5 alimentos con vitamina k para quemar grasas
Dietas

5 alimentos con vitamina k para quemar grasas

Por Kiwilimón - Enero 2014
La vitamina K es un grupo de vitaminas solubles en grasa necesarias para la coagulación de la sangre, el aumento de las vías metabólicas (para quemar grasas) y la disminución de la calcificación arterial, lo que previene colesterol también, según un estudio del Centro Médico de la Universidad de Maryland, Estados Unidos.  

  La vitamina K o fitomenadiona, forma parte de las vitaminas liposolubles que se produce en los intestinos y se encuentra en la naturaleza de dos formas distintas: sintetizada por bacterias (vitamina K2) y en las plantas (vitamina K1), y la vitamina K3 que es artificial y sintética; las cuales ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares y mejoran la digestión.  

Alimentos con vitamina k

  Una manera natural de obtener buenos niveles de vitamina k es a través de la dieta, al incluir alimentos ricos en este nutriente que favorece la inhibición y una mayor quema de grasa corporal debido a que mejora la sensibilidad a la insulina, según investigadores de laUniversidad de Columbia, por lo que se recomienda consumir:   1. Hierbas (frescas y secas). La albahaca, salvia, y el tomillo secos son los que más cantidad contienen de vitamina k, además de perejil, cilantro, mejorana y orégano frescos.   2. Verduras de hojas verdes. Las verduras de hojas verde oscuro son ricas en vitamina k y calcio, entre las que se encuentran las espinacas, col, berro, remolacha, acelgas, hojas de mostaza y lechuga.   3. Brócoli. Contiene altos niveles de vitamina K en sólo 100 gr, además de tener un alto nivel de fibra, antioxidantes y otras vitaminas.   4. Ciruelas pasas. Además de contener vitamina k, son altas en fibra, zinc, e incluso hierro, las ciruelas pasas son un alimento muy bueno para la salud digestiva.   5. Alimentos de origen animal. Esta vitamina también se encuentra en productos de dicho origen, por lo que se recomienda un moderado consumo de huevo (yema) e hígado, cuyo contenido es más alto.   Si bien aún se estudian los efectos de la vitamina k para la pérdida de peso, quema de grasas y reducción de colesterol, un estudio publicado en el Journal of Korean Medical Science explica que estos beneficios se deben a que el grupo vitamínico ayuda a activar la osteocalcina, responsable de dichos efectos.   Artículo cortesía de  Salud180.com  Ir a artículo original.   

Recetas con vitamina k

 
  Prepara esta receta aquí.
 Aprende como preparar esta receta aquí.
 Haz click aquí y prepara esta receta.
Fresca y crujiente ensalada de brocoli con aguacate y nuez en un aderezo de limón, tienes que probarla!
   

"¿Sabías lo importante que es la vitamina k? Encuentra deliciosas recetas con vitamina k aquí. "

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Convivir con un niño significa pasar horas de actividad sin descanso. Los pequeños siempre suelen estar llenos de energía, hasta que notas que un día se despierta y no es el mismo. Como mamá, muchas veces notas que algo sucede e intuyes que podría enfermarse, pero aún no del todo, así que conocer las señales que manda el sistema inmunológico podrían ser útiles para saberlo con certeza.Así como podemos saber que algo va mal si los pequeños amanecen decaídos, también podemos fijarnos en otros indicios que nos alerten sobre el estado de su sistema inmune, pues los niños menores de tres años tienen una respuesta inmune menor, lo cual los hace más susceptibles a virus y bacterias.Pero no te preocupes, porque con cada respuesta inmune que tus hijos tienen a los gérmenes, fortalecen su sistema inmunológico y su cuerpo podrá reaccionar para combatir con éxito una enfermedad. Presta atención a estas alertas si notas que está un poco decaído o no quiere comer y prevé si su sistema inmunitario está comprometido.1. Está somnolientoUn niño cansado no es necesariamente una señal de alerta, pero si tu hijo sólo quiere estar en el sofá y no hacer nada más, y no es por haberse quedado despierto hasta tarde la noche anterior, esto podría ser una señal de que su sistema inmunológico está luchando contra algo.2. Está apagadoComo mamá, conoces bien a tu hijo y sabes cuánta pila tiene durante el día, es por eso que cuando está apático, irritable o simplemente inquieto y molesto, es posible que esté enfermándose.3. Parece que tiene fiebreLa fiebre es una respuesta a las infecciones que indica que el cuerpo está haciendo algo para combatirlas. Muchas veces, no son para preocuparse, pero si tu hijo tiene menos de 2 años y tiene fiebre de 38° o más, acude con el médico lo antes posible.4. No tiene hambreUn sistema inmunitario comprometido podría afectar el apetito de un niño, según la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana. Pero no te asustes si se salta una o dos comidas, lo importante es que tu hijo tome muchos líquidos. Finalmente, su apetito volverá.5. Tiene una erupción en la pielUna erupción cutánea que no es atribuible a una alergia podría ser un signo de una infección viral, de acuerdo con Medical News Today. La forma en que se trata la erupción dependerá de la causa, pero si dura más de una semana, se propaga rápidamente y está lastimando a su hijo, lo mejor es buscar atención médica.6. Tiene problemas estomacalesUn problema del sistema inmunológico puede afectar el estómago de un niño y podría presentar síntomas como cólicos o diarrea si su sistema inmunológico tiene alguna deficiencia. Si has notado esto, asegúrate de mantener a tu hijo hidratado y consulta a su doctor.Si bien es casi inevitable que los niños enfermen, hay formas de ayudarlos a fortalecer su sistema inmunológico. Una dieta constante y saludable que incluya nutrientes como vitaminas, minerales, proteínas y carbohidratos buenos es básica para el crecimiento de un niño y un sistema inmune fuerte.Y por irónico que parezca, la exposición adecuada a los gérmenes también puede ayudar a que tu hijo se mantenga más saludable. Entonces, sólo recuerda que con cada resfriado, el sistema de tu pequeño se volverá más fuerte y saludable.Come muchas frutas y verduras que contengan los nutrientes que necesitas con estas recetas:Sopa de papa con rajasTortitas de brócoli con queso panelaEnsalada de garbanzos3 bowls de frutas
La papa es un gran ingrediente, pues es nutritiva, económica y, sobre todo, rendidora cuando de hacer comida se trata, pero quizá estás desperdiciando una parte de ella sin saber para qué sirve la cáscara de papa.Aunque la mayoría de las veces, las papas se cocinan sin piel, la cáscara de papa también se come y es un gran bocadillo, que puedes combinar con algún aderezo.La principal función de la cáscara de la papa es proteger los nutrientes que se encuentran en el tubérculo, por lo que al pelarla, pierde nutrientes. Además, no sólo es bueno comerla, sino que la cáscara podría ayudarte como remedio natural para tener una piel sana y a prevenir diversas enfermedades.Para qué sirve la cáscara de papa: usos en la cocinaContrario a lo que pensábamos, la cáscara de la papa no es desecho y se puede comer hervida o frita. Es muy nutritiva y es una gran fuente de potasio, proteína, vitamina C, carbohidratos complejos, vitamina B6, niacina y tiamina. Contiene hierro, un mineral esencial que ayuda al funcionamiento de los glóbulos rojos y la fibra que posee ayuda a mejorar el metabolismo. Además, también posee antioxidantes, fitoenzimas y fitonutrientes que agregan valor a tu alimentación.Puedes comerlas simplemente fritas, como botana, o también como papa al horno, guisando el relleno y dejando la cáscara como recipiente comestible.Las papas gajo, por ejemplo, son una de las versiones de papa que se comen con cáscara y son deliciosas. Mira cómo hacer el corte aquí.Si crees que la papa engorda y por eso no te animas a inluirla en tus comidas, usa la cáscara entonces.Mira más deliciosas recetas con papa aquí.Beneficios de la cáscara de papa en la salud Gracias al gran contenido de nutrientes que posee, la cáscara de papa tiene muchos beneficios para nuestro organismo.Por ejemplo, contiene vitamina C que actúa como antioxidante. Mientras que la vitamina del complejo B y el calcio también están presentes en la piel de la papa, y tienen un papel vital en la promoción de la actividad inmune para mantener el sistema inmunológico saludable.La cáscara de papa además es un remedio casero eficiente para curar las quemaduras de la piel. Actúa como agente antibacteriano que ayuda a hidratar la piel y actúa como apósito convencional para quemaduras leves.Por otra parte, podría ayudarte a aligerar marcas en la piel, ya que contiene compuestos fenólicos, antibacterianos y antioxidantes que tienen una leve acción blanqueadora. Para usarla con este fin, frota la cáscara de papa sobre las manchas oscuras ocasionadas por el bronceado y sobre las ojeras. Su uso regular ayudará a aclarar ligeramente la piel.Finalmente, la piel de papa proporciona energía al cuerpo. La cáscara de papa contiene dos elementos esenciales: la niacina y la vitamina B3, que promueve la energía corporal. La niacina convierte los carbohidratos en energía. Tanto para tu piel como para tu organismo, la cáscara de papa tiene múltiples usos y sirve para muchos fines, así que la próxima vez que peles papas, ¡no tires la cáscara!
Convivir con un niño significa pasar horas de actividad sin descanso. Los pequeños siempre suelen estar llenos de energía, hasta que notas que un día se despierta y no es el mismo. Como mamá, muchas veces notas que algo sucede e intuyes que podría enfermarse, pero aún no del todo, así que conocer las señales que manda el sistema inmunológico podrían ser útiles para saberlo con certeza.Así como podemos saber que algo va mal si los pequeños amanecen decaídos, también podemos fijarnos en otros indicios que nos alerten sobre el estado de su sistema inmune, pues los niños menores de tres años tienen una respuesta inmune menor, lo cual los hace más susceptibles a virus y bacterias.Pero no te preocupes, porque con cada respuesta inmune que tus hijos tienen a los gérmenes, fortalecen su sistema inmunológico y su cuerpo podrá reaccionar para combatir con éxito una enfermedad. Presta atención a estas alertas si notas que está un poco decaído o no quiere comer y prevé si su sistema inmunitario está comprometido.1. Está somnolientoUn niño cansado no es necesariamente una señal de alerta, pero si tu hijo sólo quiere estar en el sofá y no hacer nada más, y no es por haberse quedado despierto hasta tarde la noche anterior, esto podría ser una señal de que su sistema inmunológico está luchando contra algo.2. Está apagadoComo mamá, conoces bien a tu hijo y sabes cuánta pila tiene durante el día, es por eso que cuando está apático, irritable o simplemente inquieto y molesto, es posible que esté enfermándose.3. Parece que tiene fiebreLa fiebre es una respuesta a las infecciones que indica que el cuerpo está haciendo algo para combatirlas. Muchas veces, no son para preocuparse, pero si tu hijo tiene menos de 2 años y tiene fiebre de 38° o más, acude con el médico lo antes posible.4. No tiene hambreUn sistema inmunitario comprometido podría afectar el apetito de un niño, según la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana. Pero no te asustes si se salta una o dos comidas, lo importante es que tu hijo tome muchos líquidos. Finalmente, su apetito volverá.5. Tiene una erupción en la pielUna erupción cutánea que no es atribuible a una alergia podría ser un signo de una infección viral, de acuerdo con Medical News Today. La forma en que se trata la erupción dependerá de la causa, pero si dura más de una semana, se propaga rápidamente y está lastimando a su hijo, lo mejor es buscar atención médica.6. Tiene problemas estomacalesUn problema del sistema inmunológico puede afectar el estómago de un niño y podría presentar síntomas como cólicos o diarrea si su sistema inmunológico tiene alguna deficiencia. Si has notado esto, asegúrate de mantener a tu hijo hidratado y consulta a su doctor.Si bien es casi inevitable que los niños enfermen, hay formas de ayudarlos a fortalecer su sistema inmunológico. Una dieta constante y saludable que incluya nutrientes como vitaminas, minerales, proteínas y carbohidratos buenos es básica para el crecimiento de un niño y un sistema inmune fuerte.Y por irónico que parezca, la exposición adecuada a los gérmenes también puede ayudar a que tu hijo se mantenga más saludable. Entonces, sólo recuerda que con cada resfriado, el sistema de tu pequeño se volverá más fuerte y saludable.Come muchas frutas y verduras que contengan los nutrientes que necesitas con estas recetas:Sopa de papa con rajasTortitas de brócoli con queso panelaEnsalada de garbanzos3 bowls de frutas
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD