El queso ayuda a prevenir diabetes tipo 2
Diabetes

El queso ayuda a prevenir diabetes tipo 2

Por Kiwilimón - Diciembre 2013
Comer alrededor de 55 gramos de queso al día, algo así como dos rebanadas o porciones pequeñas, podría ayudar a prevenir la diabetes tipo 2, según un estudio de investigadores de la Universidad de Cambridge.

De acuerdo con los especialistas del consejo académico de la universidad, las personas que comen queso pueden prevenir alrededor de 12% el desarrollo de diabetes tipo 2, en comparación con quienes no consumen ninguna porción de queso al día.  

Efecto protector vs diabetes

  Según la investigación fue publicada en la revista American Journal of Clinical Nutrition, comer queso podría ayudar a prevenir la diabetes tipo 2 debido a su alto contenido en grasas saturadas, las cuales pueden tener un efecto protector contra la enfermedad.   El efecto protector, explican los investigadores, se debe también a las bacterias probióticas en el queso, al igual que en el yogur, las cuales pueden reducir el colesterol y producir ciertas vitaminas que protegen contra la diabetes y la enfermedad cardíaca.   Cabe mencionar que anteriores estudios han demostrado que los probióticos fomentan la tolerancia de la glucosa, mejoran su absorción a nivel de la flora intestinal y son eficaces como parte del tratamiento de la resistencia a la insulina gracias al aumento de los niveles de ácidos grasos de cadena corta.  

Consumo moderado

  Respecto a su consumo, los autores del estudio recomiendan moderar el consumo de queso, así como de otros lácteos, debido a que los ácidos que aportan, en combinación con una alta cantidad de otros alimentos como la carne, el huevo pan y refrescos, puede aumentar el riesgo de padecer diabetes tipo 2.   Según la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes, una dieta rica en alimentos que tienen un alto contenido de ácidos, como los lácteos y las carnes rojas, producen complicaciones metabólicas donde están implicada la producción y uso de insulina, entre otros riesgos, por lo cual se recomienda un consumo moderado. Ir a artículo original  Contenidos cortesía de Salud180  

"Cuida tu salud y conoce la sección de diabetes que kiwilimón tiene para ti aquí."

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Tortilla, relleno, salsa. Tres posibilidades que, con cierta dosis de creatividad, se vuelven infinitas. Una trilogía sencilla, justa en cada una de sus partes. Un número ecuménico sin aristas en el que nada sobra, en el que todo huele y sabe a armonía. Este gran portador del número tres –según la numerología, sinónimo de paz y estabilidad–, las enchiladas mexicanas, es uno de los platillos que han sabido colarse al día a día de los hogares. Las “enchiladas mexicanas” son cultura: son desde el antojito de puesto, la comida formal cuando se hornean, o el desayuno de los trasnochados. Las enchiladas son sustantivo, son adjetivo, porque ya saben, los mexicanos cuando nos enojamos, nos enchilamos. En el caso del alimento, la enchilada mexicana debe su nombre a la tortilla, ya sea que se remojó en salsa y se frío, o se le aplicó el sistema a la inversa. Si la tortilla va primeramente frita en aceite, hay que cuidar que la temperatura y la cantidad de la grasa sea suficiente para no entiesarla. Si va revolcada en salsa y luego frita, hay que tener buen tino para no convertirla en chilaquiles. Y es que la enchilada debe ir doblada. Es su promesa de marca, su sine qua non. No puede ir enrollada como unas flautas ni simplemente doblada; es símbolo de egoísmo si sólo lleva unas gotas de salsa; de tacos, si lleva la salsa por dentro; de chilaquiles, si va fragmentada. La enchilada debe ser suave, blandita; no sólo cocida al comal, para que penetre la salsa en su crispida superficie. El origen se remonta al calendario precolombino. El Códice Florentino hablaba de las chillapitzalli, unas tortillas enrolladas que se condimentaban con chile. De hecho, existía un oficio, el de la tlailacatzoa, en el que la cocinera se convertía en experta de doblar tortillas. Tras la Conquista se incorporaron a la receta decenas de ingredientes como el caldo de pollo en las salsas o las proteínas como el pollo y el cerdo. Como tal, “la tortilla enchilada” apareció por primera vez en el gran recetario de 1831, El cocinero mexicano.Las recetas fueron variando regionalmente. Ahora los dedos de las manos nos faltan para enumerarlas. Las variaciones tienen que ver con los chiles que se incorporan a la salsa. Aunque claro, en los rellenos y los ingredientes que las coronan están las acepciones; el diablo, dirían algunos. En algunos mercados como en Veracruz, el relleno va por fuera. En otros casos, la variedad está en la masa a la que se le incluye chile cascabel, como en el caso de las potosinas. Hay una enchilada mexicana para cada ocasión, para cada presupuesto. No faltan las de mole y guajolote para las ocasiones especiales, ni las frugales que se dejan ver cuando en el refrigerador hay más cervezas que ingredientes; tortilla, huevo y salsa de chipotle bastan para prepararlas. La versatilidad y capacidad de adaptación a lo que hay es un homenaje al saber hacer de cada estado, al de cada pueblo, al de cada familia. Estas son algunas de nuestras favoritas.Enchiladas mineras de GuanajuatoUn platillo de época virreinal. Se les llama mineras por ser la labor primordial del estado; las enchiladas van rellenas con queso ranchero y van coronadas por una mezcla de verduras –papa, zanahoria y lechuga–. Que a nadie se le escape el detalle mágico del tocado: chile y cebollitas encurtidas.Enchiladas queretanasSon bastante similares a las mineras, sin embargo, estas no llevan encurtidos. La tortilla va igualmente frita en la salsa para lograr esa sensación adobada y pueden ir rellenas de pollo o de huevo. Enchiladas suizas Más mexicanas que el mole, las enchiladas suizas toman su nombre por el gratín de queso que las cubre al exterior. Generalmente van rellenas con pollo y en la composición de la salsa se incorpora un agente lácteo como la crema. Esto las hace ligeramente dulces, suficientemente perfectas.Enchiladas suizas rojasSe elaboran de forma similar a las verdes, pero con la adición de jitomate al hervido de salsa. En las suizas, se vale hacerse de la vista gorda con lo de “deben ir dobladas” pues, para que se amolden orgánicamente y consigan esa corteza doradita en el horno, se enrollan y se ponen al refractario.Enchiladas de mole verde¿Dos best sellers nacionales en un mismo plato? El buen karma se hace realidad cuando un mole verde es lo enchiloso de unas sencillas tortillas de maíz. Digno de cualquier celebración –boda, quinceaños, semáforo amarillo, promoción 2X1 en tu súper favorito– estas enchiladas son una fiesta de pepita con final picosito.Enchiladas enacahuatadasEn México incluimos los cacahuates también en las salsas como la macha o en algunos moles oaxaqueños. Esta salsa espesa, balanceada en acidez y tersa es la cobija que toda tortilla quisiera llevar. Enchiladas de chile poblanoEn el mundo de las enchiladas verdes, tenemos unas de pantones más claros que no proceden del tomatillo, sino de una crema elaborada a partir de chile poblano y queso, queso doble crema, crema o bien, todas las anteriores. Pueden ir rellenas de pollo o de un salteado de setas para completar la experiencia vegetal. 
Una clásica ensalada de atún siempre nos salva cuando tenemos poco tiempo, no queremos salir a comprar ingredientes o simplemente queremos algo fresco y ligero para comer, así que darle un nuevo toque a este platillo es una gran forma de renovarlo.Ya sea que te guste comerla con galletas saladas, en un sándwich o con pan pita, todos tenemos nuestra propia versión de ensalada de atún, pero con estas 3 formas de darle un nuevo sabor, la llevarás a un nuevo nivel. 1. Apio crujienteUn poco de apio crudo y crujiente es la forma más sencilla de darle un sabor nuevo y una textura diferente a tu ensalada de atún, y como toque crujiente extra, papas fritas trituradas. Como tip, no mezcles demasiado los ingredientes y usa un atún de buena calidad, para que no te quede el pescado se desmorona y como resultado, una papilla.2. Hierbas, muchas hierbasPara una versión más elegante de ensalada de atún, usa mayonesa casera y añade un poco de jugo de limón, ralladura de limón, pasta de chile, aceite de oliva, apio finamente picado  y muchas hierbas, como perejil, eneldo y albahaca, para darle más sabor.3. Mitad mostaza, mitad mayonesaLa mayonesa le va genial a la ensalada de atún porque previene que el atún se seque, pero esto también significa usar una gran cantidad de mayonesa, así que para evitarlo, puedes sustituir la mitad de cantidad de mayonesa por mostaza Dijon y el resultado será delicioso, picante y ligeramente francés, pero no muy lejos del sabor clásico.Hay muchas formas de darle un sabor nuevo a la ensalada de atún y puedes incluir los ingredientes que tú quieres, como cebolla cruda, pimiento morrón o alguna salmuera. ¿A ti qué te gusta añadirle a tu ensalada de atún para darle un toque diferente?
El jitomate es uno de los alimentos más utilizados dentro de la cocina ya que su versatilidad nos permite convertirlo en salsas, sopas, caldos, complementos para guisados y mucho más. Sin embargo, también es un alimento sumamente nutritivo y beneficioso para la salud, por lo que debes conocer todas las propiedades y beneficios del jitomate. ¿Cuáles son las propiedades del jitomate? Las propiedades del jitomate incluyen alto contenido de calcio, fósforo, fibra, potasio, sodio, así como vitaminas A, B1, B2 y C. Además, si te has preguntado qué pasa si comes jitomate diario, tendrás en tu sistema 38% de vitamina C, 30% de vitamina A y 18% de vitamina K, lo ideal para mantener una dieta balanceada. ¿Cuáles son los beneficios del jitomate? Ayuda a estimular la digestión y combate enfermedades gastrointestinales.Mejora la circulación sanguínea y te protege contra problemas cardiovasculares.Protege la vista de enfermedades degenerativas o ceguera nocturna.Es un remedio natural contra el envejecimiento y un gran aliado para el cuidado de la piel, cabello y dientes.Reduce la retención de líquidos y favorece la eliminación de toxinas.Ayuda a la correcta contracción muscular, mantiene hidratado el cuerpo y evita la presencia de dolores o calambres.https://cdn.kiwilimon.com/articuloimagen/30653/29365.jpg¿Cómo consumir jitomate? Si comes jitomate crudo en ensaladas o jugos, puedes conservar mejor sus nutrientes pero también puedes utilizarlo en salsas, sopas, pastas, pizzas y tus guisados favoritos.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD