Consejos: Cocinando las mejores lentejas
Dietas

Consejos: Cocinando las mejores lentejas

Por Kiwilimón - Febrero 2012
Aunque no lo parezca, realizar unas buenas lentejas es una tarea algo complicada. Cuidar de que no se peguen, lograr la consistencia adecuada o dar con el sabor perfecto depende de diversos factores. Para preparar unas lentejas deliciosas un truco importante es que utilicemos agua embotellada para la cocción, y en cuanto a la cantidad, calcularemos que sobresalga unos tres dedos por encima de las lentejas. Es especialmente importante que la lenteja no se rompa ni pierda la piel, lo cual es algo que ocurrirá si nos pasamos con el tiempo de cocción, pero es más difícil que ocurra si utilizamos unas lentejas de buena calidad. Para evitar que se deshagan y poder controlar el desarrollo de la receta, el consejo es que no las realicemos en una olla a presión. Como mejor saldrán será en una cazuela tradicional, por ejemplo de barro, o en recipientes esmaltados o de acero inoxidable, ya que de lo contrario las lentejas se podrían amargar. Tardaremos más en hacerlas, pero la clave de la lenteja es el fuego lento. Otro punto importante es no removerlas con la cuchara, sobre todo cuando esté próximo el fin de la cocción, pues contribuiremos a que se deshagan. Lo mejor es mover el guiso lentejas tomando la cacerola por las asas e ir meneándola cuidadosamente.
Para un buen plato de lentejas, prohibido añadir agua durante la cocción, pues entonces se despellejarán.
Si salen muy líquidas, se puede espesar el guiso haciendo puré con un par de cucharadas y agregándolo a la cazuela de las lentejas. Finalmente, y sólo para casos de emergencia, si advertimos de que se nos han empezado a pegar deberemos introducir la olla inmediatamente en la pila con agua muy fría, dejarla un rato y cambiar las lentejas de recipiente. En muchas ocasiones esto evita que se extienda el sabor a quemado por todo el guiso, al detenerse la cocción de inmediato. Recetas de cocina con lentejas:
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Hay momentos en los que quisiéramos parar el tiempo, sobre todo en la piel de nuestra cara para que luzca siempre joven y con brillo.Hoy en día hay un sinfín de cremas, mascarillas y tratamientos para tratar combatir las arrugas y mantener la piel luminosa, pero de un tiempo para acá, hay un ingrediente estrella que es el deseo de muchas: el retinol. No obstante, este no es el único, pues ya hay otro ingrediente que empieza a robarle atención: el bakuchiol. Vayámonos por partes. ¿Qué es el retinol? Si aún no conoces qué es el retinol, aquí te lo vamos a explicar. El retinol es un derivado de la vitamina A, un nutriente que ayuda a la regeneración celular, ¿pero cómo se refleja esto en la piel? Pues nada más y nada menos que reduciendo el acné, aclarando el tono, quitando manchas y evitando el envejecimiento por su acción antioxidante, es por esto que muchísimas marcas lo han incorporado a sus productos. ¡Suena increíble! Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas, ya que el retinol se debe usar con precaución. Usarlo en un porcentaje alto o con mucha frecuencia puede causar irritación, picor en la piel, descamación y hasta quemaduras, así que debes de tener cuidado. Además, debemos evitar su uso sobre todo después de situaciones estresantes para piel, como una exfoliación, irritación, exposición al sol, depilación y si se está consumiendo medicamentos para el acné. Hablemos del Bakuchiol El bakuchiol es un activo obtenido de plantas medicinales que, por sus bondades, está haciendo temblar del trono al retinol. A pesar de que el bakuchiol actúa casi idéntico al retinol, podemos agregar que es cicatrizante, antimicrobiano, antiinflamatorio entre otras muchas cosas.Retinol vs. Bakuchiol: similitudes y diferencias Similitudes. Los dos activos ayudan a prevenir y revertir los signos de la edad, disminuyendo las arrugas y líneas de expresión. Además, promueven la renovación celular, estimulan la producción de colágeno y elastina para dar firmeza a la piel, combaten el fotoenvejecimiento y detiene el deterioro de la piel. Diferencias. Entre las principales diferencias entre el retinol y el bakuchiol se encuentra el origen; mientras que el retinol es un derivado de la vitamina A que es de origen animal, el bakuchiol se obtiene de las semillas de plantas medicinales como babchi y la Otholobium pubescens y al ser un extracto vegetal 100% vegetal puede ser utilizado en productos veganos. Otra diferencia entre las dos sustancias son sus efectos secundarios, mientras con el retinol hay que tener cuidado en dosis y frecuencia; con el bakuchiol por sus orígenes es apta para todo tipo de pieles incluso las sensibles, incluso puede usarse en personas con psoriasis. Conociendo estos dos activos y teniéndolos de tu lado, lucirás espectacular, escoge el mejor para ti.
¿Acaso hay algo más vergonzoso que darte cuenta de que tienes mal aliento justo cuando estás a mitad de una conversación? A todos nos ha pasado (sobre todo después de comer unos deliciosos tacos con su respectiva cebollita). Por supuesto que la higiene bucal es fundamental para evitar este tipo de problemas, pero eso no es todo. Hay otras maneras que pueden contribuir a tener un aliento fresco siempre. ¿Por qué tengo mal aliento?Existen diferentes razones por las cuales puedes tener mal aliento. En general, estas son las tres principales:Falta de higiene bucalConsumo de alimentos con sabores u olores fuertesProblemas de digestión ¿Qué puedo comer para quitar el mal aliento?Procura incluir estos alimentos en tu dieta para combatir el mal aliento. ManzanaLas frutas “crujientes”, como la manzana, ayudan a combatir el mal aliento de dos formas. Por un lado, su textura hace que produzcas más saliva, lo cual ayuda a deshacerte de las bacterias que producen el mal aliento. Y por otro, la dureza y lo crujiente de la manzana facilitan la limpieza de los dientes, removiendo restos de comida.Té verdeSabemos que muchas veces parece imposible arrancar el día sin una dosis de cafeína, pero si decides tomarla en forma de café, probablemente estarás batallando a lo largo del día con tu aliento. En su lugar mejor bebe una taza de té verde: te dará la misma energía que el café y, además, la catequina (un antioxidante natural) combatirá las bacterias que provocan el mal aliento. CítricosDespués de comer trata de incluir siempre una naranja, toronja o cualquier otro cítrico. Esto no solo te mantendrá alejado de antojos poco saludables, sino que también será una manera sencilla y muy efectiva de mantener tu aliento fresco a lo largo del día. La vitamina C presente en estos alimentos ayuda a eliminar las bacterias que afectan tu aliento.JengibreYa lo hemos dicho antes, el jengibre es un ingrediente con múltiples usos. No sólo es bueno para curar las molestas náuseas y tratar ciertos problemas gastrointestinales, también puede ayudar a tener un aliento fresco por más tiempo. Prepara un té con unas rodajas de limón y un pedacito de jengibre, y olvídate de taparte la boca cuando estás hablando. MentaExisten alimentos, como la menta o la hierbabuena, que dan un aliento fresco por sí mismos. Su sabor intenso y aromático proporciona instantáneamente frescura, ya sea en forma de bebida o simplemente masticado. En caso de que tu problema de aliento se debe a una mala digestión, estas hierbas también pueden ayudar a combatirlo desde la raíz.
Todos estamos conscientes del problema de contaminación que vive nuestro planeta, por lo que reciclar en casa es el primer paso para comenzar con acciones concretas.Hay acciones que podemos hacer desde nuestra trinchera para ayudar al medio ambiente, y una de las acciones que más accesibles y que más podemos ayudar es reciclando. El reciclaje es un buen hábito que podemos hacer en casa y que no requiere de gran infraestructura, pero sí de mucha voluntad para hacerlo de manera práctica, responsable y adoptarlo a tu estilo de vida.Para empezar a reciclar en casa, aquí te dejamos estos 10 consejos:Comunícaselo a todos los miembros de la familia. Lo más importante es que todos los miembros de la familia estén en la misma sintonía para que sea más fácil adoptar este hábito. Entre todos será más fácil cumplir con este propósito y apoyarse entre sí.Busquen información y edúquense al respecto. Tener la información necesaria hará que el reciclaje sea más fácil, es necesario saber sobre los distintos materiales, el uso y el reuso que se le puede dar. Instala distintos botes de basura para diferentes tipos de materiales. La separación de residuos es muy importante. Hay que tener cestos diferentes para los distintos materiales y desechos: orgánicos, inorgánicos, cartón y papel, vidrio, pet, electrónicos, etc.Identifica un centro de reciclaje e infórmate cuál es la forma para llevar los distintos materiales. Ya existen distintos centros donde pueden reciclar tus desechos, sin embargo es necesario que lo lleves tal cuál se requiere, hay materiales que necesitan estar lavados y secos, otros que se pueden compactar, etc. Es necesario que sepas cómo se debe entregar todo.Reusa. Otra de las principales formas de reciclar es el reuso, piensa antes de tirar algo si le puedes dar una segunda oportunidad, por ejemplo tus botellas de vidrio pueden servir de floreros, los frascos de mayonesa te pueden servir como contenedores para poner productos a granel, etc.Invierte en productos zero waste. Actualmente hay en el mercado muchos productos que no generan residuos, ya sea que compres productos a granel, artículos sin envolturas etc.Realiza actividades para reciclar de forma original. Si tienes hijos pueden destinar actividades para buscarle un nuevo uso a tus residuos, por ejemplo pueden hacer cochecitos con los cartones del papel sanitario y así darle rienda a la creatividad. No deseches lo que ya no sirve y trata de repararlo. Estamos cada vez más acostumbrados a comprar cosas desechables o que caducan rápido, pasa con tu celular, computadoras portátiles etc. Antes de desecharlo, investiga si se puede reparar y además de ahorrar, reciclarás. Reduce tu consumo. Vivimos en una sociedad cada vez más consumista, realmente no necesitas comprar todo lo que crees. Antes de hacerlo, piensa si realmente lo necesitas. No desistas. El reciclaje es un hábito que requiere paciencia, constancia y disciplina, piensa que es algo que debes implementar en tu vida a largo plazo.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD