Pon sabor sin calorías a tus comidas
Dietas

Pon sabor sin calorías a tus comidas

Por Kiwilimón - Diciembre 2012
Una de las intenciones de alimentarse todos los días, además de aportar energía al organismo, es también mantener la figura de tu cuerpo sin subir de peso y estar en forma, pero muchas veces creemos que para darle ese sabor delicioso a nuestros platillos es necesario recurrir a esas fuentes de calorías como la grasa, las mantequillas, etc. Todo lo contrario a lo anterior, es muy importante saber qué ingredientes pueden dar un sabor agradable a nuestra comida sin aportar calorías demás y así evitar el exceso de peso. El sabor no viene de la grasa procede de la sazón. Para darle sabor a las comidas se puede hacer uso de especies, vinagres, mostazas y otros ingredientes que te ayudan a mantener tu figura sin sacrificar tu paladar.
  • - Vinagres. Hay varios tipos de vinagre y todos ayudan a poner sabor sin calorías. Los vinagres pueden ser usados para marinar carnes y verduras antes de cocerlos, para hacer aderezos y en pequeñas cantidades se usan para balancear el sabor de los platillos. Prueba nuevos vinagres en tus recetas como: vinagre de arroz que se usa en la cocina oriental, vinagre de vino tinto, vinagre de cáscara de piña (ananás) etc. El vinagre que más calorías contiene es el vinagre balsámico pero son pocas por lo que puede consumirse sin problema y tiene mucho sabor.
  • - Especies. Las especies tienen muchos beneficios para la salud. Las más comunes en la cocina latina son la pimienta y el comino pero hay muchas otras como las semillas de cilantro, la mostaza en semilla, las mezclas orientales como las especies chinas, árabes y de la India.
  • - Hierbas. La cocina francesa las usa mucho. Las hierbas también ayudan a proveer nutrientes y dar beneficios para la salud además de dar sabor. Desde la hierbabuena hasta la salvia y el romero, se usan para aderezos y en recetas.
  • - Mostazas. Hay varios tipos de mostazas, y van desde ácidas hasta amargas. Se pueden usar para marinar mezcladas con yogurt o solas, untarlas al pollo o carne antes de cocerlos, usarlas en aderezos junto al limón o vinagre y el aceite o poniéndolas en sándwich en lugar de mayonesa. Trata de probar los distintos tipos de mostazas para variar las recetas.
  • - Chiles. Los chiles contienen pocas calorías pero dan mucho sabor. Los chiles no solo ponen picante a los platillos, cada chile tiene un sabor diferente y si no deseas mucho picante elimina las semillas.
  • - Vinos. Los vinos pueden usarse para marinar las carnes. Las ablandan y les dan un sutil sabor y de esta forma no se necesitan añadir mucho aceite o mantequilla para que queden deliciosas.

Recetas de cocina

Te dejamos estas recetas de cocina que sabemos te encantarás y además son fáciles de preparar y son perfectas para tu alimentación baja en calorías. (te recomendamos hacer click en el título de la receta para ver más detalles de preparación de la misma) Compota de Manzanas y Arándanos. PAM te ayuda a controlar la cantidad de grasa al cocinar tus platillos. Al preparar esta receta con PAM tu platillo quedará con 20% menos calorías, 44 % menos grasa y 100% menos colesterol que si lo hubieras preparado con aceite líquido convencional. Dip de Queso y Especies. Un rico dip hecho con queso mozzarella, queso parmesano y albahaca. Pizza de Berenjena. Las pizzas de berenjena son un ideal platillo para un antojo italiano de pizza sin las calorías. Este platillo cuenta tan solo como 1 punto de proteína por el queso y 1 punto de grasa por el aceite de oliva. Mousse de Yogurt Light. Fácil receta de Mousse de Yogurt Light preparado con crema, yogurt y grenetina. Rico postre para la dieta. Sándwich Bajo en Carbohidratos. Los rollitos de lechuga tipo sandwich son un snack ligero y bajo en carbohidratos para los que están a dieta ya que solo tienen 140 calorías. Sopa de Coliflor Light. Saludable receta de sopa de coliflor preparada con cebolla, nuez moscada y crema agria light. Rica y sana, con solo 110 calorías por porción. Pollo con Cilantro, Aguacate y Limón. Una receta light, rápida y llena de sabor para preparar las pechugas de pollo. Tiene menos de 300 calorías por porción. Calabacitas Asadas con Queso de Cabra. Un platillo light de calabacitas enrolladas con queso de cabra, perejil y albahaca. Solo tiene 80 calorías. Pudin de Plátano Light. Esta rica receta de pudin de plátano es una versión del favorito original pero con menos calorías gracias a la leche reducida en grasa (leche light) y las claras de huevo. Crema de Champiñones Light. Una rica crema de champiñones con un rico sabor a vino blanco y jerez y sin tantas calorías.  

Para conocer más recetas bajas en calorías, haz click aquí.

       
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La temporada de toronja inicia en noviembre y es por eso que hoy, más que nunca, debes aprovechar para consumirla y poder disfrutar de sus múltiples propiedades. Cuando conozcas todos los beneficios de la toronja, comprenderás porqué es el mejor cítrico de la temporada. ¿Listo? La toronja reforzaría tu sistema inmunológico La toronja tiene grandes propiedades como estar repleta de vitaminas y minerales, tal como vitamina A, B, hierro, zinc y cobre, los cuales reforzarían el sistema inmunológico, reduciendo así el riesgo de contraer enfermedades infecciosas, tal como indican investigaciones publicadas en Nature Reviews. Toronja para bajar de peso La toronja posee un alto porcentaje de agua y fibra, lo que ayuda a generar un proceso metabólico que transforma las grasas del organismo en energía. Eso, junto a su flavonoide conocido como naringina, ayuda a mejorar las funciones del metabolismo, según información de la Revista Española de Cardiología. La toronja ayudaría a combatir la gripe De acuerdo a estudios publicados por Medicinal Chemistry, la toronja tiene altos contenidos de vitamina C, lo que ayudaría a proteger tus células contra bacterias y virus, además de protegerte contra la gripe, resfriados y tos. Toronja para mejorar la digestión Gracias a su aporte en ácido málico, la toronja es un excelente remedio para mejorar los procesos digestivos, sin mencionar que también ayudaría en la correcta eliminación de orina. ¿Cómo consumir toronja? Lo mejor de la toronja es que al ser una fruta tan versátil, la puedes consumir en gajos, entera, en ensaladas, en smoothies y en jugos naturales. Recuerda que consumir toronja en exceso puede traer consecuencias nocivas para la salud, así que no olvides consultar a un experto para saber cómo es la mejor forma de consumir para darle los mejores beneficios de la toronja a tu cuerpo.
Los antiinflamatorios naturales te pueden ayudar a combatir los horribles síntomas de la inflamación crónica o aguda, como hinchazones y dolores molestos. De modo que, para poder añadirlos a tu dieta diaria, es importante conocer qué alimentos son antiinflamatorios naturales. ¡Conoce los principales a continuación! Aceite de oliva El aceite de oliva actúa como antiinflamatorio natural gracias a sus componentes como oleocantal y polifenoles, que también funcionan como antioxidantes y ayudan a proteger la mucosa del estómago, evitar el estreñimiento y Espinacas Existen estudios que han comprobado que la espinaca, además de ser rica en antioxidantes, reduce la inflamación y los malestares que ésta ocasiona. No por nada era la favorita de Popeye, el marino. Jengibre De acuerdo a un estudio publicado por la Universidad de Arizona en 2017, los gingeroles del jengibre permiten suprimir sustancias químicas inflamatorias, lo que lo hace un excelente antiinflamatorio natural. Pescado El pescado con alto contenido en omega 3 como atún, trucha o salmón es considerado un excelente antiinflamatorio natural, de acuerdo al periódico especializado en salud, Annals of the Rheumatic Diseases. Nueces Según un estudio de la Universidad de Pensilvania, las nueces poseen grandes cantidades de calcio, magnesio, vitamina E y ácidos grasos de omega 3, que además de reforzar el sistema inmunológico, funcionan como antiinflamatorio. Aguacate El aguacate es conocido por su alto aporte de vitamina B6, la cual posee cierto efecto antiinflamatorio, sin mencionar que sus grandes cantidades de ácidos grasos monoinsaturados ayudan a controlar el colesterol malo. Cerezas Las cerezas funcionan como antiinflamatorios naturales gracias a sus antocianinas, además de que éstas también son conocidas porque podrían ayudar a cuidar las articulaciones. ¿Cuántos de estos alimentos antiinflamatorios ya forman parte de tu dieta? ¿Agregarías otro a la lista?
Los antiinflamatorios naturales te pueden ayudar a combatir los horribles síntomas de la inflamación crónica o aguda, como hinchazones y dolores molestos. De modo que, para poder añadirlos a tu dieta diaria, es importante conocer qué alimentos son antiinflamatorios naturales. ¡Conoce los principales a continuación! Aceite de oliva El aceite de oliva actúa como antiinflamatorio natural gracias a sus componentes como oleocantal y polifenoles, que también funcionan como antioxidantes y ayudan a proteger la mucosa del estómago, evitar el estreñimiento y Espinacas Existen estudios que han comprobado que la espinaca, además de ser rica en antioxidantes, reduce la inflamación y los malestares que ésta ocasiona. No por nada era la favorita de Popeye, el marino. Jengibre De acuerdo a un estudio publicado por la Universidad de Arizona en 2017, los gingeroles del jengibre permiten suprimir sustancias químicas inflamatorias, lo que lo hace un excelente antiinflamatorio natural. Pescado El pescado con alto contenido en omega 3 como atún, trucha o salmón es considerado un excelente antiinflamatorio natural, de acuerdo al periódico especializado en salud, Annals of the Rheumatic Diseases. Nueces Según un estudio de la Universidad de Pensilvania, las nueces poseen grandes cantidades de calcio, magnesio, vitamina E y ácidos grasos de omega 3, que además de reforzar el sistema inmunológico, funcionan como antiinflamatorio. Aguacate El aguacate es conocido por su alto aporte de vitamina B6, la cual posee cierto efecto antiinflamatorio, sin mencionar que sus grandes cantidades de ácidos grasos monoinsaturados ayudan a controlar el colesterol malo. Cerezas Las cerezas funcionan como antiinflamatorios naturales gracias a sus antocianinas, además de que éstas también son conocidas porque podrían ayudar a cuidar las articulaciones. ¿Cuántos de estos alimentos antiinflamatorios ya forman parte de tu dieta? ¿Agregarías otro a la lista?
Que me perdonen los oaxaqueños y los yucatecos pero la CDMX es el caldero de la comida popular del país. Nadie puede negar que los chilaquiles, las quesadillas con y sin queso, los tlacoyos y las tortas tienen su templo sagrado en Chilangolandia. Y aún así, a diferencia de otros estados con comida típica de alta estima, la capital no brilla por su cocina regional tanto como por la popular. O si no, ¿cuántas veces se han cruzado con unas míticas enchiladas defeñas, un tradicional mole tepitense o un adobo cuauhtemense? De ahí que el caldo tlalpeño sea de esos estandartes a los cuales haya que aferrarse como niño héroe. El caldo tlalpeño –de Tlalpan– es insignia estatal. En ese entonces, cuando se originó el caldo, Tlalpan no era parte del DF; formaba parte de los pueblos aledaños que orbitaban la gran capital como planetas heliocéntricos. Los fines de semana era común visitar aquellos rumbos para echarse una o dos copitas en una cantina o, si ya se venía de la fiesta y lo que se quería era salir de ella, había de todo para curarla. Una de las teorías del origen de este caldo tiene como nombre propio a Doña Pachita. Ella tenía su puesto de comida junto al tranvía que llegaba hasta el poblado. De entre los platillos que vendía para los usuarios del tren, ninguno como su caldo. Cucharada a cucharada el caldo de Tlalpan se fue haciendo famoso por su sabor y por sus efectos revigorizantes. El resto es historia. Esa infusión picosita y abundante resulta mejor que cualquier entramado de electrolitos: es un elixir para recuperar las fuerzas del alma y las del cuerpo deshidratado. De recetas de caldos tlalpeños no paramos. Ya saben: todo mundo le mete su cuchara y sus reglas. Titita, la queridísima chef detrás del restaurante El Bajío, recomienda prepararlo sin atajos para que quede mejor: “Hay que hacerlo todo el tiempo con el pollo, abundante agua, buenas verduras y mucha paciencia”. Zahie Téllez, la chef experta en los platos de cuchara mexicanos, revela que “el secreto es licuarle las hojas de hierbabuena y de cilantro una vez que rompe el hervor para aportarle una nota herbal al caldo”. Para Pepe Salinas, el chef a cargo del Balcón del Zócalo, “el caldo debe quedar con una claridad súper rica, potente en sabor y en picante, pero siempre claro. Para lograrlo hay que hidratar bien los chiles en vinagre y pasarlos por un ligero tostado”. Él los muele con suficiente agua; fríe en manteca esa base de chiles con especias, ajo y cebolla y los retira de la lumbre hasta que haga ojitos la grasa. Al final lo cuela todo. Al lado de él mi consejo carece de gran ciencia. Me gusta saltear la verdura cortada en trozos medianos en suficiente mantequilla infusionada con laurel –o ghee–. Sólo hasta que el pollo está casi listo las incorporo al caldo. Esto hace que las verduras no se sobrecuezan, se vean bonitas en el emplatado y conserven todas sus propiedades. Si les quedaron dudas, la chef Zahie Téllez nos comparte su receta de caldo tlalpeño. No sé ustedes, pero estos días de suéteres tejidos y calcetines de lana se antoja atravesarlos con un tazón de barro en la mano. Caldo Tlalpeño de Zahie2 pechugas de pollo cocidas y deshebradas1½ litros de caldo de pollo en el que se cocieron las pechugas1 taza de garbanzos cocidos250 g de zanahorias en cubos pequeños y cocidos½ cebolla picada para freír ½ cebolla picada para servir encima del caldo350 g de jitomate asado2 dientes de ajoAceite para freír1 rama de epazote¼ de taza de hojas de cilantro¼ de taza de hojas de hierbabuena2 chiles chipotles adobadosaguacate al gustoSal y pimientaEn una olla calienta un poquito del aceite e incorpora el ajo, la cebolla y el jitomate. Déjalo ahí unos 5 minutos. Cuando queden sofritos, licúalos con un poco del caldo y reserva. El caldo restante agrégalo a una olla y calienta a fuego medio. Una vez que rompa el hervor, agrega la rama de epazote. Toma un poquito de este caldo y licúa en él la hierbabuena y el cilantro y vuelve a agregarlo al caldo. Incorpora los garbanzos cocidos para que se empiecen a sazonar, y también los chiles chipotles. Incorpora las verduras ya cocidas, sólo unos minutos, para tomen el saborcito del chile. Para servir agrega el pollo deshebrado, la cebollita picada y el aguacate al gusto –que siempre nos gusta mucho–.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD