Come contra el estrés
Dietas

Come contra el estrés

Por Kiwilimón - Abril 2014
¿Eres una persona propensa a los nervios? Puede que tenga que ver con tu alimentación, por lo que te queremos recomendar algunos ingredientes que te ayudarán a estar más relajada y ver el mundo con otro enfoque. Te pasamos la lista de 5 alimentos contra el estrés.    

Los productos altos en azúcar nos dan mucha energía, el problema es que esa energía baja de golpe y nos deja débiles, además de alterar los nervios y las hormonas por lo que no es nada bueno. Además, aquellas personas que sufren de nervios severos o que simplemente viven vidas agitadas y están tensas pueden beneficiarse de aumentar el consumo de algunos de lo siguientes ingredientes a sus dietas:

Nueces

El Omega 3 ayuda a mantener en buen nivel la presión sanguínea justamente durante situaciones estresantes. El salmón es otra alternativa que también te da un respiro por su alto contenido de Omega 3.  

Recetas con Nuez

 

 Pollo con Nueces de la India

 

Kiwi

Una carga de vitamina C ayuda a alivianar el estrés que sufren las hormonas que se encuentran en el torrente sanguíneo. Aunque las naranjas y el limón también pueden servir el kiwi tiene un contenido acídico más alto.  

Recetas con Kiwi

 

 Paletas Heladas de Kiwi

Avena

Una servida de carbohidratos complejos levanta los niveles de serotonina en el cuerpo y esto causa una sensación de relajación y paz.  

Recetas con Avena

 

 Galletas Nutritivas de Avena

 Quesadillas de Avena

 Leche de Avena

Chocolate oscuro

Varios estudios demuestran que consumir una módica cantidad de chocolate amargo en situaciones de alto estrés reduce los niveles de ansiedad, y funciona en personas muy nerviosas.  

Recetas con Chocolate Oscuro

 

 Pretzels con Chocolate Oscuro

 Gelatina de Chocolate con Crema de Hierbabuena

Fresas

Con su alto contenido de magnesio esta deliciosa fruta es especialista en reducir niveles de irritamiento y ansiedad.  

Recetas con Fresa

 

 Ensalada de Fresa

 Yoghurt de Fresa Hecho en Casa

 Agua de Fresa

   

"Y tú, ¿Qué comes contra el estrés?"

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El pápalo es un quelite mexicano utilizado para condimentar diversos platillos tradicionales como salsas, frijoles, tacos y demás antojitos mexicanos. Sin embargo sus virtudes van más allá de darle un gran sabor a los alimentos, así que no dejes de conocer todos los increíbles beneficios del pápalo. El nombre del pápalo proviene del náhuatl “papalotl” que significa mariposa y “quillitl” o hierba comestible. Por esto, también se le llama mariposa azteca, ya que las hojas de esta plantita tienen forma de alas de mariposa y desde le época prehispánica se utilizaba gracias a sus grandes propiedades. El pápalo es rico en antioxidantes, minerales esenciales y otros compuestos como calcio, potasio y fósforo, hierro y retinol, que ayudan a nuestro a organismo a funcionar mejor, como te mostramos a continuación. Beneficios del pápalo Es un gran aliado del corazón, pues ayuda a regular la presión alta, reduce el colesterol y puede ayudar a limpiar las paredes de las arterias de grasa.Gracias a su alto contenido en fibra, el pápalo ayuda a mejorar la digestión y buenísimo para tratar la diarrea y la disentería.De igual manera puede usarse para tratar enfermedades del hígado, como congestión y cálculos de la vesícula.Si consumes pápalo de manera regular, puede ayudarte a prevenir la osteoporosis gracias a su alto contenido de calcio.El pápalo también protege y refuerza el sistema inmunológico.Puede ser una gran herramienta para prevenir la anemia.¿Cómo aprovechar el pápalo? Así como utilizas el cilantro o el perejil, también puedes utilizar el pápalo para sazonar la comida. Sabe especialmente rico si lo utilizas para preparar salsas como guacamole, ensaladas, tacos, tortas placeras y tus antojitos callejeros favoritos. ¿Listo para aprovechar al máximo los beneficios del pápalo?
Partamos de una realidad: no existe una mala hamburguesa. Entre dos panes cualquier ingrediente simple adquiere un poder vehemente, casi sobrenatural. Y aunque las opciones pueden ser infinitas, personalmente prefiero dejar fuera la creatividad cuando se habla de ellas. Sí, las aberraciones también son infinitas. El escritor culinario y amante empedernido de las hamburguesas, –como su servidora– Anthony Bourdain, decía que ya eran perfectas, ¿por qué echarlas a perder?En una entrevista hecha a Bourdain por TechInsider, el también cocinero compartió las ocho reglas de oro para elaborarlas. Lo primero era mantenerlas clásicas, casi académicas: pan, carne, tomate, cebolla, lechuga, pepinillos encurtidos y nada más. Ricardo Campuzano, el chef del restaurante de hamburguesas Margarita, afirma que la hamburguesa perfecta es resultado de la sencillez, pero también de la calidad de los ingredientes.El pan, por supuesto, debe ser el marco que lo engloba todo. Un brioche suave y suficientemente mantequilloso –hay que ser conservadores en las cantidades de nuestra amiga láctea para evitar opacar el sabor de la carne– logra mandar una hamburguesa al infierno de lo común y corriente o al cielo de los elegidos. Joan Bagur, panadero y fundador de Sal y Dulce Artesanos, resume que el pan ideal es un pan estilo brioche de mantequilla con una consistencia que logre sostener el jugo de la carne. Eso sí, que tampoco sea demasiado grueso porque podría esconder el sabor del medallón. “La mantequilla con la que se hace el pan debe ser de calidad para que no nos deje un mal retro gusto”, completa.  Hablemos de la carne. Si partimos de que el origen de la receta podría ser el de las tribus mongolas y turcas del siglo XIV en la que picaban la carne para hacerla si quiera comestible, este ingrediente en versión machacado o molido es irremplazable. Vamos. Si lo quitamos, mejor llamémosle sándwich, bocata, entrepán, torta, emparedado. La decisión de si elaborarla de res, de cerdo o de una combinación salomónica de ambas es decisión de la conciencia, el gusto y el bolsillo. Bourdain afirmaba que incluir sirloin o algún corte demasiado exótico a la mezcla la destruía. En cambio, prefería el brisket o la costilla, algunas de las partes más grasosas. Y es que sí, la parte amarilla, esa que se derrite al calor, es lo que realmente le aporta magia. El chef Campuzano asegura que la combinación perfecta es de 80% carne, 20% grasa, y sólo sazonar con sal. Joan Bagur aconseja que hay que cocinarla a la plancha muy caliente para que se selle, se caramelice y permanezcan los jugos dentro. Recomienda terminarla al grill para que tome ese espectacular gusto asado. El escritor de Kitchen Confidential, Anthony Bourdain, afirmaba que no debía faltar el queso y éste debía derretirse. Panela, requesón, queso fresco, ustedes no juegan. En mi opinión, es a través de la combinación de los quesos, la grasa de la carne y lo mantequilloso del pan que la experiencia llamada “hamburguesa” sucede. Que a nadie se le pasen las salsas. Descansando en el pan va la mayonesa –una ligera crema balanceada en limón y grasa– y la reina de todas, la cátsup (el cátsup o el kétchup, para el resto de América Latina). Ella debe ser jitomatosa y vinagrosa, sutilmente dulce para equilibrar la grasa y aportar acidez. Para Anthony no había discusión en el tocino; siempre era la ocasión. En cambio, le parecía un exceso cuando las hamburguesas llegaba como una torre de Legos a la mesa. El tema es que si es demasiado alta es casi imposible poder reunir todos sus sabores en una mordida. De ahí sólo faltan las papas porque, ¿qué es una hamburguesa sin papas? Citando a Gloria Trevi, definitivamente es una papa sin cátsup. Que sean caseras, cortadas en tiras o en gajos. Que queden crocantes por fuera, pero suaves por dentro. De preferencia, que no nos dejen los dedos con reflejo, que no se apelmacen.Las apariencias engañan. Las hamburguesas pueden parecer un alimento burdo, quizás porque las hemos visto servidas en charolas de plástico, entre plásticos y bolsas de estraza, en cajitas de cartón para disfrutarse en el carro, con o sin juguete. Ello no las hace menos buenas. La hamburguesa es perfecta en sus componentes. Llegar a un balance es un afortunado accidente de la Matrix; es la diferencia de una comida rápida y una comida que apenas se diluye en el recuerdo con el paso del tiempo. Así me pasó hace una semana en el restaurante Nopa, de San Francisco, o cada vez que se me cruza un In and Out en cuyo aderezo naranja se disfraza cualquier imperfección, si la hubiera. Tampoco olvido las de The Spaniard, en Nueva York. En México, hay varias que me guiñen en ojo. Las que me recuerdan a mi adolescencia, como las de las Fuentes de Satélite que llevan piña, o las que solía hacer Joan Bagur en OkDF y que acompañaba con patatas bravas. Recientemente probé la de Margarita, del chef Ricardo Campuzano, en la colonia Narvarte: su combinación de carne + tocino + cheddar me pareció que resaltaba sus buenos ingredientes de forma monchosa. La hamburguesa es más que un sándwich en esteroides. El ritual nos involucra, nos pide permanecer atentos para que la carne no se recorra al fondo, para que los aderezos no terminen en la ropa. Pero quizás la mejor parte de comerla sea que por cuatro, quince o las veinte mordidas que nos sobrevive volvemos a ser niños, niños felices otra vez.
No hay nada mejor que un domingo con asador y la familia, pareja o los amigos, pero te has puesto a pensar cuáles son los beneficios de cocinar al carbón. Te comparto algunas ventajas del porqué es una gran opción. La primera, y la cual nuestro paladar agradece, es que los alimentos adquieren una jugosidad incomparable, en específico con las carnes, pues cocinar a la parrilla asegura una temperatura uniforme que impide que se pierda la textura. Otra gran ventaja es que los nutrientes no disminuyen, al contrario, se mantienen intactos para nuestro beneficio. Por otra parte y no menos importante es que la parrilla también potencia el sabor de cada uno de los alimentos, pues no se requiere de más condimentos para su preparación. Asimismo, los alimentos suelen tener menos grasa al cocinarse en la parrilla, ya que ocupan su grasa natural y no se añaden aceites que perjudican a nuestra salud. Aquí algunas opciones de recetas que puedes preparar al carbón. Champiñones al ajillo: Asar con aceite de aguacate, ajo picado y un poco de cilantro. Agregar pimienta y sal de grano al gusto. Chiles poblanos con camarón: Asar primero los chiles, una vez que empiecen a cambiar de color, rellenarlos con queso manchego o oaxaca y camarones partidos en cachitos. Agregar jitomate picado fresco.Corazones de lechuga romana a la parmesana: Asar con aceite de oliva y colocar láminas de queso parmesano arriba. Al final agregar un toque de aceite balsámico espeso. Filetes de coliflor con sal de gusano: Asar los filetes de coliflor con aceite de oliva, agregar sal de gusano al gusto y un chorrito de mezcal para flamear. Bien, ahora ya lo sabes, además de un grato momento en compañía de los tuyos al cocinar al carbón, podrás deleitarte con platillos más livianos, menos calóricos y que ayudarán a un mejor funcionamiento de tu organismo. 
A veces puede más una taquiza que un ferviente amor, como señala Chava Flores. Así que si amas a papá y quieres consentirlo en grande, no dejes pasar la oportunidad de celebrarlo con los reyes de la comida mexicana: los tacos. El amor también cabe en una tortilla, por lo que si quieres lucirte este Día del Padre, prepárale una taquiza con sus tacos y salsas favoritos; pueden incluso cocinar o hacer las compras juntos para disfrutar la experiencia de principio a fin. Aquí te compartimos los tacos favoritos de Kiwilimón para consentir a papá en su día: Tacos de cecina ¿Quién no ama los tacos de cecina? Son fáciles de preparar y con un sabor inigualable. Esta carne de res salada y secada al sol o mediante un ahumado es un clásico de diferentes partes de México. Te recomendamos cocinarla a la plancha y prepararla al estilo morelense con crema y una generosa porción de aguacate. Ahora que si en verdad quieres brillar en la cocina, prepara estos tacos de cecina con tortillas azules hechas por ti mismo. ¡Todos los amarán! Tacos de mixiote Esta receta te tomará más tiempo pero te quedará exactamente como la de tus tacos favoritos del mercado. El mixiote, u oblea de maguey, es un platillo típico de Hidalgo, el Estado de México y Tlaxcala. Aunque cada estado tiene sus variantes particulares, incluso en el tipo de carne que utilizan (pollo, conejo, chivo o carnero), la regla es que los mixiotes son marinados con una mezcla de chiles y especias que hacen cada bocado memorable. Aquí te compartimos el paso a paso para prepararle a papá unos tacos de mixiote de cordero. ¡No te arrepentirás!Tacos al pastor Si tu papá es de los que siempre empieza con dos y termina con seis u ocho taquitos al pastor con todo, no puedes dejar de prepararle esta increíble corona de tacos al pastor, excelente para compartir con toda la familia. Es una receta sencilla, en la que te decimos cómo marinar la carne al pastor, a base de chiles, achiote, jugo de piña y algunas especias. Un dato curioso de los tacos al pastor es que el asador vertical, donde lo preparan, es un instrumento de origen asiático, en donde cocinan carne de cordero aderezada con diversos condimentos. Este asador llegó a México, específicamente a Puebla, en la década de 1930 donde tuvieron un éxito rotundo y se fueron haciendo variantes de la receta original. Tacos de barbacoa A los fanáticos de este platillo, una barbacoa de res casera debes prepararles. El arte de cocinar en hoyo de tierra u horno y con pencas de maguey es todo un ritual que lleva su tiempo, pero existen métodos en olla exprés o vaporera que te permitirán prepararla de forma más fácil y rápida, sin sacrificar el sabor. La barbacoa es un guiso tradicional de Hidalgo, Puebla, Querétaro, Guanajuato, Estado de México, Michoacán, Morelos y otros lugares donde prevalecía el pulque, que se prepara con un método ancestral de hornos subterráneos. Tacos de cochinita pibilOtro platillo que se cocina bajo tierra y que forma parte de la tradición ancestral maya es la cochinita pibil. Se prepara con carne de lechón o cerdo condimentada en recado rojo y otros ingredientes, originalmente se horneaba en pib de donde viene su nombre y que aún se usa en la península de Yucatán, de donde es uno de los platillos típicos más representativos. Aquí te decimos cómo hacer una cochinita pibil en horno.Este Día del Padre anímate a consentir a papá, como aconseja el gran Chava: con tres cervezas bien heladas y seis machitos pa'cabar… 
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD