5 alimentos que te impiden tener un vientre plano
Dietas

5 alimentos que te impiden tener un vientre plano

Por Kiwilimón - Febrero 2015
Una de las claves para tener un vientre plano es una buena digestión; sin embargo, debido a que no solemos tener una adecuada dieta, mucho menos un adecuado consumo de fibra, la indigestión y los problemas estomacales son cosas de todos los días. Por ello, en Salud180.com te decimos qué alimentos debes evitar ya que son de difícil digestión. 1. Brócoli, cebolla, ajo y coliflor crudos. Si bien estos alimentos tienen excelentes propiedades para la salud, también es cierto que si se comen crudos suelen provocar inflamación debido a gases y a que se retrasa su digestión. El consejo es simplemente cocinarlos y listo. 2. Frijoles. Son muy conocidos que son de difícil digestión porque causan inflamación y gases. La enzima que se necesita para digerirlos está sólo en las bacterias estomacales, por lo que si no acostumbras a comerlos no tienes las suficientes enzimas como para digerirlos sin problema. 3. Alimentos fritos. Existe una gran variedad de éstos y por desgracia los incluimos casi todos los días en nuestra dieta. Además de aceitosos, tienen alto contenido de grasa saturada, dos factores que pueden provocar indigestión e inflamación. 4. Puré de papa. La mezcla de los carbohidratos de la papa, el almidón y la grasa de la leche, no es tan sencilla de digerir para el estómago, por lo que el resultado suele ser la inflamación. Lo ideal es que al menos emplees una leche semidescremada o deslactosada para una mejor asimilación. 5. Barras de cereal y chicles sin azúcar. Uno de los principales ingredientes de estos productos es el sorbitol, el cual puede provocar acumulación de gases e inflamación en el intestino. Prefiere aquellos que tienen otro sustituto de azúcar o bien que tienen menos de 5 gramos para una mejor digestión. Recuerda que muchos de estos alimentos pueden ser muy benéficos para tu salud, pero siempre debes tener cuidado con su consumo, así como tener una alimentación rica en fibra y hacer todos los días alguna actividad física para lograr un vientre plano y una adecuada digestión. También te invitamos a adquirir productos orgánicos en nuestra Selección de Productos pensados especialmente para cuidar tu salud y figura. Ver nota original Por que leíste esta nota, te recomendamos:  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
En milli no sólo encontrarás una gran variedad de mazapanes de los sabores más increíbles que puedas imaginar y podrás probar café extraído por método de goteo Chemex, sino que además tendrás la oportunidad de ver y conocer más sobre el comercio justo con sus proveedores y vendedores.Milli es un proyecto creado con el fin de compartir un espacio pequeño pero activo en la colonia Roma, pues ahí productores, vendedores y consumidores tienen la oportunidad de conversar y conocer más en torno a productos como el café, el pan artesanal, sus postres, la comida y sus ingredientes. En este rinconcito de la Roma, tu café se convierte en una plática con un productor de miel que cultiva cactáceas en San Luis Potosí, o una panadera artesanal de Ojo de Agua que hace pan balanceado y especial para dietas veganas. En el tema de café ni hablar, en esta temporada del año tienen café de selección tanto de Oaxaca, Veracruz y Chiapas, y si nunca has probado un café extraído por goteo, es el lugar perfecto para hacerlo.El Café oaxaqueño que ofrecen es de la sierra mixe, con un proceso de lavado que lo hace muy distinto a otros, pero lo más interesante es la historia detrás, pues este café es distribuido por el hijo del productor, que estudia para trompetista en la CDMX, y de esta forma solventa sis estudios.En cuanto a los mazapanes, en milli tienen quizá la más grande variedad en la ciudad, todos elaborados con ingredientes de Pluma de Hidalgo, también en Oaxaca, de sabores que no te imaginas, como mazapanes de chapulín, de amaranto, relleno con crema de avellana y un delicioso mazapán 100% cacao (amargo) que combina de manera perfecta con el café.Y si tienes ganas de probar productos artesanales, también puedes encontrar ropa bordada por diversas comunidades de pueblos originarios y productos de cosmética natural elaborados por una emprendedora que está en contra de la crueldad animal y que próximamente estará organizando talleres sobre cómo hacer tus propios ungüentos.
Existen de antojos a antojos. Uno que tiene mucho arraigo en Jalisco y estados colindantes es la birria: una receta consistente a base de carne cocida en horno, tradicionalmente de piedra o al hoyo, bañada en una salsa o adobo donde los chiles son claves.  Sobre su origen hay varias versiones, y en todas se unen los saberes en técnicas de cocción de los locales mexicanos con los ingredientes introducidos por los españoles, en especial la res, el cerdo y el chivo. Justo una de las versiones habla sobre la popularidad que tuvo el chivo a mediados de 1800, en la zona de Jalisco y Zacatecas, antes llamada Nueva Galicia, donde estos animales se multiplicaron a tal grado que los ganaderos optaron por regalarlos a sus trabajadores.  Estos hombres y mujeres decidieron no sólo aprovechar la leche, como los españoles, sino todo el animal cociéndolo bajo tierra o en horno de piedra como lo hacían con otras carnes. Para enriquecer la receta untaron un adobo enchilado que generalmente empleaban para cocinar aves, y el resultado al paso de los años es la birria como la conocemos y disfrutamos hoy.  Otra versión sobre el origen de la birria me la compartió la investigadora Maru Toledo, quien ha dedicado más de 20 años al estudio de la cocina de la zona occidente. Datos que nos llevan al municipio jalisciense de Ameca, donde gracias al registro de las jornadas laborales de los vaqueros se sabe de una preparación que hacían bajo tierra con algunas de las reses que tenían al alcance y que los caporales seleccionaban para alimentar a todas sus cuadrillas.  Maru me aclara que esta preparación sólo iba untada con grasa, de donde viene el término birriar, que para los peninsulares hacía alusión a algo sucio o embarrado, por como veían que aderezaban el animal. Sea cual sea la versión, lo popular a la birria nadie se lo quita, y por ello al extenderse su consumo por otros estados como Aguascalientes, Michoacán, Zacatecas, Nayarit y Colima, y en el mismo Jalisco, los lugareños fueron imprimiendo su toque a la carne, al adobo y ajustado sus formas de cocinar, según sus posibilidades. Ahora no sólo el chivo y la res son protagonistas, existen zonas en estos estados que la preparan con cerdo, borrego, conejo, armadillo, iguana, pollo, ternera, pescado bagre y mixtas. Perfectas proteínas que cobijan con un mundo de adobos compuestos por chiles y especias que obedecen también a los ingredientes al alcance, aunque el chile guajillo y el jengibre seco son constantes. A la colorada versión se suma la llamada birria blanca que aún sobrevive en el Occidente; generalmente es de res y se condimenta con algunas hierbas de olor para cocinarse bajo tierra o en horno, métodos tradicionales a los que se han sumado la birria al vapor o hasta hecha como carne cocida. Por último, no nos olvidemos de la birria tatemada: proceso que consiste en volver a poner la carne ya cocida al calor del horno y dejar que se haga una costrita, que al menos en Jalisco encanta, junto a unas tortillas recién hechas y un extra de caldito por un lado. Fotos: Gilberto Hernández.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD