Recetas light: Taquitos de lechuga con jicama y pollo
Dietas

Recetas light: Taquitos de lechuga con jicama y pollo

Por Kiwilimón - Enero 2012
Para aquellos que se han propuesto bajar esos kilos de más este año nuevo 2012, aquí les dejamos esta receta de Hojas de lechuga con pollo, jicama, aguacate y mango. Servidos como taquitos. Para ver más detalles de la receta e imágenes, haz click aquí.

Ingredientes

  • 1/4 Taza de Jugo de limon
  • 1/3 Taza de Cilantro picado fino
  • 1/2 Cucharadita de Comino en polvo
  • Pimienta de cayena
  • 1/2 Taza de Aceite de oliva
  • 3 Pechugas de Pollo deshebradas sin piel
  • 1 Pieza de Lechuga grande en hojas
  • 1 Pieza de Jícama pequeña cortada en palitos delgados
  • 1/4 Pieza de Cebolla morada picada en rodajas muy finas
  • 1 Pieza de Aguacate cortado en cubos
  • 1 Pieza de Mango grande cortado en cubos
Para ver el método de preparación, haz click aquí.
Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Sabemos que vivímos en un mundo cada días más vertiginoso: la casa, el trabajo, la vida social, hacer ejercicio, crecer laboralmente, resolver asuntos, acudir a eventos, mantener a la familia unida y feliz, todas esas cosas nos agotan no sólo físicamente sino mentalmente y es normal sentir una fatiga crónica, sobre todo si no se tiene una alimentación sana y balanceada. Si tu cuerpo pide a gritos energía, no tomes bebidas energetizantes llenas de químicos, para eso existen alimentos que por sus beneficios y propiedades, pueden darnos ese empujón que necesitamos para terminar el día cumpliendo nuestras metas. Si te sientes un poco baja de energía y necesitas reactivarte, consume estos alimentos. y ¡Notarás los resultados!Frutos secosLos frutos secos son uno de los alimentos más energéticos que podemos encontrar en nuestra cocina y lo mejor es que son 100% naturales. Aportan un alto contenido en ácidos grasos esenciales, y son una fuente de proteínas que nos dan fuerzas. Además, ¡son antioxidantes! Puedes consumirlos como snack a media mañana y notarás sus efectos de inmediato.PlátanoEl plátano aporta una enorme cantidad de potasio, que ayuda a normalizar el balance de agua en el organismo y a fortalecer los músculos. El potasio es fundamental para que el cuerpo tenga energía durante el día. De hecho, casi siempre la fatiga y el cansancio se asocian a un déficit de este compuesto. Puedes incorporar un plátano a tu avena en el desayuno o a un smoothie para comenzar tu día lleno de energía.HuevosLos huevos son una gran fuente de proteínas y las proteínas son las responsables del funcionamiento de la musculatura y las que transportan los nutrientes por la sangre, así que resultan fundamentales para que el cuerpo se reponga tras un esfuerzo. Un par de huevos de desayuno te ayudarán en un día pesado. SemillasLas semilla contienen ácidos grasos omega-6 y ácidos grasos omega-9. También proporcionan vitaminas del grupo B, hierro, ácido fólico y otros nutrientes, que se transforman en energía rápidamente. Tomar un puñito de semillas cuando te sientas fatigada ayudará a reponerte. EspinacasSon ricas en hierro, magnesio y potasio.Las espinacas contienen carotenoides y betacarotenos, antioxidantes, vitamina K y vitaminas del complejo B, y favorecen la digestión y el funcionamiento muscular, lo que las hace un alimento muy energético. Puedes poner unas hojas en tus jugos y licuados o puedes ponerselas a los huevos para hacer un delicioso omelette o hacer con ellas una fresa ensalada.AjoEl ajo contiene inulina que ayuda a sentirse satisfecho por más tiempo. La inulina también ayuda a absorber el hierro, por lo que juega un papel importante en la prevención de la fatiga. Además, el ajo mejora la circulación sanguínea y reduce el colesterol. Eso sí, la mejor forma de aprovechar todas sus propiedades medicinales es cruda, ya que cocido pierde más del 90% de su efectividad. AvenaLa avena contiene fósforo, hierro, calcio y lecitina y es un hidrato de carbono complejo, lo que significa que su digestión es mas lenta y que proporciona energía durante más tiempo. Por eso es ideal tomarla en el desayuno, ya sea fría o caliente, la puedes acompañar de frutas o semillas para hacerla más completa. AguaDe nada sirve consumir alimentos energizantes si no se bebe la suficiente agua, ya que es ésta la que permite la absorción de los nutrientes esenciales y el aporte de energía. Al mismo tiempo, el agua es utilizada por el cuerpo para ayudar a eliminar las toxinas. Como ya sabrás, lo recomendable es ingerir unos dos litros al día. Si además comienzas a hacer ejercicio de manera regular, te sentirás más activa y notarás cómo tienes más energía durante todo el día. Como ves, no sólamente el café te puede ayudar a comenzar el día con todo, existen otros alimentos que te ayudarán a cumplir con todo lo que necesitas hacer en el día.
Lo que comenzó como un nuevo tipo de coronavirus en la ciudad de Wuhan, China, en diciembre del 2019, actualmente se ha convertido en una de las pandemias más peligrosas a nivel mundial. Hasta la tercera semana de marzo del 2020, el coronavirus COVID19 ha infectado a más de 340,000 personas en 178 países del mundo. Aunque en México apenas se han confirmado 475 casos y 6 decesos hasta el 26 de marzo, los contagios siguen a la alza, razón por la cual, los gobernantes de cada estado han dado indicaciones específicas para guardar cuarentena en casa y evitar salir a la calle en medida de lo posible. Incluso en la Ciudad de México ya se ha emitido un comunicado para mantener cerrados hasta el 20 de abril cines, gimnasios, museos, iglesias y otros lugares donde se aglomeraba la gente. Gracias a estas acciones, miles de personas se encuentran trabajando desde casa o cuidando a sus hijos, quienes también se encuentran en cuarentena debido a las indicaciones de la Secretaría de Educación Pública (SEP), la cual mandó suspender las actividades de todos los centros educativos en todos los niveles. Ahora estando todos en casa es importante no confiarse y mantener las medidas de prevención activas. Esto significa que la higiene debe de ser un eje primordial en todo el hogar, principalmente en la cocina, el espacio común que todos habitan y en el que cualquier virus podría transmitirse con facilidad a través de los utensilios o alimentos. Por ello, a continuación, te presentamos una serie de consejos para cuidar la higiene de tu cocina y alimentos y así proteger a toda tu familia. Medidas de higiene para la persona que cocina Lávate las manos antes de comenzar a cocinar.Evita toser o estornudar sobre los alimentos.Si saliste a la calle, cámbiate y utiliza una muda de ropa limpia antes de ingresar a la cocina.Si tienes heridas en las manos o brazos, cúbrelas adecuadamente.Al terminar de cocinar, lava los trastes con guantes de goma que utilizarás únicamente para el área de cocina.Orden en las áreas de cocina Procura mantener tu despensa en un lugar fresco y ventilado, donde los alimentos se mantengan alejados de la luz y de las fuentes de calor, idealmente a 17ºC.Lava tu refrigerador con agua y con jabón antes de meter nuevos alimentos, preferentemente cada semana. Tira aquellos que ya se encuentren en mal estado y no olvides limpiar a profundidad cada fin de mes.Destina un área especial para la basura donde puedas guardar más de un bote que te permita separar los desechos, este lugar debe estar lejos de los alimentos y del refrigerador. Idealmente debes sacar la basura cada 3 días o menos, dependiendo del llenado de tus botes. No olvides lavar tus manos después de hacerlo.Limpia la estufa y fregadero cada que termines de cocinar. Independientemente si quedaron manchas o residuos de comida, es importante lavar dichas áreas para evitar la proliferación de microorganismos.Aseo en los utensilios Utiliza un trapo para cada uso, por ejemplo, uno para limpiar las superficies, otro para secar los trastes y uno más para secarse las manos. Recuerda que debes lavarlos con jabón, un poco de vinagre y bicarbonato de sodio y de preferencia secarlos al sol después de utilizarlos.La esponja con la que se tallan los trastes debe permanecer en un lugar seco después de haberla usado.Los utensilios como cuchillos, pala, ralladores o peladores deben ser de acero inoxidable o de otros materiales lisos e impermeables. Si son de otros materiales, remójalos en agua 10 minutos antes de lavarlos con jabón.Es preferible que las tablas para cortar los alimentos crudos sean de poliuretano, ya que las de madera contienen poros que propician la acumulación de gérmenes. Lávalas con agua, jabón y un cepillo de cerdas gruesas.Limpieza de los alimentos Lava y desinfecta con jabón o microbicida hierbas, frutas y verduras antes de cocinarlas.Utiliza ingredientes frescos, especialmente si se trata de carne roja, mariscos y pescado.Cocina la carne cruda en seguida, de lo contrario, congélala para evitar que se eche a perder.Evita ingerir comida recalentada, puesto que además de arriesgarte a comerla en mal estado, también pierde sus nutrientes.¿Le sumarías alguna otra acción a esta lista?
La leche materna es el mejor alimento para los recién nacidos, pero también durante la lactancia las mamás tienen necesidades nutricionales especiales, debido a la pérdida de nutrientes que sufre a través de la leche materna.Además, los nutrientes presentes en la leche proceden de la dieta de la madre, por lo que para que tanto bebé como mamá tengan la mejor salud y bienestar, la mujer tiene que aumentar la ingesta de nutrientes.¿Qué frutas son buenas durante la lactancia?En principio, puedes comer todo tipo de frutas ya que ninguna es mala durante la lactancia, aunque es cierto que algunas frutas más ácidas o cítricas le pueden caer mal al bebé y causarle gases o diarrea, por lo que debes estar bastante atenta. También debes tomar en cuenta que algunas frutas como la piña, el kiwi y los cítricos pueden cambiar el sabor de la leche y esto podría provocar que la rechace. En cuanto a qué frutas son las mejores, aunque todas son beneficiosas ya que aportan gran cantidad de nutrientes al bebé, se recomiendan las más dulces y fáciles de digerir, como el mango, la pera, el plátano, el melón o la manzana dulce.Además, puedes consumirlas tanto crudas y enteras, como cocidas o al horno. Y si no te gustan mucho las frutas y te cuesta comerlas, opta por hacerte smoothies o jugos con fruta o mezclarlas en las ensaladas, con yogur. Sea de la manera que sea, recuerda que es importante que consumas unas 3 piezas de fruta al día para que tu dieta durante la lactancia y una vez acabe esta sea sana. Además, deberás beber mucha agua , por lo menos unos 2 litros al día, comer verduras, cereales integrales, legumbres, carnes magras, lácteos, pescado o frutos secos para que tanto tú como el bebé puedan estar en las mejores condiciones.
Los huesos son nuestro soporte y nos permiten movernos, nos protegen de lesiones al cerebro, al corazón y otros órganos importantes para vivir.Existen muchas maneras en las que podemos mantener nuestros huesos sanos y fuertes. Consumir alimentos ricos en calcio y vitamina D, hacer suficiente ejercicio y tener hábitos saludables ayuda a mantener los huesos sanos.Todos sabemos que el calcio es un nutriente clave para el buen estado y funcionamiento de los huesos, pero no es lo único que necesitamos para tener un sistema óseo óptimo, también hay alimentos que facilitan su absorción.Y pese a que todos asociamos a los lácteos como la fuente principal de calcio, en 2003, la Asociación de Dietistas Americanos (ADA) en su informe “ADA position: Vegetarian Diets” aseguró que el calcio está presente en muchos alimentos de origen vegetal.Estos son algunas de las frutas y verduras que te ayudarán a tener huesos más fuertes y sanos.Champiñones: Los hongos y champiñones son una fuente rica de calcio, nutriente esencial en la formación y el fortalecimiento de los huesos. Según la OMS el incluir calcio en la dieta puede reducir tus probabilidades de desarrollar enfermedades como la osteoporosis y también puede calmar y reducir el dolor articular y la falta general de movilidad asociada con la degradación de los huesos. Espinacas: Las espinacas y las verduras de hoja verde en general, son ricas en calcio, pero también contienen vitamina K, lo cual es fundamental para una correcta absorción del calcio. Sin embargo es importante que sepas que las altas temperaturas afectan este mineral por lo que se aconseja comerlas crudas. Zanahorias: La vitamina A que contienen las zanahorias te ayudará a sintetizar y asimilar el calcio en tu organismo. También son fuente de minerales como el potasio, y aporta cantidades discretas de fósforo, magnesio, yodo y calcio.Fresas y kiwis: El consumo de vitamina C también facilita la asimilación de calcio en tu organismo. Entre las numerosas fuentes que hay de este micronutriente, destacan las fresas y los kiwis. Pero también los pimientos y los tomates.Los huesos se van descalcificando con el paso de los años, por eso debes fortalecerlos con la mejor alimentación no importa si sigues una dieta tradicional, vegana o vegetariana.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD