No hagas dieta por tu apariencia exterior sino por cuidar tu interior
Dietas

No hagas dieta por tu apariencia exterior sino por cuidar tu interior

Por Kiwilimón - Enero 2017
Cuidar nuestra salud puede llevarnos a tener un mejor cuerpo y vernos de la manera que queremos, pero ese no puede ser el objetivo principal. La idea es cuidarnos para estar bien por dentro y de esta manera podemos asegurarnos que lo que sea que se ve en el exterior es reflejo de nuestro interior. Las dietas sólo sirven si te hacen más sana por dentro y por eso hoy te decimos qué hacer para mantenerte bella desde el interior.

No consumas productos light

Ya existen productos bajos en calorías en la naturaleza como las frutas y las verduras, no hay necesidad de comprar ingrediente alterados artificialmente.

Mucha agua

Lo has escuchado muchas veces y te lo decimos de nuevo, los refrescos light no son buenos para ti, en cambio tomar dos litros de agua por día te limpia por dentro.

Ejercicio

Todo lo que importa es lo de adentro, después se reflejará al exterior. Asegúrate de tener buena condición física y fuerza en tus músculos, de nada sirve estar flaca si te sientes débil

No te deprives

La mayoría de las dietas te hacen pasar hambre, esa no es la idea, el punto es que estés satisfecha y comas rico pero cosas saludables.

Energía

Para verte bien te debes sentir con fuerzas y por eso te recomendamos comer almendras, salmón, aguacate, plátano, avena y kale entre otros ingredientes que te llenen de energía.

No te fijes en la báscula

Lo que pesas puede ser engañoso, el punto es cómo te sientes y cómo te ves. Si la báscula dice que pesas dos kilos menos pero no te sientes fuerte, no te sirve de nada. Más bien pon atención a que tengas energía y que tu progreso se refleje en el espejo. Por cierto, el músculo pesa más que la grasa así que incluso puedes sentirte y verte mejor pesando un poco más que antes.

Suplementos

Tomar suplementos no es malo si lo necesitas, pero nada supera a comer frutas, verduras y proteína magra que te proveen de todas las vitaminas que necesitas. La comida orgánica es asimilada por tu sistema mucho más fácil que cualquier pastilla. Aquí te dejamos algunos tips para comer balanceadamente todos los días.  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Lograr un capeado perfecto es un arte y como en todas las cosas que valen la pena, hay que ponerle un poco de esfuerzo para lograrlo.¿Qué es el capeado?En la cocina mexicana, “capear” se refiere al proceso de cubrir un elemento con claras de huevo batidas, que posteriormente se fríe en aceite hasta que esté ligeramente dorado.Si aún no has probado prepara unos camarones o un chile relleno con esta técnica, o no has logrado esa textura que le dará un delicioso sabor a tus platillos, estos son los mejores tips para un capeado perfecto.BateSepara las claras de dos huevos en un recipiente y comienza a batirlos con un globo, batidora o a mano con un tenedor hasta dejarlas a punto de nieve, que es cuando se espesan hasta que parece espuma blanca y se forman picos consistentes. Una vez que llegue a esta consistencia agrégale unas gotas de limón para evitar que se corte. Las claras deben estar a temperatura ambiente.AgregaTras lograr el punto de nieve o punto de turrón, agrega las dos yemas del huevo y continúa batiendo por algunos minutos, para así complementar la mezcla. Posteriormente, añade una pizca de fécula de maíz para lograr una mezcla resistente. Es muy importante que no dejes de batir mientras añades estos ingredientes. EspolvoreaAntes de capear el alimento debes de revolcarlo sobre un poco de harina. Ya que esté bien cubierto, ahora sí puedes sumergirlo en la mezcla del huevo; déjalo remojando unos 15 segundos y échalo al sartén para freír.AceiteAntes de que introduzcas lo capeado al sartén, debes de asegurarte de que tienes la suficiente cantidad de aceite, pues debe cubrir por completo el alimento, para que se fría adecuadamente. Por otro lado, el aceite debe estar a alta temperatura para lograr una buena fritura y que el capeado no lo absorba tanto.Para terminar, en un plato coloca papel de estraza, servilletas o algún material que te ayude a absorber el aceite extra de tu alimento. Cuando esté completamente seco podrás servirlo y llevarlo a tu mesa para disfrutar de tu estupenda labor. Con estos tips, seguramente triunfarás la próxima vez que sirvas un alimento que necesite capearse. ¿Ya ves que no es tan complicado?
Si hay algo de lo que todos (o casi todos) los mexicanos podemos declararnos verdaderos amantes, son los tacos, ese alimento básico, sencillo, pero delicioso que nos une.Y cuando uno es comprometido con sus pasiones, por supuesto que busca aprender todo sobre ellas. Este fin de semana podrás hacer tu sueño realidad, y convertirte en un experto del taco con 4 talleres, para conocer desde la elaboración de una tortilla, pasando por cómo se hace un trompo al pastor, y hasta la fórmula para la salsa perfecta.Artesano del pastorEn este taller, que será casi como una clase clínica de la rebanada de trompo perfecta, podrás ver de cerca el proceso que está detrás de ella, con la preparación, la cocción de la carne y la forma especial de servirlo. La tortilleríaEl origen de todos los tacos es, sin duda, el alimento más mexicano de todos: la tortilla. En este taller, aprende el proceso de nixtamalización y las características de una buena tortilla en este taller.Salsa con EsfuerzoPara preparar una salsa, es bien sabido que mientras más ganas le echas, más pica, o como dicen las abuelitas, si estás enojado o enojada, esa salsa estará “brava”. En este taller podrás practicar el método tradicional de hacer salsa en molcajete.Asado perfectoPorque la carne asada y los tacos también son uno mismo, con este taller conocerás que el secreto está en la pasión con que se prende el carbón.Estos talleres estarán disponibles este 8 de diciembre, dentro del Mercado Mundet, en el festival Coca-Cola Metate, una celebración en la que las taquerías favoritas con todos los tipos de tacos que te puedas imaginar estarán presentes, acompañadas musicalmente por bandas geniales. Para tomarlos no tendrás que pagar nada extra y sólo tendrás que acercarte a los módulos para ser parte de ellos.
¿Te acuerdas de Popeye, ese marinero que se ponía grande y fuerte para vencer al villano y lo único que necesitaba eran espinacas?Quizá gracias a esa caricatura crecimos pensando que las espinacas eran súper poderosas y nos creímos el mito de que tienen más hierro que ningún otro alimento, pero como muchas otras cosas de nuestra infancia, no es cierto. En realidad, las espinacas no son la gran fuente de hierro que pensamos, así lo revela José Miguel Mulet, doctor en Bioqiuímica y Biología molecular, en su libro ¿Qué es comer sano?, y asegura que ninguna verdura es una gran fuente de hierro, aunque eso no quita que las espinacas son un alimento muy sano y con muchas propiedades. ¿Necesitas ideas para el desayuno? Prueba estas Espinacas a la Crema con Huevo¿Cómo comenzó el mito de las espinacas? Toda esta creencia se debe a un error tan simple, que es difícil de creer. A finales del siglo XIX Erich von Wolf, químico alemán, se puso a analizar los beneficios nutricionales de las verduras y todo apunta a que puso mal una coma al apuntar el contenido en hierro de las espinacas, y donde debía decir 3,5 miligramos decía 35. Y, claro, eso es mucho hierro.Además de no tener tanto hierro, las hojas de espinaca tienen altos niveles de unas sales, conocidas como oxalatos, que dificultan la absorción de éste y otros nutrientes, como el calcio, en el intestino. Pero no hay por qué satanizar a las espinacas pues, aunque no sean lo que pensábamos, son muy sanas y sí son fuente de varios nutrientes: tienen muchísimo potasio y magnesio, dos electrolitos fundamentales para nuestra salud. Por otra parte, las espinacas son una fuente importantísima de vitamina K y precursores de la vitamina A, esencial para nuestro sentido de la vista. Y también son unas verduras ricas en sales de ácido fólico.No cabe duda, todos los días se aprende algo nuevo y ahora sabes que si Popeye se ponía fuerte, seguramente era porque comía algo más que espinacas en lata.3 opciones para incluir espinacas en tus comidas:Crema de Espinaca con PoblanoPechugas Rellenas de Queso Crema y EspinacasCrepas de Espinca Rellenas de Champiñones
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD