10 trucos sin dieta para bajar de peso que te pondrán de buenas

Por Kiwilimón - Diciembre 2016
No todo en la vida son dietas y regímenes imposibles. SI estás buscando bajar de peso no tienes por qué sufrir, hay maneras ricas y naturales de reducir tallas sin tener que recurrir a las tormentosas dietas. Hoy te dejamos 10 trucos que tal vez no conocías para que puedas mantenerte en línea sin dieta.

Nueces

Según la Escuela de Salud Pública de Harvard, comer frutos secos de cáscara dura como las nueces y almendras es más beneficiosos para bajar de peso que comer fruta. Esto da resultados a largo plazo, pero es algo bueno pues tu cuerpo se va adaptando y no hay rebote. Duerme más Según investigaciones de la Universidad de Chicago dormir más mientras se está a dieta ayuda a quemar más grasa, es decir que si te encuentras comiendo bien y bajando de peso te conviene dormir un mínimo de ocho horas para que tu descanso también contribuya.

Usa tu imaginación

Algunos científicos de Carnegie Mellon, una universidad de Pittsburg, han demostrado que cuando se te antoje chocolate, dulce o algún otro pecado, debes pensar en comerlo en cantidades masivas. Esto disminuirá tu apetito.

Hidrátate

Dicen investigaciones de la Sociedad Americana de Química que tomar dos tazas de agua antes de comer ayuda a adelgazar y también combatir la obesidad.

No hay que comer frente a la pantalla

El American Journal of Nutrition comprobó que comer cuando se está trabajando frente a la computadora resulta en comer más o compulsivamente. Es mejore evitarlo.

No sólo proteína

La Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas asegura que la dieta de la proteína es dañina, no lleva a un adelgazamiento duradero y de hecho se le relaciona con una taza de mortalidad más alta que la normal.

Pimienta roja

Está comprobado que la pimienta roja de Cayenne ayuda no sólo a limitar el apetito, sino también a quemar más calorías durante la digestión. La Universidad de Purdue recomienda usarla en tus recetas.

Atención a las etiquetas

Según investigaciones de la Universidad Estatal de Washington las mujeres que miran las etiquetas de los productos que compran en el supermercado son mucho más propensas a bajar de peso que quienes no lo hacen.

El frío es bueno

Pasar frío nos obliga a usar más calorías de nuestro cuerpo para mantenernos calientes, y es por eso que la revista Obesity Reviews recomienda no usar calefacción y disfrutar de los beneficios que trae el invierno.

Sin acelerador

Estudios recientes declaran que comer rápido disminuye la segregación de la sustancia que nos hace sentir satisfechos. Por lo mismo, es mejor comer lento para enterarnos a tiempo cuando estemos llenos.  

Para ayudarte a perder peso sin sufrir te dejamos las siguientes recetas:

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El imponente bosque de coníferas coquetea con robarme la atención, sin embargo, mis sentidos se concentran en algo más: ahí, subiendo los escalones de las calles empedradas de Tlalpujahua, están los puestos de comida del mercado. Hay ollas exhalando el humo de sus tamales y corundas, conservas y ates acorralados por las abejas, pan apilado en bolsas. Ay, con el pan de pulque. Ay, con el pan de pucha. En Michoacán, la naturaleza es la que llama pero es la comida la que obsesiona a regresar. Quien no ha ido a comer a este estado se ha perdido de una de las tres mejores gastronomías regionales del país. Más claro, imposible. Michoacán es un conglomerado de michoacanes. La zona lacustre, el mar, la milpa, el bosque albergan una tradición, una colección de sabores enmarcados por las técnicas ancestrales y los ingredientes endémicos. A esa suma cultural, a esas coordenadas geográficas, les debemos más que éxtasis culinarios. Gracias a ellas aparecemos en la única lista que importa: la del Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. “La gastronomía michoacana es única por la alineación de un paisaje fértil con muchos tipos de terreno y lagos ricos en pesca, así como una cultura prehispánica que ha pasado sus tradiciones a través de generaciones”, asegura el arquitectico Fernando Vela, presidente del Festival gastronómico Morelia en Boca. Desde sus heterogéneos rincones, collage de imágenes y climas, salen productos excepcionales como los charales, el pescado blanco, la trucha. En la meseta purépecha se dan productos como el amado aguacate; en Zamora del Valle, las fresas; en Valle de Apatzingán, los limones, las moras; en la milpa, esos maíces rojos, negros, azules, amarillos con la mineralidad en las entrañas; de Cotija, su queso. Aunque de quesos no son los únicos, pero sí los más prestigiosos. Otros menos conocidos son los quesos de la Ruana, de Tierra Caliente, frescos u oreados.Las manos detrás de la cocina complementan esta suerte de sortilegio. Lucero Soto, una de las chefs más representativas de la región, cree que el verdadero tesoro está en las cocineras tradicionales. Nombres como Esperanza Galván resuenan en embajadas del mundo haciendo lo que mejor saben hacer: ser guardianas de recetas y técnicas, exportadoras de cultura; ella, particularmente, de la purépecha. También está Blanca Villagómez, en Tzintzuntzan, quien según el arquitecto Fernando prepara una hueva de pescado en salsa de guajillo como ninguna otra. Lucero Soto, por su parte, no es cocinera tradicional pero acerca el folklor michoacano de las calles a los manteles emblemáticos del país desde el Restaurante Lu Cocina Michoacana. No se puede dejar de mencionar a Mariana Valencia de Cocina M, en Uruapan.En Morelia hay que emprender un peregrinaje por carnitas Don Raúl, o encaminarse de filón hasta Quiroga para probarlas confitadas en cazo de cobre. Ante una señora con una cubeta de charales hay detenerse por un taquito de tortilla de maíz, un puñito de charales fritos y unas gotitas de limón –poquita, porque no queremos críticas–. De mañana hay que estar por la catedral o el mercado y sentarse en uno de esos locales con nombres de mujeres para ser provistos de platos de plástico rojo y unos uchepos con los sabores del elote, unas corundas con la trinidad mexicana de la garnacha –crema, salsa y queso– y un atolito dulce.Yo no me pierdo la sopa tarasca para el medio día o las atapakuas purépechas, parecidas al mole; se preparan semillas como el cacahuate o la pepita de calabaza y van acompañados de verduras y carne. En Lu me gusta probar las enchiladas morelianas de pato que inhabilitan cualquier tipo de insatisfacción. El arquitecto Fernando prefiere la xanducata (una especie de pipián elaborado también con pepita), las jahuácatas (una corunda preparada en capas y que lleva frijoles) y por supuesto, el aporreadillo de Tierra Caliente. Como gran conocedor de la gastronomía de aquel estado habla del churipo purépecha (un plato de cuchara), del mole de queso y el conejo estirado, tradicional de Corpus Christi.A la hora del postre la gastronomía michoacana ofrece variedad. Los chongos zamoranos, la fruta en conserva y los ates pueden conseguirse en las tiendas que resguardan mujeres ataviadas con vestidos virreinales. Lucero Soto dice que cuando el antojo llama a mitad de calles hay que recurrir al gazpacho moreliano.Yo no dejo el estado sin comerme unas morelianas de cajeta, nuez y papel estrella o sin buscar por cielo, mar y tierra la mejor heladería, esa que venda una buena nieve de pasta de gusto avainillado, tradicional de Pátzcuaro. Cuando llega la hora pido uno doble. Y es que Michoacán, nada de sencillo. Eso nunca.
Se fue la mitad del año y parece que la comfort food –tan necesaria para el apapacho del alma cuando las cosas no van del todo bien– llegó para quedarse. En 2020 vimos llegar harto pollo frito, comida thai, sandos japoneses, galletas de todos colores y sabores, smash burgers, omnipresentes conejitos Turín, entre otros bocados monchosos. Entre ellos está uno 100% mexicano que, curiosamente empezó a hacer mucho ruido hace un par de años en Estados Unidos antes de estar en boca de todos al sur del Río Bravo: la birria. Generalmente asociada con la comida típica de Jalisco, es en el municipio de Cocula donde se han preservado recetas de birria que se preparan, desde el siglo XVII, en la región occidental. Se dice que con los españoles llegó un buen cargamento de ganado caprino, alimento nada bien visto por la aristocracia y los conquistadores por su fuerte olor e intenso sabor cárnico. Era, desde luego, comida destinada a los pueblos originarios. Sin embargo, tan audaces cocineros como siempre demostraron ser los habitantes de nuestro territorio –sobre todo sus mujeres–, consiguieron arropar esta carne con especias que para entonces ya se usaban en la región: laurel, clavo, canela, orégano, comino, chiles asados… para después hornearla lentamente bajo tierra. El resultado: un platillo de carne suave, aromático, un tanto picosito y con un caldo sustancioso, bellísimo para comer con cuchara y acompañado de tortillas. Es en Guadalajara donde la birria afianza su popularidad entre lugareños y visitantes. Maravillosos exponentes se encuentran en el Mercado Alcalde –preguntar por la de Don David–; la de La Victoria en el mítico barrio de Santa Tere; Las nueve esquinas, favorita de los turistas del Centro; la de El Chololo, con rumbo a Chapala; la birria del Chino, donde se come la tradicional de chivo, pero también de res; el taco de gordito en la birriería Aceves, dentro del Mercado de Abastos; y un larguísimo etcétera. Pero a la birria no se le encuentra exclusivamente en Guadalajara, Tijuana tiene también una gran tradición de carretas de tacos de birria con su consomé, como los que se encuentran en los linderos del Mercado Hidalgo. Desde hace no más de tres años, la birria reventó en Estados Unidos, específicamente en Los Ángeles, Chicago y Nueva York. Tan sólo en la reconocida guía Eater de Nueva York hay una lista de 19 lugares imprescindibles para probar birria en la Gran Manzana. Y, claro, Instagram hizo su chamba: millones de usuarios han salivado ante el plato y uno de sus derivados: la quesabirria, una portentosa quesadilla de tortilla grande con carne de birria de res, lista para chopearse en un caldito bien espeso con limón, cebollita y cilantro. A partir del fenómeno birriamen –fideos de ramen en caldo de birria, de la autoría del chef Toño De Livier–, su constante presencia en Instagram y el auge de las dark kitchens, es que la birria se está haciendo un lugar en la Ciudad de México. Lo que resta de 2021 la vamos a seguir viendo y, con suerte, otras versiones se adueñarán de más esquinas de la capital. Mi consejo sería intentarla en casa. No muy lejos de aquí encontrarán una buena receta de birria de res, ideal para perfeccionarla con nuestro toque personal y así presumirla como si lleváramos años cocinándola. Manos a la obra.
En Kiwilimón sabemos que el dolor de garganta es uno de los peores síntomas de la gripe, pues suele acompañarse de ardor y de una sensación molesta al tragar. Aunque existen muchos medicamentos para tratar este padecimiento, también existen varios remedios caseros que son muy fáciles, rápidos y económicos de preparar. ¿Por qué duele la garganta?De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU., el dolor de garganta puede ser causado por varias razones, sin embargo, las causas más comunes suelen ser la gripe común o resfriado, aunque también puede deberse a una infección en la garganta, alergias o amigdalitis, entre otros padecimientos. Por otro lado, debido a la pandemia de COVID-19, el dolor de garganta también se considera como uno de los síntomas de esta nueva enfermedad, por lo que es importante que identifiques otros síntomas y acudas a un médico en caso de ser necesario. En caso de que el dolor, ardor o irritación de garganta que presentas se deba a una gripe o resfriado, puedes intentar varios remedios naturales para acabar con este molesto padecimiento. Remedios caseros para acabar con el dolor de gargantaEstos son 5 de los remedios naturales más eficaces para combatir el dolor de garganta. MielLa deliciosa miel será uno de tus mejores aliados a la hora de combatir el dolor de garganta, pues de acuerdo con un estudio científico publicado en 2007, la miel es muy buena para tratar el dolor de garganta y los ataques de tos. Por si fuera poco, otro estudio señala que este ingrediente natural es muy efectivo para ayudar a la cicatrización de heridas, por lo que tu garganta sanará mucho más rápido. Si quieres terminar con el molesto ardor en la garganta, solo debes prepararte un té calientito con miel o tomar una cucharadita del líquido dorado. Gárgaras de bicarbonatoOtro de los mejores remedios caseros para acabar con el dolor de garganta es el bicarbonato de sodio, pues sentirás alivio inmediato gracias a que esta sustancia puede matar las bacterias presentes en la garganta. Según los expertos, solo debes combinar agua tibia, bicarbonato y sal para este rápido y fácil remedio natural. Té de manzanillaEl té de manzanilla es una de esas infusiones que se usan para cualquier mal, tanto físico como para el corazón, pero en este caso te recomendamos preparar uno de estos ricos tés para eliminar el ardor y la irritación de garganta. Un estudio publicado en 2011 señala que el té de manzanilla ayuda a aliviar los síntomas del resfriado común, incluyendo una garganta irritada, por lo tanto, esta pequeña flor será el mejor de los aliados. Vinagre de manzanaAunque parezca un poco difícil de creer, y no sea muy delicioso, el vinagre es ideal para tratar el dolor de garganta gracias a sus propiedades antibacterianas. Por otro lado, esta sustancia también puede ayudar a disolver las flemas que se acumulan en la garganta. Si comienzas a sentir dolor en la garganta, puedes diluir vinagre de manzana con agua para hacer gárgaras y ¡seguramente te sentirás mejor en un dos por tres! AjoSabemos que los remedios naturales con ajo no son nada apetitosos, pero son bastante eficaces, ya que este ingrediente contiene propiedades antibacterianas y otros beneficios que ayudan a combatir infecciones. ¡Para calmar el dolor de garganta puedes preparar deliciosos platillos con ajo fresco!En caso de que el dolor de garganta no desaparezca o empeore, lo más recomendable es acudir con un médico para que encuentre el tratamiento adecuado.
Al igual que el té negro y té oolong, el té verde proviene de la planta Camellia Sinesis, la cual se cultiva en países como Japón, China e India, sin embargo, el té verde se diferencia por su oxidación nula y fue la base para el resto de tipos de té que son oxidados durante el proceso de elaboración. Debido a esto, el té verde es considerado el más antiguo del mundo. Sus orígenes datan del año 2737 A.C, en aquella época el té verde se consumía principalmente como medicina, pues entre sus propiedades destaca su poder antioxidante, debido a que contiene una alta concentración de catequinas y polifenoles. También se llegaban a usar las hojas de té verde trituradas para colocarlas sobre partes doloridas del cuerpo; con el paso del tiempo, fue convirtiéndose en una bebida popular por sus efectos positivos en la vida cotidiana. Esto la transformó en una de las bebidas más importante de la cultura china.A continuación les comparto algunos de los beneficios del té verde, que pueden ser adjudicados a su consumo. Por favor tomen en cuenta que estos beneficios han sido resultado de muchos de los estudios, sin embargo, no existen «pruebas fehacientes» de ello.Fortalece los huesosReduce el estrésFavorece la combustión de las grasasPreviene las cariesAyuda a reducir el colesterolEstimula la inmunidadMejora el funcionamiento del cerebroGourmetip: Para evitar el sabor amargo, sólo debes dejar la bolsa de té en el agua de 1-3 minutos máximo.Para otras recomendaciones los invito a mi sitio.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD