Las grasas hidrogenadas, malas para la salud
Dietas

Las grasas hidrogenadas, malas para la salud

Por Kiwilimón - Noviembre 2012
Las grasas hidrogenadas son consideradas como las peores que otras grasas y la mayoría de los expertos recomiendan evitarlas. Éstas, son grasas procesadas que no se encuentran en este estado en la naturaleza. Son grasas mono o poli saturadas que se someten a un proceso de fabrica llamado hidrogenación. Durante este proceso se inyecta hidrógeno a los aceites para cambiar sus cualidades físicas. Esto se hace con el fin de producir artificialmente la textura y sabor de algunas grasas saturadas como la mantequilla. En este tipo de grasas esta la margarina y los aceites sólidos. Otro tipo común de este tipo de grasas es la manteca.   Debido a que no se descomponen fácilmente son usadas en muchos productos como galletas y pasteles. La manteca es usada junto al azúcar para decorar repostería y pasteles. Por ejemplo, el frosting que compras en el supermercado es manteca, azúcar y colorante. Cuando compras cupcakes, pasteles o pays generalmente están decoradas con manteca, algunos lugares venden pasteles decorados con nuestro tradicional merengue (claras de huevos y azúcar) o con mantequilla natural. Si quieres evitar la manteca pregunta antes de comprar.
Estas grasas elevan el nivel de colesterol malo en el cuerpo y dan mas grasa abdominal.
Las grasas hidrogenadas estan en casi todo lo frito porque le dan una textura crujiente a los alimentos. Entre las grasas hidrogenadas estan: algunas margarinas, mantecas y mantequillas artificiales. Abundan en alimentos pre preparados y comidas en restaurantes.

Recetas de cocina

Para evitar el consumo de estas grasas es importante tener una dieta balanceada con vegetales y alimentos que te aportan fibras y nutrientes saludables y por ello es que aquí te recomendamos los siguientes platillos. Son sencillos y perfectos para reducir el consumo de grasas malas. (es importante que hagas click en el título de la receta para ver más detalles de preparación de la misma) Ensalada de Pera Deli. Fresca ensalada con frutas, acentos de granada y nuez con un toque agridulce. Ensalada de Aguacate y Cangrejo. Esta receta se puede servir como botana en vasitos individuales o como primer plato. Para los que están siguiendo una dieta baja en carbohidratos es una gran opción, ya que solo tiene 4 gramos de carbohidrato por ración. Tartara de Salmón. Esta tartara de salmón es muy fresca y se ve super bonita y elegante. Ensalada de Menta, Queso de Cabra y Jitomate Cherry. Esta ensalada es super rica y muy fresca. Ideal para acompañar cualquier carne o pollo a la plancha. Pollo con verduras. Podrás tener una tarde encantadora con tus amigos y amigas con sus dulces sabores. Pechuga de Pollo Asada a las Finas Hierbas. Si quieres comer de forma saludable con esta receta podrás hacerlo. No se utiliza nada de aceite. Chuleta de Pavo en Salsa de Frambuesa. PAM te ayuda a controlar la cantidad de grasa al cocinar tus platillos de todos los días. Al preparar esta receta con PAM tu platillo quedará con 25% menos calorías y 53% menos grasa que si lo hubieras preparado con aceite líquido convencional. Tacos de Pescado al Pastor. PAM te ayuda a controlar la cantidad de grasa al cocinar tus platillos de todos los días. Al preparar esta receta con PAM tu platillo quedará con12% menos calorías y 50% menos grasaque si lo hubieras preparado con aceite líquido convencional.  

Si deseas conocer más recetas saludables, haz click aquí.

   
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Seamos honestos: muchas veces usamos palabras sin saber exactamente qué significan. Por ejemplo, hablamos de setas y hongos por igual, sin tener la certeza exacta de qué estamos diciendo. Aunque los usemos como sinónimos, estos términos se refieren a cosas diferentes. En esta entrada te explicamos las principales diferencias entre una seta y un hongo. ¿Hongo o seta?Aunque podríamos estudiar más a fondo el reino fungi para entender las diferencias entre hongo y seta, no queremos meternos en camisa de once varas. Así que lo pondremos de la manera más sencilla posible: un hongo sería el equivalente a un árbol, mientras que una seta sería el fruto de dicho árbol. Así de fácil. Los hongos crecen debajo de la tierra y solamente salen a la superficie, en forma de seta, cuando se presenta una disminución en la temperatura ambiental. Digamos, entonces, que las setas son una respuesta natural del hongo a los estímulos del ambiente. La confusión entre estos dos términos surge precisamente aquí: cuando decimos que estamos comiendo hongos, en realidad lo que estamos consumiendo es una parte del hongo que se llama seta. Eso que conocemos comúnmente como champiñón (sombrero y tallo) es el fruto del hongo que se encuentra debajo de la superficie. ¿Es bueno comer setas?Una vez habiendo aclarado la confusión entre ambos términos, podemos entrar más a detalle en las características y propiedades benéficas de estos alimentos. Las setas son un tipo de alimento muy nutritivo, ya que aportan minerales, como calcio, potasio, zinc, hierro, además de algunas vitaminas, tales como A, C, D y algunas otras del complejo B. Otra característica importante es que las setas no contienen grasas, pero sí muchas proteínas y fibra. De acuerdo con la Fundación Española de Nutrición, en 100 gramos de setas hay tan solo 25 kilocalorías, 1.8 g de proteínas, 4 g de carbohidratos, 2.5 g de fibra y nada de colesterol. ¿Cómo es mejor preparar las setas?Se ha comprobado que, al freír o cocer diferentes tipos de setas, estas pierden proteínas y algunos antioxidantes. Para conservar la mayor parte de los nutrientes presentes en las setas lo mejor es prepararlas a la plancha con un poco de aceite. Otra opción saludable para cocinar setas es hacerlo en el microondas. Este método te permite reducir el tiempo de cocción y usar la menor cantidad posible de agua. De esta manera, conservas buena parte de los antioxidantes, ya que no se diluyen en el agua (o aceite) ni se pierden durante un largo proceso de cocción.¿Qué platillos puedo cocinar con setas?Setas al PibilDeliciosos tacos de setasPasta en Salsa Cremosa con SetasCrema de Setas con Alemdras
¿No importa qué prepares, siempre terminas tirando la comida que tus hijos no se acaban? Deja de sufrir por el desperdicio de alimentos. Con estos tips no volverás a batallar a la hora de la comida por estas cosas.No exageres en las cantidadesDependiendo de la edad, tamaño y nivel de actividad física, los niños pequeños requieren aproximadamente entre mil y 1400 calorías al día. Si le sirves a tu hijo de 4 años lo mismo que a ti, es obvio que el niño no se va a acabar la comida.Almacena por porcionesSi preparas la comida con anticipación, te recomendamos congelarla en porciones individuales. De esta manera, solo tendrás que descongelar y calentar la cantidad que tu pequeño vaya a comer en realidad.Aprovecha la comida del día anteriorOrganiza tu menú para que puedas aprovechar lo que te sobre de un día para preparar la comida de otro. Por ejemplo, si un día haces picadillo de pollo casero  después puedes preparar calabacitas rellenas de picadillo o con lo que te haya quedado del día anterior. Prepara porciones pequeñasEs muy importante que consideres que el apetito y el antojo de los niños pueden cambiar de un momento a otro. Si te piden molletes,prepara solo uno y espera hasta que lo acaben para ver si querrán otro más. Nunca te adelantes porque podrías terminar desperdiciando comida. Reserva la salsa sólo para su platilloA algunos niños les encanta bañar el arroz en salsa de tomate y los hot cakes en jarabe. Para evitar que se arruine toda la cacerola de comida, lo mejor es que solo pongas un poquito de la salsa preferida de tu pequeño en su plato. Así, el resto de la comida se mantendrá intacto. Sirve de manera divertidaEl problema con muchos niños es que se dejan llevar por la vista y muchas veces rechazan un platillo solo por su aspecto. Enamora a tus pequeños decorando su comida de manera atractiva. No te preocupes, no tienes que hacer mucho. A veces con que agregues un conejo de chocolate es suficienteEnséñale a comer lo que hayRecuerda esto siempre: si cedes una vez, ya perdiste. Educa a tus hijos para que aprendan que se debe comer lo que hay en casa. Si preparas enmoladas de chorizo de soyas, eso es lo que va a comeer.No les des la opción de elegir otra cosa, si no siempre estarás tirando lo que ellos no quieren.Visita nuestra sección de comida para niños y descubre deliciosas recetas que les encantarán a tus niños.
Al día de hoy, existen montones de fotografías en Instagram que muestran el hashtag #AvocadoToast. Y es que, admitámoslo, esta receta fascina a cualquiera por ser indulgente y saludable a la vez. Prepararla es sumamente sencillo, únicamente se necesita pan tostado, Aguacates de México y sal.  Lo fascinante de este delicioso y saludable platillo es que no existe una receta única para prepararlo. Básicamente todo depende de nuestra creatividad… o de las ideas que encontremos en Instagram. Es justo en esta red social donde podemos hallar combinaciones osadas, ya sea con langosta, queso, rábano, Sriracha, fresas o hasta chapulines.  ¿Por qué sigue en boca de todos? Que un platillo como este siga de moda, no solo se debe a su antojable apariencia, sino también a lo nutritivo que resulta para el cuerpo. La gran ventaja de los avocado toasts es que, sin importar cómo decidas prepararlas, puedes estar seguro de que será un alimento saludable ya que su principal ingrediente, el aguacate —considerado una fruta única porque contiene grasas insaturadas—, actúa como un “elevador de nutrientes” al ayudar a aumentar la absorción de nutrientes solubles en grasa.   Por un lado, el aguacate contiene 8 g de grasa por cada porción de 50 g, de los cuales más del 75% son grasas buenas (grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas). De hecho, el aguacate es prácticamente la única fruta con grasas buenas. Y, por otro lado, los aguacates tienen alrededor de 20 vitaminas y minerales. De esta manera, el consumo de alimentos hechos a base de aguacate, como los avocado toasts, son una alternativa saludable y muy nutritiva.  Es muy probable que las cifras en Instagram que tienen que ver con avocado toast sigan creciendo. Seamos sinceros, es una de esas creaciones que llegó para quedarse en los corazones de gastrónomos y nutriólogos. ¿Quién podría decirle que no?  Consigue algunos Aguacates de México y anímate a inventar tus propias versiones. Quién sabe, tal vez algún día tu invención marcará una nueva tendencia.  
Los mariscos son deliciosos, pero también pueden ser peligrosos si no se refrigeran apropiadamente. Evita problemas de salud conociendo cómo debes almacenar los mariscos y los días que pueden durar refrigerados.Primero que nada, ¿en qué debes fijarte para elegir mariscos en buen estado?Si un marisco se encuentra ya en estado de descomposición, no importa si lo guardas en el refrigerador o en el congelador, simplemente ya no sirve y no debes usarlo para cocinar. Estos son los principales aspectos que debes revisar al momento de comprar mariscos:Los caparazones de los mariscos, como las ostras o las almejas, deben estar enteros, es decir, sin grietas. Si te encuentras con un caparazón quebrado, no compres ese marisco.Para comprobar la frescura de los mejillones, ostras y almejas hay un truco muy sencillo. Golpea suavemente el caparazón. Si este se cierra, esto significa que el marisco aún está vivo, en caso contrario, mejor no lo compres.Los cangrejos y las langostas deben comprarse vivos, ya que se echan a perder muy rápidamente. Así que cuando los vayas a comprar asegúrate de que las patas se mueven, el caparazón está firme y la cola se encuentra recogida (no extendida).¿Cuántos días duran los mariscos refrigerados?Es muy importante que prestes atención a la manera en que guardas los mariscos. A diferencia de la carne de res que puede estar en el refrigerador sin problemas por varios días, los mariscos tienen una caducidad mucho menor. Recuerda que el consumir mariscos pasados o en mal estado puede provocar alguna infección o problema de salud, así que mejor ahórrate esos inconvenientes almacenando los mariscos de acuerdo con estas indicaciones.Los camarones, ostiones, langosta y calamares frescos solo pueden refrigerarse dos días (no más). En el congelador tienen un mayor tiempo de caducidad, ya que aguantan entre tres y seis meses.En el caso de los mariscos cocidos, si se cocina el mismo día que se consume, pueden refrigerarse hasta tres días. Si no preparaste tú la comida, checa directamente con el fabricante las indicaciones de consumo para saber cuánto tiempo más puede almacenarse el platillo en el refrigerador.De cualquier manera, es muy importante que antes de consumir mariscos (cocidos o frescos) que han estado refrigerados o congelados, revises su estado general. El olor de estos nunca debe ser agrio o parecido al amoniaco.Aunque no son mariscos, los pescados también deben almacenarse con cuidado para evitar que se descompongan. La recomendación es que los pescados (magros y grasos) pueden estar en el refrigerador como máximo dos días, y en el congelador desde seis hasta ocho meses.Recuerda revisar periódicamente la temperatura de tu refrigerador, la cual debe estar en 4° C, y la del congelador en -18° C.¿Te encantan los mariscos? Entonces no puedes perderte estas recetas fáciles: Tostadas de pulpo adobadoAros de Calamar en caldo de mostaza picositaEsquites de camarón y chile guajillo
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD