Cambia tu vida en 5 pasos practicando Mindful eating

Por Kiwilimón - Agosto 2017
¿Te gustaría alcanzar tu peso ideal sin tener que hacer dieta? Entonces el Mindful eating es para ti. Esta técnica aplica la atención plena a la hora de la comida, enseñándonos a concentrarnos en el cómo y por qué comemos, y no tanto en qué comemos. Cuida tu peso y lleva un estilo de vida más saludable siguiendo estos 5 pasos del Mindful eating:
  1. No comas si no tienes hambre

via GIPHY Suena obvio, pero muchas veces comemos por todas las razones, menos por hambre. Desde el mal manejo del estrés y la ansiedad, hasta la sed, pueden llevarnos a comer sin tener que hacerlo. Antes de que abras una bolsa de papitas o de que prepares un bocadillo, asegúrate de que lo que sientes es verdaderamente hambre y no ansiedad o aburrimiento.
  1. Antes de comer, bebe un vaso de agua

via GIPHY Como lo mencionábamos antes, la sed puede disfrazarse de hambre. Al tomar un vaso de agua antes de comer, combatirás la sed y, además, sentirás saciedad más rápidamente.
  1. Saborea cada bocado y mastica lentamente

via GIPHY Engullir los alimentos impide que tu cuerpo reconozca a tiempo cuando está satisfecho y puede provocarte problemas de digestión. Cada vez que comas algo, procura concentrarte en cada bocado: siente la textura, disfruta el sabor y mastica lentamente.
  1. Come sin distracciones y sentada

via GIPHY Olvídate de comer frente a la computadora (o cualquier otra pantalla) o mientras haces otras cosas. Cuando tienes distracciones a la hora de la comida, tus sentidos están enfocados en todo menos en lo que estás comiendo. Date por lo menos 30 minutos para comer tranquilamente, sin ningún tipo de distracción.
  1. Aprende a reconocer cuando estás satisfecha

via GIPHY Procura servirte porciones más chicas de las que sueles comer. Disfruta cada bocado y mastica lentamente. Antes de terminar tu plato, pregúntate si aún tienes hambre. Muchas veces llegamos a comer por inercia y terminamos sintiéndonos un poco culpables. Aunque el Mindful eating no es propiamente una dieta, las personas que adoptan esta técnica pueden llegar a perder entre 2 y 3 kilos en 2 meses. Más allá de la pérdida de peso, comer con atención plena nos enseña a disfrutar más y a llevar una mejor relación con la comida. Cambia tu estilo de vida y disfruta estas recetas siguiendo la técnica de Mindful eating:  
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Ya no pidas comida para llevar. Cena rico en casa preparando estas sencillas pero deliciosas recetas. Aguachile vegano Este platillo es ideal tanto para las personas que no comen proteína animal como para aquellas que buscan cenar algo ligero. Agrega un chorrito de aceite de oliva para que quede aún más rico el marinado. Ravioles de queso caseros Lúcete con una increíble cena a la italiana. Si nunca has hecho ravioles, no olvides que es súper importante dejar reposar la masa por lo menos 30 minutos, ya que de lo contrario los ravioles pueden encogerse. Alitas BBq crujientes Después de preparar estas alitas no volverás a querer cenar fuera. El secreto está en marinar las alitas en leche con paprika y añadir un chorrito de whiskey a la salsa para que adquiera un sabor más ahumado. Ensalada de higos y queso de cabra ¿Tienes mucha flojera o de plano ya no tienes tiempo ni de prender la estufa? Prepara esta exquisita ensalada. La mezcla de ingredientes es muy original, por lo que el resultado final es una explosión de sabores realmente sorprendente. Lasaña vegetariana de calabacitas No te preocupes por los carbohidratos. Esta receta de lasaña no incluye pasta, por lo que tiene mucho menos calorías que la lasaña tradicional. No olvides agregar tu queso favorito para darle el toque final a tu cena. Pizza con alcachofa Cuando tengas antojo de una cena más contundente te sugerimos preparar esta espectacular pizza con alcachofa. Extiende bien la masa para que la pizza quede delgada y adquiera una textura crocante en las orillas cuando la metas al horno. Enchiladas de jamaica Disfruta una cena muy original usando la jamaica como ingrediente principal. Te recomendamos aprovechar el agua de cocción de la flor para preparar una deliciosa y refrescante agua de jamaica. Láminas de berenjena con especias Si no eres muy fan del sabor fuerte de la berenjena, no olvides cortarla en rodajas y saltearla. Dejar en reposo los trozos con sal hará que la berenjena pierda el sabor amargo. Calabaza rellena de vegetales y quinoa Las calabazas son un ingrediente muy versátil. Pruébalas con curry para que descubras todo su potencial. En caso de que no quieras prender el horno, puedes preparar esta receta en una sartén. Nada más asegúrate de vigilar cada 5 minutos para evitar que se pegue la comida. Ensalada de frijoles con vinagreta de albahaca ¿Ya te aburrieron las ensaladas hechas a base de lechuga? Entonces esta receta te va a encantar. Recuerda agregar la vinagreta justo antes de servir la ensalada para que no se oxiden los vegetales. ¡Disfruta una deliciosa cena casera!
Seguramente has visto que desde hace un tiempo los anaqueles del súper mercado han comenzado a llenarse de productos libres de gluten o aptos para celíacos. Aunque puedan parecer más beneficiosos que sus versiones normales, presta mucha atención. Conoce más acerca de este componente para que puedas identificar si los alimentos libres de gluten son los ideales para tu alimentación. ¿Qué es el gluten? El gluten es una proteína que está presente en muchos cereales, principalmente en el trigo, la cebada y el centeno. Su presencia en los alimentos hace que sean más elásticos (por ejemplo, la masa de la harina) y da a los panes y la bollería mayor volumen. Por lo general, cuando un pan o un pastel tiene una consistencia esponjosa lo más seguro es que contenga gluten. ¿Por qué no debo comer gluten? Algunas personas son intolerantes a esta proteína, por lo que al ingerirla presentan algunos malestares. Los principales síntomas de la enfermedad celíaca son distensión y dolor abdominal, obstrucción intestinal, anemia, dermatitis, entre otros. Únicamente las personas que son intolerantes a la proteína deben seguir una dieta libre de gluten. Debido a que varios de los síntomas más comunes de la enfermedad celíaca pueden confundirse con otros padecimientos digestivos es necesario realizar análisis de sangre y biopsias del intestino delgado para poder hacer un diagnóstico. ¿Qué puedo comer si soy celíaco? Cualquier alimento hecho a base de granos (trigo, centeno y cebada) debe eliminarse de la dieta. Esto significa que harinas, pastas y panes (elaborados con estos granos) no entran en la alimentación de un celíaco. Pero no solo eso. Algunos alimentos procesados, como sopas, salsas o aderezos que puedan tener contener pequeñas cantidades de gluten también deben descartarse. Si tu doctor ya te ha diagnosticado y debes seguir una dieta libre de gluten, no te preocupes. Existen muchas alternativas que te permitirán cuidar tu salud con una alimentación rica y balanceada. Recetas libres de gluten: Red velvet cake gluten free Pan de elote fácil sin harina Pan de quinoa y chía sin gluten Flor de calabaza rellena sin gluten   Fuentes: Celiacos.org Niddk.nih.gov Lavanguardia.com Gluten.org
Caminar por nuestro país sin sentir la tentación de detenerse a probar un bocado de lo que están preparando junto a ti es casi una misión imposible.  Desde la típica taquería hasta el puesto de comida ambulante, las calles de México poco a poco se han convertido en pasarelas de exquisiteces culinarias para llevar. Nadie puede negar que la comida callejera es parte de la cultura gastronómica mexicana y, si quieres conocer realmente el país, tienes que probarla. Tacos Los tradicionales tacos ocupan sin duda el primer lugar en esta lista de comida callejera en México. Dependiendo de dónde te encuentres, puedes encontrar una gran variedad de tacos: suadero, carnitas, al pastor, tripas, cochinita pibil, de canasta, y un largo etcétera. Tacos de canasta con salsa verde cruda   Burritos Los primos de los tacos tampoco se quedan atrás. Aunque esta comida callejera es más típica del norte del país, ahora puedes encontrarlos casi en cualquier lado. Para disfrutar un buen burrito debes asegurarte de que la tortilla de harina esté recién hecha. Burrito de frijoles con queso   Gorditas En el centro del país se hacen tradicionalmente con harina de maíz (blanco, amarillo o azul), mientras que en el norte las preparan también con harina de trigo. Por lo general se rellenan con los típicos guisados mexicanos: picadillo, papas, carne con chile, rajas, mole, entre muchos otros. Gorditas light   Quesadillas Dejando de lado el eterno dilema (¿las quesadillas llevan queso o no?), este es uno de los platillos favoritos de los transeúntes mexicanos. Puedes probarlas fritas o, si prefieres una opción un poco más light, a la plancha. Quesadillas de flor de calabaza fritas   Elotes y esquites No importa en qué parte del país te encuentres, siempre vas a encontrar un elotero en alguna esquina. Lo fabuloso de esta delicia callejera es que siempre puedes prepararla a tu gusto: con limón, chile del que pica (o no), mayonesa, mantequilla, queso rallado y/o crema. Esquites en vasitos   Tamales Los deliciosos tamales calientitos son el placer culposo ideal para la cena. Como algunos de los otros platillos callejeros los tamales también varían un poco de una región a otra. En los estados norteños suelen prepararse con hoja de maíz y en los sureños, con hoja de plátano. Diferente sabor, igualmente deliciosos. Tamales de chile poblano, queso y elote   Panuchos y salbutes Después de la cochinita pibil y la sopa de lima, los panuchos y salbutes son posiblemente los platillos más conocidos de la cocina yucateca. Para completar la experiencia gastronómica al estilo del Mayab acompaña estos típicos platillos añadiendo cebolla morada y chile habanero tatemado. Salbutes   Insectos Los chapulines con chile y limón pueden parecer una comida exótica, pero en el estado de Oaxaca son una botana callejera bastante popular. No te dejes llevar por las apariencias y anímate a probar estos bichos. Quesadilla con chapulines   Fruta Los vasitos con fruta preparada son definitivamente una de las comidas callejeras más buscadas en México. Puedes encontrar desde los más básicos, como jícama, zanahoria o pepino, hasta frutas de temporada, como sandía, mango o tuna. No olvides el jugo de limón y el chile en polvo para darle el toque final. Coctel de frutas de colores   Tlayuda Otro ejemplo de la deliciosa comida callejera oaxaqueña es la tlayuda. Esta especie de súper tortilla tostada se prepara con tasajo, chorizo, chapulines, carne o aguacate. Tlayuda de tasajo con guacamole   Disfruta la original comida callejera preparándola en casa con las recetas de Kiwilimón.  
Típico que un día amaneces con toda la actitud para probar nuevas recetas en tu cocina. Vas al súper a comprar los miles de ingredientes que se necesitan para cocinar ese platillo súper especial o exótico, y ocho meses después ves cómo los frasquitos se van llenando de polvo. Antes de que tomes cualquier decisión tenemos que decirte algo: ¡no tires la comida de tu alacena! Saca el máximo provecho a todo lo que se encuentra en tu cocina con estos tips: Vinagre de manzana Ese chorrito que queda en la botella es suficiente para convertir una ensalada aburrida en una verdadera experiencia culinaria. Prepara un delicioso aderezo para ensalada griega con solo dos cucharadas de vinagre de manzana. Azúcar morena Media taza de azúcar morena es lo que necesitas para disfrutar un buen pastel de zanahoria sin horno. Si ves que ya está muy dura, puedes guardar un trozo de pan de caja junto al azúcar para suavizarla antes de preparar el pastel. Cardamomo No eches a la basura la bolsita de cardamomo. Esta especia es tan aromática que una sola pizca puede transformar completamente una receta. Prueba estos hot cakes integrales de canela con fresas al cardamomo (solo necesitas ¼ de cucharadita). Pasta La pasta que compraste para preparar macarrones con queso también te puede servir para hacer una ensalada de pasta picosita. En esta receta se usa pasta de coditos, pero puedes usar la que te encuentres en tu alacena. Salsa de soya El alto contenido de sal en la salsa de soya hace que dure muchísimo, así que no importa si esa botella lleva tiempo en tu alacena. Aprovecha la última cucharada de salsa de soya para hacer una hamburguesa con salsa BBQ casera. Maicena Tal vez compraste fécula de maíz para espesar una crema y jamás la volviste a usar. Con lo poquito que te haya quedado, o 1/3 de taza, prepara una botana sabrosa y muy sencilla, como estos dedos de queso rápidos. Mostaza Dijon Aunque la mostaza puede usarse para preparar platillos tan sencillos como un sándwich o una ensalada, si no estás acostumbrado a su sabor lo más seguro es que el frasco termine olvidado en tu alacena.  Para que no desperdicies nada, usa media cucharadita de mostaza para cocinar unos espárragos con vinagreta de mostaza. ¿Tienes alguna otra idea para aprovechar las sobras de la alacena? Compártenos tus tips en los comentarios.
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD