Recetas con Fresas, Fáciles y Rápidas de Hacer

Por Kiwilimón - Mayo 2012
Color, aroma y sabor dulce y delicado, son los elementos que convierten a las fresas en una de las frutas más atractivas a los ojos y al paladar. Son ricas en vitaminas, especialmente C y minerales como el potasio tienen además un alto contenido en agua y fibra por lo que son un dulce capricho de lo más saludable y compatible con cualquier dieta. Se pueden comer espolvoreadas con un poco de azúcar, con nata, o bañadas en chocolate o leche condensada. Junto a estas formas habituales de tomarlas, otras sugerentes propuestas, con menos calorías, para que puedas variar y comer todas las que quieras. (te recomendamos hacer click en el título de la receta para ver más detalles) Tartas de Fresas Estas ricas tartas estan cubiertas de crema batida y fresas. Fresas Romanoff Deliciosas fresas con jugo de naranja y crema batida. Pannacotta de Fresas Postre tipico italiano que es una especie de gelatina de crema con fresas. Un delicioso postre ligero para la primavera o verano, facil y lucidor. Wafles con Coulis de Fresas Esta receta básica de wafles va servida con una salsita de fresas. La puedes sustituir por miel de maple y un poco de crema batida. Ensalada Verde con Fresas Una rica y fresca receta de lechuga verde con fresas y aderezo de fresas con vinagre balsámico. Crepas Rellenas de Fresas Deliciosas crepas rellenas de fresas.  

Cómo desinfectar fresas correctamente desinfectar fresa

 
Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
A la hora de la comida la pregunta siempre es ¿qué vamos a comer? Cuando la comida se convierte en un acto sagrado, el cómo, con quién, haciendo qué y por qué se ponen a la mesa junto al tenedor y al plato de sopa, porque ameritan una respuesta lúcida. Hace algunos días tuve la oportunidad de platicar con Beantpal Singh Khalsa, fundador de Conciencia Creativa y del podcast OM Vibraciones-Visiones, quien adicionalmente es experto en cocina ayurveda. Para él, el cuerpo es un templo sagrado en el que comer debería ser una decisión consciente, una acción en la que hay que poner atención al todo para armonizar y mantener la salud del cuerpo. Según Beantpal, el ayurveda, ciencia de la vida, es una filosofía que abarca multidisciplinariamente el bienestar del ser desde un punto de vista holístico. Particularmente en la cocina, el ayurveda propone un complejo sistema de alimentos que curan y equilibran al cuerpo pero que deben regularse acorde con las energías que se disponen al nacer: “Nacemos con una condición determinada por karmas anteriores derivados de las acciones de nuestra alma. Por experiencias anteriores es que tenemos un cuerpo con determinado karma físico”, apunta Beantpal. De ahí que el ayurveda hable del concepto de constitución individual o doshas. Las tres doshas que rigen el cuerpo, la mente y la conciencia se componen de los elementos de la naturaleza –de todo lo que es–: aire, fuego, agua, tierra y éter. Vatta representa aire y éter; pitta representa fuego y agua; kapha, representa agua y tierra. Aquí el meollo: el ayurveda explica que no se nace con estas energías en armonía –excepto por algunos unos cuantos de karma favorable– por lo que todas nuestras acciones, incluida la de alimentarse, deberían estar encaminadas a resarcir las aristas. Existe otro factor adicional: el agni o fuego digestivo. Beantpal dice que “todo tiene que ver con la digestión. Según los doctores y la ciencia, es en el intestino que se encuentra un segundo cerebro; ahí existen terminaciones neuronales con mucha información. Una persona feliz tiene un intestino feliz”, añade.Partamos de que el sol es fuego, entonces según el libro Cocina Ayuerveda para la autocuración de Usha Lad y Dr. Vasant Lad, “la comida contiene energía solar que el cuerpo sólo puede utilizar a través de la digestión”. De ahí que los alimentos se clasifiquen conforme a su relación de cercanía o lejanía al sol. Los alimentos que viven debajo de la tierra y que adormecen la mente son los tamásicos, como el jengibre, las raíces, la cebolla, aquellos a los que no les da el sol. Los alimentos rajásicos, como los granos y los vegetales, crecen a un metro de la tierra y absorben una cantidad moderada de sol por lo que aumentan las pasiones en los individuos. Los alimentos que se encuentran a un metro de la tierra o más son los sáttvicos y es a través de ellos que se puede llegar a la calma y lograr la salud, como con las nueces o algunas frutas tropicales. Estas observaciones permiten comprender las energías que juegan intrínsecamente en los ingredientes que ponemos dentro de la olla o la sartén.Hay más. Los sabores o rasas. Cada alimento debería tener las seis cualidades del sabor en armonía –la dulce, la agria, la salada, la picante, la amarga y la astringente–. Justo en este malabar sápido es que nace la cocina ayurvédica: en el acto de combinar los sabores de tal suerte que equilibre las doshas y, claro, que le haga un guiño a los sentidos desde una perspectiva más elevada que simplemente la sensorial: “la alimentación ayurvédica transforma la forma de ver las cosas porque uno establece una relación sagrada con los alimentos”, asegura Beantpal.Para iniciar una dieta ayurvédica es imprescindible reconocer el elemento que rige a cada individuo. Beantpal afirma que no sólo uno sino hasta dos doshas pueden ser las dominantes. La persona pitta es aquella expansiva y móvil, de temperatura corporal elevada, rostro en forma de corazón, estructura entre ligera y media; los reconocerás por sus ojos brillantes, su sed excesiva. Son irritables, suelen tener una mente ágil, inquisitiva. Son líderes natos.  La persona vatta es de complexión delgada, menuda, pequeña; generalmente odia el frío y ama el calor. Aquella es una persona de mente dispersa, ansiosa, atacada por sus inseguridades; suele permanecer en acción, actuar impulsivamente y amar el cambio; lleva los pies fríos, el cutis, el cabello y los ojos oscuros.El individuo kapha, en cambio, tiene los huesos pesados, una estructura corporal gruesa, una piel suave y lozana. Su naturaleza pacífica le precede; es bonachón, con buen sentido del humor; tiene vigor y su parte favorita de la comida es el postre. Una vez comprendido que existe un elemento dominante que rige a cada ser y a cada alimento, hay que tomar las decisiones correctas para neutralizar las energías. Los sabores en la combinación idónea equilibran los sistemas corporales y más aún, pueden ser un factor de felicidad. Por ejemplo, es favorable que un kapha (tierra y agua) consuma algo de picante (fuego) en sus comidas, mientras que a un vatta (fuego y agua) le van bien los agentes dulces extraídos de la naturaleza como los dátiles. La dieta ayurvédica nos enseña a tomar conciencia de lo que nos hace bien y soltar los apegos de lo que obstaculiza la armonía. Conocer y escuchar al cuerpo es camino y no vereda hacia un amor verdadero a quienes somos. Todo comienza con aceptarnos y reconocernos. Para Beantpal, todo es cuestión de en qué frecuencia se quiere vibrar de forma consciente: “Una comida nos da la oportunidad de amarnos en otros sentidos: darnos salud, armonía, bienestar. Para poder sentirme más cómodo con mi esencia, ahora es más lo que me quito que lo que me pongo. Es una forma de honrar nuestra naturaleza y salud. Simple is beautifiul”.Arroz de la cocina india para las tridoshas3 tazas de arroz basmati1/3 de taza de aceite de semilla de girasol1 cdta. de mostaza negra en grano1 cdta. de comino tostado1 cdta. de gran masala½ cdta. de sal de mar½ taza de cilantro, picado1 cebolla amarilla pequeña, picada1 guindilla verde, picadaEnjuaga el arroz dos veces o hasta que salga el agua clara. Sofríe el aceite y añade los granos de mostaza, el comino y el gran masala. Sazona con la sal. Agrega el cilantro, las cebollas y la guindilla. Una vez dorados, incorpora el arroz y fríelo. Agrega agua y deja cocinar hasta que el agua se evapore. Este arroz de la cocina india equilibra las tres doshas. Si tienes más preguntas te dejo la página de Facebook de Beantpal. 
En la emoción de por fin poder ver, oler y sobre todo, meternos en el mar y dar largos paseos por la playa, a veces nos olvidamos de tomar las precauciones adecuadas, en especial cuando se trata de nuestro pelo. Como resultado de esto, nuestro cabello puede sentirse quebradizo, seco y roto por el agua salada, la brisa húmeda y la exposición al sol. Pero hay formas naturales y muy sencillas para reparar el daño que tu viaje a la playa ha dejado en tu melena y aquí te dejamos algunos.Mascarilla de yogurt y aceiteLa combinación de yogurt y aceite es un tratamiento muy eficaz para el cabello seco. Para probar esta mascarilla, mezcla media taza de yogurt con dos cucharadas de aceite de oliva y aplica sobre el cabello limpio. Cubre el cabello con plástico o con un gorro de baño y deja reposar de 15 a 20 minutos. Después de eso, enjuaga bien tu cabello con agua tibia.Aceite de cocoCalienta unas cucharadas de aceite de coco, de almendras o de argán y con las yemas de los dedos masajea el cuero cabelludo, el largo y las puntas de tu pelo. Amárralo y envuélvelo con una toalla húmeda caliente durante 30 minutos. Luego lava tu cabello para retirar el aceite con shampoo y agua tibia. Este tipo de aceites espesos son ricos en nutrientes que ayudan a suavizar y reparar el cabello.Pasta de aguacateEl aguacate es rico en vitamina A y E, minerales y grasas saturadas, y todos estos nutrientes son buenos para el cabello seco, lo fortalecen e hidratan. Para este remedio natural machaca un aguacate y mézclalo con un huevo. Aplica la mezcla en el cabello y déjala reposar durante 20 minutos. Después de eso, enjuaga y lava tu cabello varias veces.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD