12 alimentos para estar en forma

Por Kiwilimón - Julio 2014
La comida que consumes no sólo te da energía, sino alimenta tus músculos y ayuda a quemar grasa, e incluso mejora la salud cardiovascular. Algunos investigadores han descubierto que tanto la espinaca como otros alimentos ayudan a la generación de músculo y mejorar la salud de quienes hacen ejercicio. Aquí te dejamos una lista de los alimentos que te ayudarán a lograr estar en forma, siempre y cuando también lleves un ritmo de ejercicio constante.
  • Piña y Papaya. Ambas frutas tropicales contienen bromelina y papaína, enzimas que no sólo ayudan a descomponer las proteínas para la digestión, sino que tienen propiedades anti-inflamatorias para acelerar su recuperación después del ejercicio.
Recomendamos: Recetas con Piña Recomendamos: Recetas con Papaya
  • Salmón. Investigadores australianos descubrieron que los ciclistas que tomaron aceite de pescado durante 8 semanas tenían menor frecuencia cardiaca y el oxígeno consumido fue menos durante el ciclismo intenso que un grupo de control. Para obtener estos resultados se debe consumir cápsulas de aceite de pescado diariamente o incorporar en su dieta pescados ricos en Omega 3 varias veces por semana.
Recomendamos: Recetas con Salmón
  • Mantequilla de maní con jalea o Pasta con carne. La comida perfecta post-entrenamiento tiene alrededor de 400 calorías, con 20 a 30 gramos de proteína para construir músculo (nuevo) y entre 50 y 65 gramos de hidratos de carbono (para reparar el músculo de edad). La mantequilla de maní y mermelada, o una taza de pasta con salsa de carne se ajusta a esa fórmula.
Recomendamos: Recetas con Mantequilla de Maní Recomendamos: Recetas de Pasta con Carne
  • Solomillo de Cerdo. Las carnes magras son una excelente fuente de proteínas bajas en calorías. Los científicos de la Universidad McMaster en Hamilton, Ontario, encontraron que comer más proteínas puede reducir la grasa alrededor del abdomen. Las personas que comían 20 gramos o más de proteína todos los días tenían 6% menos grasa en la cadera.
Recomendamos: Recetas de Solomillo de Cerdo
  • 8 onzas de leche con chocolate. Investigadores británicos descubrieron que la leche hace un mejor trabajo que el agua o las bebidas deportivas para rehidratar el cuerpo después del ejercicio. ¿Por qué? Para empezar, la leche tiene más electrolitos y potasio. La adición de chocolate da a la leche un perfecto equilibrio de carbohidratos, proteínas y grasas para la recuperación muscular rápida.
Recomendamos: Recetas de Leche con Chocolate
  • Café. Los científicos de la Universidad de Georgia revelaron que tomar un suplemento de cafeína (equivalente a dos tazas de café) después del ejercicio reduce el dolor muscular más que los analgésicos. La cafeína bloquea una sustancia química que activa los receptores del dolor.
Recomendamos: Recetas con Café
  • Té verde. Los científicos brasileños encontraron que los participantes que consumieron tres tazas de té verde todos los días durante una semana tenían menos marcadores del daño celular causados por la resistencia al ejercicio. Así que beber varias tazas al día puede ayudar a tus músculos a recuperarse más rápido después de un entrenamiento intenso.
Recomendamos: Recetas con Té Verde
  • Agua Fría. Beber agua fría antes y durante el ejercicio puede ayudar a mejorar su resistencia. En un estudio británico, los ciclistas que bebieron cerca de 30 onzas de una bebida fría media hora antes de salir en un entorno caliente y húmedo, y bebieron cantidades más pequeñas durante, fueron capaces de llegar 23% más lejos que el grupo control. Beber agua fría ayuda a reducir la temperatura corporal y mejorar el endurance.
 
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿La celulitis de tus piernas no te deja andar a gusto en tu traje de baño? ¡No te preocupes! Existen muchos remedios que pueden ayudarte a librarte de la piel de naranja, pero antes de que pongas manos a la obra debes saber qué es exactamente la celulitis y cuáles son las razones por las que aparece. La celulitis es la acumulación de grasa en forma de cavidades justo debajo de la superficie de la piel. Suele presentarse más frecuentemente en las zonas de los muslos, caderas y glúteos, pero también hay ocasiones en las que puede haber celulitis en la zona abdominal y los brazos. Las causas de la celulitis son muchas. Factores genéticos, cambios hormonales y el uso de ciertos medicamentos pueden propiciar la aparición de la piel de naranja. Pero, eso no es todo. Hay algunos hábitos que, aunque parezcan irrelevantes para el cuidado de tu piel, pueden estar causándote celulitis. Estas son las causas más comúnes por las que sale celulitis:  Permanecer en la misma posición mucho tiempoEl estar de pie o sentada por largos periodos afecta la circulación en las piernas. Esto, además de provocarte várices, puede propiciar la aparición de la celulitis. Procura cambiar de postura constantemente y caminar todos los días.Llevar una mala alimentaciónLos alimentos procesados y el azúcar refinado hacen que sea más difícil que el cuerpo elimine las toxinas. Entonces, si comes muchos alimentos chatarra las toxinas comienzan a acumularse y surge la piel de naranja.No tomar suficiente aguaNuestro cuerpo está mayoritariamente compuesto por agua, así que cuando no bebemos suficiente agua (por lo menos dos litros al día), la piel se debilita y las células adiposas no se metabolizan correctamente.Usar ropa muy ajustadaLos pantalones muy apretados impiden que la sangre circule bien por las piernas, con lo cual los muslos, las caderas y los glúteos no reciben suficiente oxígeno. Esto provoca que se acumulen toxinas y salga celulitis.Fumar y beber alcohol en excesoLas personas que fuman tienen más probabilidades de desarrollar celulitis, y esto se debe a la falta de oxigenación y a las toxinas que entran al organismo a través del humo del tabaco. Y el alcohol tiene un efecto similar. Su consumo excesivo aumenta la presencia de ácidos grasos y toxinas, dando como resultado una piel menos lisa.Tener un estilo de vida sedentarioLa falta de actividad física también influye en la apariencia de la piel. Si nunca haces nada de ejercicio, es más probable que tarde o temprano tengas piel de naranja o que se agrave su aspecto si ya la tienes.Hacer dietas muy estrictasLos regímenes alimenticios que se enfocan en perder mucho peso en poco tiempo muchas veces hacen que el propio organismo se alimente del músculo y almacene más grasa. Por lo cual provocan la formación de celulitis.Comer mucha salLa sal tiene muchos beneficios para la salud, pero cuando se consume en exceso puede provocar daños en el organismo. Uno de los principales efectos negativos que tiene es la deshidratación, lo que provoca celulitis.Beber demasiado caféAunque es cierto que los productos a base de cafeína o las exfoliaciones con café pueden ayudar a mejorar la apariencia de la piel, beber mucho café hace que se acumulen toxinas debajo de la piel, así que mide tu consumo diario.Tener altos niveles de estrésEstar constantemente bajo situaciones de mucha presión hace que el cuerpo genere más cortisol. Esta hormona, además de prepararnos para enfrentar momentos estresantes, hace que aumenten los depósitos de grasa en el cuerpo.Combate la celulitis con estas recetas:Wrap cremoso de pechuga de pavo y quesoAguacates rellenos de cóctel de camarónEnchiladas de Nopales bajas en carbohidratosSopa de Pasta con pollo
La licuadora es un electrodoméstico súper indispensable en la cocina. Gracias a su versatilidad puede usarse en muchos tipos de recetas sin tener que recurrir a aditamentos o herramientas especiales. Prolonga la vida útil de tu licuadora lavándola apropiadamente. Estos son los pasos que debes seguir para limpiar bien tu licuadora:Agrega jabón líquido y pon en marcha la licuadora: Llena el vaso de la licuadora hasta una tercera parte con agua tibia y un chorrito de detergente para trastes. Licúa durante unos 30 segundos y después vacía el vaso. Esto te ayudará a quitar mejor lo que haya quedado en la licuadora.Retira las aspasSi quieres quitar bien los restos de alimentos, necesitas desarmar la licuadora con mucho cuidado. Así podrás limpiar el fondo del vaso sin peligro a cortarte.Lava el vaso después de usarloCuando enjuagas el vaso de la licuadora inmediatamente después de usarla es más fácil que quites todos los restos de comida. Deja en remojoEn caso de que haya pasado algún tiempo y no sea tan fácil lavar el vaso, lo mejor es que lo dejes remojando. De igual manera, si licuaste algo y esto dejó un olor desagradable (por ejemplo, ajo o cebolla) llena el vaso con agua tibia y bicarbonato de sodio. Esto ayudará a quitar el mal olor.Limpia la base con un trapo húmedoNo olvides limpiar la base de la licuadora. Antes de comenzar, desconecta el enchufe. Usa un trapo húmedo (no empapado) y quita las manchas o gotas que hayan quedado. Si hay algún resto de comida que esté pegado, usa un estropajo con detergente y talla suavemente. Desarma la tapaHoy en día la mayoría de las tapas de licuadora tienen una sección que puede removerse para agregar más alimentos mientras se licúa sin temor a salpicaduras. Recuerda limpiar cada parte de la tapa por separado para evitar que se acumulen restos de comida. Deja secarEsto es súper importante: antes de usar nuevamente tu licuadora fíjate que el vaso esté bien seco. Si no, puedes descomponer tu electrodoméstico. ¿Necesitas pretextos para usar tu licuadora? Estas recetas se preparan en un 2 por 3 con la ayuda de tu licuadora y lo mejor de todo, puedes COMPRAR UNA LICUADORA KIWILIMÓNGelatina de FerreroDeliciosa Crema de Champiñones
Si haces el mandado el fin de semana, y para el martes o miércoles los plátanos y aguacates ya se han echado a perder, tal vez el problema no es que no sepas elegir tus alimentos, sino que no sabes cómo guardarlos. Descubre las mejores formas de conservar tus frutas y verduras en buen estado por más tiempo.Algunos alimentos (al igual que las flores) producen un gas llamado etileno. Este gas hace que las frutas y verduras maduren más rápido. Para evitar que tus frutas y verduras se echen a perder en poco tiempo, separa los aguacates, plátanos, kiwis, mangos, papayas y tomates de las manzanas, espárragos, zanahorias, pepinos, lechugas, papas y melones.Existen verduras o frutas climatéricas (como el aguacate, durazno, higo, kiwi, mamey) y no climatéricas (por ejemplo, aceitunas, fresa, cereza, arándano). La diferencia entre estas dos es que las primeras pueden comprarse sin estar aún maduras, mientras que las segundas deben adquirirse cuando ya están maduras. Si los alimentos climatéricos aún no están listos para comerse, déjalos fuera del refrigerador y espera hasta que maduren para guardarlos.El apio requiere cuidados especiales. Para que dure más tiempo fresco, crujiente y con un verde intenso lo mejor que puedes hacer es envolverlo en papel aluminio. Después, solo tienes que guardarlo en una sección del refrigerador en la que nada más pueda aplastarlo. papayas y tomates de las manzanas, espárragos, zanahorias, pepinos, lechugas, papas y melones. Las papas en realidad no requieren refrigeración. Solo debes guardarlas en un lugar fresco, seco y sin luz. Nada  más te recomendamos estar muy al pendiente y no olvidarlas, ya que cualquier gota de humedad puede provocar un brote y convertir tus papas en unas plantitas.La lechuga, kale, espinaca y ese tipo de alimentos no tienen la misma caducidad que otras frutas y verduras. Aunque lo ideal es que las consumas uno o dos días después de comprarlas, también puedes extender su tiempo de frescura envolviendo las hojas en una toalla de papel y después guardándolas dentro de una bolsa de plástico.Los hongos son muy delicados, por lo que no duran mucho tiempo después de cortarlos. Para evitar que se echen a perder debes guardarlos en un lugar fresco y seco. Recuerda que es muy importante mantenerlos alejados de la humedad, ya que esta hace que se acelere el proceso de descomposición de los champiñones.Uno de los errores más comunes que cometemos es poner los tomates en el refrigerador. Para conservar en buen estado los tomates por más tiempo hay que ponerlos en un recipiente a temperatura ambiente. Ten presente que las frías temperaturas del refrigerador afectan el sabor y la textura del tomate, así que lo mejor es tenerlos en la barra de la cocina, lejos de las fuentes de calor y de la luz directa del sol. Aplica estos tips en casa y verás cómo te duran más tus frutas y verduras.
Después del micro ondas y el lavaplatos, el congelador es uno de esos inventos que mejoran considerablemente la calidad de vida de cualquiera. El problema es que muchas veces subestimamos su valor, por lo que terminamos convirtiéndolo en una bodega de alimentos congelados y, casi siempre, olvidados. Aprende a sacarle más provecho a todas las secciones de tu refrigerador. Aquí te contamos las razones por las que congelar tu comida te solucionará la vida. ¿Qué podemos congelar?Primero que nada, hay que saber qué alimentos puedes poner en esa parte del refrigerador. ¡Buenas noticias! Puedes congelar prácticamente todo: yogurt, queso, leche, carne, pescados, huevos, frutas, verduras, panes, arroz, entre otros alimentos. Si su contenido es mayormente agua, como los tomates o las fresas, podrían perder textura, no obstante, se conservan en buenas condiciones para cocinar. Del lado en el que lo veas, congelar tus comidas es una excelente opción.Ayuda a organizarteCongelar tus comidas con anticipación es una excelente forma de organizar tus menús semanales. Utiliza etiquetas en tus recipientes o bolsas resellables para poner el nombre de la comida y la fecha en que se congeló, de esta manera se facilitará tu búsqueda a la hora de requerir algún alimento o de identificar los que ya están por expirar. Ahorras tiempoCon una buena organización en tu refrigerador es posible ahorrar tiempo para tener la comida lista cada día. Ya sea para poner el lonche a los niños o llevarte tu comida al trabajo, con solo descongelar con anticipación será suficiente. De igual forma ahorrarás tiempo al no tener que ir al súper tan seguido si ya cocinaste grandes cantidades para varios días o semanas.Desperdicias menos comidaSi tu principal preocupación es el desperdicio de comida, congelar tus menús también es una excelente opción. Dedica un día de la semana a cocinar alimentos o preparaciones a base de varias comidas que realizas frecuentemente, por ejemplo: caldo de pollo para guisos, salsa de tomate para arroz o pasta, carne de res, pollo o pescado a la plancha. Almacena las preparaciones en porciones pequeñas, de esta manera solo utilizarás las necesarias sin tener que terminar tirando comida.Más tiempo con tu familiaUno de los grandes beneficios de congelar los alimentos es que puedes dedicar el tiempo ahorrado a pasarlo con tu familia. No necesitas pasarte horas todos los días cocinando. Con una buena estrategia y organización, podrás disfrutar de valioso tiempo de calidad con tu familia.Cuéntanos, ¿qué tanto aprovechas o desperdicias tu congelador? Si aún no usas todo el potencial de tu refrigerador, te retamos a preparar estas recetas y guardarlas en el congelador en porciones individuales. Te aseguramos que después de ver lo sencillo que es descongelar, calentar y comer no volverás a cocinar de la misma manera.Recetas ideales para congelarse:Cacerola de papas con tocino a las finas hierbasPechuga de pollo al ajillo Pastel de carne con plátano machoChicharrón de cerdo a la mexicana
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD