El Triptófano y la Ansiedad por Comer
Dietas

El Triptófano y la Ansiedad por Comer

Por Kiwilimón - Abril 2012
Hay que tener en cuenta que una dieta para reducir peso o simplemente la privación de pequeños placeres, como pueden ser el chocolate o los dulces, pueden provocar en nuestro organismo una sensación de ansiedad no deseada. Para combatir esta ansiedad, existen distintas vías, la más importante, y pese a estar bajo régimen, es manteniendo un buen nivel de triptófano, un aminoácido esencial que puede ayudarnos a sentirnos con mejor humor. El triptófano es un precursor de serotonina, neurotransmisor implicado en el equilibrio bioquímico del cerebro y responsable de regular nuestro estado de ánimo. Solo puede obtenerse a través de la alimentación, por lo que es muy importante no suprimir alimentos que lo contengan como los huevos, los plátanos, la leche o los cereales integrales. Sin embargo, hay casos en los que ingerir alimentos con triptófano no es suficiente para alcanzar los niveles adecuados de este aminoácido, en especial cuando se está haciendo dieta. En estos casos, sería aconsejable el uso de complementos alimenticios con triptófano. El triptófano (abreviado como Trp o W) es un aminoácido esencial en la nutrición humana. Es uno de los 20 aminoácidos incluidos en el código genético (codón UGG). Se clasifica entre los aminoácidos apolares, también llamados hidrófobos. Es esencial para promover la liberación del neurotransmisor serotonina, involucrado en la regulación del sueño y el placer. Su punto isoeléctrico se ubica a pH=5.89. La ansiedad, el insomnio y el estrés se benefician de un mejor equilibrio gracias al triptófano. (Fuente: Wikipedia) Recetas de cocina Te enlistamos algunas recetas de cocina en donde podrás encontrar el triptófano. Toma nota. Barras de Cereal y Malvavisco Esta receta es lo máximo para los niños. La original se hace con cereal de arroz pero puede hacer variaciones con diferentes cereales. Pechugas de pollo "empanizadas" Pechugas de pollo empanizadas con cereal alto en fibra, y con Pam. Granola con Coco y Miel Esta rica granola casera está hecha con avena, coco, almendra, jugos de frutas, fruta deshidratada y miel. Una delicia. Malteada de Plátano Esta rica y saludable malteada es la forma ideal de comenzar el día. Pay de Calabaza Esta rica receta es un pay con un relleno de calabaza y queso crema. Esta receta se come típicamente en octubre y noviembre en los estados unidos cuando la calabaza se encuentra en temporada. Sopa de elote, chipotle y calabaza Esta rica sopa es una variación de la tradicional crema de elote. La calabaza ideal para la receta es la calabaza de otoño naranja.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Uno de los padecimientos más comunes en las mujeres son las infecciones de vías urinarias y quienes las han padecido saben que son muy dolorosas e incómodas.Síntomas de la infección en vías urinariasLas vías urinarias son el sistema de drenaje del cuerpo para eliminar los desechos y el exceso de agua. Se compone de dos riñones, dos uréteres, una vejiga y una uretra. Las infecciones en vías urinarias son las segundas más comúnes en el cuerpo y a pesar de que cualquier persona es susceptible a padecerlas, las mujeres las sufren cuatro veces más que los hombres. Los síntomas de una infección urinaria son dolor o ardor al orinar, fiebre, cansancio o temblores, urgencia frecuente de orinar, presión en el abdomen bajo, orina con mal olor, náusea o dolor de espalda.Por supuesto que lo que debes hacer en casos como este es acudur con un médico para que diagnostique y te recete el tratamiento más adecuado para tu padecimiento, pero no dejes de lado algunos remedios caseros que pueden ayudar a contrarrestar los síntomas y malestares.De acuerdo con la Clínica Mayo, hay algunas medidas que puedes tomar para aliviar el malestar hasta que los antibióticos traten la infección. Agua. Sí, suena simple y sencillo, pero tomar una gran cantidad de agua ayuda a diluir la orina y expulsar las bacterias.Evita las bebidas que puedan irritar la vejiga. El café, el alcohol y los refrescos no ayudan cuando estás atravesando con una infección así, ya que irritan la vejiga y tienden a agravar la necesidad de orinar.Una compresa térmica. Aplica una compresa térmica sobre el abdomen ayudará a reducir la molestia en la vejiga.Tomar jugo de arándanos. Existen indicios de que el jugo de arándano puede tener propiedades contra las infecciones. Los investigadores continúan estudiando la capacidad del jugo de arándanos rojos para prevenir las infecciones urinarias, pero hay personas que afirman que les ha ayudado con los síntomas.Bicarbonato de sodio. Agrega una cucharadita de bicarbonato a medio vaso de agua y tómatelo después de dos vasos de agua. Este ingrediente ayudará a cambiar del pH de la orina y por ende ayudará a controlar los síntomas.Té de cola de caballo. Es diurética, cicatrizante, antihemorrágica, y relajante de las vías urinarias. Se toma una cuchara sopera por vaso de agua, de 1 a 3 veces al día. Infusión de perejil. El perejil contiene antioxidantes y fibras naturales que ayudan al correcto funcionamiento de las vías urinarias. Sus activos naturales reducen la inflamación y promueven la eliminación de gérmenes y toxinas a través de la orina.Infusión de los pelos de elote. Los pelos de elote tienen propiedades antiinflamatorias y diuréticas, lo que lo hace un gran aliado contra las infecciones del sistema urinario; reducen la inflamación en la vejiga y ayudan a calmar el ardor y la necesidad recurrente de orinar. Hay remedios que nos ayudan de manera sencilla y natural a aliviar este tipo de infecciones, pero es importante que tomes en cuenta que, aunque todas las medidas anteriores ayudan a su alivio, es necesario el tratamiento antibiótico indicado por tu médico para curarlas.
¿Alguna vez te has puesto a pensar por qué comemos? ¿Cómo es el mecanismo de nuestro cuerpo que nos avisa cuando necesita comer? ¿Conoces la diferencia entre hambre y apetito? Para saber por qué comemos, es importante que tengas claro qué son el hambre y el apetito, dos conceptos diferentes y que muchas veces no sabemos diferenciar, incluso pensamos que son sinónimo y no lo son.El hambre es el instinto de supervivencia que impulsa a alimentarnos cuando el organismo lo requiere. El apetito es la sensación de comer, influenciada por aspectos psicológicos de la persona como el deseo de comer por placer, felicidad, aburrimiento, tristeza, ansiedad.Como todo en nuestro organismo, el apetito va cambiando conforme vamos creciendo y es preciso conocer sus etapas, para así aprender a comer mejor. Primer decenio, de los 0 a los 10 añosEn esta etapa es cuando se experimenta un mayor y rápido crecimiento. Es cuando los niños pueden adquirir los hábitos que, posiblemente, los acompañen toda su vida, es por eso que es muy importante que los pequeños aprendan a distinguir la comida que verdaderamente los nutre, pues lo que aprendan durante los primeros años de su vida determinará qué tan saludable será de adulto. Segundo decenio, de los 10 a los 20 añosYa en la adolescencia, con los cambios fisiológicos viene un aumento de apetito. Durante esta etapa, la relación con la comida suele ser más vulnerable, pues es cuando llega la pubertad, los jóvenes suelen estar más influenciados y son propensos a caer con comida que pueda provocar desnutrición u obesidad. Durante esta edad del apetito, las mujeres son más propensas a padecer deficiencias nutricionales por su biología reproductiva. Tercer decenio, de los 20 a los 30 añosEn la edad adulta joven, se producen cambios importantes que pueden causar un aumento de peso, por ejemplo, la vida universitaria, vivir en pareja o tener hijos; es cuando nos relajamos y no somos tan estrictos en la alimentación. También es la edad en la que podemos caer en excesos. Cuarto decenio, de los 30 a los 40 añosLa vida laboral en la edad adulta trae consigo los efectos del estrés, que según se ha demostrado, ocasiona cambios en el apetito y los hábitos alimentarios en 80% de la población. Esos efectos pueden consistir tanto en despertar un apetito voraz, como en ocasionar una pérdida de este. Quinto decenio, de los 40 a los 50 añosLa Organización Mundial de la Salud destaca que el tabaquismo, la dieta poco saludable, la falta de actividad física y el problema de la bebida son los factores del estilo de vida que más repercuten en la salud y la mortalidad. Es en estos años cuando los adultos deben cambiar su comportamiento en función de las necesidades de salud, pero con frecuencia los síntomas de la enfermedad son invisibles.Sexto decenio, de los 50 a los 60 añosEn este periodo comienza la pérdida progresiva de masa muscular y continúa de manera constante a medida que avanzamos en edad. Este fenómeno se denomina sarcopenia.Mantener una dieta saludable y variada, y practicar actividad física es fundamental para reducir los efectos del envejecimiento.Séptimo decenio, de los 60 a los 70 años y másLa vejez conlleva la falta de apetito y de hambre, lo que da lugar a una pérdida de peso involuntaria y una mayor fragilidad. La disminución del apetito también puede ser consecuencia de una afección concreta, como, por ejemplo, la enfermedad de Alzheimer.La alimentación es una experiencia social, por lo que factores como la pobreza, la pérdida de la pareja o un familiar, y el hecho de comer sin compañía, afectan la sensación de placer que se obtiene al comer.Otros efectos de la vejez, como las dificultades para tragar, los problemas dentales y la pérdida de gusto y olfato también interfieren en el deseo de comer y en los beneficios que obtenemos de esa práctica.Se dice que lo que no se conoce, no se puede mejorar, así que una vez que conoces las etapas del apetito y cómo van cambiando las situaciones y requerimientos de cada edad, puedes saber cómo llevar una vida más saludable y comer mejor.
Sabemos que vivímos en un mundo cada días más vertiginoso: la casa, el trabajo, la vida social, hacer ejercicio, crecer laboralmente, resolver asuntos, acudir a eventos, mantener a la familia unida y feliz, todas esas cosas nos agotan no sólo físicamente sino mentalmente y es normal sentir una fatiga crónica, sobre todo si no se tiene una alimentación sana y balanceada. Si tu cuerpo pide a gritos energía, no tomes bebidas energetizantes llenas de químicos, para eso existen alimentos que por sus beneficios y propiedades, pueden darnos ese empujón que necesitamos para terminar el día cumpliendo nuestras metas. Si te sientes un poco baja de energía y necesitas reactivarte, consume estos alimentos. y ¡Notarás los resultados!Frutos secosLos frutos secos son uno de los alimentos más energéticos que podemos encontrar en nuestra cocina y lo mejor es que son 100% naturales. Aportan un alto contenido en ácidos grasos esenciales, y son una fuente de proteínas que nos dan fuerzas. Además, ¡son antioxidantes! Puedes consumirlos como snack a media mañana y notarás sus efectos de inmediato.PlátanoEl plátano aporta una enorme cantidad de potasio, que ayuda a normalizar el balance de agua en el organismo y a fortalecer los músculos. El potasio es fundamental para que el cuerpo tenga energía durante el día. De hecho, casi siempre la fatiga y el cansancio se asocian a un déficit de este compuesto. Puedes incorporar un plátano a tu avena en el desayuno o a un smoothie para comenzar tu día lleno de energía.HuevosLos huevos son una gran fuente de proteínas y las proteínas son las responsables del funcionamiento de la musculatura y las que transportan los nutrientes por la sangre, así que resultan fundamentales para que el cuerpo se reponga tras un esfuerzo. Un par de huevos de desayuno te ayudarán en un día pesado. SemillasLas semilla contienen ácidos grasos omega-6 y ácidos grasos omega-9. También proporcionan vitaminas del grupo B, hierro, ácido fólico y otros nutrientes, que se transforman en energía rápidamente. Tomar un puñito de semillas cuando te sientas fatigada ayudará a reponerte. EspinacasSon ricas en hierro, magnesio y potasio.Las espinacas contienen carotenoides y betacarotenos, antioxidantes, vitamina K y vitaminas del complejo B, y favorecen la digestión y el funcionamiento muscular, lo que las hace un alimento muy energético. Puedes poner unas hojas en tus jugos y licuados o puedes ponerselas a los huevos para hacer un delicioso omelette o hacer con ellas una fresa ensalada.AjoEl ajo contiene inulina que ayuda a sentirse satisfecho por más tiempo. La inulina también ayuda a absorber el hierro, por lo que juega un papel importante en la prevención de la fatiga. Además, el ajo mejora la circulación sanguínea y reduce el colesterol. Eso sí, la mejor forma de aprovechar todas sus propiedades medicinales es cruda, ya que cocido pierde más del 90% de su efectividad. AvenaLa avena contiene fósforo, hierro, calcio y lecitina y es un hidrato de carbono complejo, lo que significa que su digestión es mas lenta y que proporciona energía durante más tiempo. Por eso es ideal tomarla en el desayuno, ya sea fría o caliente, la puedes acompañar de frutas o semillas para hacerla más completa. AguaDe nada sirve consumir alimentos energizantes si no se bebe la suficiente agua, ya que es ésta la que permite la absorción de los nutrientes esenciales y el aporte de energía. Al mismo tiempo, el agua es utilizada por el cuerpo para ayudar a eliminar las toxinas. Como ya sabrás, lo recomendable es ingerir unos dos litros al día. Si además comienzas a hacer ejercicio de manera regular, te sentirás más activa y notarás cómo tienes más energía durante todo el día. Como ves, no sólamente el café te puede ayudar a comenzar el día con todo, existen otros alimentos que te ayudarán a cumplir con todo lo que necesitas hacer en el día.
Puede que una ensalada sea la definición de comida saludable, pero no por ello tiene que ser aburrida ni mucho menos. Hay formas en las que puedes convertir una simple ensalada en una comida deliciosa y muy completa.Además de ser una comida saludable, puede resultar en un platillo económico, muy práctico y accesible, pues basta con mezclar algunos ingredientes y listo, ¡tienes una comida completa!Para hacer una buena ensalada necesitaras algunas ingredientes básicos:Un vegetal verde como base: lechuga, espinacas, kale.Una proteína, ya sea carne o pescado: pavo, pollo, salmón ahumado, huevo cocido, atún.Un carbohidrato: pasta integral, avena, quinoa, arroz.Además, se le pueden agregar otros complementos para hacerla más completa y deliciosa.Legumbres. El garbanzo, la lenteja y los frijoles son reconocidos como fuentes de proteínas, almidón, fibra, vitaminas y minerales. Eso significa que añadirlos a nuestra ensalada nos dará un aporte extra. Frutas. Si te gustan los contrastes puedes agregarle algún tipo de fruta para darle un toque dulce. Piña, durazno, mango, fresa, manzana, o aguacate son las que mejor quedan en las ensaladas. Frutos secos. Añade a tus ensaladas un puñito de nueces, almendras, pistaches o piñones que le darán el toque crujiente y delicioso. La ensalada ya está prácticamente preparada y sólo nos queda el toque final: el aderezo. Ten mucho cuidado ,porque lo nutritivo de una ensalada puede estropearse con el abuso de aderezos.Lo que te recomendamos es preparar un aderezo casero para que puedas controlar los ingredientes y las porciones. Por ejemplo, el aceite de oliva virgen extra con un toque de vinagre blanco o rojo y una pizca de sal será un buen aporte de grasas saludables.La mostaza Dijon, una salsa de yogur natural con cilantro o hierbabuena, jugo de limón o de otras frutas o con una cucharadita de miel, combinará perfectamente con un puñado de frutos secos.Como ves, lo saludable no es sinónimo ni de aburrido ni de insípido y las posibilidad para hacer una ensalada deliciosa y nutritiva son infinitas, lo que necesitas sólo son algunos ingredientes y mucha creatividad.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD