5 razones por las que subimos de peso en invierno
Dietas

5 razones por las que subimos de peso en invierno

Por Kiwilimón - Enero 2014
Durante las celebraciones decembrinas y el invierno en general, es muy común que los alimentos sean parte esencial de estos festejos, al grado de generar un aumento de peso repentino. Además de que evolutivamente, el cuerpo del hombre solía requerir un mayor consumo de grasas para soportar la temporada.  

  De acuerdo con especialistas de la Universidad Iberoamericana de Ciencias y Tecnología de Chile, durante esta época se registra un aumento de peso que puede ser entre 2 y 5 kilos, según los hábitos de alimentación y actividad física que se tenga en invierno. Estas son las 5 razones más comunes por las que subimos de peso en estas fechas: 1. Dieta rica en grasas. El cuerpo quema la grasa a un ritmo más lento, lo mismo que con los carbohidratos y proteínas, por lo que es más frecuente que sea almacenado este exceso como depósitos de grasa. 2. Alto consumo de alcohol. Debido a que se eleva el consumo de bebidas alcohólicas durante los festejos, también aumenta la cantidad de calorías vacías, las cuales el cuerpo no puede quemar de manera óptima. 3. Comer emocionalmente. Es frecuente que se presenten trastornos que afectan la manera de comer durante este temporada, tales como la ansiedad o el estrés, que se disminuyen a través del placer que causa la comida. 4. Alimentos procesados. Una de las características de este tipo de comida es que contienen grasas trans y saturadas, las cuales detonan un mayor sobrepeso, por ello es importante moderar su consumo. 5. Comer por convivir. La comida es el mayor pretexto para demostrar el cariño y otros sentimientos durante las fiestas, lo que implica mayores porciones y platillos llenos de azúcares, grasas y sodio. Como mencionan diversos especialistas en nutrición, la mejor recomendación durante esta temporada de invierno es la moderación y una mayor cantidad de actividad física, lo cual ayudará a prevenir el aumento de peso rápido.   Ver artículo original aquí. Artículo cortesía de   

 Recetas bajas en grasa

 
 Prepara esta receta aquí.
 Aprende a preparar esta deliciosa receta aquí.
 Haz click aquí y cocina esta deliciosa receta.
 

Encuentra más recetas bajas en grasa aquí.

 

"Cuéntanos, ¿Qué te pareció este artículo?"

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La época de invierno es una temporada donde abundan las enfermedades virales y respiratorias, pero ninguna había tenido un impacto tan grande a nivel mundial como el nuevo coronavirus, conocido como COVID19. Los primeros casos de Coronavirus se dieron en diciembre del año pasado en China, propagándose rápidamente a más de 50 países a lo largo del mundo, alcanzando así un total de 80 mil infectados en el país asiático y más de 3.500 personas a nivel internacional. Ahora que se han detectado los primeros casos de Coronavirus en México, es necesario tomar en cuenta las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para prevenir el contagio, entre las cuales destacan lavarse las manos constantemente y cubrirse la boca con la parte posterior del codo en caso de estornudo o tos. Del mismo modo es importante subir las defensas del cuerpo y qué mejor forma de hacerlo que con estos remedios caseros que incluyen una importante cantidad de propiedades como la vitamina C. Miel con limón El limón es un cítrico alto en vitamina C y la miel contiene propiedades antisépticas que ayudan a prevenir las infecciones, por lo que este remedio es excelente para calmar la tos y el ardor de garganta. Te recomendamos mezclar dos cucharadas de miel caliente con el jugo de un limón y tomar despacio. Té de equinácea La equinácea estimula el sistema inmunológico gracias al equinacósido que la compone, el cual tiene propiedades antibacterianas y antivirales, por lo que consumirla durante los primeros síntomas de la gripe disminuye el malestar y acorta su duración. Para su preparación solo es necesario hervir una taza de agua con una cucharada de hojas secas de equinácea. Shot de jengibre El jengibre tiene numerosas propiedades que resultan bastante beneficiosas para la salud, entre las cuales destacan por supuesto su carácter antibiótico y antinflamatorio. Para aprovechar al máximo estas cualidades, puedes licuar un pedazo de jengibre de 3 centímetros con el jugo de 2 limones y agregar un poco de miel. Té de ajo El ajo tiene un alto porcentaje de alicina, un antibiótico natural que fortalece las defensas del sistema inmunológico y funciona como analgésico, expectorante y antiséptico pulmonar. Puedes hervir dos dientes de ajo pelados en una taza de agua y agregar un poco de endulzante para aminorar su fuerte sabor. Recuerda que si llegaras a presentar fiebre mayor a 38° C, dolor de cabeza, dolor de garganta y escurrimiento nasal, lo más recomendable es que acudas con tu médico para que te generen un mejor diagnóstico y así evitar cualquier complicación.
La pasta es uno de los alimentos más ricos, versátiles y variados: espagueti, macarrones, tallarines, fusilli y otras formas de pasta son parte de la dieta cotidiana de muchos hogares alrededor del mundo. Este producto básico de la dieta mediterránea se puede combinar con una gran cantidad de salsas, así como también suele ser gran acompañante de ensaladas y carnes. Se trata de un alimento que se ha incorporado a la dieta de la mayoría de países del mundo.Debido a sus numerosas variables, existen varios trucos, así como también varios mitos para prepararla, y aunque no existe una manera incorrecta de cocinar la pasta, aquí te vamos a dar unos excelentes tips para que te quede perfecta. Cantidad de aguaLa pasta se debe cocer en abundante agua, la relación debe ser el peso de la pasta multiplicado por 10. Por ejemplo: si vas a cocer 100 g de pasta, entonces lo ideal será usar un litro de agua como mínimo. El agua es primordil porque durante su cocción, la pasta pierde almidón y el que esté bien hidratada evitará que se se pegue. Aceite, ¿sí o no?Uno de los errores más comunes es echarle aceite o mantequilla, sin embargo hacerlo es algo que debes evitar, pues no añade sabor y el aceite provocará que la pasta adquiera una capa que la hará escurridiza. Si no quieres que se pegue, lo único que hay que hacer es calcular bien la cantidad de agua a utilizar para la cocción.Sal, ¿en qué momento se le añade?La sal la debes echar después que el agua haya empezado a hervir, porque si lo haces antes retrasarías la ebullición. Para saber cuánta sal es la correcta, ten en cuenta esta regla: la proporción de sal y agua debe ser de aproximadamente una cucharada sopera de sal por litro de agua, puede sonar demasiado pero la mayoría de la sal se quedará en el agua cuando la escurras. Otro de los consejos que te podemos dar es que uses sal de grano en lugar de sal fina, ya que la sal de grano es más fácil de dosificar. PastaLa pasta se debe agregar al agua una vez que haya hervido y después de la sal; manten el fuego lo suficientemente alto como para garantizar que el agua no deje de hervir en ningún momento. No es necesario tapar la olla ni tampoco remover más de una vez la pasta, pues si pusiste agua abundante, el movimiento de las burbujas será suficiente para mantener la pasta en movimiento sin necesidad de remover.Tiempo de cocciónEl tiempo de cocción depende del tipo de pasta, la temperatura del agua, el tipo de pasta, pero de manera general se recomienda de 5 a 7 minutos. Si vas a mezclarla con salsa y cocinarla un poco más, basta con 5 minutos. Si en el paquete de la pasta se recomienda cocer por 10 minutos, de 5 a 7 ya estará al dente. En caso de usar la pasta para una ensalada, lo recomendable es cocerla de 6 a 7 minutos y enfriarla para cortar la cocción. SalsaUn par de minutos antes que finalice la cocción, calienta la salsa en una olla o sartén. Si tú preparaste la salsa, puede ser en el mismo recipiente de la preparación, en caso de salsas calientes.Pasos finalesEscurre la pasta en un colador y viértela en la sartén o la olla con la salsa previamente calentada. Saltea la pasta a fuego vivo durante unos 30 segundos, removiendo continuamente para garantizar una distribución uniforme de salsa. Si notas que la pasta está un poco seca, puedes agregar unas cucharadas de agua. Quita del fuego la sartén pasados los 30 segundos para evitar que la pasta se pase.Si sigues estos consejos, te garantizamos que tendrás una pasta perfecta, aunque a la hora de cocinar en gustos se rompen géneros y la creatividad será tu mejor aliada.
Los caldos son un platillo muy común en las cocinas mexicanas, no importa si hace frío o calor, un caldito no sólo nos alimenta y nos apapacha el alma, también le brinda beneficios increíbles a nuestro organismo.A pesar de su popularidad, los pros de comer caldos no son muy conocidos, por eso te los vamos a explicar:No es casualidad que nuestras abuelas y mamás nos preparaban un caldito cuando teníamos un mal día o estábamos enfermas, ya que tomarlo caliente proporciona bienestar y confort, le dará calor a nuestro cuerpo y también a nuestra mente, proporcionándonos una inmensa sensación reparadora.Los caldos, por lo general tienen muy pocas calorías y son ricos en proteínas, además por tener una base de agua, mantiene la hidratación en el cuerpo para el correcto funcionamiento de todos tus órganos. Además, dependiendo de los ingredientes que se hagan para prepararlos, otorgan diferentes nutrientes. Estos son algunos de los caldos más populares:Verduras: Este caldo además de saludable y delicioso, es una manera muy práctica de aprovechar los restos de los vegetales que usas normalmente en tu cocina y así no desperdiciar nada. El caldo de verduras lo puedes preparar con cualquier cáscara y restos de vegetales que tengas, usualmente se usan cáscaras de zanahorias, de papa, de chayote, los extremos de la calabaza, los tallos del brócoli y hasta las capas externas de la cebolla. Los que no son tan recomendables son los que puedan cambiar cambiar el color del caldo como el betabel o los que lo puedan fermentarlo como el jitomate o los tomates. Los ingredientes del caldo de verduras son ricos en fibra y agua; aportan vitamina A , en el caso de la zanahoria y, de acuerdo con la Fundación Española de la Nutrición, carotenoides que ayudan a la visión y al cuidado de la piel. Si le pones papa y brócoli del caldo, se puede fortalecer el sistema nervioso y el muscular; ya que aporta al cuerpo potasio.Pollo: Este tipo de caldo es uno de los más comunes y más deliciosos. Puedes servirlo solo con la pieza de pollo o también le puedes agregar verduras, arroz o hasta garbanzos.Con el pollo, el caldo adquiere vitamina B que ayuda al sistema nervioso. Además de aportar fósforo que ayuda a la formación de huesos y dientes.Res: Las carnes rojas son una rica fuente de proteínas, vitaminas y minerales. Comer carne aporta hierro, zinc y selenio, así como vitaminas del grupo B, que en combinación con otras verduras aumentará el valor nutrimental del caldo, pues se le añadirá fibra que ayude a mejorar la digestión.Pescado: El pescado es uno de los alimentos que más nutrientes aportan, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación FAO este alimento contiene proteínas, vitaminas y minerales. Algunas de las vitaminas que contiene son la A y la D; además de minerales como fósforo magnesio, selenio y yodo.Algunas regiones de México tienen sus propios caldos característicos.Caldo de papa y queso: Este platillo es una receta tradicional hecha con Queso Chiapas, que le da un toque ácido y el sabor picante del chile chilaca.Caldo de haba: Su textura espesa y su particular sabor lo hacen un plato delicioso y lleno de nutrientes. Caldo de hongos con epazote: muy tradicional mexicana de hongos y setas, aromatizada con epazote fresco. Es ideal para empezar una buena comida, servida con queso panela y cubitos de aguacateOtros usos del caldoNo sólo como platillo los caldos son nuestra salvación, también son un gran auxiliar en la cocina. Puedes usarlos como base de arroz para que quede con más sabor, también puedes usarlo para poner a cocer carne o diluir una salsa que ha quedado muy espesa.Como ves, los caldos son todo menos básicos, están llenos de beneficios, son prácticos, siempre caen bien y son tus aliados en la cocina. Prepara el que mejor se adapte a lo que necesitas y disfruta.
La mayoría de mexicanos relacionábamos el camote con el chiflido del carrito que recorría las calles, pero de un tiempo para acá lo hemos visto en todo tipo de platillos y formas de preparalo, ya que es uno de los tubérculos más deliciosos que podemos encontrar en el mercado, además de que es muy rico en vitaminas, minerales y antioxidantes.La forma más popular de disfrutar del camote es horneado a la leña, bañado con miel, leche evaporada, canela y piloncillo, pero no es la única forma de comerlos, motivo por el cual aquí diremos cuáles son sus beneficios y propiedades; además te mostraremos algunas formas de preparar este tubérculo.AntidiabéticoLa ingesta de este tubérculo le ayuda a algunas personas a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre, asimismo aumenta la sensibilidad a la insulina, por lo que es un buen antidiabético.Cuida tu pielComer camote en tu dieta regular retrasa el envejecimiento en la piel, debido a que este alimento contiene compuesto fenólicos, betacaroteno y algunas otras sustancias antioxidantes.Ayuda en el deterioro visualEn algunas personas este tubérculo ayuda a prevenir un tipo de ceguera llamada xeroftalmina, la cual es asociada en la vitamina A. No es un alimento milagroso, pero por el betacaroteno previene el deterioro visual y cataratas.Puré de camoteNecesitarás dos camotes grandes, un cuarto de leche, dos cucharadas de mantequilla, sal y pimienta al gusto y una cucharadita de curry amarillo.Cuece los tubérculos en una olla con sal. Una vez que estén tiernos colócalos en un refractario y comienza a aplastarlos con un tenedor. Poco a poco le agregas la leche, la mantequilla, el curry, sal y pimienta para que se mezclen a la perfección. Este puré podrás servirlo con pollo o carneCrema de camoteEsta sopa es muy fácil de preparar y si deseas darle un mejor sabor podrías agregarle zanahoria. Mientras pones a hervir el camote, en un sartén sofríe cebolla picada, posteriormente le agregas jengibre, curry, comino, nuez y ajo, esto deberá estar sobre el fuego por un minuto. Luego esta mezcla agrégala al caldo donde se cocina el tubérculo y déjalo al fuego por 15 minutos, recuerda estar revolviendo constantemente. Una vez que el camote esté blandito agrega la leche únicamente para que se caliente (no dejar hervir). Licua la mezcla y déjala reposar un par de horas antes de servirla.Como ves, este alimento es versátil, delicioso y muy saludable, vale la pena que lo incorpores a tu dieta y disfrutes de su sabor y sus beneficios. Ensalada de camote con frutos secos
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD