Qué Relación hay entre la Comida y la Ansiedad
Dietas

Qué Relación hay entre la Comida y la Ansiedad

Por Kiwilimón - Junio 2012
Así como una alimentación inadecuada puede agravar la ansiedad, ésta es un estado emocional en el que la persona tiene sentimientos de angustia, desesperanza y de vacío interno. Especialistas destacan que se trata de un trastorno que empieza afectando a la mente pero que también puede tener repercusión sobre diversos órganos del cuerpo, pudiendo llegar a producir: taquicardia, dolor estomacal, diarreas, etc. La ansiedad es un fenómeno que se da en todas las personas y que, bajo condiciones normales, mejora el rendimiento y la adaptación al medio social, laboral, o académico. Tiene la importante función de movilizarnos frente a situaciones amenazantes o preocupantes, de forma que hagamos lo necesario para evitar el riesgo, neutralizarlo, asumirlo o afrontarlo adecuadamente. Consejos para prevenir el problema de la comida y la ansiedad - Distinguir entre sensación de ansiedad y hambre. - Respetar los horarios (no saltarse ninguna comida). Conviene retrasar el acto de comer unos minutos a partir del momento en el que se experimentan las primeras sensaciones de hambre. - Comer sentado en la mesa, de un modo tranquilo y ordenado (sin mezclar platos). - Retirar la fuente de la mesa después de servirse. - Acostumbrarse a dejar siempre algo en el plato, no comer "lo que sobra". - Levantarse de la mesa en el momento en que se ha terminado de comer. - Planificar los menús con tiempo para poder prepararlos adecuadamente. - Hacer la compra con una lista evitando "lo prohibido"; llevar dinero justo. - No comprar ni cocinar cuando se tiene hambre. Por ej: preparar la cena, después de la comida… - Preparar una lista de actividades que sean incompatibles con comer fuera de hora. Realizar esas actividades cuando se sienta ansioso por comer. - Aprender a relajarse para evitar tensiones que crean primero ansiedad y conducen luego a la sobreingesta. Recetas de cocina saludables Te dejamos estas recetas de cocina saludables y bajas en grasas y/o azúcares para que complementas tu dieta y tengas una mejor alimentación. (te recomendamos hacer click en el título de la nota) Crema de Champiñones Light Una rica crema de champiñones con un rico sabor a vino blanco y jerez y sin tantas calorias. Gohan con Salsa Tampico Receta de comida japonesa baja en calorias que a pesar de que usa solo arroz hervido, es muy rico con el aderezo o salsa que se le agrega. Ensalada de Pepinos con Duraznos Es una ensalada fresca y sencilla de hacer,combinando la acidez del pepino con la dulzura del durazno,es una ensalada muy refrescante y baja en calorias. Gelatina de Fresa y Yogurt Esta rica y ligera gelatina de fresa y yogurt te encantará y es ideal para cuando buscas un postre bajo en calorias y saludable. Comida Detox La comida de la dieta detox incluye platillos con todos los ingredientes que uno puede comer en la dieta: verduras y frutas. La comida incluye una sopa de verduras, brócolis al vapor con ajonjolí y puré de manzana de postre. Ensalada de Jitomate Sencillo y delicioso. Ensalada caprese Ensalada de tomates y queso mozarella con albahaca. Rico y fresco. Sopa de Verduras Un caldo de tomate con muchas diferentes verduras. Ensalada de Pepino Ensalada de ligeras láminas de pepino en vinagre de arroz.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Una alimentación correcta y balanceada nos ayuda a sentirnos bien y es fundamental para tener una buena salud. Sabemos que en casa la familia es la más importante, por eso en #KiwiTeCuida tenemos una sección dedicada a recetas de comida saludable para toda tu familia, con las cuales podrás organizar tus menús semanales y sentirte bien con lo que preparas, pues están avaladas por una nutrióloga profesional y la USDA. Para inaugurar el reto de la semana que dedicaremos a cocinarle saludable a tu familia, tendremos una clase en vivo muy especial este lunes 14 de junio, a las 18 horas, con el chef Mau Eggleton, quien te enseñará a preparar unas tortitas de chayote en salsa de chipotle que son perfectas para nutrir a todos en casa. Además, en esta clase contaremos con la participación de Shadia Asencio, directora editorial de Kiwilimón, y Gina Rangel, chef y health coach, para que les preguntes todo lo que quieras saber para cocinar de forma saludable a tu familia. Algunas de las recomendaciones que nos adelantan las nutriólogas es que compres ingredientes frescos para cocinar, en lugar de alimentos procesados; que consumas frutas y vegetales de la temporada; que introduzcas semanalmente un ingrediente nuevo a la dieta familiar y, sobre todo, que cocines con toda la familia, para que los hagas conscientes de los ingredientes, los procesos y todo lo que hay detrás de cada bocado que se llevan a la boca. ¡Además te divertirás en grande con ellos! ¡Te esperamos este lunes 14 de junio en nuestra clase en vivo a través de nuestro Facebook e Instagram oficial! 
Una clásica ensalada de atún siempre nos salva cuando tenemos poco tiempo, no queremos salir a comprar ingredientes o simplemente queremos algo fresco y ligero para comer, así que darle un nuevo toque a este platillo es una gran forma de renovarlo.Ya sea que te guste comerla con galletas saladas, en un sándwich o con pan pita, todos tenemos nuestra propia versión de ensalada de atún, pero con estas 3 formas de darle un nuevo sabor, la llevarás a un nuevo nivel. 1. Apio crujienteUn poco de apio crudo y crujiente es la forma más sencilla de darle un sabor nuevo y una textura diferente a tu ensalada de atún, y como toque crujiente extra, papas fritas trituradas. Como tip, no mezcles demasiado los ingredientes y usa un atún de buena calidad, para que no te quede el pescado se desmorona y como resultado, una papilla.2. Hierbas, muchas hierbasPara una versión más elegante de ensalada de atún, usa mayonesa casera y añade un poco de jugo de limón, ralladura de limón, pasta de chile, aceite de oliva, apio finamente picado  y muchas hierbas, como perejil, eneldo y albahaca, para darle más sabor.3. Mitad mostaza, mitad mayonesaLa mayonesa le va genial a la ensalada de atún porque previene que el atún se seque, pero esto también significa usar una gran cantidad de mayonesa, así que para evitarlo, puedes sustituir la mitad de cantidad de mayonesa por mostaza Dijon y el resultado será delicioso, picante y ligeramente francés, pero no muy lejos del sabor clásico.Hay muchas formas de darle un sabor nuevo a la ensalada de atún y puedes incluir los ingredientes que tú quieres, como cebolla cruda, pimiento morrón o alguna salmuera. ¿A ti qué te gusta añadirle a tu ensalada de atún para darle un toque diferente?
Partamos de una realidad: no existe una mala hamburguesa. Entre dos panes cualquier ingrediente simple adquiere un poder vehemente, casi sobrenatural. Y aunque las opciones pueden ser infinitas, personalmente prefiero dejar fuera la creatividad cuando se habla de ellas. Sí, las aberraciones también son infinitas. El escritor culinario y amante empedernido de las hamburguesas, –como su servidora– Anthony Bourdain, decía que ya eran perfectas, ¿por qué echarlas a perder?En una entrevista hecha a Bourdain por TechInsider, el también cocinero compartió las ocho reglas de oro para elaborarlas. Lo primero era mantenerlas clásicas, casi académicas: pan, carne, tomate, cebolla, lechuga, pepinillos encurtidos y nada más. Ricardo Campuzano, el chef del restaurante de hamburguesas Margarita, afirma que la hamburguesa perfecta es resultado de la sencillez, pero también de la calidad de los ingredientes.El pan, por supuesto, debe ser el marco que lo engloba todo. Un brioche suave y suficientemente mantequilloso –hay que ser conservadores en las cantidades de nuestra amiga láctea para evitar opacar el sabor de la carne– logra mandar una hamburguesa al infierno de lo común y corriente o al cielo de los elegidos. Joan Bagur, panadero y fundador de Sal y Dulce Artesanos, resume que el pan ideal es un pan estilo brioche de mantequilla con una consistencia que logre sostener el jugo de la carne. Eso sí, que tampoco sea demasiado grueso porque podría esconder el sabor del medallón. “La mantequilla con la que se hace el pan debe ser de calidad para que no nos deje un mal retro gusto”, completa.  Hablemos de la carne. Si partimos de que el origen de la receta podría ser el de las tribus mongolas y turcas del siglo XIV en la que picaban la carne para hacerla si quiera comestible, este ingrediente en versión machacado o molido es irremplazable. Vamos. Si lo quitamos, mejor llamémosle sándwich, bocata, entrepán, torta, emparedado. La decisión de si elaborarla de res, de cerdo o de una combinación salomónica de ambas es decisión de la conciencia, el gusto y el bolsillo. Bourdain afirmaba que incluir sirloin o algún corte demasiado exótico a la mezcla la destruía. En cambio, prefería el brisket o la costilla, algunas de las partes más grasosas. Y es que sí, la parte amarilla, esa que se derrite al calor, es lo que realmente le aporta magia. El chef Campuzano asegura que la combinación perfecta es de 80% carne, 20% grasa, y sólo sazonar con sal. Joan Bagur aconseja que hay que cocinarla a la plancha muy caliente para que se selle, se caramelice y permanezcan los jugos dentro. Recomienda terminarla al grill para que tome ese espectacular gusto asado. El escritor de Kitchen Confidential, Anthony Bourdain, afirmaba que no debía faltar el queso y éste debía derretirse. Panela, requesón, queso fresco, ustedes no juegan. En mi opinión, es a través de la combinación de los quesos, la grasa de la carne y lo mantequilloso del pan que la experiencia llamada “hamburguesa” sucede. Que a nadie se le pasen las salsas. Descansando en el pan va la mayonesa –una ligera crema balanceada en limón y grasa– y la reina de todas, la cátsup (el cátsup o el kétchup, para el resto de América Latina). Ella debe ser jitomatosa y vinagrosa, sutilmente dulce para equilibrar la grasa y aportar acidez. Para Anthony no había discusión en el tocino; siempre era la ocasión. En cambio, le parecía un exceso cuando las hamburguesas llegaba como una torre de Legos a la mesa. El tema es que si es demasiado alta es casi imposible poder reunir todos sus sabores en una mordida. De ahí sólo faltan las papas porque, ¿qué es una hamburguesa sin papas? Citando a Gloria Trevi, definitivamente es una papa sin cátsup. Que sean caseras, cortadas en tiras o en gajos. Que queden crocantes por fuera, pero suaves por dentro. De preferencia, que no nos dejen los dedos con reflejo, que no se apelmacen.Las apariencias engañan. Las hamburguesas pueden parecer un alimento burdo, quizás porque las hemos visto servidas en charolas de plástico, entre plásticos y bolsas de estraza, en cajitas de cartón para disfrutarse en el carro, con o sin juguete. Ello no las hace menos buenas. La hamburguesa es perfecta en sus componentes. Llegar a un balance es un afortunado accidente de la Matrix; es la diferencia de una comida rápida y una comida que apenas se diluye en el recuerdo con el paso del tiempo. Así me pasó hace una semana en el restaurante Nopa, de San Francisco, o cada vez que se me cruza un In and Out en cuyo aderezo naranja se disfraza cualquier imperfección, si la hubiera. Tampoco olvido las de The Spaniard, en Nueva York. En México, hay varias que me guiñen en ojo. Las que me recuerdan a mi adolescencia, como las de las Fuentes de Satélite que llevan piña, o las que solía hacer Joan Bagur en OkDF y que acompañaba con patatas bravas. Recientemente probé la de Margarita, del chef Ricardo Campuzano, en la colonia Narvarte: su combinación de carne + tocino + cheddar me pareció que resaltaba sus buenos ingredientes de forma monchosa. La hamburguesa es más que un sándwich en esteroides. El ritual nos involucra, nos pide permanecer atentos para que la carne no se recorra al fondo, para que los aderezos no terminen en la ropa. Pero quizás la mejor parte de comerla sea que por cuatro, quince o las veinte mordidas que nos sobrevive volvemos a ser niños, niños felices otra vez.
Los pilares para combatir el sobrepeso son la alimentación adecuada y el ejercicio, los cuales deben ser supervisados por profesionales de la salud, para evitar una descompensación.Con esto en mente, uno de los ejercicios recomendados para tener un mayor desgaste calórico y reducir grasa es el llamado “cardio”, una actividad aeróbica o cardiovascular, que representa un trabajo con oxígeno enfocado a los grupos musculares grandes, como las piernas, abdomen, pecho y espalda.Los ejercicios primordiales en el cardio son la caminata, trotar, correr, nadar, andar en bicicleta, elíptica, burpees, saltar la cuerda y demás, trabajos que requieren una respiración controlada y el aumento del ritmo cardiaco, lo cual te mantiene con altos niveles de oxidación de grasas.Para tener un mejor rendimiento a la hora de realizar tu actividad aeróbica, procura consumir alimentos que te llenen de energía para soportar el desgaste físico.PlátanoEs un alimento rico en fibra y con pocas calorías debido a sus altos niveles acuosos. Esta fruta también contiene potasio que ayuda a evitar calambres en los deportistas, además nos ofrece vitamina A, carotenos, magnesio y complejo B, por lo que es apropiada para el funcionamiento del sistema nervioso y muscular, el alimento perfecto para los amantes del deporte.El plátano verde contiene almidón, que junto a la fibra ofrece energía a largo plazo, mientras el plátano maduro es fuente de azúcares naturales que brindan energía de calidad. Según un estudio publicado por la revista Diabetic Medicine, el plátano verde es apto para los diabéticos, pues posee menos azúcares y más almidón, haciéndolo un alimento de bajo índice glucémico, por lo tanto nos ayudará en nuestra pérdida de peso.Yogurt naturalEs una magnífica alternativa, pues contiene azúcares naturales, que te brindan la energía para la alta exigencia física, proteínas de calidad y minerales, que ayudan a la recuperación muscular.UvasEs una fruta con altos niveles de azúcar y que se digiere de forma lenta, lo que la hace perfecta como fuente de energía previa a tu entrenamiento, asimismo sus altos niveles de agua y potasio nos ofrecen mayor rendimiento.Arroz integralEs un cereal que es más nutritivo que el arroz tradicional. Debido a que se digiere lentamente nos brinda la energía necesaria por mayor tiempo, por lo que es el alimento perfecto para quienes realizan ejercicios de alto rendimiento.LecheA pesar de que para muchos los lácteos no son alimentos que brinden los suficientes nutrientes para el desarrollo físico de un deportista, este alimento favorece la hidratación del cuerpo que realiza un esfuerzo máximo, así que un vaso de leche previo a tu cardio ayudará a mantenerte hidratado durante tu sesión.PastaPara aprovechar al máximo este alimento tendrá que estar al ‘dente’, ya que sobre cocinarlo le quita sus propiedades. En la dieta de un deportista debe estar incluida por su forma rápida de conseguir energía, debido a la harina de trigo que contiene carbohidratos sin grasa y es de fácil digestión¡Aliméntate en serio con Santander! 
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD