Dietas legendarias
Dietas

Dietas legendarias

Por Kiwilimón - August 2013
  Hay de dietas a dietas, y lo primordial es siempre hacerlas teniendo en mente que la salud es primero. Habiendo dicho esto, hay personas que necesitan cambiar su cuerpo para un propósito u otro de manera aparatosa, aquí algunos de los ejemplos más célebres. Muchos actores o celebridades necesitan cambiar la forma en que se ven. Algunos para papeles importantes y otros por el puro gusto de tener una mejor figura. Lo interesante es que hay algunos tan comprometidos con su arte que de verdad entran en tipos de dietas súper efectivas que son un poco demandantes por decir lo mínimo. Un buen ejemplo es Christian Bale, actor británico conocido como Batman. Si recuerdas su papel en El Maquinista podrás recordar a un hombre escuálido de casi 50 kg, esto es bastante impresionante considerando que mide dos metros  de altura. Posteriormente, para adquirir el cuerpo necesario para encarnar al hombre murciélago su conversión no sólo se trató de ejercicio, sino que de una dieta muy rigurosa. El concepto fue perder cualquier tipo de grasa y aumentar músculo por lo que la dieta se basó en obtener carbohidratos sólo de frutas y verduras y consumir proteína de muy buena calidad. Ya que Bale es vegetariano consumió leche, queso y diversos tipos de frijoles para obtener la masa muscular adecuada. Este método es muy recomendable para aumentar músculo y se puede utilizar en los días de entrenamiento, lo bueno es que en días de descanso basta continuar con una dieta balanceada normal y no hay ningún problema. Otra actriz que se sumerge en sus papeles es Reneé Zellweger. Muchos podemos recordarla en su papel de la pasadita de peso Bridget Jones. Ese look fue intencional y tuvo que subir de tallas a través de donas y hamburguesas a diario. Para recuperar su figura esbelta bastó con hacer una dieta bastante libre. La idea de su régimen fue comer cuando fuera y cuanto fuera siempre y cuando sólo comiera los ingredientes indicados. Estos productos eran todo tipo de carne incluyendo pollo, res, cerdo y pescado siempre y cuando su preparación no fuera frita. Fuera de la proteína se permite cualquier tipo de vegetales como la cebolla, lechuga, tomate, zanahoria, etc. La zona prohibida contiene harinas, soya, frijoles, azúcar, crema, queso y fruta. Lo interesante es que esta dieta se lleva a cabo por 24 días y después de esto se debe parar y seguir comiendo balanceadamente para ver los resultados. Se recomienda hacer ejercicio tres días a la semana con esta dieta para hacer uso de la proteína animal y tonificar. Un último ejemplo es uno menos célebre, pero no menos impresionante. Al final de los 90, Jared Fogle inventó una dieta más que inusual, transformó su cuerpo de pesar casi 300 kg a un peso común de 85 kg, todo comiendo sándwiches de la cadena Subway. Lo que hizo fue pedir sólo la alternativa vegetariana para cada día o aquella que incluyera alguna carne a la parrilla con verduras. En menos de un año se convirtió en un hombre nuevo y de pasada en portavoz de aquella cadena de comida rápida. Se sabe que hubo una rutina de ejercicio a la par, y aunque no es nada recomendable comer diario en un restaurante de Fast food, esto demuestra que no importa dónde comas mientras sepas comer bien.   Cualquiera de estas dietas son métodos extremos para obtener resultados específicos y ya sea el uso de estas, o de cualquier otra, se debe consultar con un especialista en nutrición para certificar su seguridad para el cuerpo.  

Recetas de Dietas

Receta de Botana de Alcachofa y Nuez

Ingredientes: - 1 lata de corazón de alcachofa (385 gramos) - 1 taza de perejil - 3/4 de taza de nuez - 2 dientes de ajo - 2 cucharadas de jugo de limón - 3/4 de cucharadita de sal de mar - 3/4 de cucharadita de pimienta molida - 1/4 de taza de aceite de oliva - 1/4 de taza de agua - 1 baguette cortada rebanadas en diagonal Da click aquí para ver los pasos para preparar esta receta.  

 Receta de Queso Panela Asado con Hierbas Secas

Ingredientes: - 200 gramos de queso panela - 4 cucharadas de aceite de oliva extra virgen - 2 pizcas de albahaca deshidratada - 2 pizcas de orégano seco - 2 pizcas de comino seco - 2 pizcas de perejil seco - 2 pizcas de cilantro seco - 2 pizcas de cebollin seco - 2 pizcas de epazote seco - sal y pimienta al gusto Encuentra los pasos para preparar esta receta dando click aquí.  

Receta de Pechuga en Salsa de Jamaica y Chile Ancho con Ensalada de Quelites Frescos

Ingredientes: - 4 pechugas de pollo de 125 gramos cada una - sal al gusto (para sazonar) - pimienta al gusto (para sazonar) - 2 cucharadas de aceite para la salsa - 2 cucharadas de cebolla picada, para la salsa - 2 tazas de agua de jamaica sin azúcar para la salsa - 2 cucharadas de soya para la salsa - 1/2 taza de Splenda Granulado, para la salsa - 1 chile ancho desvenado y rebanado, para la salsa - 1 cucharada de vinagre blanco para la salsa - 3 cucharadas de maicena para la salsa - 1 taza de verdolagas frescas, lavadas y desinfectadas, para la ensalada - 1 taza de romerito frescos, lavados y desinfectados, para la ensalada - 1 taza de berro frescos, lavados y desinfectados, para la ensalada - 2 cucharadas de aceite de oliva para la ensalada - 1/2 de limón para la ensalada Para ver los pasos para preparar esta receta da click aquí.  

"¿Te atreves a intentar una de estas dietas?"

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Las aguas frescas son mucho más variadas de lo que puedes imaginar, tanto que el agua fresca de aguacate existe, es deliciosa y tienes que aprender a prepararla.Oriunda de Uruapan, en el estado de Michoacán, esta agua tiene una receta muy sencilla y es muy popular en este lugar conocido como la capital del aguacate, pues aporta alrededor de 144 toneladas a la producción del país. Cómo se hace el agua de aguacateAdemás de aprovecharlo para muchos platillos, en Uruapan se hace agua de aguacate con un toquecito de limón y resulta muy fresca y deliciosa. Para hacerla sólo necesitas licuar la pulpa de un aguacate con el jugo de un limón y un litro de agua; puedes endulzarla a tu gusto con miel, mascabado o algún sustituto.Recuerda que no necesariamente tienes que tirar el hueso, pues con él puedes hacer un té con propiedades benéficas para ti, como su contenido de antioxidantes, de vitamina C o sus propiedades antiinflamatorias, por ejemplo.Beneficios del aguacateEl aguacate es el fruto del árbol del aguacate, tiene un alto valor nutritivo, un buen sabor y una rica textura cremosa que a muchas personas les gusta. Se le suele considerar un superalimento debido a sus propiedades para la salud, pues contiene una amplia variedad de nutrientes, que incluyen 20 vitaminas y minerales diferentes.Por ejemplo, en una porción de 100 gramos de aguacate encontramos:26% del valor diario de Vitamina K20% del valor diario de folato17% del valor diario de vitamina C14% del valor diario de potasio14% del valor diario de vitamina B513% del valor diario de vitamina B610% del valor diario de Vitamina EAdemás, también contiene pequeñas cantidades de magnesio, manganeso, cobre, hierro, zinc, fósforo y vitaminas A, B1 (tiamina), B2 (riboflavina) y B3 (niacina), y estos mismos 100 gramos sólo contienen 160 calorías, 2 gramos de proteína y 15 gramos de grasas saludables. Aporta además 9 gramos de carbohidratos, de los cuales 7 son fibra, por lo que sólo hay 2 carbohidratos netos, lo que lo convierte en un alimento vegetal bajo en carbohidratos. Así que ya sea en guacamole, tostadas, agua fresca o té, no dejes de disfrutar del delicioso sabor del aguacate y de todos sus beneficios.
Los recuerdos son un montón de ladrillos que toman forma de edificación, de castillo de Disney, apenas se les pone unos kilómetros de distancia. En la comida este kilometraje se remonta a la niñez. Los platos que nos marcaron tienen como ambientación un momento de familia, una olla grande y un gesto de cariño dirigido a nosotros. Hay un narrador –mejor si tiene voz de Morgan Freeman–, y por supuesto, una abuela, una madre o alguien con quien pudimos establecer una conexión profunda. Que si aquella comida que recordamos con las vísceras y el corazón sabía rico sólo el universo lo sabe. Aquí es donde la distancia juega su truco. En los platillos entrañables hay algo de engaño que es al mismo tiempo un mantra sanador: sabe a un momento en el que nos sentimos queridos. Nos saben a amor. Nos saben a hogar. La nostalgia parece teñir de sepia y de rosa la memoria y con ello, los sabores y las vivencias pierden su nitidez. Por supuesto, esta emoción tiene la potencia de dejarnos tatuado el nombre de ese platillo que trataremos de replicar, buscar e interpretar en lo que cocinamos, comemos y compartimos. Yo no tengo una receta entrañable y especial. Tengo varias. Está el mole verde de mi abuelita y la sopa de tomate de mi mamá. Pero en el necio ejercicio que es recordar, he descubierto que en el amor a mis platillos favoritos no pesa tanto la complejidad de la receta como el tamaño del recuerdo. El mejor ejemplo que se me ocurre es el sencillo sándwich de frijoles refritos, queso Gouda y chipotle que mi papá asaba cada mañana en una sandwichera para que yo me lo llevara a la escuela. No sonaba la campana del recreo y yo ya me había comido dos de ellos –sí, dos–. El tema es que siempre he gozado de buen apetito y simplemente uno no le alcanzaba a mis ganas. A mi papá le dije una mentira piadosa. Le conté que a mis amigas les gustaba tanto mi sándwich que, mordida a mordida, me dejaban sin comer. La verdad es que yo prefería la culpa al hambre y sinceramente sus sándwiches me sabían a gloria. Él, un padre sumamente protector, comenzó a mandarme dos. Yo simplemente me los devoraba. Si alguien me pedía una mordida, me lo pensaba. Como mi historia, las recetas más especiales tienen la fuerza de hacernos sonreír y evocar cada sabor, cada sensación, como si estuviéramos ahí. Un sabor termina siendo una Polaroid, un puente al pasado y, al mismo tiempo, un gancho que nos conecta al aquí y al ahora. En Kiwilimón queríamos celebrar eso: el hermoso poder que tiene la comida para conectarnos con lo que más queremos. Por eso creamos un concurso, La Receta del Año. Con él queremos conocer las anécdotas detrás de las recetas que amas. Compártenos tu receta favorita y escribe junto a ella el relato de por qué es tan especial para ti. Al final premiaremos las mejores con una hermosa vajilla (con valor de más de 10 mil pesos), para que puedas perpetuar los recuerdos y vivencias. No sólo eso: serás parte de nuestro recetario del año y verás en video tu receta firmada con tu nombre.Para descubrir las bases de este concurso, checa esta nota o este video y si te quedan dudas, escríbenos por favor a chefkiwilimon@gmail.com. Anímate a compartir lo que más te gusta. Estoy segura de que la Receta del Año de Kiwilmón la tienes tú. Sube tu receta y su historia especial con el hashtag #Larecetadelaño desde tu cuenta en Kiwilimón y si aún no tienes, regístrate aquí.
Yo ya perdí la cuenta de las veces en que una galleta –de chispas de chocolate, de avena, de lo que sea– me ha devuelto la esperanza. En un año como este la comida ha sido combustible para el cuerpo tanto como para las emociones. O si no pregúntense, ¿cuántas veces un panecito remojado en café, un caldito de verduras o el guiso burbujeante de una olla les ha salvado el día? La necesidad de ponerse los platillos de cobija seguramente no nos pasará desapercibida este otoño. El tema es físico, es mental. Nuestra hibernación animal nos baja la energía y hay que contrarrestarlo con carbohidratos y pociones calientitas que nos templen el corazón cuando el frío de afuera –el de verdad, el de la metáfora– se cuela entre la rendija. Lo casero se convierte en la moneda de cambio. Una, por economía; otra, por necesidad.Si en otros otoños los potajes densos curaban al alma, ahora serán la medicina cuántica. Eso sí, que tengan mucho verde, que sus fitonutrientes hagan su trabajo al mismo tiempo que conforten. Con mucho ánimo hay que prender las hornillas y gozar con los ingredientes de temporada que les van bien a los procesos del cuerpo. Una de mis opciones favoritas es abrirme paso ante una calabaza de Castilla, rica en vitamina A y ácidos grasos, y con unas cuantas cucharadas de mantequilla, miel, sal y pimienta hacerla el puré más terso o el complemento de una ensalada. Si su familia, como la mía, disfruta de los platos de cuchara, hay que preparar con calma un molito de olla y convertirlo en una suerte de mantra comestible que renueve las fuerzas. Ya saben, ¡a darle que es mole de olla! El otoño también es pretexto para reusar esa cacerola refundida en la alacena y dejarle caer unos higos, vino y azúcar para caramelizar. Al final ponerlo todo en una rebanada de pan con queso mientras leemos algo que nos nutra el intelecto o nos haga viajar sin despegarnos de la sala.La época nos invita a prender el horno cuando se pueda. Hay que aprovechar las manzanas más dulces del año, agregarles vainilla, azúcar, mantequilla, pan molido y envolver todo en unas hojas de hojaldre. El premio serán los olores, el crunch que suena menos, pero sabe mejor cuando lo acompaña una bola de helado. Y si se prefiere salado, hay que rosear una coliflor con aceite, aventarle unas avellanas, pistaches o nueces y algunas especias mágicas. Me gusta servirla horneada, directo de la charola, junto a una cucharada de jocoque batido con limón o una cucharada de yogurt con curry.A las noches otoñales les van bien las tartas, sobre todo esas que van retacadas con verduras salteadas y todo tipo de quesos. Su milagro es rendir para todos sin importar lo hambrientos que estén. La otra es que en cada rebanada cabe el mundo. ¿Queso Chihuahua? ¿Pimientos? ¿Carnes frías? Lo que tengas en el refri servirá. Si nunca has preparado tartas de otoño no hay mejor momento que este: es la oda a la comida confortable. Te dejo una guía iniciática para que puedas prepararlas fácilmente. Las cuatro recetas las preparó el equipo de Kiwilimón y quedaron geniales. Será difícil elegir, pero ante la duda, prepara una cada fin de semana. Pruébalas con toda atención y disfruta el aquí y el ahora. Eso es el regalo de los buenos bocados: tienen el poder de recordarnos a qué sabe estar vivos, lo placentero que es el cuerpo, lo lindo que es caminar en la Tierra en otoño o cuando sea.Quiche de CerezaQuiche de 4 Quesos MexicanosQuiche de Tocino, Gruyere y EspinacasQuiche de Peras con Queso
Siempre escuchamos de la importancia de comer alimentos que nos aporten vitaminas, minerales o proteína, porque estos nutrientes son vitales para nuestro organismo, pero pocas veces le damos importancia a otro elemento primordial en nuestra dieta: los alimentos ricos en fibra.La fibra dietética se encuentra principalmente en frutas, verduras, cereales integrales y legumbres, y lo más probable es que la conozcas por su capacidad para prevenir o aliviar el estreñimiento. Sin embargo, los alimentos que contienen fibra también pueden brindar otros beneficios para la salud, como ayudar a mantener un peso saludable o reducir el riesgo de diabetes y enfermedades cardíacas.Beneficios de comer alimentos ricos en fibraA diferencia de las grasas, las proteínas o los carbohidratos, los cuales el cuerpo descompone y absorbe, la fibra no se digiere. Es decir, la fibra pasa relativamente intacta a través de estómago, intestino delgado y colon, y sale del cuerpo.Así, la fibra se clasifica comúnmente como soluble, que se disuelve en agua, o insoluble, que no se disuelve. La primera se encuentra en la avena, los chícharos, los frijoles, las manzanas, los cítricos, las zanahorias, la cebada y la chía; mientras que la segunda está en la harina integral, el salvado de trigo, las nueces, y en verduras como la coliflor o las papas. Una dieta con alto contenido de fibra te beneficiará de la siguiente manera:Regulariza las deposiciones. La fibra dietética aumenta el peso y el tamaño de las heces y las ablanda, por lo que son más fáciles de evacuar y finalmente, esto reduce la posibilidad de estreñimiento. Ayuda a mantener la salud intestinal. Una dieta rica en fibra puede reducir el riesgo de desarrollar hemorroides y pequeñas bolsas en el colon (enfermedad diverticular). Reduce los niveles de colesterol. La fibra soluble que se encuentra en los frijoles, la avena, la linaza y el salvado de avena puede ayudar a reducir los niveles de colesterol total en sangre al reducir los niveles de colesterol "malo" o de lipoproteínas de baja densidad. Ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre. En las personas con diabetes, la fibra, especialmente la fibra soluble, puede retardar la absorción de azúcar y ayudar a mejorar los niveles de azúcar en sangre.Ayuda a lograr un peso saludable. Los alimentos ricos en fibra tienden a saciar más, por lo que es probable que te sientas satisfecho por más tiempo y comas menos. Además, sueles tardar más en comerlos y tienden a ser menos "densos en energía", lo que significa que tienen menos calorías para el mismo volumen de alimentos.Te ayuda a vivir más tiempo. Los estudios sugieren que aumentar el consumo de fibra dietética, especialmente fibra de cereales, se asocia con un riesgo reducido de morir por enfermedades cardiovasculares y todos los cánceres.Ya conoces la importancia de la fibra en tu dieta, más allá de prevenir o ayudarte con el estreñimiento, así que ahora no dudes en incluir platillos altos en fibra en tus comidas semanales. Aquí te dejamos algunas ideas.Pan de avenaEnsalda de nopales tatemadosTortitas de coliflor en salsa de pasilla
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Warning: Illegal string offset 'placementId' in /home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/application/pages/bloques/bb-banner/bb-banner.lib on line 116 Notice: Uninitialized string offset: 0 in /home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/application/pages/bloques/bb-banner/bb-banner.lib on line 116