10 pequeños cambios que te ayudan a bajar de peso
Dietas

10 pequeños cambios que te ayudan a bajar de peso

Por Kiwilimón - Abril 2014
Si deseas bajar de peso, sin "rebote" debes considerar un cambio de hábitos para lograr un estilo de vida saludable. Adquirir hábitos saludables no implica riesgos para tu salud, a diferencia de los llamados "productos milagro". Por ello nuestros amigos de Salud180.com nos presentan 10 acciones que la ciencia ha determinado efectivas para lograr la figura que siempre deseaste y de forma saludable: 1. Sustituir alimentos. Un estudio publicado en la revista New England Journal Medicine indica que comer a largo plazo yogur y frutos secos de cáscara dura como la nuez o almendras ayudan a bajar de peso de forma más rápida y efectiva que con las dietas de fruta. 2. Comer lento. Ingerir alimentos rápido reduce la segregación de las hormonas que generan la sensación de saciedad, lo cual lleva a comer en exceso. Date tu tiempo y disfruta de cada bocado. 3. Duerme. De acuerdo a estudios de la Universidad de Chicago, si haces una dieta para adelgazar y tienes un sueño ininterrumpido durante la noche quemas mayor cantidad de grasa. 4. Imaginación. Científicos de la Universidad Carnegie Mellon (Pittsburg, EU), descubrieron que ante los antojos de alimentos como chocolate y dulces, basta imaginarse consumiendo grandes cantidades de los mismos para calmar esa sensación. 5. Beber agua. Durante el encuentro de la Sociedad Americana de Química (ACS), se presentó un ensayo que reveló que beber dos tazas de agua antes de dormir previene la obesidad y beneficia la pérdida de peso. 6. Leer etiquetas. Un estudio reciente de la Universidad Estatal de Washington reveló que las mujeres con edades de 37 a 50 años que incorporaron el hábito de leer las etiquetas reportaron un mejor control de peso que las que solamente compran los productos de forma mecánica. 7. Evita comer cerca de "pantallas". De acuerdo a la revista American Journal of Clinical Nutrition, comer cerca del televisor o la computadora aumenta el apetito, debido a la publicidad constante sobre alimentos, sobre todo los que contienen grasas saturadas o grandes cantidades de azúcar. 8. Alimentos con calcio. Investigaciones científicas realizadas en la Universidad de Wisconsin, Estados Unidos, afirman que los alimentos ricos en calcio son útiles para perder peso, ya que influyen sobre el metabolismo de las células adiposas. 9. En el ejercicio "menos es más". Investigadores de la Universidad de Copenhague, Dinamarca demostraron que 30 minutos de ejercicio diario son tan efectivos para  perder peso y ganar masa corporal como 60 minutos. 10. Sazonadores. Una investigación de la Universidad de Purdue, indica que consumir pimienta roja de Cayena ayuda a reducir el apetito y a quemar más calorías. Los métodos milagrosos no existen y tampoco son efectivos, además pueden poner en riesgo tu salud, sobre todo aquéllos que en su presentación no cuentan con una etiqueta. Recuerda que si la ganancia de peso se produce en un lapso determinado de tiempo, el reducirlo también llevará tiempo. No te desesperes, la clave está en conseguir un estilo de vida saludable que incluya constancia, actitud y apego hacia tus objetivos. ¡Tú puedes! Ver artículo original aquí.

Súper Secretos para bajar de peso

Jugo Verde para bajar de peso

Califica este artículo
Calificaciones (1)
Emma Juarez Bautista
04/02/2019 21:27:44
Super bien.
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Puede que no seas una experta en repostería, pero aunque ya hayas horneado antes, a veces el resultado te deja preguntándote ¿¡que diablos estoy haciendo mal y por qué me quedan duras las galletas?!A pesar de tener una receta muy sencilla, las galletas suelen ser uno de los alimentos que más complicados nos resultan a la hora de hacerlos, porque en su paso a paso, necesitamos encontrar el equilibrio perfecto para que no queden demasiado gruesas, o demasiado pastelosas o muy duras.Para sabe qué salió mal con tus galletas, tienes que fijarte en varias cosas, por ejemplo, la consistencia de las galletas o de la masa antes de hornearlas. Así, entre los errores más comunes al hacer galletas se encuentra no agregar suficiente harina o usar demasiada; usar una cantidad mayor de huevos o incluso de azúcar… Y más que enlistamos a continuación:Usar polvo de hornear en lugar de bicarbonato de sodioMezclar todos los ingredientes al mismo tiempo en lugar de seguir las instrucciones paso a pasoAgregar huevos extraOlvidar los huevos por completoEmbutir la harina y usar demasiadaNo usar suficiente harinaBatir en exceso la masaUsando demasiada mantequillaNo usar suficiente mantequillaNo usar suficiente azúcar¿Por qué me quedan duras las galletas?Cuando horneas galletas y te quedan duras, lo más seguro es que hayas caído en dos de los errores más comunes: te faltó mantequilla o no usaste suficiente harina.Algunas galletas son crujientes y de consistencia más dura, pero otras, como las de chispas de chocolate o avena, pueden ser suaves o crujientes. El secreto para lograr una textura esponjosa en lugar de una textura delgada y crujiente está en la humedad.Por ejemplo, formar las galletas en montículos altos en lugar de aplanarlas con la palma de la mano y cocinarlas por un minuto o dos ayudará a retener densidad y las hará más suaves. Para agregar más humedad a la masa, puedes hacerlo en forma de mantequilla adicional, yemas de huevo o azúcar morena, esto hará queden aún más suaves.Para hacer las galletas más suaves, puedes agregar de 2 a 4 cucharadas de mantequilla ablandada, o 1/4 taza de azúcar a la masa.Cuando usas poca harina, las galletas salen planas, marrones, crujientes, frágiles y grasientas; además, se cocinan mucho más rápido.El resultado son galletas duras y frágiles, igual que cuando usas mantequilla demasiado suave o ligeramente derretida a la masa también puede dar como resultado galletas planas. La solución fácil es agregar más harina a la masa, poco a poco, hasta que la mezcla se pegue bien a la batidora.Prueba con estas pequeñas modificaciones en tus recetas de galletas, porque sólo a prueba y error encontrarás la forma perfecta de hacer galletas que no te queden duras.
Para este momento, es posible que hayas padecido insomnio y no sólo tú, sino tu familia y amigos, porque guardar distancia encerrados en casa significó muchos cambios en nuestras rutinas, además de que estar atravesando una pandemia mundial añade mucho estrés al tema.Y es que no dormir no sólo te tendrá cansado y somnoliento al día siguiente, sino que una buena noche de descanso es primordial para mantener las defensas de tu sistema inmunológico arriba. Esto se explica porque el sueño es un regulador importante del sistema inmune, ya que durante este momento se llevan a cabo las funciones necesarias para mantener su equilibrio. Por lo tanto, además de lavarte las manos constantemente, usar cubrebocas cuando sales y todos los demás comportamientos de higiene recomendados para prevenir la enfermedad, dormir bien debería ser otra forma de protegerte contra el coronavirus covid-19.Es por eso que te dejamos estos consejos útiles para ayudarte a relajar y descansar bien, incluso durante estos momentos estresantes e inciertos.1. Sigue una rutinaComo resultado directo de esta pandemia, muchas personas han sufrido un cambio radical en su vida cotidiana. Hacer malabares con el trabajo y la familia, o estar a la expectativa de la economía no es nada fácil.Pero sin importar cómo te haya afectado esto, mantener una rutina regular te ayudará a dormir bien y, por ejemplo, si estás trabajando desde casa, levántate a la misma hora que lo harías para ir a la oficina y vístete. Puede que solo vayas a la habitación de al lado o a la sala, pero tener la misma sensación de rutina y normalidad te ayudará a sentirte menos perturbado.2. Evita las siestasParece que trabajar en casa implica que tu cama te llame a sus brazos con mucha frecuencia, pero tomar siestas excesivas podría hacerte sentir más somnoliento durante el día, y esto a su vez puede alterar o interrumpir una rutina de sueño regular.Tener una rutina de sueño normal debería ayudar a sobrellevar todo el día, así que en lugar de dormir una siesta, usa tu rutina saludable para levantarte temprano, comenzar a hacer las cosas y dormirte a buena hora.3. Ejercítate un pocoEl ejercicio debe ser parte de nuestra vida diaria, con o sin pandemia, porque no sólo es importante para dormir, sino para muchas otras funciones del cuerpo.Aunque el distanciamiento social y las órdenes de quedarse en casa nos han limitado un poco, hay muchas maneras de hacer ejercicio de manera efectiva sin salir de su hogar.El ejercicio está relacionado con el sueño por razones fisiopatológicas, es decir, nos hace sentir más cansados y también nos brinda una sensación de logro beneficiosa para antes de acostarse. Sin embargo, lo mejor es no hacer ejercicio pocas horas antes de acostarse, porque la estimulación del esfuerzo físico hará que sea más difícil conciliar el sueño.4. Ten cuidad con tu consumo de noticiasClaro que tenemos que estar enterados de lo que pasa en este momento tan relevante, pero consumir constantemente un ciclo de noticias de pandemia las 24 horas del día, los 7 días de la semana, probablemente aumente la ansiedad y, en consecuencia, afecte tu sueño.Presta atención y limita cuántas veces al día revisas el teléfono y durante cuánto tiempo lees las noticias relacionadas con la pandemia y de ser posible, no las consumas antes de acostarte.5. Limita tu exposición a la luz azulMirar una pantalla todo el día no es útil cuando llega la hora de intentar dormir, así que justo una hora antes de hacerlo, intente desconectarte y no veas televisión y no estés en el teléfono. Lo mejor es leer un libro o escuchar música como entretenimiento antes de acostarse.6. Evita el consumo excesivo de alcoholAunque el vino, la cerveza o algún coctel se ha vuelto un gran aliado para sobrellevar estos días y nos pueda ayudar a sentirnos relajados para dormir, en realidad cuando bebemos en exceso no tenemos un sueño reparador.Por otra parte, el alcohol tampoco es un mecanismo saludable para lidiar con el estrés y la ansiedad, así que mejor intenta algo como un té o tisana para la hora de dormir.No dejes de seguir las recomendaciones de salud y con suerte, pronto estaremos abrazando a nuestros seres queridos y regresando a las rutinas diarias en las que sí salíamos de casa.Aprovecha estas cenas ligeras para que conciliar el sueño no sea complicado:Tostadas de tinga de zanahoriaTacos de coliflor al pastorSetas al pibil
Mientras estamos aislados, preocupados por nuestra salud y la de nuestros seres queridos, además de mil cuestiones más, es increíble pensar en que además estemos consternadas por cómo bajar de peso rápido. Pero pasa. Aunque no queramos, el cambio en nuestra rutina, la ansiedad que produce la situación nos afecta y lo hace directamente en nuestros hábitos alimenticios, o en nuestras ganas de hornear pan de plátano todo el tiempo...Porque la comida muchas veces es una forma de apapacharnos cuando nos sentimos mal y además de eso, cumple una función vital: nutrirnos.Las preocupaciones sobre el peso están profundamente arraigadas en nuestra cultura, pero la verdad es que hay muchísimas otras cosas de qué preocuparnos en este momento, desde mantenerse saludable y educar a los hijos en el hogar, hasta la economía familiar y del país, e ir por el súper sin contagiarse. Preocuparse por subir de peso durante una pandemia sólo aumentará tu estrés.Así que nada como consultar a un profesional para guiarnos con las comidas durante estos tiempos complicados y dejar de temerle a unos cuantos kilos de más.Entre las primeras recomendaciones que nos da Jennifer Asencio, nutrióloga clínica especialista en diabetes, se encuentra algo básico: NO saltarse comidas y ser más conscientes de los alimentos que elegimos. “Justo en estos momentos de incertidumbre, aburrimiento, estrés y ansiedad, nos dedicamos a consumir alimentos procesados, o con altas cantidades de azúcares, lo que nos puede llevar a un aumento significativo de peso, por lo que te recomiendo no saltarte comidas y elegir snacks saludables como pepino, jícama, zanahoria, gelatina sin azúcar, nueces, cacahuates o almendras en pequeñas porciones”.La clave está en ser más conscientes de aquello que elegimos para nuestro cuerpo. Si te ha costado trabajo balancear tus alimentos durante la cuarentena, lo que la nutrióloga clínica recomienda es planear tus comidas a partir a partir de los tres grupos de alimentos, es decir, incluir uno de cada grupo:Carbohidratos: tortilla, tostadas horneadas, salmasProteína: pollo, pescado, atún, mariscos, queso, huevo, carnes magras de res o cerdo.Lípidos: grasas monosaturadas como aguacate, aceite de oliva, pistaches, almendras o nueces.Por ejemplo, este podría ser un menú práctico e ideal para guardar la distancia en casa: Para el desayuno, unos huevos duros con nopales y salsa verde, acompañados de un par de tortillas; complementa con una taza de uvas.Para la comida, una sopa de setas, un salpicón de atún con tostadas horneadas, medio aguacate y de postre una taza de fresas con una cucharadita de crema light.Para la cena, una sincronizada enchilada con dos tortillas de maíz, queso panela, jamón de pechuga de pavo adobada con salsa chipotle.Tres alimentos que no deberían faltarte en casa durante el encierroDurante la cuarentena, hacer súper ha cambiado por completo, pero el consejo de una nutrióloga es que no te deben faltar alimentos que refuercen tu sistema inmunológico. En específico, ella recomienda comprar frutos rojos (arándanos, frambuesas, fresas, grosella, uva), que “contienen propiedades antitumorales, por su capacidad de reducir y contrarrestar el estrés de oxidación y de la inflación”; kale (o col rizada), que es “fuente de calcio, vitamina C y actúa directamente en el sistema inmunológico”, además contiene “vitamina A, vitamina K, hierro, y propiedades antiinflamatorias y antioxidantes”, por último, cítricos como kiwi, naranja, limón y toronjas, todos muy “ricos en vitamina C, que ayudan a nuestras defensas a protegernos de infecciones”. Prueba hacer una ensalada de kale, arándano y almendra.Ahora que, si eres de esas personas que no han podido parar de hornear panqué de plátano, no te preocupes, este súper poder también se puede disfrutar con otros platillos, como recomienda Asencio. Si ya le perdiste el miedo al horno, ten en cuenta que “hornear los alimentos tiene muchas ventajas, como potencializar el sabor, conservar los nutrientes y utilizar menos grasa”. Ella te recomienda buscar y preparar “recetas con tortilla, que tiene un bajo índice glucémico y te dejan satisfecho por más tiempo. Por ejemplo, pastel azteca o enchiladas al horno”. También puedes deshidratar verduras y frutas para tener chips al horno de zanahoria, calabaza y manzana, que te pueden funcionar perfecto como snack durante el día. Si no puedes dejar de picar, intenta hacerlo con alimentos como palomitas naturales, jicaletas, pepinos, y no te preocupes, porque la nutrióloga Jennifer Asencio también nos dio opciones para el postre: gelatina light, manzana con queso cottage o helado de yogurt con arándanos.Lo más importante es que elijas tus alimentos consciente de que su función es nutrirte y que recuerdes que son tiempos duros, en los que quizá preocuparte por bajar de peso está de más.
El agua es un componente esencial en nuestras vidas, ya que no sólo nos ayuda a realizar las actividades diarias, como bañarnos o limpiar nuestro hogar, sino que es indispensable para nuestro cuerpo y forma parte del 60% de nuestro organismo. Además de ser necesaria para saciar la sed y para el correcto funcionamiento de nuestros órganos, tiene una importantísima función en todo el cuerpo, por lo que te mostraremos cuáles son algunos beneficios de tomar agua en la piel. La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y por ello no debe sorprendernos que sea un poco delicada y necesite todo tipo de cuidados, especialmente porque factores externos como la alimentación, el clima e incluso el estrés, pueden provocar piel seca y escamosa. De acuerdo a información de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), otros factores como los constantes cambios de temperatura, el frío extremo y la contaminación, así como el tabaco y el alcohol, propician la acumulación de células muertas en la cara y cuerpo, razón por la cual la piel se torna seca, acartonada y puede dañarse en extremo. Si aún no estás convencido de las razones por las cuales deberías incrementar tu ingesta de agua, presta atención a los siguientes puntos para que comprendas cómo actúa el tomar mucha agua en nuestra piel. Brinda elasticidad a la piel Como explica el doctor Antonio Cano, de la Universidad de Murcia, la capa externa de la epidermis está formada por corneocitos, las células que contienen proteínas de queratina y brindan a la piel flexibilidad e hidratación. Los corneocitos ayudan a retener el agua en la piel, proporcionan turgencia y ayudan a los intercambios metabólicos. Si no tomas suficientes vasos de agua, a la piel le pasa como a las esponjas que se secan y se vuelven rugosas, en cambio, si te mantienes hidratado, tu piel lucirá suave, tersa y tendrá menos flacidez. Controla la celulitis La celulitis, uno de los enemigos más temidos por las mujeres, puede controlarse gracias a que la hidratación ayuda a mejorar la circulación sanguínea, oxigena el organismo y elimina de sustancias de deshecho que se acumulan especialmente en las piernas, el abdomen y los brazos. Esto se debe combinar con otras técnicas, según indican especialistas del Institut Vila-Rovira, cuya propuesta es complementar de agua con una dieta que favorezca la circulación sanguínea y linfática: “Beber mucha agua, reducir la sal y elegir alimentos ricos en potasio mejora la circulación y previene este problema”. Ayuda a un tener cabello más sano Para cuidar el cabello es necesario despuntarlo frecuentemente y darle un tratamiento adecuado con shampoo y otros productos que le aporten suficientes nutrientes e hidratación, sin embargo, el ingrediente natural más infalible para que tu cabello presente un aspecto saludable es el agua, la cual se distribuye a través de los vasos sanguíneos del cuero cabelludo. Si no bebemos agua suficiente, el flujo de sangre que llega hasta las raíces disminuye y esto provoca que el pelo se debilite y se caiga, como explican los expertos de la exitosa cadena de peluquerías, Jean Louis David. Quema calorías Además de que el agua ayuda a satisfacer el organismo, evitando que comamos de más, también propicia que nuestro cuerpo queme de calorías, acelerando el metabolismo, de acuerdo a información de Heathline. Entonces, ¿cuánta agua hay que beber al día para obtener estas grandiosas ventajas? Como puedes darte cuenta, los beneficios del agua en la piel son inmensos, así que no olvides tomar al menos dos litros de agua diarios y combinar tu consumo de líquidos con una dieta saludable, además de acudir con tu dermatólogo de confianza para aclarar cualquier duda. ¿Consideras que tomas suficiente agua durante el día para cuidar tu piel o podrías esforzarte un poco más?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD