¿Sabías que estos ingredientes saludables en realidad engordan?
Dietas

¿Sabías que estos ingredientes saludables en realidad engordan?

Por Kiwilimón - Julio 2015
Lo bueno de la era de la información es que todos tenemos muchísimos datos en la palma de la mano. Lo malo es que mucho de lo que leemos y escuchamos es en realidad mentira. Pasa mucho con la comida, hay ocasiones en las que un ingrediente gana fama por ser muy natural o saludable cuando en realidad no es precisamente bueno para el cuerpo. Hoy rompemos algunos mitos y te decimos qué productos no te ayudan para nada con la dieta aunque creas que sí. Productos “light” o “sin grasa” Es verdad, hay muchos ingredientes que se venden bajo la bandera de ser muy light y así es, se les ha removido la mayoría de grasa. Lo malo es que cuando esto sucede esos productos saben mal o no tienen gusto, por lo que se les añade azúcares y saborizantes artificiales que acaban siendo malos para la salud. Los verdaderos productos light son naturales: las verduras y frutas, con estos bastan para que tengas para adelgazar o mantenerte saludable. Lasagna vegetariana

Jugo de frutas

Si vas con un nutriólogo lo más posible es que te diga que las frutas se comen, no se beben. Lo que pasa es que en su forma natural las frutas no sólo son azúcar, sino vitaminas y fibra. Cuando se hacen jugo y se le añaden conservadores pierde muchas de sus propiedades y en realidad son un golpe duro de pura azúcar. Lo mejor cuando tengas sed es agua natural, cuando se quiera fruta, es mejor en forma sólida. Té de especias

Bebida energéticas

Las bebidas energéticas se diseñaron para atletas, para personas que pierden minerales y azúcares al competir en un alto nivel. Si una persona que no hace mucho ejercicio las bebe constantemente puede ser muy dañino pues te llenan de sales y diversos minerales que tu cuerpo no necesita de sobra y esto puede causar piedras renales entre otras complicaciones. Salmón al horno con vegetales

Néctar de agave

Por años se ha tratado de encontrar un sustituto convincente para el azúcar y uno de los ingredientes más vendidos con este propósito ha sido el néctar de agave. El problema es que el nivel de fructosa que tiene este ingrediente es por lo menos 20% mayor al del azúcar normal y esto es grave para el organismo. Es mejor un poco de azúcar morena que incluir jarabes en tus platillos o bebidas. Panqué de plátano y miel

 Frutos secos

Claro, contienen mucha fibra y son muy ricos, pero lo que no te dicen es que para que duren más tiempo se les incluye azúcar y sulfuro. Como la fruta ha sido deshidratada contiene hasta tres veces las calorías por gramo que su versión fresca y esto se traduce en mucho más daño a tu organismo. Lo mejor es comerlas sin exceso y si se puede escoger en vez, fruta fresca. Yogurt con fruta  
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿Te metiste a varios intercambios y todavía no sabes qué regalar? Deja de sufrir buscando el regalo ideal. Te aseguramos que con estas ideas quedarás muy bien, sin tener que acabar con tu aguinaldo. Spa en casa Este es un regalo que nunca falla. A todas las personas nos gusta consentirnos, pero muchas veces dejamos de lado estas compras para atender otros gastos. Coloca en una caja sales de baño, lociones, exfoliantes y jabones, y ciérrala con un listón de seda. Café o té Obviamente no estamos hablando del café soluble que compras en el súper ni del té que viene en bolsitas. Haz mezclas especiales de granos, combina varios tipos de tés para crear una infusión diferente. Cualquier amante del café o del té sabrá apreciar un detalle como este. Postres Si de plano no tienes ni idea de qué regalar, vete a lo seguro: regala postres. Eso sí, no se te ocurra dar un panqué o unas galletas simples, piensa en postres más especiales. Por ejemplo, unos bocados de pasta filo rellenos de pistache para los que adoran la comida la árabe. Deja volar tu imaginación. Especias Aunque la sal y la pimienta son muy útiles, este regalo es un poco más original. Arma un kit de especias comprando diferentes tipos de sal (marina, del Himalaya, ahumada, etc.), vainas de vainilla, un poco de azafrán, cúrcuma, anís estrellado… Sin duda, será un regalo muy especial. Botella Cuando conoces bastante a la persona, puedes regalarle una botella de su vino favorito. Si quieres lucirte aún más, puedes acompañar la botella con un queso o mermelada que maride bien con el vino. Aléjate de los calcetines y los vales de regalo. Esta Navidad da un presente que sea verdaderamente especial. Recetas de postres para regalar en Navidad: Nueces garapiñadas tradicionales Cerezas cubiertas con chocolate Galletas de besitos de nuez Pastel de chocolate con piñas de almendras
No dejes que la etiqueta de un vino te intimide. Ahora te explicaremos cómo elegir un vino, para que al entrar a una licorería o al caminar por el pasillo de vinos en el súper mercado no te sientas con estrés con tantas opciones. Entre los nombres de los vinos, los tipos de uva y, por supuesto, los precios puede ser difícil tomar una decisión. Pero, no te preocupes, no necesitas ser un sommelier experimentado para escoger una botella. Aquí te decimos cómo puedes elegir un buen vino:Identifica los principales tipos de vino. Lo primero que debes saber es que hay cuatro tipos de vinos: tinto, blanco, rosado y espumoso. Dentro de estas categorías hay más clasificaciones, dependiendo del grado de azúcar, taninos o edad del vino. Si no estás muy familiarizado con las variedades del vino, tal vez el factor que más te interese saber es el nivel de azúcar que contiene. Para saber qué tan dulce es un vino fíjate en la etiqueta: seco, semiseco, abocado, semidulce y dulce.Considera el objetivo de la botella. Obviamente no es lo mismo comprar un vino para preparar un platillo que para brindar. Los vinos de cocina suelen ser mucho más económicos y no requieren mucha complejidad en cuerpo o sabor. Para mezclar o preparar bebidas como el clericot, tampoco se necesita una botella muy sofisticada. Un Cabernet es más que suficiente. Pero si estás pensando en comprar una botella para un evento especial, vale la pena que inviertas en un vino gran reserva (añejado) o un espumoso. Toma en cuenta la comida de la reunión. La manera más sencilla de maridar los alimentos con el vino es mediante las similitudes de sabor. Por ejemplo, los platillos ácidos van mejor con vinos con toques ácidos, mientras que los platillos o las preparaciones dulces (por ejemplo, un pastel de chocolate relleno de crema pastelera se acompañan con vinos dulces. En cuanto a los ingredientes principales de la comida puedes guiarte por la ley de toda la vida: las carnes rojas se sirven con vino tinto, y las carneas blancas, con vino blanco.Recuerda que el precio es solo orientativo. Un vino barato no es necesariamente malo, y un vino caro tampoco es garantía de que sea la mejor elección para tu comida. Por lo general, las botellas de origen chileno o argentino suelen ser de las más económicas, mientras que las que vienen de Europa (Francia o Italia, sobre todo) tienen mayores precios. No te dejes llevar por el precio de la botella y anímate a probar nuevas opciones. Recuerda que hay vinos mexicanos del Valle de Guadalupe (Baja California) y del Valle de Parras (Coahuila) de muy buena calidad que seguramente se encuentran dentro de tu presupuesto.Déjate llevar por tus gustos. No te preocupes si no logras distinguir el retrogusto al probar un vino. Lo importante es que disfrutes cada copa. Para orientarte al momento de elegir el vino que más se ajuste a tus gustos, puedes tomar en cuenta esto:Vinos blancosChardonnay: afrutado, pero seco.Riesling: muy dulce, con intenso sabor a frutas. Más ligero que el Chardonnay.Sauvignon blanc: seco y ácido con sabores tanto herbales como afrutados.Vinos tintosCabernet Sauvignon: vino con mucho cuerpo con notas herbales.Merlot: afrutado, muy suave, con menos taninos que el Cabernet.Pinot noir: delicado y fresco, con aromas afrutados.Sigue estos pasos para elegir la botella y disfruta tu vino. ¡Salud!
Todos los años esperamos con ansias las posadas, pero ¿sabemos en realidad por qué las celebramos? Esta es la historia del origen de las posadas. Como la gran mayoría de las tradiciones mexicanas, la historia de las posadas se remonta a la época prehispánica. Antes de la Conquista española, los indígenas celebraban en diciembre fiestas en honor a su dios Huitzilopochtli. Las festividades, que duraban varias semanas, cerraban con reuniones simultáneas por todas las casas en las que se daban alimentos a los invitados. Casualmente estas fiestas coincidían con las celebraciones católicas de los españoles, por lo que estos las aprovecharon para evangelizar a los pueblos indígenas. Después de varios años de la Conquista, en 1587, el fray Diego de Soria obtuvo un permiso del papa para comenzar a celebrar las misas de aguinaldo. Con esto lo que buscaba el sacerdote era sustituir las fiestas en honor a Huitzilopochtli para que los indígenas comenzaran a celebrar la Navidad. Las misas de aguinaldo se llevaban a cabo del 16 al 24 de diciembre y eran una mezcla de misas con representaciones de los pasajes de la biblia. La intención de esto era evangelizar a los indígenas y mostrarles todo lo que habían tenido que pasar María y José antes del nacimiento de Jesús. En un principio las misas se organizaban dentro de la iglesia. Aprovechando la amplitud de los espacios del templo, los agustinos – quienes fueron los primeros en organizarlas – celebraron las primeras misas de aguinaldo dentro del convento de Acolman. Tanto españoles y criollos como indios asistían a estos eventos en los que al finalizar el rito religioso se repartían regalos y comida. Con los años se fueron incorporando más elementos a las fiestas (piñatas, cánticos, velas, dulces) y estas lograron mayor popularidad. Las personas comenzaron a celebrar lo que se conocía originalmente como las misas de aguinaldo en sus casas y barrios, hasta convertirse en lo que hoy conocemos como posadas. El significado de las posadas podría haber cambiado, pero no hay duda de que siguen siendo una de las fiestas más esperadas en México. ¿Tú ya organizaste tu posada? Estas recetas son perfectas para una posada: Pastel de tamal con carne adobada Tamales oaxaqueños de mole Chocolate caliente mexicano Sidra de manzana y canela   Fuentes: http://www.milenio.com/opinion/dr-sergio-antonio-corona-paez/cronica-de-torreon/origen-de-las-posadas-navidenas https://www.ngenespanol.com/travel/origen-de-las-posadas-en-mexico/  
Como dice el famoso proverbio francés: “la salsa vale más que el pescado”. En otras palabras, una buena salsa puede levantar hasta el más sencillo de los platillos. Conoce las salsas básicas que debes aprender a preparar para lucirte todos los días en la cocina.   Mayonesa casera Por supuesto que no podía faltar en esta lista la mayonesa. Ya sea que la uses para preparar un sencillo sándwich casero o una exquisita ensalada rusa, la mayonesa es siempre un ingrediente esencial. Como algunas recetas llevan ostiones y tienen un sabor fuerte, puedes cambiarlos por hierbas aromáticas. Lo mejor es que puedes hacerla de forma tradicional, batiendo con el globo o más rápido, usando tu licuadora. Salsa pomodoro Este es un gran ejemplo de cómo una salsa puede mejorar cualquier preparación. Úsala en pastas, carnes o pollo; combina con todo. Es una salsa a base de jitomate, ajo, cebolla y algunos ingredientes extra que dan mucho sabor. Aunque originalmente para prepararla debes picar los alimentos, te sugerimos usar la licuadora para ahorrar tiempo al cocinar. Salsa de tamarindo casera Cuando ya no tienes más ideas o solo te queda un filete de carne en el refrigerador, esta salsa de tamarindo puede sacarte del apuro. Recuerda que puedes refrigerarla y recalentarla, o simplemente, servirla fría. Salsa ranchera roja Claro que una salsa picante es básica, sobre todo en la cocina mexicana. Y qué mejor opción que una deliciosa salsa ranchera roja. Para darle ese toque especial a tus platillos solo necesitas 6 ingredientes, tu licuadora y menos de 15 minutos. Aderezo ranch Este aderezo lo puedes usar para acompañar una enorme cantidad de platillos, como alitas, costillitas BBQ o ensaladas. O sea que no puede faltar en tu cocina. Dependiendo del tipo de consistencia que prefieras, puedes picar los ingredientes a mano, o mejor, licuarlos todo para que quede una mezcla más homogénea. Mantequilla de maní casera Aunque no es precisamente una salsa, la mantequilla de maní puede servirte para preparar gran variedad de platillos de la cocina oriental y también para dar el sabor de cacahuate a muchos postres. Sigue esta receta para tener en tu cocina una mantequilla de cacahuate libre de conservadores y otros químicos.   Ahora que ya sabes que lo único que necesitas para preparar platillos espectaculares es una buena salsa, usa estas recetas y deja volar tu imaginación. Cuéntanos, ¿con qué ingredientes te gustaría combinar estas salsas?
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD