Come tomate verde y baja de peso
Dietas

Come tomate verde y baja de peso

Por Kiwilimón - Mayo 2014

¿Estás de acuerdo conmigo en que una salsa picante hecha con tomate verde es de las salsas más ricas que hay? Y deja tú el sabor…¿sabías que el tomate verde te hace bajar de peso?

Yo tampoco lo sabía, hasta que leí una nota en Salud180 sobre un estudio de la Universidad de Iowa que asegura que el tomate verde tiene tomatidina, un potente ingrediente que ayuda a bajar de peso y a construir músculos fuertes.

La tomatidina estimula el crecimiento de las células en los músculos y también evita el sobrepeso y la obesidad, reduce el colesterol de la sangre y elimina el ácido úrico.

Así que ahora sí…¡come tomate verde y baja de peso!

Ver artículo original.

Artículo cortesía de 

Cómo eliminar la baba del nopal

Cómo hacer que tus verduras queden más verdes

 Cómo hacer un smoothie verde personalizado

       

¡Descubre los mejores tips en Súper Secretos de kiwilimón.com!

       
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Cuando una madre primeriza piensa en las primeras ocasiones en las que su bebé podrá comer otros alimentos aparte de la leche materna se imagina una escena hermosa y perfecta en la que su pequeño disfruta con tranquilidad y calma cada bocado mientras ella lo alimenta a cucharadas.Sin embargo, la realidad está un poco lejos de esto. Hasta los primeros tres años de vida de un bebé, la hora de la comida se parece más a una lucha campal que a un anuncio de comida para bebé. Los pequeños suelen jugar con la comida, la avientan y la embarran por todas partes, convirtiéndose aquello en un momento caótico y bastante frustrante para muchas madres. Si tú también has experimentado una situación similar, seguramente habrás regañado en más de una ocasión a tu bebé por comer con las manos. Pero, ¿qué crees? Aunque hagan un batidero, esto es muy bueno para el desarrollo de los pequeños. Estas son las razones por las que un bebé debe comer con las manos:Aprendizaje sensorialLos bebés aprenden de maneras diferentes a las de un adulto. En los primeros años de vida es importante que los pequeños tengan la oportunidad de experimentar a través de todos sus sentidos. Tal vez pienses que la comida está hecha para disfrutarse con el gusto, pero para un bebé la hora de la comida es una oportunidad para aprender a través del tacto, olor, gusto y vista.Coordinación El desarrollo de la motricidad fina comienza desde muy temprana edad. Para que una persona pueda coordinar sus ojos con los movimientos de sus dedos tiene que practicar mucho, y para eso la hora de la comida es particularmente buena. Aunque puede ser frustrante ver cómo un bebé tira la mitad de su comida al intentar llevarla a la boca, este ejercicio lo ayuda a trabajar en su  coordinación y mejorar sus movimientos.IndependenciaDurantelos primeros meses los bebés dependen completamente de sus padres para alimentarse. Sin embargo, con el paso del tiempo los pequeños van ganando cierta autonomía, lo que les ayudará a desarrollar habilidades imprescindibles para el futuro. Cuando un niño comienza a usar las manos para alimentarse a sí mismo está comenzando a trabajar en su propia independencia.Texturas Al momento de descubrir nuevos alimentos la textura es tan importante como el sabor. Los niños que comen con las manos aprenden a reconocer diferentes tipos de texturas, temperaturas y otras sensaciones. Si en tu afán de mantener todo limpio y ordenado estás prohibiendo a tu hijo comer con las manos, solo estás impidiendo que desarrolle su conocimiento y, en un futuro, su apertura a nuevos alimentos. Experiencia positivaLa hora de la comida no tiene que ser un momento desagradable. Si los pequeños pueden divertirse mientras comen, poco a poco comenzarán a relacionar esto con una experiencia positiva. Recuerda que para los pequeños es más sencillo aprender a través de enseñanzas lúdicas que de métodos restrictivos.¿Qué más razones necesitas para que tu hijo coma con los manos? Deja que tu pequeño se ensucie y disfrute sus alimentos con todos los sentidos. Estas recetas te ayudarán a estimular su desarrollo:Espagueti verdeGelatina de Gauayaba con FresaMini Salchipulpos
¿No importa qué prepares, siempre terminas tirando la comida que tus hijos no se acaban? Deja de sufrir por el desperdicio de alimentos. Con estos tips no volverás a batallar a la hora de la comida por estas cosas.No exageres en las cantidadesDependiendo de la edad, tamaño y nivel de actividad física, los niños pequeños requieren aproximadamente entre mil y 1400 calorías al día. Si le sirves a tu hijo de 4 años lo mismo que a ti, es obvio que el niño no se va a acabar la comida.Almacena por porcionesSi preparas la comida con anticipación, te recomendamos congelarla en porciones individuales. De esta manera, solo tendrás que descongelar y calentar la cantidad que tu pequeño vaya a comer en realidad.Aprovecha la comida del día anteriorOrganiza tu menú para que puedas aprovechar lo que te sobre de un día para preparar la comida de otro. Por ejemplo, si un día haces picadillo de pollo casero  después puedes preparar calabacitas rellenas de picadillo o con lo que te haya quedado del día anterior. Prepara porciones pequeñasEs muy importante que consideres que el apetito y el antojo de los niños pueden cambiar de un momento a otro. Si te piden molletes,prepara solo uno y espera hasta que lo acaben para ver si querrán otro más. Nunca te adelantes porque podrías terminar desperdiciando comida. Reserva la salsa sólo para su platilloA algunos niños les encanta bañar el arroz en salsa de tomate y los hot cakes en jarabe. Para evitar que se arruine toda la cacerola de comida, lo mejor es que solo pongas un poquito de la salsa preferida de tu pequeño en su plato. Así, el resto de la comida se mantendrá intacto. Sirve de manera divertidaEl problema con muchos niños es que se dejan llevar por la vista y muchas veces rechazan un platillo solo por su aspecto. Enamora a tus pequeños decorando su comida de manera atractiva. No te preocupes, no tienes que hacer mucho. A veces con que agregues un conejo de chocolate es suficienteEnséñale a comer lo que hayRecuerda esto siempre: si cedes una vez, ya perdiste. Educa a tus hijos para que aprendan que se debe comer lo que hay en casa. Si preparas enmoladas de chorizo de soyas, eso es lo que va a comeer.No les des la opción de elegir otra cosa, si no siempre estarás tirando lo que ellos no quieren.Visita nuestra sección de comida para niños y descubre deliciosas recetas que les encantarán a tus niños.
Semana Santa siempre es un pretexto para darle una vuelta de tuerca al menú cotidiano. Más mariscos, platillos y dulces típicos, y recetas sin carne hacen de esta temporada una delicia para chicos y grandes.Para que vayas ampliando tu recetario de comida de Cuaresma, te presentamos las mejores recetas para preparar en Semana Santa:Pescado empapelado a la mexicanaUna receta económica y fácil de preparar. Pocos ingredientes, sin mucha preparación ni tiempo de cocción, además de ser bajo en calorías. Ideal para quienes no quieren pasarse las vacaciones cocinando.Camarones a la hawaianaUna receta que nos recuerda el clima tropical con trocitos de piña y una deliciosa salsa chipotle. Un platillo exótico para paladares aventureros. Recuerda que debes cocinar los camarones solo durante unos 10 minutos. Si te pasas, pueden quedar secos o duros. Sandwich de atún cremosoAntes de que descartes esta receta déjanos decirte que este no es el típico sándwich de atún. El toque especial que le dan el yogurt griego y el pan de arándano hace que tenga un sabor diferente. Una alternativa ligera para comer antes de pasear o durante un día de campo.Ensalada cremosa de salmónEsta ensalada se convertirá en la favorita de la temporada gracias su combinación de sabores, sin contar que es rica en Omega 3 y Vitamina B12. Fácil, rica y saludable. ¿Te asustan las calorías? ¡Despreocúpate! La textura cremosa de esta ensalada se debe al delicioso yogurt griego, un alimento naturalmente bajo en grasas. Ensalada caliente de lentejasNo importa que sean de los alimentos típicos de Semana Santa, las lentejas siempre pueden sorprenderte. Dales un giro y prepáralas con un poco de pimiento morrón y jitomate cherry. Ahórrate unos minutos usando lentejas enlatadas. Sopa de rajas con eloteLas recetas sin carne no tienen que ser aburridas. Esta sopa te dejará sin palabras por lo fácil de su preparación y su delicioso sabor. Atrévete a probar una nueva versión de las clásicas rajas con elote.CapirotadaPor supuesto que no puedes pasar la Semana Santa sin un buen plato de capirotada. Aunque hay miles de maneras de prepararla, te compartimos la tradicional receta que satisface hasta al más quisquilloso. El cierre perfecto después de una típica comida familiar. La capirotada remonta sus orígenes a la época del imperio romano, en el siglo IV y principios del siglo V,  pero es en la cocina española donde adoptó el nombre de  "Almondrote". En aquel entonces, este tradicional platillo de Semana Santa se asimilaba solo en la base principal a la que conocemos actualmente, donde el pan era remojado en capas acompañada de caldo y carne de perdiz asada.Guayaba en almíbarUna excelente fuente de vitamina C hecha en un delicioso dulce. La mejor opción de un postre ligero después de los grandes menús que suelen prepararse en estas fechas. En lugar de usar azúcar sustitúyela con algún edulcorante para preparar una versión baja en calorías. ¿Se te antojó alguna de estas recetas? Cuéntanos qué recetas sueles preparar en la temporada de Semana Santa.
¿No importa qué prepares, siempre terminas tirando la comida que tus hijos no se acaban? Deja de sufrir por el desperdicio de alimentos. Con estos tips no volverás a batallar a la hora de la comida por estas cosas.No exageres en las cantidadesDependiendo de la edad, tamaño y nivel de actividad física, los niños pequeños requieren aproximadamente entre mil y 1400 calorías al día. Si le sirves a tu hijo de 4 años lo mismo que a ti, es obvio que el niño no se va a acabar la comida.Almacena por porcionesSi preparas la comida con anticipación, te recomendamos congelarla en porciones individuales. De esta manera, solo tendrás que descongelar y calentar la cantidad que tu pequeño vaya a comer en realidad.Aprovecha la comida del día anteriorOrganiza tu menú para que puedas aprovechar lo que te sobre de un día para preparar la comida de otro. Por ejemplo, si un día haces picadillo de pollo casero  después puedes preparar calabacitas rellenas de picadillo o con lo que te haya quedado del día anterior. Prepara porciones pequeñasEs muy importante que consideres que el apetito y el antojo de los niños pueden cambiar de un momento a otro. Si te piden molletes,prepara solo uno y espera hasta que lo acaben para ver si querrán otro más. Nunca te adelantes porque podrías terminar desperdiciando comida. Reserva la salsa sólo para su platilloA algunos niños les encanta bañar el arroz en salsa de tomate y los hot cakes en jarabe. Para evitar que se arruine toda la cacerola de comida, lo mejor es que solo pongas un poquito de la salsa preferida de tu pequeño en su plato. Así, el resto de la comida se mantendrá intacto. Sirve de manera divertidaEl problema con muchos niños es que se dejan llevar por la vista y muchas veces rechazan un platillo solo por su aspecto. Enamora a tus pequeños decorando su comida de manera atractiva. No te preocupes, no tienes que hacer mucho. A veces con que agregues un conejo de chocolate es suficienteEnséñale a comer lo que hayRecuerda esto siempre: si cedes una vez, ya perdiste. Educa a tus hijos para que aprendan que se debe comer lo que hay en casa. Si preparas enmoladas de chorizo de soyas, eso es lo que va a comeer.No les des la opción de elegir otra cosa, si no siempre estarás tirando lo que ellos no quieren.Visita nuestra sección de comida para niños y descubre deliciosas recetas que les encantarán a tus niños.
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD