10 carbohidratos que te ayudan a quemar grasa

Por Kiwilimón - Agosto 2014

Muchas personas piensan que los carbohidratos sólo te suben de peso, y tal vez tengan razón si sólo se enfocan a los simples. Sin embargo, investigadores de la Universidad de Harvard señalan quienes consumen carbohidratos complejos o integrales bajan más rápido de peso.

Es muy importante que las personas consuman carbohidratos complejos, porque los simples son procesados por el cuerpo como grasa corporal, cuando no se queman en su totalidad.

De acuerdo con los Institutos Nacionales de la Salud, de Estados Unidos, los carbohidratos complejos se encuentran en los siguientes alimentos, que si los consumes de forma moderada, te pueden ayudar a quemar grasa.

  1. Chícharos
  2. Frijoles
  3. Arroz integral
  4. Quínoa
  5. Avena
  6. Granola
  7. Cebada
  8. Hortalizas
  9. Garbanzos
  10. Lentejas

Los carbohidratos complejos se convierten en glucosa en el cuerpo y son usados como energía para que el cuerpo y cerebro funcionen correctamente, pero cuando no se utiliza por completo, se almacena en el hígado y músculos para su uso futuro.

Además estos alimentos que contienen carbohidratos complejos suministran vitaminas y minerales importantes para la salud de las personas.

Así que la ingesta de carbohidratos recomendada por los nutriólogos es muy importante que provengan de los complejos (almidones) y azúcares naturales.

Ver artículo original

 
Receta de Sandwich de Pan Integral con Pavo

Sándwich de Pan Integral con Pavo

Receta de Sopa de Lentejas con Tocino

Sopa de Lentejas con Tocino

Receta de Hummus Casero

Hummus Casero

    Chéca estos artículos de Salud180 para llevar una vida más sana:  
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Si haces el mandado el fin de semana, y para el martes o miércoles los plátanos y aguacates ya se han echado a perder, tal vez el problema no es que no sepas elegir tus alimentos, sino que no sabes cómo guardarlos. Descubre las mejores formas de conservar tus frutas y verduras en buen estado por más tiempo.Algunos alimentos (al igual que las flores) producen un gas llamado etileno. Este gas hace que las frutas y verduras maduren más rápido. Para evitar que tus frutas y verduras se echen a perder en poco tiempo, separa los aguacates, plátanos, kiwis, mangos, papayas y tomates de las manzanas, espárragos, zanahorias, pepinos, lechugas, papas y melones.Existen verduras o frutas climatéricas (como el aguacate, durazno, higo, kiwi, mamey) y no climatéricas (por ejemplo, aceitunas, fresa, cereza, arándano). La diferencia entre estas dos es que las primeras pueden comprarse sin estar aún maduras, mientras que las segundas deben adquirirse cuando ya están maduras. Si los alimentos climatéricos aún no están listos para comerse, déjalos fuera del refrigerador y espera hasta que maduren para guardarlos.El apio requiere cuidados especiales. Para que dure más tiempo fresco, crujiente y con un verde intenso lo mejor que puedes hacer es envolverlo en papel aluminio. Después, solo tienes que guardarlo en una sección del refrigerador en la que nada más pueda aplastarlo. papayas y tomates de las manzanas, espárragos, zanahorias, pepinos, lechugas, papas y melones. Las papas en realidad no requieren refrigeración. Solo debes guardarlas en un lugar fresco, seco y sin luz. Nada  más te recomendamos estar muy al pendiente y no olvidarlas, ya que cualquier gota de humedad puede provocar un brote y convertir tus papas en unas plantitas.La lechuga, kale, espinaca y ese tipo de alimentos no tienen la misma caducidad que otras frutas y verduras. Aunque lo ideal es que las consumas uno o dos días después de comprarlas, también puedes extender su tiempo de frescura envolviendo las hojas en una toalla de papel y después guardándolas dentro de una bolsa de plástico.Los hongos son muy delicados, por lo que no duran mucho tiempo después de cortarlos. Para evitar que se echen a perder debes guardarlos en un lugar fresco y seco. Recuerda que es muy importante mantenerlos alejados de la humedad, ya que esta hace que se acelere el proceso de descomposición de los champiñones.Uno de los errores más comunes que cometemos es poner los tomates en el refrigerador. Para conservar en buen estado los tomates por más tiempo hay que ponerlos en un recipiente a temperatura ambiente. Ten presente que las frías temperaturas del refrigerador afectan el sabor y la textura del tomate, así que lo mejor es tenerlos en la barra de la cocina, lejos de las fuentes de calor y de la luz directa del sol. Aplica estos tips en casa y verás cómo te duran más tus frutas y verduras.
Una de las principales preocupaciones de una mujer embarazada es, sin duda, el bienestar de su pequeño. En los nueve meses de gestación la futura madre está constantemente preguntándose si lo que come, bebe o hace puede afectar de alguna manera la salud del bebé.Si bien es cierto que la mujer debe vigilar lo que come para evitar futuros problemas de salud, como diabetes gestacional o preclamsia, hay ciertas recomendaciones que son simplemente erróneas. Descubre los mitos y verdades más comunes en torno a la alimentación en el embarazo.No puedes comer pescado.Mucho se ha hablado sobre la presencia de mercurio en el pescado y sus efectos negativos durante el embarazo y la lactancia. Precisamente este prejuicio ha llevado a que muchas embarazadas eviten del todo cualquier tipo de platillo que incluya pescado, sin embargo, hay que recordar que no todas las variedades de pescado tienen los mismos niveles de mercurio.  Incluir pescado en tu dieta ayuda a aumentar los niveles de omega 3 y vitamina D en tu organismo. El consumo de alcohol está prohibido.Algunos estudios han demostrado que el consumo moderado de alcohol no es dañino para el bebé. Incluso puede llegar a ser benéfico. Beber un vasito de vino a la semana puede mejorar la circulación sanguínea, tanto de la mamá como del bebé. Sin embargo, es muy importante recalcar que no es una obligación beber alcohol y, que, si decides hacerlo, debes limitarte a unos cuantos mililitros a la semana. De lo contrario, puedes poner en riesgo la salud del bebé.Debes dejar de beber té y café.La cafeína es un estimulante y un diurético. Por un lado, su consumo hace que presión sanguínea y el ritmo cardiaco aumenten, lo cual no es muy recomendable durante el embarazo. Por otro lado, el efecto diurético puede empeorar las ganas de orinar que ya de por sí son bastantes. En cuanto a los tés debes fijarte muy bien qué contienen antes de beberlos. Aunque sean bebidas de origen natural y parezcan inofensivas, existen algunos tés que tienen efectos abortivos. Consulta con tu médico antes de incluir tés en tu dieta.Los quesos pueden hacerle daño al bebé.Aunque los lácteos elaborados con leche pasteurizada con considerados seguros, hay que tener mucho cuidado con aquellos productos que están hechos a base de leche fresca. Ciertos quesos, como el de cabra, generalmente no son sometidos a procesos de pasteurización, por lo que pueden contener bacterias que son muy peligrosas para el feto. No te arriesgues y mejor limítate a consumir solo lácteos pasteurizados.No debes comer huevo durante el embarazo.Ciertos alimentos incluyen huevo crudo en su preparación. La mayonesa, ciertas salsas, algunos postres y helados suelen estar hechos a base de claras y yemas crudas. Para evitar el desarrollo de algún tipo de infección que pueda afectar a tu bebé lo mejor es evitar estos alimentos y consumir únicamente huevo bien cocido. Así reducirás el riesgo de contraer salmonela. Las fresas son peligrosas en el periodo de gestación.  En realidad, las fresas por sí mismas no son peligrosas, el problema surge cuando no se lavan y desinfectan bien. A reserva de lo que te indique tu médico, puedes comer cualquier fruta durante el embarazo siempre y cuando la hayas lavado y desinfectado bien.Recuerda que antes de que hagas algún cambio en tu alimentación es muy importante que lo consultes con tu médico. Existen afecciones muy específicas y cada caso es diferente, por lo que es necesario que cuentes con la supervisión y aprobación de tu médico cuando decidas incluir algún tipo de alimento durante el embarazo.
¿Te ha pasado que pruebas una receta súper común y te sabe a gloria? El secreto detrás de estos fabulosos platillos está en la mezcla ideal de especias. Porque, aunque no lo creas, hay vida más allá de la sal y la pimienta. Descubre el maravilloso mundo de aromas y sabores con estas 10 especias.Nuez moscada: sí, la nuez moscada sabe genial en el vino caliente o en el pastel de zanahoria, pero también hace maravillas en los platillos salados que llevan carne de res, papas o coliflor.Chile quebrado: aunque su uso es muy común, sobre todo en la cocina mexicana, el chile quebrado puede hacer algo más que enchilarte. Unas cuantas hojuelas pueden darle nueva vida a una aburrida salsa de tomate o intensificar el sabor de una pasta sencilla.Canela: es casi imposible pensar en hornear un pastel sin agregar una pizca de canela o tomar un rico café de olla sin esta aromática especia, pero ¿qué crees? La canela es un ingrediente ideal para las recetas saladas que llevan pollo, res o cerdo. Romero: el olor inconfundible de esta hierba acompaña muy bien los platillos hechos con carne, aceite de oliva y ajo. Pero no solo eso. El romero también puede servir para preparar panes (dulces y salados), así como salsas y marinados. Jengibre: el sabor de esta famosa raíz es muy conocido entre la gastronomía oriental, sin embargo, su uso no se limita a estas recetas. El jengibre está presente en preparaciones dulces tan conocidas como las galletas de jengibre y el vino caliente. Clavo: si hablamos de especias imprescindibles por supuesto que no podemos dejar de mencionar el clavo. El sabor del clavo es tan versátil que puedes usarlo tanto para hornear como para recetas con cerdo o res. Cúrcuma: esta especia se ha puesto de moda últimamente gracias a sus múltiples propiedades para la salud, pero en realidad su uso va más allá de sus beneficios. Además de dar un hermoso color amarillo a los platillos, la cúrcuma les da un toque especial. Comino: a diferencia de lo que muchas personas creen, la cocina mexicana no incluye comino en todas sus recetas. No obstante, su uso puede transformar por completo el sabor de un platillo muy sencillo. Albahaca: aunque no es propiamente una especia, la albahaca es un ingrediente esencial en la cocina. Con solo agregar una pizca las salsas de tomate y los platillos con pollo adquieren un aroma increíble y un sabor espectacular.Orégano: a diferencia de otras hierbas, el orégano tiene un sabor más intenso cuando está seco, así que siempre ten a la mano un bote de orégano en tu alacena. Úsalo en recetas italianas, mediterráneas o con ensaladas, carne y pescados. ¿Qué especia nos falta mencionar? Cuéntanos cuáles son las especias que no pueden faltar en tu cocina. Si te gusta usar especias, estas recetas te encantarán:Albondiguitas de pollo rellenas de jamón y quesoCerdo en pipián verdeEncacahuatado de costillas de cerdoChiles güeros rellenos de camarón en salsa de frijol
Una de las principales preocupaciones de una mujer embarazada es, sin duda, el bienestar de su pequeño. En los nueve meses de gestación la futura madre está constantemente preguntándose si lo que come, bebe o hace puede afectar de alguna manera la salud del bebé.Si bien es cierto que la mujer debe vigilar lo que come para evitar futuros problemas de salud, como diabetes gestacional o preclamsia, hay ciertas recomendaciones que son simplemente erróneas. Descubre los mitos y verdades más comunes en torno a la alimentación en el embarazo.No puedes comer pescado.Mucho se ha hablado sobre la presencia de mercurio en el pescado y sus efectos negativos durante el embarazo y la lactancia. Precisamente este prejuicio ha llevado a que muchas embarazadas eviten del todo cualquier tipo de platillo que incluya pescado, sin embargo, hay que recordar que no todas las variedades de pescado tienen los mismos niveles de mercurio.  Incluir pescado en tu dieta ayuda a aumentar los niveles de omega 3 y vitamina D en tu organismo. El consumo de alcohol está prohibido.Algunos estudios han demostrado que el consumo moderado de alcohol no es dañino para el bebé. Incluso puede llegar a ser benéfico. Beber un vasito de vino a la semana puede mejorar la circulación sanguínea, tanto de la mamá como del bebé. Sin embargo, es muy importante recalcar que no es una obligación beber alcohol y, que, si decides hacerlo, debes limitarte a unos cuantos mililitros a la semana. De lo contrario, puedes poner en riesgo la salud del bebé.Debes dejar de beber té y café.La cafeína es un estimulante y un diurético. Por un lado, su consumo hace que presión sanguínea y el ritmo cardiaco aumenten, lo cual no es muy recomendable durante el embarazo. Por otro lado, el efecto diurético puede empeorar las ganas de orinar que ya de por sí son bastantes. En cuanto a los tés debes fijarte muy bien qué contienen antes de beberlos. Aunque sean bebidas de origen natural y parezcan inofensivas, existen algunos tés que tienen efectos abortivos. Consulta con tu médico antes de incluir tés en tu dieta.Los quesos pueden hacerle daño al bebé.Aunque los lácteos elaborados con leche pasteurizada con considerados seguros, hay que tener mucho cuidado con aquellos productos que están hechos a base de leche fresca. Ciertos quesos, como el de cabra, generalmente no son sometidos a procesos de pasteurización, por lo que pueden contener bacterias que son muy peligrosas para el feto. No te arriesgues y mejor limítate a consumir solo lácteos pasteurizados.No debes comer huevo durante el embarazo.Ciertos alimentos incluyen huevo crudo en su preparación. La mayonesa, ciertas salsas, algunos postres y helados suelen estar hechos a base de claras y yemas crudas. Para evitar el desarrollo de algún tipo de infección que pueda afectar a tu bebé lo mejor es evitar estos alimentos y consumir únicamente huevo bien cocido. Así reducirás el riesgo de contraer salmonela. Las fresas son peligrosas en el periodo de gestación.  En realidad, las fresas por sí mismas no son peligrosas, el problema surge cuando no se lavan y desinfectan bien. A reserva de lo que te indique tu médico, puedes comer cualquier fruta durante el embarazo siempre y cuando la hayas lavado y desinfectado bien.Recuerda que antes de que hagas algún cambio en tu alimentación es muy importante que lo consultes con tu médico. Existen afecciones muy específicas y cada caso es diferente, por lo que es necesario que cuentes con la supervisión y aprobación de tu médico cuando decidas incluir algún tipo de alimento durante el embarazo.
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD