Frena la Ansiedad por Comer
Dietas

Frena la Ansiedad por Comer

Por Kiwilimón - April 2012
La ansiedad por comer determinados alimentos es algo que a todos nos pasa, es un estado nervioso en el que necesitamos fervientemente llevarnos un bocado a la boca, y si puede ser de comida "chatarra" o comida poco recomendable, mucho mejor. Para eliminar eso, aquí te damos un truco para controlar esta ansiedad: el ejercicio. Según un estudio, el ejercicio físico reduce la ansiedad y es por ello que no debes dejar de hacerlo cuando la sufras. Además de ayudar a reducir la ansiedad, varios estudios demuestran que la actividad física puede tener un efecto significativo sobre la salud mental. Así, también eliminarás la tensión y el estrés. Quince minutos corriendo tres veces por semana, gimnasia o voleibol reducirán la ansiedad. Búscale el lado divertido al ejercicio: sal a correr con tu música favorita; ingresa a un gimnasio y anímate en las divertidas clases de baile; junta a tus amigos un domingo. La oferta es ilimitada. La idea es gastar energía en el ejercicio. Tu cuerpo estará más relajado y no te pedirá tanto acudir a este tipo de alimentos. Además, salir a la calle y tomar el aire ayudará a tu mente a estar más despejada, otra de las claves para huir de la ansiedad por comer. Seguro que al conectar tu mente con tu cuerpo, te sentirás mejor y más dispuesto a seguir haciendo ejercicio, de modo que menos ataques de ansiedad por comer y nervios te entrarán. Recetas saludables recomendadas (Te recomendamos hacer click en el título de la receta para más detalles) Pollo con Brócoli Rico pollo con salsa de soya verduritas y arroz. Tallarines Orientales con Camarones Deliciosos tallarines orientales con una salsa de soya y miel acompañados de camarones asados. Champiñones Mixtos al Horno Deliciosos champiñones mixtos horneados con hierbas como menta, perejil y jengibre y echallots. Quesadillas de Flor de Calabaza y Huitlacoche Estas ricas quesadillas de masa están rellenas de queso oaxaca y huitlacoche o flor de calabaza.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Dicen que si quieres conocer a una ciudad y su sociedad, no hay nada mejor que recorrer sus mercados, ya que son puntos de encuentro para las personas, en los que se reúnen a comprar y vender los productos que son base en sus hogares. En la Ciudad de México, en cada colonia nos podamos encontrar al menos uno, cuyo colorido y diversidad te va a enamorar. Pero hay algunos mercados que por su trascendencia y prestigio tienes que conocer y visitar.Mercado de JamaicaEste mercado, famoso por su variedad de flores y hermoso colorido está ubicado en la calle Guillermo Prieto 45, Venustiano Carranza, Jamaica, a unos pasos del metro Jamaica, llamado así en su honor. Visitar el Mercado de Jamaica es toda una experiencia sensorial, visual y olfativa, es transportarte a un paraíso lleno de las variadas y maravillosas flores que son lo más característico del mercado, ya que ahí se ofrecen unos cinco mil tipos de flores y plantas; sin embargo, no es lo único que hay, pues también puedes encontrar frutas y verduras, piñatas, dulces, abarrotes, jarciería, además de ropa y calzado.La MercedEste mercado es el más antiguo de la CDMX y es un gran centro de abasto de alimentos. Diablitos, carpas de colores, antojitos, artículos de cocina, dulces típicos y todo para tu negocio de comida es lo que puedes encontrar en los pasillos de este tradicional lugar. El Mercado de la Merced es el mayor mercado de la Ciudad de México. Cuenta en su interior con una estación de metro (Metro Merced) y genera casi 500 toneladas de basura en un día. ¡Imagínate! Con su gran diversidad de productos, satisface todas las necesidades del cliente nacional y extranjeros que diariamente lo visitan. Mercado de SonoraEste lugar tiene un sinfín de productos esotéricos y de brujería para todo tipo de cultos: santería, chamanismo, para fieles de la Santa Muerte, de San Judas, San Charbel y otras veneraciones. Miles de personas acuden diariamente a hacerse limpias o consultas de cartas, tarot y otras adivinaciones. También encuentras animales exóticos, plantas medicinales y hierbas, veladoras para conseguir trabajo, para “atraer” al ser amado y para cortar la mala vibra.Mercado de San JuanEste mercado es un recorrido imprescindible en la Ciudad de México, ya sea para turistear, comer delicioso o tomar fotos. De hecho, es ya un sitio especial para gente local y extranjeros por su increíble diversidad de comestibles finos, exóticos y productos gourmet.Por ejemplo, carne de león, lechón, cabrito, conejo, codorniz, arrachera, armadillo, venado, búfalo, alacrán, escamoles, chapulines, jumiles, acosiles y comida que parece sacada de una película es algo de lo que puedes encontrar en este impresionante mercado. Te recomendamos comer en alguna charcutería y probar los quesos finos.Si hay un lugar mágico en todas las ciudades sin duda son los mercados, y si aún no conoces estos lugares especiales, ¡tienes que visitarlos para que te enamores de lo que ahí puedes encontrar!
Cuando se piensa en el mes patrio, se viene a la mente la temporada de chiles en nogada, ese delicioso platillo que se asemeja a una obra de arte, tan representativo de nuestro país por tener los colores de la bandera, y con ingredientes perfectamente cocinados para darle un aspecto bello, con una mezcla de sabores que lo hacen un alimento muy especial por el que muchos esperan todo un año para saborearlo.Origen del Chile en NogadaHay varias versiones sobre el origen de este manjar. Una de ellas apunta a que nació en la ciudad de Puebla y se creó para agasajar a Agustín de Iturbide por la victoria del Ejército Trigarante en 1821, por eso también los tres colores de la bandera están presentes en el plato.Otra versión refiere que la receta es originaria del Convento de Santa Mónica desde 1714, con el nombre de “chiles rellenos bañados en salsa de nuez”.La salsa NogadaLa salsa es una de las partes más importantes del platillo. Hay quienes la hacen más dulce, otras, más salada, e incluso algunas, neutras. Existen las finas, espesas, líquidas, sin grumos o granulosas. También hay quienes incluyen queso de cabra y hay también quienes se apegan a la receta original.Aquí te dejamos una receta tradicional de la nogada:Ingredientes:-600 gramos de nuez de castilla-1 pieza de queso de cabra-2 tazas de leche-¾ tazas de vino blanco o jerez-500 gramos de almendra-300 gramos de granada roja-Perejil, sal, azúcar al gustoPreparación:Pon a remojar las almendras una noche antes y refrigera.Mezcla el queso de cabra, la leche y el vino; agrega las nueces y las almendras limpias. Licúa todos los ingredientes y pon la sal y el azúcar a tu gusto. El espesor de la salsa es a gusto personal, pero si la quieres más líquida, puedes ir incorporando más leche y si la quieres más espesa, puedes usar más queso.La controversia: ¿capeado o sin capear?Existe un gran debate sobre si el chile en nogada va capeado o sin capear. Es como si hubiera dos bandos y cada uno insiste en probar su punto. A pesar de haber investigado y documentado sobre este tema, lo cierto es que no hay una verdad absoluta. Según María Bravo, Directora General de La Casita Poblana, originalmente el chile era sin capear, pues el objetivo era que se viera el verde del chile, pero al momento de ser servido, la nogada no permanecía en el picante. “Esto no era apetitoso, por eso se empezó a capear, para retener la nogada, y ahora el toque verde se le da con el perejil que se coloca al servirlo”, señala. Como en todo, en gustos se rompen géneros, no importa si lo prefieres capeado o sin capear, con nogada líquida o espesa, lo más importante es que aprecies esta maravilla de la cocina mexicana que es una delicia para tus sentidos.
Para nadie es un secreto que estamos viviendo una crisis ambiental muy fuerte. Las poblaciones de la vida silvestre alrededor del mundo han disminuido 60% en 40 años. La contaminación, deforestación, el cambio climático y otros factores provocados por el ser humano nos han llevado a las peores condiciones del medio ambiente. El reciclaje es una de las acciones que tenemos a nuestro alcance para poner nuestro granito de arena y ayudar a la salud del planeta. Es mucho más sencillo si lo adoptamos como un hábito para convertirlo en un estilo de vida, y si incluimos a los niños, podremos contribuir a reducir el impacto negativo del ser humano en la naturaleza.Para que un niño entienda la importancia del reciclaje, es necesario que sepa que todas las cosas que usa en la escuela, en sus juegos, para comer y en general en su vida diaria, provienen de materias primas que han sido transformadas para convertirse en los artículos que usan a diario. De esta manera aprenderán de dónde provienen el cartón, vidrio, metal y plástico y así, después, a que rueden reciclar, reusar y reducir. Para fomentar el reciclar, reusar y reducir en los niños debemos hacerlo divertido, por lo que aquí te proponemos opciones para hacerlo con tus pequeños:Enséñalos a separar residuos. Pinten contenedores de distintos colores y enséñale que dependiendo del material de la basura van en uno en específico: orgánico, cartón y papel, latas, plástico y vidrio (esto es mejor que lo haga un adulto) investiguen y llévenlo a un centro de reciclaje cerca de tu casa.Reutilicen residuos para construir a partir de desechos. Con esta actividad, además de ayudarles a reciclar, también fomentarás su creatividad y su capacidad motora.Un juego de boliche con botellas con un poco de piedritas o semillas dentro para hacer peso; la bola la puedes hacer con papel que ya no sirva.También con botellas o envases y piedritas pueden hacer unas maracas y decorarlas de una manera creativa.Usar el cartón de las cajas de cereal, de los pañuelos desechables y hasta el cartón de los huevos para hacer construcciones, desde castillos hasta aviones o lo que se te pueda ocurrir.Con el cartón de las servitoallas puedes hacer palos de lluvia si le pones semillas pequeñas dentro y tapas los dos extremos. También lo puedes decorar. Recuerda que un niño necesita comprender el porqué de las cosas, por eso te recomendamos que le expliques la importancia del medio ambiente y las repercusiones que tienen todas nuestras acciones para que tome conciencia ambiental.
Hace unos años, un video en el que a una tortuga le sacaban un popote de la cara hizo que muchos de nosotros nos hiciéramos más conscientes del medio ambiente y del uso de los plásticos de un solo uso. Popotes de acero y bolsas de tela se hicieron artículos habituales en nuestro día a día; sin embargo, estos pequeños esfuerzos no han tenido el impacto esperado.En todos los aspectos y en todas las industrias, desde la comida, el transporte y hasta la moda, el plástico está en todos lados y combatir este tipo de contaminación requiere un cambio de mentalidad y en la manera que usamos las cosas.Ante este problema, hay empresas que se han dedicado a investigar para tener alternativas naturales que sustituyan al plástico y aquí te tenemos las más interesantes:Semillas de aguacate En 2012, una empresa mexicana decidió poner manos a la obra y crear utensilios y popotes a partir de semillas de aguacate. Cabe recordar que México es uno de los mayores productores de esta fruta.Envolturas con cera de abeja Algodón ecológico, cera de abeja, resinas y aceites son los ingredientes que han hecho de este artículo reutilizable uno muy popular para sustituir el plástico para recubrir alimentos y conservarlos. NopalCon el jugo de nopal, un ingrediente muy común en la dieta de los mexicanos, una familia creó un plástico natural biodegradable para hacerle frente a la contaminación. Este plástico puede ser utilizado para hacer bolsas que se usan en los supermercados, recipientes para cosméticos, bisutería y juguetes.Olote de maíz Con la parte central del maíz se están creando sustitutos de plástico que, además de todo, ¡pueden ser comestibles! Con esto también se están creando bolsas de plástico que puedan detener el deterioro de la tierra. Cuando se trata de salvar al planeta, todos los esfuerzos suman, y poco a poco vamos contribuyendo a preservar el hogar de todos nosotros.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD