10 pequeños cambios que te ayudan a bajar de peso
Dietas

10 pequeños cambios que te ayudan a bajar de peso

Por Kiwilimón - Enero 2015

Si deseas perder peso, sin "rebote" debes considerar un cambio de hábitos para lograr un estilo de vida saludable. Adquirir hábitos saludables no implica riesgos para tu salud, a diferencia de los llamados "productos milagro".

Por ello en Salud180.com te presentan 10 acciones que la ciencia ha determinado efectivas para lograr la figura que siempre deseaste y de forma saludable:

1. Sustituir alimentos. Un estudio publicado en la revista New England Journal Medicine indica que comer a largo plazo yogur y frutos secos de cáscara dura como la nuez o almendras ayudan a bajar de peso de forma más rápida y efectiva que con las dietas de fruta.

2. Comer lento. Ingerir alimentos rápido reduce la segregación de las hormonas que generan la sensación de saciedad, lo cual lleva a comer en exceso. Date tu tiempo y disfruta de cada bocado.

3. Duerme. De acuerdo a estudios de la Universidad de Chicago, si haces una dieta para adelgazar y tienes un sueño ininterrumpido durante la noche quemas mayor cantidad de grasa.

4. Imaginación. Científicos de la Universidad Carnegie Mellon (Pittsburg, EU), descubrieron que ante los antojos de alimentos como chocolate y dulces, basta imaginarse consumiendo grandes cantidades de los mismos para calmar esa sensación.

5. Beber agua. Durante el encuentro de la Sociedad Americana de Química (ACS), se presentó un ensayo que reveló que beber dos tazas de agua antes de dormir previene la obesidad y beneficia la pérdida de peso.

6. Leer etiquetas. Un estudio reciente de la Universidad Estatal de Washington reveló que las mujeres con edades de 37 a 50 años que incorporaron el hábito de leer las etiquetas reportaron un mejor control de peso que las que solamente compran los productos de forma mecánica.

7. Evita comer cerca de "pantallas". De acuerdo a la revista American Journal of Clinical Nutrition, comer cerca del televisor o la computadora aumenta el apetito, debido a la publicidad constante sobre alimentos, sobre todo los que contienen grasas saturadas o grandes cantidades de azúcar.

8. Alimentos con calcio. Investigaciones científicas realizadas en la Universidad de Wisconsin, Estados Unidos, afirman que los alimentos ricos en calcio son útiles para perder peso, ya que influyen sobre el metabolismo de las células adiposas.

9. En el ejercicio "menos es más". Investigadores de la Universidad de Copenhague, Dinamarca demostraron que 30 minutos de ejercicio diario son tan efectivos para  perder peso y ganar masa corporal como 60 minutos.

10. Sazonadores. Una investigación de la Universidad de Purdue, indica que consumir pimienta roja de Cayena ayuda a reducir el apetito y a quemar más calorías.

Los métodos milagrosos no existen y tampoco son efectivos, además pueden poner en riesgo tu salud, sobre todo aquéllos que en su presentación no cuentan con una etiqueta.

Recuerda que si la ganancia de peso se produce en un lapso determinado de tiempo, el reducirlo también llevará tiempo. No te desesperes, la clave está en conseguir un estilo de vida saludable que incluya constancia, actitud y apego hacia tus objetivos. ¡Tú puedes! 

Ver nota original aquí.

Chéca estos artículos de Salud180 para llevar una vida más sana:   Recetas de ensaladas recomendadas  
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El comienzo del Año siempre es una oportunidad para hacer borrón y cuenta nueva. Si en el último año sentiste que no estabas cuidando bien tu cuerpo o que tu salud comenzaba a sufrir los estragos de tu estilo de vida, aprovecha el Año Nuevo para construir nuevos hábitos alimenticios.¿No tienes ni idea de por dónde comenzar? Estos son los hábitos que mejorarán considerablemente tu salud.Bebe más agua natural. Cuando no tomas suficiente agua, el cuerpo se deshidrata. Esto puede provocar problemas de salud, hacerte sentir débil y comerás de más. Este año hazte el propósito de beber dos litros de agua natural todos los días.Come cinco veces al día. Los periodos de ayuno prolongados hacen que los niveles de azúcar se desestabilicen, haciendo que tengas más antojos de comida chatarra. Mantén tu metabolismo a buen ritmo con cinco comidas al día.Desayuna bien todos los días. Jamás comiences tu jornada sin haber desayunado. El brincarte esta comida no solo hace que sea más difícil arrancar motores, sino que además está relacionado con el aumento de peso. Inicia todos los días con una comida balanceada.Busca siempre frutas y verduras frescas. Parte de una buena alimentación, es comer menos comida con conservadores. Sí, es muy sencillo tener todo en reserva como enlatado, pero para absorver verdaderamente bien los nutrientes, tu cuerpo necesita comida fresca. Cocina más. Este año lucha contra la flojera y las prisas, y métete más a la cocina. El tiempo que inviertas en la preparación de tus comidas te ayudará a hacerte más consciente de tu alimentación y de tus hábitos alimenticios.Mejora tu relación con la comida. La ansiedad, el temor y la frustración son algunas emociones que pueden llevarnos a comer sin tener hambre necesariamente. Analiza las razones por las cuales comes y descubre si hay algún patrón que desencadene algún comportamiento negativo hacia la comida.Prueba nuevos alimentos. Date la oportunidad de descubrir nuevos sabores. Prueba nuevos ingredientes y estilos diferentes de comida. Es bueno tener platillos favoritos, pero no limites tu experiencia gastronómica a un par de recetas ya conocidas.Y sobre todo recuerda: Haz ejercicio tres veces por semana, aunque suene a cliché, en verdad tu cuerpo necesita que hagas más ejercicio. Y no se trata solo de una cuestión de perder peso, la actividad física tiene la capacidad de hacerte sentir mejor y con más energía.¿Tú ya tienes tus propósitos para el Año Nuevo? Si lo que quieres es comenzar a cocinar más, estas recetas son perfectas para ti:Ensalada de Camote con Frutos SecosCroquetas de Camarón con Salsa de HabaneroEnsalada de Espinacas con Fresas
Dicen  que el vino y el queso saben mejor con el tiempo, pero ¿qué creen? hay otra  delicia culinaria que también mejora con los días: el recalentado. Descubre las mejores recetas para aprovechar lo que quedó de la cena navideña y disfrutar un riquísimo recalentado.Pechuga de pavo rellena en salsa de tamarindos¿Te sobró algo de pechuga de pavo? ¡No se diga más! Esta receta es la ideal para ti. En lugar de servir las rebanadas de pavo con un poco de gravy, ¿qué te parece rellenarlo con frutos secos, queso de cabra y una deliciosa salsa de tamarindo? Esta receta será sin duda un completo make over para tu cena navideña.Chile relleno de bacalao gratinadoEsta receta es una excelente opción para sacar provecho a uno de los platillos más tradicionales de estas fechas: el bacalao.Para el recalentado, rellena los chiles poblanos con el bacalao que tengas y espolvoréalos con queso  manchego. En solo unos minutos tendrás un platillo espectacular y lleno de sabor.Pastel azteca de pastorSi en tu casa son más originales y les gusta probar comida diferente en las fiestas decembrinas, tal vez hayan cenado algún platillo con pastor. Si ese es el caso y te sobró algo de carne, entonces tienes que preparar este exquisito pastel azteca. Lo bueno es que ya no tendrás que esperar a marinar la carne, pues ya estará lista.Pastelitos de puré de papaLa papa es uno de los ingredientes más versátiles que hay en la cocina, incluso cuando ya está hecha puré. Aprovecha lo que te haya quedado de puré para hacer estos riquísimos pastelitos. Solo necesitarás unos cuantos ingredientes más para preparar una guarnición muy original y deliciosa.Tacos dorados de pavo con moleOtra opción para el pavo son estos deliciosos taquitos. Esta receta tiene dos grandes ventajas: no importa qué parte del pavo te haya sobrado, ya que toda la carne estará deshebrada, y además es súper rendidora. Desmenuza tres tazas de pavo y con eso es suficiente para cocinar este rico platillo. Ahora  que ya sabes lo que puedes hacer con el recalentado, ¡saca esos tupers del refri! Disfruta y aprovecha al máximo todos tus alimentos con las recetas de Kiwilimón. TE RECOMENDAMOS: VIDEO-EMPANADAS PARA EL RECALENTADOVIDEO- TACOS DORADOS DE PAVO CON MOLEVIDEO-PASTEL AZTECA DE ROMERITOS
Como dice el famoso proverbio francés: “la salsa vale más que el pescado”. En otras palabras, una buena salsa puede levantar hasta el más sencillo de los platillos. Conoce las salsas básicas que debes aprender a preparar para lucirte todos los días en la cocina.   Mayonesa casera Por supuesto que no podía faltar en esta lista la mayonesa. Ya sea que la uses para preparar un sencillo sándwich casero o una exquisita ensalada rusa, la mayonesa es siempre un ingrediente esencial. Como algunas recetas llevan ostiones y tienen un sabor fuerte, puedes cambiarlos por hierbas aromáticas. Lo mejor es que puedes hacerla de forma tradicional, batiendo con el globo o más rápido, usando tu licuadora. Salsa pomodoro Este es un gran ejemplo de cómo una salsa puede mejorar cualquier preparación. Úsala en pastas, carnes o pollo; combina con todo. Es una salsa a base de jitomate, ajo, cebolla y algunos ingredientes extra que dan mucho sabor. Aunque originalmente para prepararla debes picar los alimentos, te sugerimos usar la licuadora para ahorrar tiempo al cocinar. Salsa de tamarindo casera Cuando ya no tienes más ideas o solo te queda un filete de carne en el refrigerador, esta salsa de tamarindo puede sacarte del apuro. Recuerda que puedes refrigerarla y recalentarla, o simplemente, servirla fría. Salsa ranchera roja Claro que una salsa picante es básica, sobre todo en la cocina mexicana. Y qué mejor opción que una deliciosa salsa ranchera roja. Para darle ese toque especial a tus platillos solo necesitas 6 ingredientes, tu licuadora y menos de 15 minutos. Aderezo ranch Este aderezo lo puedes usar para acompañar una enorme cantidad de platillos, como alitas, costillitas BBQ o ensaladas. O sea que no puede faltar en tu cocina. Dependiendo del tipo de consistencia que prefieras, puedes picar los ingredientes a mano, o mejor, licuarlos todo para que quede una mezcla más homogénea. Mantequilla de maní casera Aunque no es precisamente una salsa, la mantequilla de maní puede servirte para preparar gran variedad de platillos de la cocina oriental y también para dar el sabor de cacahuate a muchos postres. Sigue esta receta para tener en tu cocina una mantequilla de cacahuate libre de conservadores y otros químicos.   Ahora que ya sabes que lo único que necesitas para preparar platillos espectaculares es una buena salsa, usa estas recetas y deja volar tu imaginación. Cuéntanos, ¿con qué ingredientes te gustaría combinar estas salsas?
No dejes que la etiqueta de un vino te intimide. Ahora te explicaremos cómo elegir un vino, para que al entrar a una licorería o al caminar por el pasillo de vinos en el súper mercado no te sientas con estrés con tantas opciones. Entre los nombres de los vinos, los tipos de uva y, por supuesto, los precios puede ser difícil tomar una decisión. Pero, no te preocupes, no necesitas ser un sommelier experimentado para escoger una botella. Aquí te decimos cómo puedes elegir un buen vino:Identifica los principales tipos de vino. Lo primero que debes saber es que hay cuatro tipos de vinos: tinto, blanco, rosado y espumoso. Dentro de estas categorías hay más clasificaciones, dependiendo del grado de azúcar, taninos o edad del vino. Si no estás muy familiarizado con las variedades del vino, tal vez el factor que más te interese saber es el nivel de azúcar que contiene. Para saber qué tan dulce es un vino fíjate en la etiqueta: seco, semiseco, abocado, semidulce y dulce.Considera el objetivo de la botella. Obviamente no es lo mismo comprar un vino para preparar un platillo que para brindar. Los vinos de cocina suelen ser mucho más económicos y no requieren mucha complejidad en cuerpo o sabor. Para mezclar o preparar bebidas como el clericot, tampoco se necesita una botella muy sofisticada. Un Cabernet es más que suficiente. Pero si estás pensando en comprar una botella para un evento especial, vale la pena que inviertas en un vino gran reserva (añejado) o un espumoso. Toma en cuenta la comida de la reunión. La manera más sencilla de maridar los alimentos con el vino es mediante las similitudes de sabor. Por ejemplo, los platillos ácidos van mejor con vinos con toques ácidos, mientras que los platillos o las preparaciones dulces (por ejemplo, un pastel de chocolate relleno de crema pastelera se acompañan con vinos dulces. En cuanto a los ingredientes principales de la comida puedes guiarte por la ley de toda la vida: las carnes rojas se sirven con vino tinto, y las carneas blancas, con vino blanco.Recuerda que el precio es solo orientativo. Un vino barato no es necesariamente malo, y un vino caro tampoco es garantía de que sea la mejor elección para tu comida. Por lo general, las botellas de origen chileno o argentino suelen ser de las más económicas, mientras que las que vienen de Europa (Francia o Italia, sobre todo) tienen mayores precios. No te dejes llevar por el precio de la botella y anímate a probar nuevas opciones. Recuerda que hay vinos mexicanos del Valle de Guadalupe (Baja California) y del Valle de Parras (Coahuila) de muy buena calidad que seguramente se encuentran dentro de tu presupuesto.Déjate llevar por tus gustos. No te preocupes si no logras distinguir el retrogusto al probar un vino. Lo importante es que disfrutes cada copa. Para orientarte al momento de elegir el vino que más se ajuste a tus gustos, puedes tomar en cuenta esto:Vinos blancosChardonnay: afrutado, pero seco.Riesling: muy dulce, con intenso sabor a frutas. Más ligero que el Chardonnay.Sauvignon blanc: seco y ácido con sabores tanto herbales como afrutados.Vinos tintosCabernet Sauvignon: vino con mucho cuerpo con notas herbales.Merlot: afrutado, muy suave, con menos taninos que el Cabernet.Pinot noir: delicado y fresco, con aromas afrutados.Sigue estos pasos para elegir la botella y disfruta tu vino. ¡Salud!
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD