o en máquinas industriales. Años más tarde surgieron las tortillas de harina, las cuales se preparan con harina de trigo y manteca o mantequilla, son más populares en el norte del país, mientras que las tortillas de maíz son imprescindibles en el centro y sur de México. El origen de la tortilla La tortilla, el pilar de la alimentación en nuestro país, es de origen prehispánico y se calcula que se creó alrededor del año 500 a.c., según el estudio titulado “Elaboración y consumo de tortillas como patrimonio cultural de San Pedro del Rosal, México”. Sin embargo, diferentes estudios han señalado que los antiguos habitantes de nuestro país habrían domesticado el maíz e inventado el proceso de nixtamalización entre el año 400 a. C. y el año 100 d. C. En la "Historia general de las cosas de Nueva España", escrito por Bernardino de Sahagún entre 1540 y 1585, el religioso español explica la gran variedad de tortillas que existían en el país: Las tortillas que cada día comían los señores se llamaban totonqui tlaxcalli tlacuelpacholli, que quiere decir “tortillas blancas y calientes dobladas” (...) comían también cada día tortillas que se llamaban ueitlaxcalli; quiere decir “tortillas grandes”, estas son muy blancas y muy delgadas y anchas, y muy blandas (.…) otras tortillas que se llaman cuahuhtlacualli; son muy blancas y grandes, y gruesas y ásperas. Otra manera de tortillas se llamaban tlaxcalpacholli; eran blancas, y algo pardillas, de muy buen comer. (…) unos panecillos, no redondos sino largos, que llaman tlaxcalmimilli; son rollizos y blancos, y del largor de un palmo. (…) Otra manera de tortillas llamaban tlacepoalli tlaxcalli, que eran ahojaldrados; Usaban también muchas maneras de tortillas para la gente común. Una manera de ellas se llaman tianquiztlacualli; quiere decir “tortilla o tamal que se vende en el tiánquez”. Otra que se llama íztac tlaxcalli ética tlaoyo, quiere decir “tortilla muy blanca que tiene dentro harina de frijoles no cocidos” (…) Comían unas ciertas tortillas hechas de las mazorcas frescas del maíz, que se llaman elotlaxcalli o xantlaxcalli; otra manera de tortillas hechas de mazorquillas nuevas de maíz, que se dice xilotlaxcalli.Cabe mencionar que el maíz, y las tortillas, eran tan importantes para los pueblos indígenas que Tlaxcala era conocido como “el lugar de tortillas o pan de maíz”. Según información publicada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, en Tenochtitlán existían varios mercados en los que se vendían tortillas solas o con chile carne, miel, huevo, mole y otros acompañamientos.También puedes leer: ¿Cómo hacer tortillas de colores? La evolución de la tortilla Además de ser la única cuchara comestible en el mundo, la tortilla se ha convertido a un elemento imprescindible en la gastronomía mexicana porque se utiliza para preparar todo tipo de platillos: enchiladas, tacos, chilaquiles, totopos, tostadas, quesadillas, flautas, entre muchos otros. Dependiendo del maíz que se utilice para su producción, podemos encontrar tortillas blancas, amarillas, azules y moradas. La revolución de la tortilla Durante la época antigua se utilizaba el metate para moler maíz nixtamalizado, para después formar las tortillas y cocerlas en comales. Sin embargo, todo cambio durante la colonización, pues llegó el molino y años después la máquina de tortillas, un instrumento que cambió la historia de la tortilla y de la producción de alimentos en nuestro país. En nuestro país, comenzaron a inventarse y patentarse máquinas para hacer tortillas desde mediados del siglo XIX, sin embargo, la máquina tortilladora que de verdad cambió la industria alimenticia no salió a la luz hasta 1963, cuando Fausto Celorio creó y patentó una máquina con un sistema de rodillos para troquelar y transportar la tortilla, además, esta funcionaba con gas y no petróleo. Según información publicada por el Archivo General de la Nación, antes de Fausto Celorio, Julián González, presentó una patente para pulverizar todo tipo de granos en 1859. Años más tarde, Genaro Vergara presentó una máquina más moderna para la producción de tortillas.También puedes leer: Maizajo, kiwifav de la semana
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD