Nuevos sabores, nuevas ensaladas
Dietas

Nuevos sabores, nuevas ensaladas

Por Kiwilimón - Septiembre 2013
Ya todos nos sabemos las recetas clásicas y de vez en cuando es bueno innovar para crear nuevos sabores y mantener entretenido al paladar. César, verde, cítricos y caprese: ensaladas que todos conocemos, preparamos y amamos. Estas preparaciones siempre han estado ahí y siempre lo estarán por lo que no hay ningún daño en tratar cosas nuevas. Muchas veces nos limitamos pensando en sólo los ingredientes básicos que van en una ensalada pero la verdad es que las posibilidades son ilimitadas. Hay sabores que funcionan perfectamente dentro de estas recetas vegetales a los cuales nunca les hemos dado una oportunidad, así que si quieres probar algo nuevo y sorprender a tus comensales aquí van algunas ideas de ensaladas originales. La primera combinación que te recomendamos es espárragos, salmón y huevo. Si sabes hacer huevo pochado está perfecto pues le agrega esa textura sedosa, si no, no hay problema, también puede ser huevo duro. Los espárragos blanqueados agregan ese sabor a tierra y un poco amargo que se conecta perfectamente con la dulzura de las láminas de salmón. Además de estos tres ingredientes todos son saludable y ninguno incluye grasas polisaturadas, de hecho obtendrás Omega 3, hierro y proteína. Otra alternativa deliciosa para quienes gusten de sabores agridulces es la mezcla de durazno con jamón de parma o serrano y queso Cotija. Esta es un éxito, todo lo que debes hacer es asar las rebanadas de duraznos ya sea con un poquito de aceite de oliva o  azúcar para caramelizarlas y después mezclarlas con tiras del jamón de tu elección y rociarlo todo con queso desmenuzado. Es una opción llena de sabor, que cambia dentro del paladar y se ve como una receta de alta cocina. En estas épocas que está tan de moda la granada por los chiles en nogada puedes utilizar ese explosivo y dulce ingrediente para mezclarlo con berenjena asada y ponerle algunas hojas de arúgula para conseguir un sabor profundo, terrino y llenador que parece un plato fuerte. Si le quieres agregar un poco de queso fresco o Oaxaca también se vale. Ahora, si buscas algo un poco más llenador puedes hacer la mezcla de jitomates (de preferencia pequeños), junto con cebolla morada, y pequeños croutones que puedes comprar o crear en casa a partir de una baguette que deshagas en pedacitos y frías con ajo y tantito aceite de oliva. Al resultado final le puedes agregar un poco de perejil crudo para elevar el sabor vegetal y tener una ensalada un poco más llenadora repleta de sabor.  

Receta de Ensalada de Espinaca con Salmón a la Parrilla

Ingredientes: - 2 cucharadas de jugo de naranja - 1 cucharada de jugo de limón - 1 cucharada de mostaza Dijon - ralladura de naranja - aceite de oliva - 3 cucharadas de cebollin - pimienta al gusto - 1 kilo de filete de salmón cortados en 8 rebanadas, cada uno de 2 cm de grosor - 6 tazas de espinaca - 4 cucharadas de piñon Encuentra los pasos para preparar esta ensalada dando click aquí.   Da click aquí para ver la sección de ensaladas de Kiwilimon.  

"¿Qué te parecen estas nuevas propuestas para ensaladas?"

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Desde siempre, la harina es uno de los ingredientes más básicos en la cocina, ya que sus usos van desde hacer pan, hasta elaborar postres y hasta dar consistencia a ciertos platillos. Pero existe una variedad de este ingrediente que a veces nos confunde, por lo que aquí te vamos a explicar qué tipos de harinas hay y para qué sirve cada una.Harina de trigoLa harina de trigo es la más común en la cocina y se usa para elaborar masas tanto dulces como saladas. Es muy útil para rebozar carnes y pescados y, sobre todo, para preparar pan. También hay una variedad de la harina de trigo integral, que es más oscura y se obtiene moliendo el grano de trigo entero.Harina de maízSe obtiene de moler los granos de maíz, que poseen gran cantidad de almidón. La harina de maíz es ideal para hacer tortillas y empanadas; también es buena para espesar salsas, sopas y guisados. Esta harina no contiene gluten, por lo que no es recomendable para hacer pan, pero sí galletas y algunos tipos de bizcocho y bollos. Harina de centenoAunque no es tan conocida como la harina de trigo, la harina de centeno es también se usa mucho para la producción de pan, pues sus características le dan una especie de amargor a la masa que le da muy buen sabor. Es muy recomendable para hacer galletas saladas.Harina de arrozAl ser muy ligera, se usa para rebozados y espesar guisos, principalmente. La harina de arroz no contiene gluten, por lo que es apta para celiacos; en la comida japonesa es muy utilizada. Harina de avenaEs una harina que queda muy bien en repostería, ya que tiene una textura muy fina y un sabor muy suave, sobre todo para hacer papillas de cereales para el desayuno, cremas, galletas, o magdalenas.Harina de cebadaEste tipo de harina tiene un gran valor nutritivo y beneficioso para el organismo. Comúnmente se utiliza como espesante y para elaborar panes más densos y menos esponjosos. Aunque contiene gluten, es de las que menor cantidad tiene.Las harinas serán las mejores aliadas en tu cocina, así que ahora que ya las conoces y sabes para qué son cada una, sabrás usarlas con tu toque para hacer magia en la cocina.Recetas para cocinar con harina:Atole de GuayabaTortillas de Harina IntegralPastel de Chocolate Fácil
Lograr un capeado perfecto es un arte y como en todas las cosas que valen la pena, hay que ponerle un poco de esfuerzo para lograrlo.¿Qué es el capeado?En la cocina mexicana, “capear” se refiere al proceso de cubrir un elemento con claras de huevo batidas, que posteriormente se fríe en aceite hasta que esté ligeramente dorado.Si aún no has probado prepara unos camarones o un chile relleno con esta técnica, o no has logrado esa textura que le dará un delicioso sabor a tus platillos, estos son los mejores tips para un capeado perfecto.BateSepara las claras de dos huevos en un recipiente y comienza a batirlos con un globo, batidora o a mano con un tenedor hasta dejarlas a punto de nieve, que es cuando se espesan hasta que parece espuma blanca y se forman picos consistentes. Una vez que llegue a esta consistencia agrégale unas gotas de limón para evitar que se corte. Las claras deben estar a temperatura ambiente.AgregaTras lograr el punto de nieve o punto de turrón, agrega las dos yemas del huevo y continúa batiendo por algunos minutos, para así complementar la mezcla. Posteriormente, añade una pizca de fécula de maíz para lograr una mezcla resistente. Es muy importante que no dejes de batir mientras añades estos ingredientes. EspolvoreaAntes de capear el alimento debes de revolcarlo sobre un poco de harina. Ya que esté bien cubierto, ahora sí puedes sumergirlo en la mezcla del huevo; déjalo remojando unos 15 segundos y échalo al sartén para freír.AceiteAntes de que introduzcas lo capeado al sartén, debes de asegurarte de que tienes la suficiente cantidad de aceite, pues debe cubrir por completo el alimento, para que se fría adecuadamente. Por otro lado, el aceite debe estar a alta temperatura para lograr una buena fritura y que el capeado no lo absorba tanto.Para terminar, en un plato coloca papel de estraza, servilletas o algún material que te ayude a absorber el aceite extra de tu alimento. Cuando esté completamente seco podrás servirlo y llevarlo a tu mesa para disfrutar de tu estupenda labor. Con estos tips, seguramente triunfarás la próxima vez que sirvas un alimento que necesite capearse. ¿Ya ves que no es tan complicado?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD