4 preguntas que hacerte antes de comer
Dietas

4 preguntas que hacerte antes de comer

Por Kiwilimón - Enero 2014
En nuestra ajetreada vida muchas veces nos olvidamos de comer en forma saludable e ingerimos rápidamente lo que tenemos más a mano. Otras veces, por flojera, tomamos cualquier golosina para acompañarnos mientras vemos la tele o estamos frente a la computadora. Es más que probable que no nos detengamos a analizar que tan bien nos estamos alimentando, ni hagamos un esfuerzo por revisar e incluso hacer un cambio radical a nuestra dieta. Nuestras amigas de ActitudFEM nos comparten estas preguntas que hacerte antes de comer.  

 

4 preguntas antes de comer cualquier cosa

Si tu idea es mantener la línea o bajar algunos kilos te invitamos a preguntarte estas 4 cosas antes de comer un bocadillo poco saludable.  

1. ¿Realmente tengo hambre?

Parece una pregunta tonta, porque por algo estás comiendo. Sin embargo, muchas veces recurrimos a la comida por aburrimiento, depresión, ansiedad, felicidad, placer o simplemente porque tuviste la oportunidad de probar algo. Asegúrate de tener apetito de verdad antes de ingerir calorías innecesarias.  

2. ¿Este alimento llena un espacio de mi dieta?

Nosotros comemos para vivir y eso significa que los alimentos son necesarios para que nuestros órganos obtengan las vitaminas y los nutrientes que requieren para su correcto funcionamiento. Además de ser saludable, la dieta diaria también debe ser equilibrada. Piensa en cada merienda como un pedazo de tu rompecabezas diario de alimentos y una oportunidad para tomar algo que a tu cuerpo realmente le está faltando.

3. ¿Es ésta la porción correcta?

Dependiendo de tu peso, y tus objetivos con respecto a éste, procura que los bocadillos o snacks que consumes no tengan más de 150 calorías, el desayuno contenga entre 300 y 500 calorías, el almuerzo entre 400 y 600 calorías, y la cena alrededor de 400 a 600.  

4. ¿Hay alguna alternativa sana de este alimento?

No siempre podemos elegir la alternativa más saludable y, otras veces, simplemente no queremos cuando se trata de alimentos que nos provocan placer. Lo cierto es que la mayoría de tus comidas y refrigerios pueden tener una opción más saludable. Busca la forma fácil de reducir el consumo de calorías, grasa, sodio, colesterol y azúcares. Por ejemplo en lugar de yogur común, prefiere el griego; o en vez de cereal azucarado, elige el de fibra.    

Ojo con el día en que queremos empezar una dieta

Si te has propuesto ponerte a dieta, debes elegir bien el día en que la comenzarás. Aunque no lo creas esto influye en el éxito o fracaso de tu objetivo. Así lo plantea un estudio realizado por la empresa británica de programas alimenticios, Tesco Diets, el cual demostró que aquellas personas que comienzan una dieta los martes son más proclives a dejarla antes de una semana y ganar kilos extras en lugar de perder peso. Todo lo contrario pasa con quienes deciden iniciar un régimen los lunes, pues -de acuerdo con este sondeo- estas personas suelen bajar hasta 4 kilos al cabo de 3 semanas. Otro buen día para comenzar una dieta es el domingo, ya que se demostró que quienes optan por este día son más constantes y en un 88% de los casos, los buenos hábitos alimenticios se mantienen en el tiempo. La explicación a esto, según Tesco Diets, es que “nos sentimos más motivados si empezamos la semana haciendo dieta”.   Ver artículo original.  

Menú para Dieta

 

  Sopa de Espinaca Light

 Merengues con Fresas

"Empieza a planificar tu dieta hoy con los mejores menús light."

   
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Para lograr los objetivos físicos que deseas, ya sea bajar de peso o ganar músculo, la alimentación es la parte más importante en tu vida fitness, por lo que deberías planificar tus comidas para afrontar la rutina deportiva que realices, así como la recuperación óptima del desgaste realizado.Ante esto, deberás conocer qué alimentos podrás consumir antes y después de cada entrenamiento, además del tiempo recomendable para realizar tu práctica deportiva después de ingerir tus alimentos. Este último punto nos lleva a la interrogante ¿puedo comer antes de entrenar?, respuesta que aquí te daremos.El proceso digestivo sí puede influir en tu entrenamiento, por lo que deberás esperar un tiempo considerable en el que la comida y la bebida se transformen en los nutrientes que absorberá nuestro organismo, para proporcionarnos la energía suficiente y así tener un mejor desempeño en la actividad física que se llevará a cabo.Durante este proceso se acumula una gran cantidad de sangre en el aparato digestivo, por lo que hacer ejercicio durante este momento compromete el flujo sanguíneo a los músculos, los cuales no se desarrollarán de forma efectiva, pues no llenarás la demanda que exigen los dos procesos.¿Cuánto tiempo hay que esperar?La recomendación estándar que todos los entrenadores y nutriólogos brindan a los atletas es la de esperar dos horas para entrenar después de comer, sin embargo, todo dependerá del tipo y la cantidad de comida que ingieras antes de realizar tu práctica deportiva.Si es un plato balanceado con proteína, verduras verdes, carbohidratos, agua simple o de sabor, tendrás que esperar como mínimo los 120 minutos recomendables, pero en caso de que tu alimentación sea pesada en grasas, azúcares, carbohidratos, sales e irritantes, aumentaría el tiempo de espera a cuatro horas, pues el proceso digestivo será más largo y lento. "Básicamente, cuanto más comas, más tiempo debes esperar para hacer ejercicio", así lo indica la nutrióloga Amie Rowe en Business Insider.Estas recomendaciones son para no arriesgar tu organismo, pues al realizar un entrenamiento de alto rendimiento tu cuerpo deberá estar en óptimas condiciones, ya que de estar con el estómago lleno podrías tener problemas gastrointestinales como “náuseas, gases, diarrea, vómito e incluso desmayos, debido a la competición por la sangre que se da entre los músculos y tu sistema digestivo", puntualiza Rowe.En caso de que por tus horarios sea complicado esperar las dos horas para hacer ejercicio después de comer, se recomienda practicar una actividad física de baja intensidad con descansos prolongados que permitan continuar con el proceso digestivo de una forma correcta.Luego de estas recomendaciones, tú tienes la última palabra sobre tu alimentación y desempeño físico. ¡Aliméntate en serio con Santander!
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD