Más Que Simples Lechugas, Ensaladas Saludables
Dietas

Más Que Simples Lechugas, Ensaladas Saludables

Por Kiwilimón - Marzo 2012
La lechuga es una hortaliza que resulta siempre una opción deliciosa y muy sana. Su elevado porcentaje de agua y su escaso aporte calórico, la hacen compañera indispensable de aquellas personas que desean cuidar de su salud y su figura. Además, sus propiedades sedantes ayudan a reducir la ansiedad y conciliar el sueño cuando es consumida en la cena. Usos Actualmente existen una gran variedad de lechugas disponibles durante todo el año, con multitud de colores, formas, texturas y sabores, creando una variedad de posibilidades en la cocina. Se pueden disfrutar en ensalada, pero también como guarnición, ingrediente de cremas, salteada, rellena o incluso cocida con legumbres y estofados. Recuerda que antes de prepararla hay que limpiarla desechando siempre las hojas exteriores y lavando el resto una a una para asegurar que no queden restos de arenilla o impurezas. Después de secarlas bien estarán listas para prepararlas según marque tu receta favorita. Tipos de lechugas Conoce todas las variedades de lechugas existentes para que puedas disfrutar de ellas en una explosión de sabores, texturas y colores, creando una cocina saludable, sabrosa y más atractiva. Lollo Rosso. De origen italiano, sus hojas rizadas recuerdan a la escarola. Su tonalidad rojiza amoratada, suave textura y sabor ligeramente amargo, aportan color y distinción a las ensaladas. Romana. Su sabor, dulce y suave, presenta unas hojas exteriores crujientes y de un precioso color verde oscuro, las cuales se vuelven más claras en el cogollo. Esta variedad es muy resistente al paso del tiempo. Batavia. Sus grandes hojas verdes redondeadas, poseen un sabor muy suave y una textura poco crujiente. Trocadero. Se trata de una variedad muy apreciada en Francia, mantecosa, suave, poco crujiente y con un gran cogollo de color verde. Iceberg. Su denominación viene dada por su alta resistencia al frío. La forma redondeada del repollo la hace inconfundible. Sus hojas son grandes, verdes y muy crujientes, la cuales se aclaran de tono a medida se acerca al tronco. Cogollos. Son lechuguitas de tallo pequeño que forman una cabeza similar a la col, de hojas tiernas y prietas. Los cogollos que destacan en esta variedad son los de Tudela. Hoja de roble. Esta llamativa variedad acogollada, compacta, crujiente y con un sabor dulzón, posee unas hojas onduladas con tonalidades verdes, marrones y violetas. Cresta. Esta variedad se caracteriza porque posee en su parte superior un tono morado. Su corazón, presenta un color óxido. Sweet gem. Una variedad creada sobre la lechuga romana que posee un sabor más dulce y una textura muy crujiente. Ahora, conoce cómo puedes combinar estas diferentes lechugas y hacer deliciosas ensaladas o platillos para tu familia. Toma nota. Tacos de Lechuga Orientales con Pollo Estos tacos de lechuga son un platillo ¡delicioso! La receta es muy fácil e ideal para una cena de último momento. Taquitos de lechuga con jicama y pollo Hojas de lechuga con pollo, jicama, aguacate y mango. Servidos como taquitos. Ensalada de Manzana Verde y Lechuga Una rica ensalada con lechuga, manzana verde, queso y nuez. El aderezo está hecho a base de aceite de oliva, limón, sal y pimienta.. Rollos vietnamitas de atún Rollitos de atún envueltos en hojas de arroz y lechuga con menta en una salsita picosa de soya. Ensalada Cobb La ensalada cobb es una ensalada clásica que contiene lechuga, aguacate, pollo, tocino, huevo y jitomate. La receta está acompañada de un aderezo de queso roquefort. Ensalada Americana con Aderezo Roquefort Esta ensalada lleva un aderezo de queso Roquefort y se sirve todo un trozo de la lechuga con el aderezo encima y espolvoreado con tocino y jitomates picados. Ensalada Verde con Fresas Una rica y fresca receta de lechuga verde con fresas y aderezo de fresas con vinagre balsámico.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Cuando se trata de frutas, todas son buenas porque se trata de un alimento que nuestro cuerpo digiere de manera fácil y el organismo no tiene que hacer mucho para descomponerlo, sobre todo cuando está madura.Gracias a su variedad de colores, texturas y formas, las frutas están llenas de antioxidantes y fitonutrientes, así que incluirla de forma combinada en tu dieta te permitirá aprovechar todos los beneficios que tienen para ofrecerte, desde combatir resfriados y evitar la inflamación hasta hacer que la piel y el cabello brillen.Combinaciones de frutas para el desayunoEstas combinaciones de frutas están destinadas a ayudarte con diferentes objetivos, por ejemplo, llenarte de vitaminas para tu sistema inmune o de antioxidantes, para protegerte de los radicales libres.Cereza, piña, arándano para no inflamarteLa piña contiene mucha vitamina C y una enzima llamada bromelina que reduce la inflamación del intestino, estimula la función inmunológica y la digestión de proteínas, combínala con arándanos, que están cargados de antioxidantes y vitaminas A, C y E.Además, los arándanos y las cerezas tienen en común la antocianina como su principal antioxidante, lo que les da sus hermosos colores rojo y azul profundo. Mezcla algunas cerezas ácidas sobre las dulces, ya que se ha demostrado que contienen cantidades más altas de compuestos fenólicos, lo que brinda un efecto antiinflamatorio más fuerte.Toronja, kiwi y fresa para el sistema inmunológicoEl kiwi, la toronja y las fresas pueden darle al sistema inmunológico un impulso para mantenerse saludable, pues los kiwis son ricos en vitamina C, que ayuda a mantener el sistema inmunológico y previene el daño de los radicales libres que pueden provocar inflamación en el cuerpo. Mientaras que la toronja y las fresas también son unos de los principales alimentos con vitamina que pueden ayudar a estimular la inmunidad y combatir las enfermedades.Las fresas por su parte además son ricas en vitaminas A y C, y sus semillas también contienen minerales que apoyan la función inmunológica.Frambuesas, papaya y melón para la piel y el cabelloLa papaya está llena de antioxidantes y nutrientes que ayudan en la producción de colágeno. También contiene una enzima llamada papaína que ayuda a contrarrestar el daño de la piel. Por su parte, las frambuesas son frutas bajas en azúcar con antioxidantes y vitaminas A y C. Po último, pero no menos importante, el melón contiene betacaroteno, que se convierte en vitamina A en el cuerpo y ayuda a que nuestra piel brille y que nuestro cabello sea fuerte y brillante.Manzana, plátano y aguacate para tener energíaSi buscas recargar para antes o después de hacer ejercicio, un plato con estas frutas será el ideal, pues son ricas en nutrientes que te ayudarán a reponerte y te mantendrán activo. Los plátanos proporcionan energía rápida y son una excelente opción antes del entrenamiento, mientras que las grasas saludables de los aguacates ralentizan la digestión, así que es mejor comerlos en la comida posterior al entrenamiento.Por su parte, las manzanas son ricas en fibra y te mantendrán lleno durante largos periodos de tiempo. Puedes comerlos por separado, antes y después del entrenamiento, pero si estás buscando una explosión de energía, combínalos.
Cuando se trata de frutas, todas son buenas porque se trata de un alimento que nuestro cuerpo digiere de manera fácil y el organismo no tiene que hacer mucho para descomponerlo, sobre todo cuando está madura.Gracias a su variedad de colores, texturas y formas, las frutas están llenas de antioxidantes y fitonutrientes, así que incluirla de forma combinada en tu dieta te permitirá aprovechar todos los beneficios que tienen para ofrecerte, desde combatir resfriados y evitar la inflamación hasta hacer que la piel y el cabello brillen.Combinaciones de frutas para el desayunoEstas combinaciones de frutas están destinadas a ayudarte con diferentes objetivos, por ejemplo, llenarte de vitaminas para tu sistema inmune o de antioxidantes, para protegerte de los radicales libres.Cereza, piña, arándano para no inflamarteLa piña contiene mucha vitamina C y una enzima llamada bromelina que reduce la inflamación del intestino, estimula la función inmunológica y la digestión de proteínas, combínala con arándanos, que están cargados de antioxidantes y vitaminas A, C y E.Además, los arándanos y las cerezas tienen en común la antocianina como su principal antioxidante, lo que les da sus hermosos colores rojo y azul profundo. Mezcla algunas cerezas ácidas sobre las dulces, ya que se ha demostrado que contienen cantidades más altas de compuestos fenólicos, lo que brinda un efecto antiinflamatorio más fuerte.Toronja, kiwi y fresa para el sistema inmunológicoEl kiwi, la toronja y las fresas pueden darle al sistema inmunológico un impulso para mantenerse saludable, pues los kiwis son ricos en vitamina C, que ayuda a mantener el sistema inmunológico y previene el daño de los radicales libres que pueden provocar inflamación en el cuerpo. Mientaras que la toronja y las fresas también son unos de los principales alimentos con vitamina que pueden ayudar a estimular la inmunidad y combatir las enfermedades.Las fresas por su parte además son ricas en vitaminas A y C, y sus semillas también contienen minerales que apoyan la función inmunológica.Frambuesas, papaya y melón para la piel y el cabelloLa papaya está llena de antioxidantes y nutrientes que ayudan en la producción de colágeno. También contiene una enzima llamada papaína que ayuda a contrarrestar el daño de la piel. Por su parte, las frambuesas son frutas bajas en azúcar con antioxidantes y vitaminas A y C. Po último, pero no menos importante, el melón contiene betacaroteno, que se convierte en vitamina A en el cuerpo y ayuda a que nuestra piel brille y que nuestro cabello sea fuerte y brillante.Manzana, plátano y aguacate para tener energíaSi buscas recargar para antes o después de hacer ejercicio, un plato con estas frutas será el ideal, pues son ricas en nutrientes que te ayudarán a reponerte y te mantendrán activo. Los plátanos proporcionan energía rápida y son una excelente opción antes del entrenamiento, mientras que las grasas saludables de los aguacates ralentizan la digestión, así que es mejor comerlos en la comida posterior al entrenamiento.Por su parte, las manzanas son ricas en fibra y te mantendrán lleno durante largos periodos de tiempo. Puedes comerlos por separado, antes y después del entrenamiento, pero si estás buscando una explosión de energía, combínalos.
Contrario a lo que Mafalda pensaría, no hay corazón que permanezca frío con un buen tazón de caldo caliente. Mientras que el cuerpo se alimenta con el líquido traslúcido y perfumado lleno de nutrientes, el alma se reconforta. Tal vez por eso haya un libro que se llama Caldo de pollo para el alma y que, a decir verdad, no he leído. Lo que sí he hecho es comer caldos de pollo y sentirme bien después de hacerlo. Los he comido enferma de la panza, del corazón; con un nudo en la garganta o con tos; antes y después de las fiestas; en tardes frías y al calor de la casa de mi abuela. Quizás, en el séptimo día, Dios nos dio los caldos para reposar con ellos, pero sin duda los humanos fuimos quienes perfeccionamos esta receta milenaria. Hay infinidad de formas de hacerlo. Están los que se preparan con huesos de res o tuétano para darle sabor. A mí me gusta prepararlo sencillo, con muslos, pechugas y piernas, pero en cocción lenta. A la olla aviento un trozo de cebolla, unos ajos, tres trozos de apio, poro, una zanahoria. Nunca olvido el bouquet garni que te enseñan a hacer en la escuela de cocina –laurel, salvia, mejorana, orégano y romero, amarrados con hilo blanco para que el pollo no se ponga azul, como en Bridget Jones–. El pollo va adentro con piel, con todo, porque otorga textura y profundidad. Luego a quitar la espuma con una espumadera. Cuando no hay padecimientos nada mejor que los caldos de pollo que pican, los que tienen arroz y garbanzos. Al ruedo hay que llegar con tortillas calientes, más calientes que el caldo mismo. A algunos hay que ponerles x gotas de limón por y gotas de salsa, que van en proporción al amor que se le imprimió al cocinarlo (menos sabor, más gotas). Se experimenta gratitud cuando en el caldo hay un chile chipotle al fondo: provoca a partirlo con la cuchara, aunque los labios se pongan floreados. ¿Lo malo? Cuando en el caldo hay pellejos flotantes. ¿Lo bueno? Cuando el brebaje es prístino, casi cristalino, sin burbujas de grasa, pero con aromas que acarician. El romance del caldo va más allá de la vista. Es, además, sus múltiples beneficios. Según lo que me cuenta Gina Rangel, nutrióloga de Te Cuida, el caldo de pollo posee carbohidratos saludables, grasas buenas y proteínas, por lo que es un plato completo y con todos los nutrientes de una comida integral. Tiene aminoácidos con propiedades antiinflamatorias y que ayudan a prevenir el insomnio. Gracias a su gran cantidad de electrolitos, un tazón de sopa rehidrata inmediatamente. ¡Adiós cerveza del día siguiente! Para que el caldo sea súper nutritivo, Gina recomienda que contenga la mayor cantidad de vegetales posibles, que se prepare con ajo, cebolla, sal de mar y con pollo de libre pastoreo o de alimentación orgánica. “De esta manera estamos garantizando que vamos a tener vitaminas, minerales y los tres macronutrientes incluidos en el caldo”. Lo ideal es que se someta a una cocción lenta de ocho horas, pero eso sí: hay que agregar los vegetales que acompañarán la sopa solo media hora antes de la culminación para no sobre cocinarlos. A Yamilette González, coordinadora de chefs de kiwilimón, le gusta agregar huacal, hígado, molleja, alitas y la carne con más sustancia. Adicionalmente, recomienda no lavar el pollo y cocinarlo a fuego medio bajo, de 2 a 3 horas. Si el fuego es alto, las impurezas se rompen y el caldo se contamina. “Las hierbas de olor varían mucho. Hay personas que prefieren el cilantro. Mi abuelita, por ejemplo, le agregaba hierbabuena: le daba un toque súper fresco y rico. Así, si estabas malito de la panza, te caía mejor”, me relató.  Hay que incluir los huesos en la preparación pues en ellos está la magia: su gelatina es efectiva para el crecimiento del pelo y las uñas, así como para la reducción del dolor en las articulaciones.El caldo es un apacho a todas luces. Gina piensa que “a través de un plato de caldo calientito lleno de nutrientes, le das a las personas un momento de paz, de estar en el aquí y en el ahora, reconfortar en cuerpo y alma, es por eso que, cuando una persona enferma lo primero que pensamos es regalarles un caldo de pollo para que se sientan mejor”. En salud o enfermedad, hay que tomarse el tiempo de disfrutar cuando una casa huele a caldo de pollo, cuando la tapa de la olla tintineante devela que algo rico espera en el tiempo. Su vapor y su sabor tienen el súperpoder de cambiar el sustantivo “casa” por el de “hogar”. ¿Lo preparamos?
El pasado 18 de noviembre se llevó a cabo la primera edición de Meat Sorority, un espacio pensado para entablar el diálogo de diversas mujeres acerca de su papel dentro de la industria gastronómica en el encantador jardín de la Destilería Flor de Luna, con la participación de Elena González, gerente de Food Service USMEF México; Raquel del Castillo, periodista y Editora Menú de El Universal y Fátima León, bartender y socia fundadora de Runneght. Entre copas de vino rosado, vino blanco y cocteles sin alcohol, se iniciaron las amenas charlas entre chefs, bartenders, bloggers, encargadas de relaciones públicas, periodistas y otras mujeres con importantes cargos en empresas de alimentos, quienes compartieron sus impresionantes anécdotas mientras disfrutaban de sándwiches y postres a cargo de la chef Mate Zorrilla. Se aprende más del fracaso que del éxito Tras una breve presentación de Jazmín Martínez, encargada del blog Food Police, se dio rienda suelta a una serie de charlas en las que tanto Elena, Raquel y Fátima compartieron sus historias íntimas y sus experiencias alrededor del fracaso que las forjó para impulsar su carrera dentro del sector. Elena González narró los retos a los que se enfrentó al buscar trabajo durante 2 años en un ámbito que era completamente diferente a la profesión que estudió; de ella aprendimos lo importante que es perseverar y alzar la mano tanto para buscar ayuda, como para ofrecerla. Por su parte, Raquel nos dio una importante lección de lealtad, fortaleza y sororidad. Ella dejó en claro el invaluable peso de una red de apoyo para poder afrontar cualquier reto que se te ponga enfrente, ya sea profesional o personal. Fátima describió el complicado viaje por el que atravesó al cambiar de empleo, de ciudad y prácticamente de estilo de vida, sólo para enfrentarse al repentino fallecimiento de su padre, tras lo cual comprendió que no hay porque hacerse el fuerte cuando uno se siente vulnerable. Meat Sorority pretende crear muchas más de estas ediciones para fortalecer los lazos y espacios creados por y para mujeres en una industria voraz donde destacar se complica cada vez más.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD