10 Recetas para Vegetarianos
Dietas

10 Recetas para Vegetarianos

Por Kiwilimón - Julio 2012
    Ser vegetariano implica disciplina y gusto por muchos alimentos que están llenos de nutrientes, fibras y energia. Tal vez para muchas personas la palabra vegetariano signifique un dolor de cabeza y la omisión del buen comer. Esto no es verdad, pues existen muchas recetas de cocina deliciosas para vegetarianos que hasta pùeden catalogarse dentro de la cocina gourmet. Aquí te dejamos una lista de 10 recetas vegetarianas que sabemos te agradarán del todo y formarán parte de tu recetario. Toma nota. (te recomendamos hacer click en el título de la receta pare ver más detalles) Lasaña de Espinaca y Queso Ricota Esta rica receta de lasaña con espinacas y queso ricota es perfecta para una público vegetariano. Calabacitas Rellenas de Queso Ricotta Un fantastico platillo vegetariano de calabacitas rellenas de queso ricota, albahaca y piñones. Panqueques de Saraceno Delicioso desayuno vegetariano. Flor de Itabo con Huevos Delicioso platillo tradicional bueno para el vegetariano. Falafel El falafel es un platillo vegetariano de garbanzo típico del medio oriente. Es muy nutritivo y llenador. Jitomates a la Provenzal Estos jitomates horneados son típicos de Provence y quedan deliciosos. Alcachofas Rellenas Una rica forma de comer alcachofas. Estas van rellenas de una mezcla de quesos, limón y pan molido. Muy buena. Sandwich de Portobello Este rico sandwich vegetariano tiene portobello a la parilla y verduras dentro de un pan ciabatta. Berenjena en Vinagreta de Ajo Esta botana te encatará si eres amante de la berenjena. Es muy fácil de hacer y la vinagreta de ajo le da un sabor delicioso. Caviar de Berenjena Esta rica receta mediteranea es una deliciosa manera de trabajar la berenjena.
Califica esta receta
Calificaciones (2)
Judith Rivera
17/04/2019 19:14:21
Deliciosas recetas muy concisas y explicitas!!!👌
Nora Carranza
09/03/2019 07:58:28
Super
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Contrario a lo que Mafalda pensaría, no hay corazón que permanezca frío con un buen tazón de caldo caliente. Mientras que el cuerpo se alimenta con el líquido traslúcido y perfumado lleno de nutrientes, el alma se reconforta. Tal vez por eso haya un libro que se llama Caldo de pollo para el alma y que, a decir verdad, no he leído. Lo que sí he hecho es comer caldos de pollo y sentirme bien después de hacerlo. Los he comido enferma de la panza, del corazón; con un nudo en la garganta o con tos; antes y después de las fiestas; en tardes frías y al calor de la casa de mi abuela. Quizás, en el séptimo día, Dios nos dio los caldos para reposar con ellos, pero sin duda los humanos fuimos quienes perfeccionamos esta receta milenaria. Hay infinidad de formas de hacerlo. Están los que se preparan con huesos de res o tuétano para darle sabor. A mí me gusta prepararlo sencillo, con muslos, pechugas y piernas, pero en cocción lenta. A la olla aviento un trozo de cebolla, unos ajos, tres trozos de apio, poro, una zanahoria. Nunca olvido el bouquet garni que te enseñan a hacer en la escuela de cocina –laurel, salvia, mejorana, orégano y romero, amarrados con hilo blanco para que el pollo no se ponga azul, como en Bridget Jones–. El pollo va adentro con piel, con todo, porque otorga textura y profundidad. Luego a quitar la espuma con una espumadera. Cuando no hay padecimientos nada mejor que los caldos de pollo que pican, los que tienen arroz y garbanzos. Al ruedo hay que llegar con tortillas calientes, más calientes que el caldo mismo. A algunos hay que ponerles x gotas de limón por y gotas de salsa, que van en proporción al amor que se le imprimió al cocinarlo (menos sabor, más gotas). Se experimenta gratitud cuando en el caldo hay un chile chipotle al fondo: provoca a partirlo con la cuchara, aunque los labios se pongan floreados. ¿Lo malo? Cuando en el caldo hay pellejos flotantes. ¿Lo bueno? Cuando el brebaje es prístino, casi cristalino, sin burbujas de grasa, pero con aromas que acarician. El romance del caldo va más allá de la vista. Es, además, sus múltiples beneficios. Según lo que me cuenta Gina Rangel, nutrióloga de Te Cuida, el caldo de pollo posee carbohidratos saludables, grasas buenas y proteínas, por lo que es un plato completo y con todos los nutrientes de una comida integral. Tiene aminoácidos con propiedades antiinflamatorias y que ayudan a prevenir el insomnio. Gracias a su gran cantidad de electrolitos, un tazón de sopa rehidrata inmediatamente. ¡Adiós cerveza del día siguiente! Para que el caldo sea súper nutritivo, Gina recomienda que contenga la mayor cantidad de vegetales posibles, que se prepare con ajo, cebolla, sal de mar y con pollo de libre pastoreo o de alimentación orgánica. “De esta manera estamos garantizando que vamos a tener vitaminas, minerales y los tres macronutrientes incluidos en el caldo”. Lo ideal es que se someta a una cocción lenta de ocho horas, pero eso sí: hay que agregar los vegetales que acompañarán la sopa solo media hora antes de la culminación para no sobre cocinarlos. A Yamilette González, coordinadora de chefs de kiwilimón, le gusta agregar huacal, hígado, molleja, alitas y la carne con más sustancia. Adicionalmente, recomienda no lavar el pollo y cocinarlo a fuego medio bajo, de 2 a 3 horas. Si el fuego es alto, las impurezas se rompen y el caldo se contamina. “Las hierbas de olor varían mucho. Hay personas que prefieren el cilantro. Mi abuelita, por ejemplo, le agregaba hierbabuena: le daba un toque súper fresco y rico. Así, si estabas malito de la panza, te caía mejor”, me relató.  Hay que incluir los huesos en la preparación pues en ellos está la magia: su gelatina es efectiva para el crecimiento del pelo y las uñas, así como para la reducción del dolor en las articulaciones.El caldo es un apacho a todas luces. Gina piensa que “a través de un plato de caldo calientito lleno de nutrientes, le das a las personas un momento de paz, de estar en el aquí y en el ahora, reconfortar en cuerpo y alma, es por eso que, cuando una persona enferma lo primero que pensamos es regalarles un caldo de pollo para que se sientan mejor”. En salud o enfermedad, hay que tomarse el tiempo de disfrutar cuando una casa huele a caldo de pollo, cuando la tapa de la olla tintineante devela que algo rico espera en el tiempo. Su vapor y su sabor tienen el súperpoder de cambiar el sustantivo “casa” por el de “hogar”. ¿Lo preparamos?
La cena de Navidad está a la vuelta de la esquina, por lo que este es el momento perfecto para comenzar a planear tu menú para esta fecha tan especial. Sin embargo, en kiwilimón sabemos que ahorrar es muy importante, por eso te damos estos consejos para preparar una deliciosa cena navideña con $300 pesos o menos. Antes de nada, es crucial revisar tu alacena y refrigerador, pues así puedes ver qué ingredientes tienes a la mano o puedes inspirarte a crear platillos sin la necesidad de comprar nada. En el caso de la cena de Noche Buena, seguramente tienes ingredientes que serán esenciales, como mayonesa, mostaza, ajo, cebolla, jitomate, pan, jamón, queso y más. A continuación, te decimos cómo ahorrar a la hora de preparar tu cena navideña, te sorprenderás con esas ideas fáciles, sin embargo, recuerda que lo más relevante es pasar tiempo en familia y compartir con tus seres queridos, pues el amor es el ingrediente principal de estas fiestas decembrinas. También puedes leer: 8 recetas de lomo de cerdo para NavidadPlatos fuertesSi quieres preparar una deliciosa cena para 4 personas, en kiwilimón tenemos las mejores opciones para ti, las cuales además son económicas y fáciles de preparar. Pozole El pozole siempre es una excelente opción para las fiestas y reuniones familiares, pues se sirve caliente, es rendidor y fácil de preparar. Otra ventaja de este platillo es que puedes sustituir la carne de cerdo por pollo, de este modo será aún más económico. Si quieres que rinda aún más, asegúrate de añadir suficiente caldo y acompaña con rábanos, cebolla, lechuga, orégano, jugo de limón y tostadas con crema. Tamales Si tienes ganas de probar un platillo muy mexicano, que además sea delicioso y barato, entones tienes que preparar tamales para el 24 de diciembre. Este platillo mexicano es muy versátil, pues puedes añadir carne, pollo o queso y también puedes preparar todo tipo de salsas, las cuales puede preparar con los chiles y condimentos que ya tienes en casa. Gracias a que la masa de maíz es muy económica, este plato es muy rendidor. Romeritos Los clásicos romeritos no pueden faltar en la cena navideña cada año, pues son uno de los platillos más tradicionales para esta época del año. En general, este platillo es bastante accesible, sin embargo, si quieres ahorrar un poco, omite los camarones en la preparación o compra solo ¼ de pulpa de camarón o de camarón seco. Acompaña con pan blanco o bolillo y agrega bastantes papas y romeritos para que rinda. Atún a la vizcaína Si te gusta el bacalao a la vizcaína, esta versión con atún es perfecta para disfrutar del mismo sabor, pero a un precio mucho más accesible. Para que el atún a la vizcaína rinda más, agrega una cantidad generosa de papas cocidas, cebolla picada y jitomate. Puedes acompañar con pan blanco o bolillo. Sandwichón Este platillo es perfecto para aprovechar todos los ingredientes que ya tienes en casa, pues no hace faltar gastar mucho dinero para celebrar la Navidad en familia. Si tienes pan blanco, mayonesa, pollo desmenuzado, jamón o atún, únicamente tendrás que agregar un poco de verduras cocidas y queso, ¡el sandwichón estará listo! Pollo El pollo es otro gran aliado durante las fiestas decembrinas, pues puedes darle un sabor delicioso a las piernas y muslos con los condimentos que ya tienes en casa. Utiliza mostaza, pimienta, hierbas de olor y cualquier otro ingrediente que tengas en casa para preparar pollo al horno o en sartén. Puedes acompañar con verduras, ensalada rusa, puré de papa o cualquier otra guarnición. También puedes leer: 10 deliciosas gelatinas navideñasGuarniciones En el caso de las guarniciones, también te recomendamos revisar tu refrigerador y alacena antes de ir al mercado, ya que esto te ayudará a ahorrar. Por ejemplo, si tienes verduras en casa, tan solo añade un poco de mantequilla y los condimentos y hierbas de olor que tengas a la mano, hornea por alrededor de 20 minutos y listo, tu guarnición estará lista. Las verduras que puedes emplear son: papa, zanahoria, ejote, chayote y calabaza, entre otras. Otra muy buena opción para una cena de Noche Buena económica es el puré de papas, pues es un plato rendidor y fácil de preparar. Por si fuera poco, también es una excelente opción para acompañar platos con pollo, carne y vegetarianos. La ensalada rusa es uno de esos platillos caseros que a todos les fascinan, así que anímate a prepararla en esta ocasión tan especial. Por otro lado, no olvides que el bolillo es una magnífica opción para acompañar todos tus platillos navideños.Postres y bebidasPara cerrar la cena del 24 de diciembre con broche de oro, no es necesario gastar una fortuna. Como ya mencionamos anteriormente, revisa tu alacena y refrigerador antes que nada, pues de esta manera puedes utilizar ingredientes como piña en almíbar, harina para hot cakes, pan blanco, mermeladas, chocolate de mesa y galletas de vainilla, entre otros. Hay muchas opciones de donde escoger entre los postres más económicos para consentir a la familia: carlota de limón, budín de pan, gelatina, pastel o panqué con harina de hot cakes y flan, entre otros. En el caso de las bebidas, también hay muchas opciones para comer bien y ahorrar al mismo tiempo. Puedes preparar aguas frescas, atole, champurrado, chocolate caliente y café de olla.
Uno de los regímenes alimenticios que ha cobrado relevancia en los últimos años por sus beneficios visibles en la reducción y mantenimiento del peso es la “Dieta Paleo”, que se refiere a un tipo de alimentación basado en lo que se consumía en la prehistoria –justamente en la era paleolítica, de ahí su nombre–, antes de que existiera la agricultura, es decir, en lo que se obtenía mediante la caza y la recolección, como carnes, pescado, frutas, verduras, semillas y frutos secos. Su fundador, el Dr. Loren Cordain, profesor en la Universidad Estatal de Colorado, señala que su concepto es extremadamente simple y lo resume así: “debemos comer alimentos similares a aquellos en los que evolucionamos y debemos evitar los alimentos que no fueron parte de nuestra evolución”. Aunque muchos de los alimentos que consumía el hombre ancestral ya no existen, este movimiento explica que “la Dieta Paleo moderna imita los alimentos que hubiéramos consumido en nuestro pasado histórico. Es lo más cercano que podemos llegar a una dieta no adulterada por métodos agrícolas modernos, cría de animales o alimentos procesados”. ¿Y por qué evitarlos? Este movimiento considera que gracias a la incorporación de los alimentos provenientes de la agricultura, como los lácteos, cereales y leguminosas, ahora tenemos enfermedades como obesidad, diabetes y padecimientos cardiacos, por eso convendría retomar esta dieta primaria. Voltear o no hacia un régimen “Paleo” Pero, ¿qué tan sencillo sería trasladar esta idea a nuestras condiciones actuales de vida? La nutrióloga del deporte Raquel Pérez de León García señala que el fundamento de esta dieta es que “el cuerpo está genéticamente preparado para una alimentación paleolítica”. Sin embargo, agrega la experta, aunque este régimen incluye alimentos base de un estilo de vida saludable, la ausencia de cereales integrales y leguminosas, que son buenas fuentes de fibra, vitaminas y otros nutrientes, podría generar deficiencias. En general, la Dieta Paleo es un régimen muy saludable, sin embargo no es para todos, aclara la especialista Pérez de León García: “una dieta correcta es la que incluye todos los grupos de alimentos y, por ejemplo, si eres una persona físicamente activa, puede ser que con el régimen Paleo no cubras tus requerimientos y que tu rendimiento baje al excluir muchos alimentos que son ricos en hidratos de carbono y fibra, como los cereales y las leguminosas”. De hecho, médicos, nutriólogos y diversas investigaciones sugieren que se pueden obtener los mismos beneficios de esta dieta si se come de todo pero de manera equilibrada y haciendo ejercicio. Si en tus planes está seguir la “Dieta Paleo”, ten en cuenta sus beneficios y posibles inconvenientes, aunque lo mejor que puedes hacer es acercarte con un nutriólogo para que pueda orientarte: Pros y contras de la Dieta Paleo Beneficios Se alcanza un peso saludable al evitarse casi todos los alimentos que son ricos en hidratos de carbono y que realmente son los que nos hacen subir de peso: harinas, azúcares, pastas y todos los alimentos procesados. Ayuda a controlar los niveles de glucosa y triglicéridos en sangre, así como la presión arterial, lo que contribuye a prevenir enfermedades cardiometabólicas como la diabetes tipo 2, sobrepeso, obesidad y padecimientos del del corazón, aunque en los estudios clínicos que se han realizado con ella, todavía no hay resultados a largo plazo de los posibles riesgos y beneficios de la dieta. Inconvenientes Seguir la Dieta Paleo no es algo muy práctico, ya que no se puede consumir ningún alimento procesado o empacado. Aunque implica comer más natural, lo cual es muy bueno, explica la nutrióloga Pérez de León García, necesitarás mayor tiempo para preparar tus alimentos, además de que deberás buscar formas para adaptarte en caso de que te inviten a comer o tengas alguna reunión social. Es mucho más caro comer así, por eso no está al alcance de todos. Si la dejas de hacer y empiezas a comer harinas, cereales y azúcares, puede venir el efecto rebote (si no lo haces correctamente).Lo que sí y lo que no en un régimen Paleo Alimentos permitidos Frutas Verduras Semillas Frutos secos Carnes bajas en grasa Pescado Aceites de oliva, aguacate, macadamia y coco Agua y tés herbales Raíces Alimentos prohibidos Cereales como el trigo, avena y cebada Leguminosas como las habas, lentejas, garbanzos y alubias Productos lácteos como leche y yogur Azúcar Comida procesada Sal Muy rara vez puedes comer o beber Café Vino y cerveza Azúcares naturales como la miel Harina de almendra o coco ¡Aliméntate en serio con Santander!
Agradecer es uno de los actos más elevados de la existencia. El poder que esconde esta sencilla acción es magia pura: nos conecta con las frecuencias divinas, con el don creador que manifiesta y le da boost a lo que agradecemos. Esto a colación de que estamos a una semana de la celebración más relevante para los norteamericanos, el Thanksgiving (los canadienses también la celebran, pero en otra fecha). Esta fiesta no tiene un día fijo en el calendario, sino que sucede el cuarto jueves de cada noviembre y, aunque conmemora un hecho histórico cuya veracidad sigue generando debates, agradecer es un acto universal y amoroso, cercano a todas las culturas.Según Philip David, hotelero y restaurantero americano residente en México, el Día de Acción de Gracias comenzó en Plymouth, Massachusetts, con los peregrinos llegados de Inglaterra, quienes al haber enfrentado escasez de alimento agradecieron la primera cosecha. Su fruto y la benevolencia de los indios wampanoag asentados en el área hicieron posible la supervivencia en el duro invierno. El Día de Acción de Gracias quedó como una celebración importante en la religión protestante y en la cultura anglosajona en general, pero se convirtió en una fiesta nacional en 1789, por iniciativa de George Washington. “Algo que no se tiene claro es que el Thanksgiving no es una fecha de consumismo –como la Navidad– sino de estar y permanecer en familia. La familia es lo importante en este día”. Es con ella y alrededor de la mesa que desfilan platos como el puré de camote, la ensalada con nueces y arándanos, el pay de nuez o el de manzana. El pavo es imprescindible. Sobre el porqué se celebra con esta proteína existe todo tipo de teorías. El guajolote es originario de Norteamérica y se cree que, con esta ave, otrora salvaje, y con ternera, se celebró en aquella primera ocasión. La familia, la comida y el agradecimiento, ¿acaso hay una mejor celebración?¿Por qué es tan bueno agradecer?Gabriel Ángel, facilitador de sanación cuántica, dice que “cuando agradeces, aumentas tus frecuencias y esto genera cambios celulares positivos en el organismo. Nuestros ancestros estaban conectados a la Tierra. Ellos agradecían todo lo que podían porque entendían que este acto era una especie de retribución al universo, a Dios, a la fuente creadora, por todo lo que recibían”.Mirar en conciencia lo que nos rodea nos hace desmenuzar su magnificencia. Cuando somos capaces de hacerlo, el agradecimiento viene con facilidad y valoramos a las personas con quienes compartimos camino, lo que hacemos, lo que somos, lo que tenemos, los frutos de nuestro trabajo y, claro, las cosechas. Hay un regalo en todo, si sabemos verlo. En esta sintonía muere el miedo a dejar de poseer porque no existen límites en la abundancia del universo. “El sistema divino es un sistema; tiene sus propias reglas, sus propias leyes. En el agradecimiento te conectas con esas leyes, con la divinidad y eso claro que genera resultados: te conviertes en una herramienta de manifestación”, asevera Gabriel Ángel. El agradecimiento que se comparte en la mesa, por ejemplo, como en el Thanksgiving, no se exime de dicho encanto. Gabriel Ángel explica que hay que agradecer el ser y el estar, el cómo llegaron nuestros alimentos a la mesa y por quienes la rodean; por la providencia que generó el momento en una maquinación perfecta. Luego lo que queda es conectarnos con el gozo en cada cucharada, cada bocado.Yo particularmente celebro la conexión que genera el dar gracias con la esperanza, con el aquí y el ahora, con la alegría de vivir. Para Gabriel Ángel, lo importante es ir hacia el corazón y apreciar. "Hay que pagar con amor lo que se recibe: agradecer es una faceta más de la energía del amor". En agradecer estar el recibir: el Día de Acción de Gracias es la oportunidad que tenemos para que, a través de la unión familiar, de la comida rica, de sabernos bendecidos, alegremos nuestro corazón para recibir más. Si ya se te antojó ponerte en la sintonía te dejo un menú delicioso que podrás compartir en familia:Pechuga de pavo con salsa de frutos rojos como plato fuerteRelleno de pavo para acompañarPuré de papa con jamón como guarnición clásicaPay de nuez o cheesecake de calabaza como postre
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD