Dietas legendarias
Dietas

Dietas legendarias

Por Kiwilimón - Agosto 2013
  Hay de dietas a dietas, y lo primordial es siempre hacerlas teniendo en mente que la salud es primero. Habiendo dicho esto, hay personas que necesitan cambiar su cuerpo para un propósito u otro de manera aparatosa, aquí algunos de los ejemplos más célebres. Muchos actores o celebridades necesitan cambiar la forma en que se ven. Algunos para papeles importantes y otros por el puro gusto de tener una mejor figura. Lo interesante es que hay algunos tan comprometidos con su arte que de verdad entran en tipos de dietas súper efectivas que son un poco demandantes por decir lo mínimo. Un buen ejemplo es Christian Bale, actor británico conocido como Batman. Si recuerdas su papel en El Maquinista podrás recordar a un hombre escuálido de casi 50 kg, esto es bastante impresionante considerando que mide dos metros  de altura. Posteriormente, para adquirir el cuerpo necesario para encarnar al hombre murciélago su conversión no sólo se trató de ejercicio, sino que de una dieta muy rigurosa. El concepto fue perder cualquier tipo de grasa y aumentar músculo por lo que la dieta se basó en obtener carbohidratos sólo de frutas y verduras y consumir proteína de muy buena calidad. Ya que Bale es vegetariano consumió leche, queso y diversos tipos de frijoles para obtener la masa muscular adecuada. Este método es muy recomendable para aumentar músculo y se puede utilizar en los días de entrenamiento, lo bueno es que en días de descanso basta continuar con una dieta balanceada normal y no hay ningún problema. Otra actriz que se sumerge en sus papeles es Reneé Zellweger. Muchos podemos recordarla en su papel de la pasadita de peso Bridget Jones. Ese look fue intencional y tuvo que subir de tallas a través de donas y hamburguesas a diario. Para recuperar su figura esbelta bastó con hacer una dieta bastante libre. La idea de su régimen fue comer cuando fuera y cuanto fuera siempre y cuando sólo comiera los ingredientes indicados. Estos productos eran todo tipo de carne incluyendo pollo, res, cerdo y pescado siempre y cuando su preparación no fuera frita. Fuera de la proteína se permite cualquier tipo de vegetales como la cebolla, lechuga, tomate, zanahoria, etc. La zona prohibida contiene harinas, soya, frijoles, azúcar, crema, queso y fruta. Lo interesante es que esta dieta se lleva a cabo por 24 días y después de esto se debe parar y seguir comiendo balanceadamente para ver los resultados. Se recomienda hacer ejercicio tres días a la semana con esta dieta para hacer uso de la proteína animal y tonificar. Un último ejemplo es uno menos célebre, pero no menos impresionante. Al final de los 90, Jared Fogle inventó una dieta más que inusual, transformó su cuerpo de pesar casi 300 kg a un peso común de 85 kg, todo comiendo sándwiches de la cadena Subway. Lo que hizo fue pedir sólo la alternativa vegetariana para cada día o aquella que incluyera alguna carne a la parrilla con verduras. En menos de un año se convirtió en un hombre nuevo y de pasada en portavoz de aquella cadena de comida rápida. Se sabe que hubo una rutina de ejercicio a la par, y aunque no es nada recomendable comer diario en un restaurante de Fast food, esto demuestra que no importa dónde comas mientras sepas comer bien.   Cualquiera de estas dietas son métodos extremos para obtener resultados específicos y ya sea el uso de estas, o de cualquier otra, se debe consultar con un especialista en nutrición para certificar su seguridad para el cuerpo.  

Recetas de Dietas

Receta de Botana de Alcachofa y Nuez

Ingredientes: - 1 lata de corazón de alcachofa (385 gramos) - 1 taza de perejil - 3/4 de taza de nuez - 2 dientes de ajo - 2 cucharadas de jugo de limón - 3/4 de cucharadita de sal de mar - 3/4 de cucharadita de pimienta molida - 1/4 de taza de aceite de oliva - 1/4 de taza de agua - 1 baguette cortada rebanadas en diagonal Da click aquí para ver los pasos para preparar esta receta.  

 Receta de Queso Panela Asado con Hierbas Secas

Ingredientes: - 200 gramos de queso panela - 4 cucharadas de aceite de oliva extra virgen - 2 pizcas de albahaca deshidratada - 2 pizcas de orégano seco - 2 pizcas de comino seco - 2 pizcas de perejil seco - 2 pizcas de cilantro seco - 2 pizcas de cebollin seco - 2 pizcas de epazote seco - sal y pimienta al gusto Encuentra los pasos para preparar esta receta dando click aquí.  

Receta de Pechuga en Salsa de Jamaica y Chile Ancho con Ensalada de Quelites Frescos

Ingredientes: - 4 pechugas de pollo de 125 gramos cada una - sal al gusto (para sazonar) - pimienta al gusto (para sazonar) - 2 cucharadas de aceite para la salsa - 2 cucharadas de cebolla picada, para la salsa - 2 tazas de agua de jamaica sin azúcar para la salsa - 2 cucharadas de soya para la salsa - 1/2 taza de Splenda Granulado, para la salsa - 1 chile ancho desvenado y rebanado, para la salsa - 1 cucharada de vinagre blanco para la salsa - 3 cucharadas de maicena para la salsa - 1 taza de verdolagas frescas, lavadas y desinfectadas, para la ensalada - 1 taza de romerito frescos, lavados y desinfectados, para la ensalada - 1 taza de berro frescos, lavados y desinfectados, para la ensalada - 2 cucharadas de aceite de oliva para la ensalada - 1/2 de limón para la ensalada Para ver los pasos para preparar esta receta da click aquí.  

"¿Te atreves a intentar una de estas dietas?"

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿Por qué perdemos el gusto y el olfato con COVID y cómo recuperarlo?
Los aromas son toboganes cuánticos que nos catapultan a otra realidad: a la casa de nuestros padres en la infancia, a nuestro primer beso, a las vacaciones de la adolescencia. “No hay memoria tan precisa, tan vívida y evocadora como la que se recupera a través del olfato, y va tan unida a las sensaciones que se experimentaron junto al olor”, confirma Dolores Redondo, en su Legado en los huesos.Quienes hemos atravesado por COVID nos hacemos conscientes de la fiesta que regalan los sentidos al ánimo y la salud, al cuerpo. Tras algunos días sin aroma y sin gusto me di cuenta de que la nariz está íntimamente conectada a las emociones. Tal vez por eso lo extrañaba quizás más que el gusto. La neuróloga Paola Guraieb me explicó que es porque nuestra capacidad olfatoria incluye unos 3 mil olores, mientras la gustativa es mucho menor. “Si dejas de oler, las alteraciones en el gusto serán predominantes. Lo que sucede es que el virus tiene una alta replicabilidad en el pulmón, en el cerebro, en la sangre y en la nariz. Por eso es común que se merme la olfacción”. Y está claro: sin olfato, perdemos el gusto. La doctora Flor Luna, especialista en urgencias médico-quirúrgicas y consultora sobre Salud Ocupacional en empresas trasnacionales, afirma que existe una constante de 53 por ciento en la alteración del olfato, mientras que en el gusto es de 52 por ciento. “Uno de cada cinco pacientes con coronavirus presenta estas alteraciones como primer síntoma de la enfermedad. Aún no se tiene claro si la prevalencia es distinta con otra cepa”, afirma. Para muchos de nosotros el gusto es literalmente la sal de la vida. En la lengua, el techo de la boca y en la garganta se encuentran las células gustativas, unas pequeñas partículas dentro de las papilas gustativas que se cuentan en 10 mil cuando nacemos y que se van perdiendo a partir de los cincuenta años. Probar un mole, por ejemplo, con ageusia (incapacidad de detectar sabores en los alimentos) es llevar a la boca una salsa sedosa y caliente pero desprovista de alma. Con el tiempo –aunado a una dosis de paciencia y amor a mi proceso de sanación– aprendí a valorar las texturas, las temperaturas, las sensaciones que un alimento dejaba a su paso por la boca. Yo recuperé primero el olfato que el gusto, pero según la doctora Luna, varios estudios elaborados en la Unión Europea han observado una recuperación más rápida del gusto que el olfato. Lo común es que a las tres semanas de un diagnóstico positivo comience la recuperación de ambos sentidos. Si la enfermedad fue severa pueden tardar hasta entre seis y ocho meses. Y sí, existen casos en los que no se recuperan los sentidos o quedan dañados. “Depende de muchos factores, por ejemplo, si la persona es fumadora. Ellos ya per se tienen alteraciones en el gusto y olfato, y posiblemente nunca vuelvan a degustar u oler al 100”, concluye la doctora Luna. ¿Cómo recuperar los sentidos?Las estrategias de tratamiento en las alteraciones del olfato dependen si se trata de una pérdida total (anosmia) o parcial (hiposmia) del sentido. “En el caso de que la pérdida sea permanente, está indicado el entrenamiento olfatorio”, confirma la doctora Luna. No hay que dejar que el tiempo pase. Para la neuróloga Guraieb, recuperar a tiempo la olfacción puede representar la salud de nuestro cerebro en el futuro: “Cuando existe anosmia tienes que recuperarte en menos de seis meses, pues los epitelios respiratorios están conectados con la memoria”. Lo que sucede es que los aromas conectan con las cortezas cerebrales en las que se localizan las emociones, la memoria episódica. “Está demostrado que pacientes con enfermedades degenerativas han padecido o padecieron problemas del olfato, también se ha observado en pacientes con problemas de Parkinson o Alzheimer”. La solución está en poner a trabajar nuestra nariz y nuestra lengua; entrenarlas, pues. “Como sucedería en un entrenamiento físico, esta técnica consiste en exponer a los pacientes a diferentes olores concentrados en recipientes individuales a diario y durante el tiempo indicado por el especialista”, afirma la doctora Luna. Ella nos da el consejo de realizar el olfateo deliberado diariamente por tres meses. Necesitarás limón, una rosa o un caballito con agua de rosas, algún alimento ahumado, un caballito de vinagre, un caballito de anís y aceite de eucalipto. Practica oler durante 20 segundos cada uno de estos aromas dos veces al día. “Existe clara evidencia científica de que esta exposición sistemática a determinados olores mejora el olfato en patologías neurodegenerativas o traumatismos craneales”, concluye la doctora Luna.
Alimentos que aceleran el proceso de envejecimiento
Envejecer es algo natural y no es algo que nos deba preocupar, sin embargo, es importante mantener un buen estado físico y así envejecer sin problemas de salud. Podemos lograr esto a través de ejercicio y una buena alimentación, la cual debe incluir alimentos ricos en antioxidantes.En el caso de nuestra dieta, esta será esencial para mantenernos sanos y fuertes a través de los años. Lo más recomendable es alejarnos de diversos alimentos, los cuales aceleran el proceso de envejecimiento, dañan nuestra piel y nos hacen lucir más arrugas y líneas de expresión. En Kiwilimón te decimos cuáles son los alimentos que debes evitar para lucir y sentirte radiante y joven. ¿Qué alimentos aceleran el proceso de envejecimiento?Sabemos que eliminar la comida chatarra, el refresco, la pasta, el pan y los postres de tu dieta sería muy difícil, sin embargo, lo más recomendable es liminar y disminuir el consumo de estos y otros alimentos, a continuación te platicamos por qué. También puedes leer: ¿Qué alimentos previenen las líneas de expresión?Comida frita y grasosaComo ya sabes, los radicales libres son un tipo de moléculas que tiene efectos dañinos para nuestra salud, las cuales se han ligado al cáncer y a enfermedades cardiacas. Cuando la comida se fríe en aceite caliente, esta contiene radicales libres, los cuales causan daños en nuestra piel, lo que acelerará el proceso de envejecimiento. Sabemos que no es fácil olvidarte de las papas fritas y las garnachas, es importante moderar su consumo, pues además son platillos con muchas calorías y grasa. AzúcarEl azúcar es un ingrediente básico en la cocina, pues lo utilizamos para preparar todo tipo de deliciosos postres y bebidas, sin embargo, debemos consumirlo con moderación y evitarlo si es posible. Al igual que el pan blanco, el azúcar es un "producto final de glicación avanzada", lo que significa que interfiere con la producción de colágeno y también se relaciona con la aparición de acné. Ya lo sabes, el azúcar amenaza la producción de colágeno y elastina, sustancias esenciales para lucir una piel fresca, radiante y libre de arrugas. Consume este producto con moderación, así evitarás la aparición de líneas de expresión y otras imperfecciones. También puedes leer: Mascarillas caseras con miel para cualquier tipo de pielEmbutidosAunque las salchichas y el tocino son alimentos muy sabrosos, la realidad es que no son buenos para tu piel, pues los embutidos contienes grandes cantidades de sodio y grasos saturadas, sustancias que deshidratan la piel e interfieren con la producción de colágeno y reducen la cantidad de vitamina C presente en el cuerpo, un antioxidante muy importante para lucir joven. Pan blancoOtro alimento que debes evitar en la medida de lo posible es el pan blanco, pues sus ingredientes forman "productos finales de glicación avanzada", una sustancia que acelera el proceso de envejecimiento. Por si fuera poco, también es un producto con un alto índice glucémico, lo que cause inflamación en todo el cuerpo, un padecimiento relacionado con el envejecimiento. Café y refrescosAunque para muchas personas el café es una parte esencial del desayuno, esta aromática bebida no es lo mejor para la piel, pues debido a que es un diurético, esto puede causar deshidratación en la piel. Por otro lado, el café también afecta tu ciclo del sueño, lo que tiene efectos dañinos en tu piel y causa la aparición de ojeras. Mientras que, en el caso del refresco, estas bebidas contienen una gran cantidad de azúcar. Lo mejor es incrementar tu ingesta de agua simple, tu piel lucirá sana e hidratada y también te sentirás mejor. Bebidas alcohólicasLas bebidas alcohólicas nos pueden causar varios problemas en la piel: hinchazón, pérdida de colágeno y aparición de arrugas. Además, el alcohol también deshidrata la piel y hace que pierdas nutrientes y vitamina A, lo que empeora la apariencia de las líneas de expresión y las arrugas. Carne rojaNadie puede resistirse a unos deliciosos tacos, sin embargo, es buena idea moderar tu consumo de carne roja si quieres retrasar el proceso de envejecimiento. Según un estudio publicado por la Universidad de Glasgow en 2016, comer demasiada carne roja, pero no suficientes frutas y verduras, podría acelerar el proceso de envejecimiento. Esto se debe a que la carne puede contener fosfato, una sustancia que en cantidades excesivas puede tener consecuencias devastadoras en nuestra salud. Recuerda que comer demasiados postres, pastas, embutidos, refrescos, bebidas alcohólicas, pan y comida chatarra afectan la producción de colágeno, elastina, vitamina A, vitamina C, entre otros nutrientes, lo que tiene un efecto negativo en tu piel. Así que ya lo sabes, llevar una dieta sana es lo mejor para lucir una piel libre de líneas de expresión y arrugas. También puedes leer: 5 exfoliantes y mascarillas caseras con café
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD