10 trucos para perder peso sin dieta
Dietas

10 trucos para perder peso sin dieta

Por Kiwilimón - Marzo 2015
Para algunas personas la palabra dieta es sinónimo de esfuerzo, comer poco o sacrificio para conseguir el cuerpo deseado; sin embargo, esto está muy lejos de la realidad, porque a través de acciones diarias puedes bajar de peso sin que te des cuenta. De acuerdo con diversas investigaciones, al poner en practica algunos hábitos saludables no tendrás la necesidad de sufrir comiendo lo que no te gusta o quedándote con hambre, porque mantendrás un peso saludable y libre de grasa.

¡Tú puedes conseguirlo!

Para que seas parte de las personas que disfrutan de la vida sin riesgos o culpas, algunos especialistas te comparten los trucos para bajar de peso sin dieta, incluso, sin que te des cuenta. 1. Controla las bebidas de dieta. Una investigación realizada por la Universidad de Texas en Austin detalla que las personas que consumen este tipo de bebidas tienen cinturas más grandes que las que beben agua natural. Así que evita una ingesta excesiva de esta bebida aunque sea baja en calorías. 2. Más proteína en el desayuno. Si no tienes tiempo de hacer un desayuno en forma, ingiere yogur bajo en calorías o queso cottage. Estos alimentos te brindan el calcio y proteínas necesarias para iniciar el día, dice Tiffani Buchus, coautora de “¡No más excusas! 50 formas saludables para el desayuno. 3. Snack saludable. Si te da hambre a mediodía, consume una pieza de fruta mediana, como peras o manzanas, las cuales son ricas en fibra y te hidratan. 4. Adiós aderezos. Si consumes ensaladas, pero le agregas aderezos de crema, no estás ayudando en nada a tu cuerpo, ya que le agregan calorías. Elige aceite de oliva virgen o jugo de limón para acompañarlas. 5. Reduce los helados de yogur. Aunque te parezcan saludables, debes limitar su consumo, ya que al acompañarlo por “toppings” como son frutas, cereales o mermeladas se incrementa el número de calorías que consumes. 6. Postre o alcohol. Cuando vayas a una cena o salgas con alguien decide si das prioridad a una copa de vino o al postre. Si quieres perder peso, debes quemar las calorías que consumes, por lo que si ingieres estos dos alimentos, la cantidad superará a lo que puedes eliminar. 7. No comas en paquetes. Cuando compras comida que se encuentra en bolsas individuales, trata de vacía un poco producto en un plato o molde, ya que al hacerlo directamente de la bolsa, consumes el doble o triple de lo que normalmente harías. 8. Practica yoga. Un estudio publicado en la Revista de la Asociación Dietética Americana detalla que las personas que hacen yoga pesan menos que los demás, debido a que son más conscientes al comer. 9. Come en casa. Ingerir comida casera durante cinco días a la semana es más saludable, porque tú puedes elegir los ingredientes con los que cocinas, así como la cantidad. 10. Haz una pausa. Si eres de las personas que no paran de comer hasta no ver el plato vacío, es momento de que pares un momento. La gente que hace una pausa al comer da la oportunidad de que llegue la sensación de saciedad y evitan comer de más. Además, si comes en un restaurante, trata de dividir el plato principal con alguien más, pedir una entrada como comida, elegir una opción infantil y complementa con un plato pequeño de ensalada. Al seguir estos consejos, es fácil que poco a poco pierdas peso y logres un cuerpo esbelto sin complicaciones. Con el tiempo, el cuerpo se acostumbra y tú solo te sorprenderás de las cosas que puedes hacer en beneficio de tu salud sin que te des cuenta. Ver artículo original.

Notas recomendadas

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿Cuántas veces no hemos escuchado hablar del metabolismo, de sus maravillas para bajar de peso y de cómo a medida que crecemos, se va alentando y por eso subimos de peso?Sin embargo, realmente sabemos poco de este proceso y si es en verdad el responsable de que sea más difícil o fácil mantenernos en un peso.¿Qué es el metabolismo?Llamamos metabolismo al conjunto de reacciones químicas que se dan dentro de las células del cuerpo. Estas reacciones son las responsables de transformar todos los alimentos en el combustible para realizar actividades que van desde respirar y moverse, hasta regular la temperatura cuando hace frío o calor, además de que hacen lo posible para que las células estén sanas y funcionando correctamente. Cuando hablamos de tener el metabolismo “lento” o “rápido”, nos referimos a la velocidad con la que nuestro cuerpo realiza todas estas funciones. Y esto sí es importante en lo que respecta a nuestra tendencia a ganar o perder peso. Cuando nuestro metabolismo es más rápido, el cuerpo quema más calorías, incluso cuando no está realizando ninguna actividad física: a esto se le conoce como metabolismo basal, o sea, la energía que nuestro cuerpo consume diariamente para funcionar sin ningún tipo de actividad adicional más allá de las funciones esenciales.Aunque contar con un metabolismo rápido o no depende en gran medida de la genética de cada uno y de otras cuestiones difícilmente alterables como el sexo o la edad, a partir de los 40 años, éste se ralentiza.Sin embargo, es posible acelerarlo con determinados hábitos sobre los que sí podemos incidir.Come cada tres horasCuando pasas mucho tiempo sin comer entre comidas, el nivel de azúcar en la sangre disminuye, lo que provoca que te sientas cansado y fatigado, además de que se ralentice tu metabolismo. Si comes un snack entre comidas no pasarás hambre, consumirás menos cantidad en la siguiente comida y mantendrás acelerado tu metabolismo.Come proteínasNuestro cuerpo tarda más tiempo y necesita más energía para descomponer y digerir la proteína que para procesar otro tipo de alimentos, por lo que gasta aproximadamente 20 o 30% de las calorías que aportan las proteínas en digerirlas estas, en comparación al 5 o 15% que necesita para procesar la grasa o los carbohidratos.Toma caféPese a que hay mucha información contradictoria sobre este tema, el café es una de las pocas sustancias que aceleran el metabolismo y ayuda a la quema de grasas. La bebida es, además, un gran aliado si practicas ejercicio, ya que la cafeína aumenta los niveles de adrenalina y prepara al cuerpo para un esfuerzo físico increíble: hace que las células grasas descompongan la grasa corporal, liberándola como ácidos grasos libres, que usamos como combustible cuando hacemos ejercicio.No sólo con ejercicio se pierde peso. Si sigues estos pequeños consejos en tu dieta y en tu rutina diaria, conseguirás activar el metabolismo para quemar más calorías.
Llevar un estilo de vida saludable a veces nos parece muy complicado, porque nuestras rutinas están llenas de mil actividades.Sin embargo, puedes mejorar tu rendimiento durante el día incluyendo alimentos que te ayuden a tener energía y a fortalecer tu organismo, lo único que necesitarás será mezclar fruta y bebidas vegetales o agua y ¡listo!Si te preguntas cómo hacerlo de manera sencilla, orgánica y sin tener que invertir mucho tiempo, puedes empezar por procurar desayunar algo ligero pero poderoso, como alguna de estas bebidas.Un smoothie de chocolate te ayudará a empezar el día con fibra, carbohidratos complejos, minerales y guaraná. Por ejemplo, el Organic Chocolate Smoothie Mix de Nature’s Heart te proveerá de guaraná, para mejorar tu memoria y la combinación con el cacao te da energía y antioxidantes.Otra opción puede ser un smoothie con moringa, wheatgrass, espirulina, lúcuma y mezquite, que te brindará proteínas, fibra, antioxidantes, vitamina B, hierro y magnesio, además de un efecto détox. Diez gramos de proteína, probióticos y enzimas digestivas, combinados con tu fruta favorita, es todo lo que se necesita para sacarle el máximo provecho a tu día. Todos estos beneficios y más los encuentras en este smoothie mix todo en uno, que combina sabor y funcionalidad. Si lo que buscas es vitalidad y bienestar, entonces la mezcla de omegas, antioxidantes, minerales y proteínas te mantendrá satisfecho y potenciará tu día, además de que este smoothie también incluye canela y vainilla, lo cual le da un sabor intenso.Por último, un smoothie con maca, mezquite y lúcuma aumentará tu energía, resistencia y mejorará tu estado de ánimo, pues es ideal para el equilibrio hormonal, reduce la ansiedad y ayuda con la falta de concentración.Atrévete a preparar estos smoothies que son muy prácticos y funcionales, todos son veganos y te ayudarán de una manera muy fácil a encontrar ese extra de energía, concentración y bienestar que estabas buscando.
Cuando hacemos ejercicio, lo que comemos se convierte en una parte importantísima para lograr nuestros objetivos. De hecho, se ha comprobado que lo que comemos antes y después de hacer ejercicio influye directamente en el entrenamiento y en los resultados. Qué comer antes de hacer ejercicio es tan importante como qué comer después: se trata de obtener y recuperar la energía y los nutrientes que utilizamos, y la alimentación previa al ejercicio físico es la más importante, ya que de ahí tomamos el combustible que necesitamos.Aunque lo mejor es consultar a un especialista en nutrición, para que te arme un plan de acuerdo con tu edad, fisionomía, ritmo de vida, tipo de entrenamiento y objetivo, aquí encontrarás recomendaciones de lo que puedes comer previo y posterior a hacer ejercicio. ¿Qué comer antes de entrenar?Lo que recomiendan los expertos es comer alimentos ricos en carbohidratos, pues estos te ayudarán a tener energía y a mejorar el rendimiento y la resistencia. Procura que estos alimentos sean bajos en grasa y azúcares, y moderados en proteínas, por ejemplo:Un plátano, pues tiene potasio, que te será de gran utilidad a la hora de hacer alguna actividad física, además de que regulará el agua en tu organismo.Tomar agua suena simple pero no lo es. El agua, además de hidratar y mantener la temperatura de tu cuerpo, es importante para evitar calambres y desmayos por la pérdida de electrolitos.La avena es uno de los mejores alimentos que puedes comer antes de hacer ejercicio, pues tiene fibra, potasio y otros micronutrientes que funcionan para mantener el nivel de tus electrolitos. Además, contiene calcio y fósforo, que actúan en tus músculos cuando estás trabajando y hasta en la recuperación. ¿Qué comer después de entrenar?Lo más seguro es que después de hacer ejercicio salgas con mucha hambre, pero es importante que resistas la tentación, evites comer cualquier cosa y mejor tomes decisiones inteligentes en cuanto a qué comer para favorecer la recuperación.Estos son algunos de los alimentos que puedes comer:El huevo es un alimento muy saludable para después de completar una exigente rutina de ejercicio, ya que tiene un alto contenido en proteínas, vitaminas y minerales. Comer un puñado de frutos secos como almendras, nueces o pasas al terminar de hacer ejercicio es idóneo para restaurar energías. Además de sus beneficios nutricionales, están recomendados como alimentos para bajar el colesterol y ayudan a regular la presión sanguínea.Comer proteína, como pollo a la plancha o una lata de atún, te ayudará a obtener lo necesario para la reconstrucción muscular una vez terminado el ejercicio. Recuerda que la alimentación es igual o más importante que el ejercicio para cumplir tus propósitos, y aquí tienes una pequeña guía de lo que puedes consumir para hacer más efectiva tu rutina de ejercicios.
Comer no es sinónimo de nutrirnos. Sí, quizá pienses que estás bien alimentado porque comes varias veces al día, pero cabe la posibilidad de que estés malnutrido y no lo sepas.Cuando escuchas la palabra malnutrición, seguramente se te vienen a la mente imágenes de niños en estado de emaciación, donde los huesos son visibles en la piel, es por esto que frecuentemente se nos olvida lo que malnutrición significa.¿Qué es la malnutrición?De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la malnutrición es tanto las carencias como “los excesos o los desequilibrios de la ingesta de nutrientes de una persona”, y abarca dos tipos de afecciones.La desnutrición, la cual abarca el retraso del crecimiento en cuanto a estatura; la emaciación que es el peso menor al que corresponde a la estatura o la edad, y falta de vitaminas y minerales importantes.El segundo es el sobrepeso y la obesidad. Esto se enfoca en todas las enfermedades no transmisibles relacionadas con la alimentación, como cardiopatías, accidentes cerebrovasculares, diabetes y cáncer. A grandes rasgos, el término malnutrición se refiere a comer muy poco, comer mucho, combinar incorrectamente los alimentos, ingerir alimentos con poco valor nutricional o alimentos contaminados.Otro de los pensamientos errados sobre la malnutrición es que se cree que el hambre es un problema que afecta a países tercermundistas, mientras que la obesidad, a países de primer mundo; sin embargo, debes saber que esto es un problema global, que nos afecta a todos.Y no sólo eso, según datos de la OMS, una de cada tres personas sufre algún tipo de malnutrición. Es más común de lo que crees ver a personas con diferentes formas de malnutrición convivir en el mismo país, en la misma comunidad y, a veces, hasta en la misma familia. El problema es tan grave que los gobiernos, así como la Organización Mundial de la Salud y Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, están realizando acciones en conjunto para erradicar la malnutrición. En casa, podemos prevenir esta afección organizando nuestras comidas y haciendo mejor selección de los alimentos que vamos a consumir. Y a nivel comunidad, puedes aportar al trabajo de fundaciones y asociaciones dedicadas a ayudar a niños de escasos recursos a tener una alimentación balanceada, como Dibujando un mañana o Comer y Crecer, y contribuir a que se desarrollen sanos y tengan un mejor futuro.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD