10 trucos sin dieta para bajar de peso que te pondrán de buenas

Por Kiwilimón - Diciembre 2016
No todo en la vida son dietas y regímenes imposibles. SI estás buscando bajar de peso no tienes por qué sufrir, hay maneras ricas y naturales de reducir tallas sin tener que recurrir a las tormentosas dietas. Hoy te dejamos 10 trucos que tal vez no conocías para que puedas mantenerte en línea sin dieta.

Nueces

Según la Escuela de Salud Pública de Harvard, comer frutos secos de cáscara dura como las nueces y almendras es más beneficiosos para bajar de peso que comer fruta. Esto da resultados a largo plazo, pero es algo bueno pues tu cuerpo se va adaptando y no hay rebote. Duerme más Según investigaciones de la Universidad de Chicago dormir más mientras se está a dieta ayuda a quemar más grasa, es decir que si te encuentras comiendo bien y bajando de peso te conviene dormir un mínimo de ocho horas para que tu descanso también contribuya.

Usa tu imaginación

Algunos científicos de Carnegie Mellon, una universidad de Pittsburg, han demostrado que cuando se te antoje chocolate, dulce o algún otro pecado, debes pensar en comerlo en cantidades masivas. Esto disminuirá tu apetito.

Hidrátate

Dicen investigaciones de la Sociedad Americana de Química que tomar dos tazas de agua antes de comer ayuda a adelgazar y también combatir la obesidad.

No hay que comer frente a la pantalla

El American Journal of Nutrition comprobó que comer cuando se está trabajando frente a la computadora resulta en comer más o compulsivamente. Es mejore evitarlo.

No sólo proteína

La Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas asegura que la dieta de la proteína es dañina, no lleva a un adelgazamiento duradero y de hecho se le relaciona con una taza de mortalidad más alta que la normal.

Pimienta roja

Está comprobado que la pimienta roja de Cayenne ayuda no sólo a limitar el apetito, sino también a quemar más calorías durante la digestión. La Universidad de Purdue recomienda usarla en tus recetas.

Atención a las etiquetas

Según investigaciones de la Universidad Estatal de Washington las mujeres que miran las etiquetas de los productos que compran en el supermercado son mucho más propensas a bajar de peso que quienes no lo hacen.

El frío es bueno

Pasar frío nos obliga a usar más calorías de nuestro cuerpo para mantenernos calientes, y es por eso que la revista Obesity Reviews recomienda no usar calefacción y disfrutar de los beneficios que trae el invierno.

Sin acelerador

Estudios recientes declaran que comer rápido disminuye la segregación de la sustancia que nos hace sentir satisfechos. Por lo mismo, es mejor comer lento para enterarnos a tiempo cuando estemos llenos.  

Para ayudarte a perder peso sin sufrir te dejamos las siguientes recetas:

Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Cómo bajar de peso, es el dilema al que muchas personas se enfrentan día a día. Y es que mantener la línea o conservar un peso ideal puede convertirse en un problema, sobre todo si no tenemos el tiempo para preparar platillos más saludables. Precisamente por esto cada año surgen dietas que cualquier persona puede adaptar a su ritmo de vida y con esto, adoptar mejores hábitos alimenticios. Estas son algunas de las tendencias de dietas más populares en el mundo:Dieta Keto. La efectividad de la dieta keto está basada en la cetosis, que es el momento en el que el cuerpo usa la grasa almacenada como combustible. Para lograr esto es necesario comer alimentos altos en grasas y bajos en calorías. Si bien esta dieta es muy efectiva, no se recomienda seguirla por mucho tiempo o en personas que padecen ciertas enfermedades. Dieta Dash. La dieta Dash es ideal para combatir la presión arterial alta y fue la número uno en 2018 en Estados Unidos. En la dieta se consumen principalmente cereales y alimentos con mucha proteína como carnes magras, frutos secos, legumbres, etc. y se evitan todas las grasas saturadas: todos los lácteos enteros, carnes con mucha grasa, huevo, mantequilla, etc.Dieta Mediterránea. Esta dieta es muy parecida a la dieta Dash, que es usada para prevenir enfermedades cardiovasculares, diabetes, etc. Aquí lo ideal es consumir solo productos de origen natural y evitar grasas o carne roja. Lo importante en esta dieta es tomar entre 1.5 y 2 litros de agua y llevar una alimentación balanceada.Dieta Vegana. La dieta más famosa en la que están prohibidos todos los productos de origen animal. A diferencia de otros regímenes alimenticios que buscan exclusivamente bajar de peso o mejorar la salud, la dieta vegana tienes más motivaciones que solo adelgazar. Por ejemplo: cuestiones morales con los animales o el medio ambiente.TE PUEDE INTERESAR: 400 MENÚS PARA VEGANOSDieta Flexiteriana. Esta es un tipo de dieta vegetariana, pero como su nombre lo dice que es más flexible. Su objetivo es reducir en lo posible todos los productos de origen animal. Puedes comer frutas, verduras, y granos en grandes cantidades, pero debes evitar los productos de origen animal a menos que sea necesario.No olvides que el resultado de las dietas depende de qué tan disciplinado seas con ellas. Ninguna dará resultado sino la sigues al pie de la letra.
Mejorar tus hábitos alimenticios es una tarea mucho más sencilla de lo que algunas personas piensan. Sigue estos seis pasos y verás lo fácil que es cambiar poco a poco tu manera de comer.Lleva un diario de tus comidas. Comienza por anotar todo lo que comes: desde el desayuno, los entremeses y las bebidas hasta la cena. Pero no solo eso. También escribe la emoción o la sensación que tenías al comer algo. Por ejemplo: por la mañana podrías decir que tenías mucha prisa mientras tomabas tu taza de café, o que sentías algo de ansiedad al comer una bolsa de frituras antes de la hora de la comida.Identifica los principales problemas en tu alimentación. Cuando ya hayas registrado tu actividad alimenticia por varios días puedes comenzar a estudiar tu comportamiento. Esta es una manera muy sencilla de reconocer patrones negativos en tu alimentación. Tal vez no eres consciente de que tu trabajo te está estresando y que por eso estás comiendo en exceso, o que hay una situación particular en tu vida personal que te está generando ansiedad y te hace comer más de la cuenta.Establece metas que sean realistas. Para poder cambiar algo en tu vida tienes que sentir motivación. Y esta se adquiere cuando los objetivos son retadores, pero alcanzables. En otras palabras: no intentes hacer cambios tan pequeños que puedan considerarse  insignificantes, ni trates de revolucionar toda tu manera de vivir al cabo de unos días. Busca puntos intermedios para que puedas mejorar efectivamente tus hábitos alimenticios.Sigue al pie de la letra tu plan. Al tratar de hacer ajustes en tu estilo de vida, sobre todo en tu alimentación, es necesario que no pienses en excepciones, principalmente al inicio del proceso. Esto significa que, si has decidido desayunar todos los días, esta regla aplica de lunes a domingo, incluyendo el día de la semana más ocupado que tengas. Además de la disciplina, necesitarás mucho orden para poder cambiar tus hábitos.No te mates de hambre, ni de sed. Muchas personas creen que lo mejor que pueden hacer para bajar de peso es someterse a largos periodos de ayuno, pero ¿qué crees? Esto puede ser contraproducente. Otra cosa que también puede afectar tu proceso de cambio de hábitos alimenticios es la falta de líquidos. Como recomendación, procura comer cada cuatro horas y toma por lo menos dos litros de agua natural al día.Aprende a comer de todo. Para llevar una alimentación balanceada es necesario que comas de todo. Esto incluye verduras, frutas, carne, lácteos, pescados, etc. A menos que por cuestiones de salud u otras razones no puedas comer algunas cosas, te  recomendamos ampliar el abanico de ingredientes en tu cocina.No tienes que hacer grandes sacrificios para cambiar tus hábitos alimenticios. Solo necesitas mucha disciplina y orden. Organiza tu menú semanal con estas recetas:Caldo Tlalpeño Chilaquiles en salsa verde Tinga de Pollo Ensalada de manzana verde y lechuga 
Todos los años esperamos con ansias las posadas, pero ¿sabemos en realidad por qué las celebramos? Esta es la historia del origen de las posadas. Como la gran mayoría de las tradiciones mexicanas, la historia de las posadas se remonta a la época prehispánica. Antes de la Conquista española, los indígenas celebraban en diciembre fiestas en honor a su dios Huitzilopochtli. Las festividades, que duraban varias semanas, cerraban con reuniones simultáneas por todas las casas en las que se daban alimentos a los invitados. Casualmente estas fiestas coincidían con las celebraciones católicas de los españoles, por lo que estos las aprovecharon para evangelizar a los pueblos indígenas. Después de varios años de la Conquista, en 1587, el fray Diego de Soria obtuvo un permiso del papa para comenzar a celebrar las misas de aguinaldo. Con esto lo que buscaba el sacerdote era sustituir las fiestas en honor a Huitzilopochtli para que los indígenas comenzaran a celebrar la Navidad. Las misas de aguinaldo se llevaban a cabo del 16 al 24 de diciembre y eran una mezcla de misas con representaciones de los pasajes de la biblia. La intención de esto era evangelizar a los indígenas y mostrarles todo lo que habían tenido que pasar María y José antes del nacimiento de Jesús. En un principio las misas se organizaban dentro de la iglesia. Aprovechando la amplitud de los espacios del templo, los agustinos – quienes fueron los primeros en organizarlas – celebraron las primeras misas de aguinaldo dentro del convento de Acolman. Tanto españoles y criollos como indios asistían a estos eventos en los que al finalizar el rito religioso se repartían regalos y comida. Con los años se fueron incorporando más elementos a las fiestas (piñatas, cánticos, velas, dulces) y estas lograron mayor popularidad. Las personas comenzaron a celebrar lo que se conocía originalmente como las misas de aguinaldo en sus casas y barrios, hasta convertirse en lo que hoy conocemos como posadas. El significado de las posadas podría haber cambiado, pero no hay duda de que siguen siendo una de las fiestas más esperadas en México. ¿Tú ya organizaste tu posada? Estas recetas son perfectas para una posada: Pastel de tamal con carne adobada Tamales oaxaqueños de mole Chocolate caliente mexicano Sidra de manzana y canela   Fuentes: http://www.milenio.com/opinion/dr-sergio-antonio-corona-paez/cronica-de-torreon/origen-de-las-posadas-navidenas https://www.ngenespanol.com/travel/origen-de-las-posadas-en-mexico/  
Como dice el famoso proverbio francés: “la salsa vale más que el pescado”. En otras palabras, una buena salsa puede levantar hasta el más sencillo de los platillos. Conoce las salsas básicas que debes aprender a preparar para lucirte todos los días en la cocina.   Mayonesa casera Por supuesto que no podía faltar en esta lista la mayonesa. Ya sea que la uses para preparar un sencillo sándwich casero o una exquisita ensalada rusa, la mayonesa es siempre un ingrediente esencial. Como algunas recetas llevan ostiones y tienen un sabor fuerte, puedes cambiarlos por hierbas aromáticas. Lo mejor es que puedes hacerla de forma tradicional, batiendo con el globo o más rápido, usando tu licuadora. Salsa pomodoro Este es un gran ejemplo de cómo una salsa puede mejorar cualquier preparación. Úsala en pastas, carnes o pollo; combina con todo. Es una salsa a base de jitomate, ajo, cebolla y algunos ingredientes extra que dan mucho sabor. Aunque originalmente para prepararla debes picar los alimentos, te sugerimos usar la licuadora para ahorrar tiempo al cocinar. Salsa de tamarindo casera Cuando ya no tienes más ideas o solo te queda un filete de carne en el refrigerador, esta salsa de tamarindo puede sacarte del apuro. Recuerda que puedes refrigerarla y recalentarla, o simplemente, servirla fría. Salsa ranchera roja Claro que una salsa picante es básica, sobre todo en la cocina mexicana. Y qué mejor opción que una deliciosa salsa ranchera roja. Para darle ese toque especial a tus platillos solo necesitas 6 ingredientes, tu licuadora y menos de 15 minutos. Aderezo ranch Este aderezo lo puedes usar para acompañar una enorme cantidad de platillos, como alitas, costillitas BBQ o ensaladas. O sea que no puede faltar en tu cocina. Dependiendo del tipo de consistencia que prefieras, puedes picar los ingredientes a mano, o mejor, licuarlos todo para que quede una mezcla más homogénea. Mantequilla de maní casera Aunque no es precisamente una salsa, la mantequilla de maní puede servirte para preparar gran variedad de platillos de la cocina oriental y también para dar el sabor de cacahuate a muchos postres. Sigue esta receta para tener en tu cocina una mantequilla de cacahuate libre de conservadores y otros químicos.   Ahora que ya sabes que lo único que necesitas para preparar platillos espectaculares es una buena salsa, usa estas recetas y deja volar tu imaginación. Cuéntanos, ¿con qué ingredientes te gustaría combinar estas salsas?
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD