Seis semillas para tu dieta que deberías incluir
Dietas

Seis semillas para tu dieta que deberías incluir

Por Kiwilimón - December 2017
Muchísimo antes de que existieran los multivitamínicos la tierra ya tenía algo similar. Parecidas en tamaño pero de origen natural, las semillas y las nueces contienen muchísimas vitaminas y minerales. Por su origen son más fáciles de digerir y justamente porque son pequeñitas, son fáciles de agregar a cualquier  receta: espolvoreadas en una ensalada, licuadas en un smoothie o dentro de la próxima receta de panqué que hagas. Si estás buscando añadir más proteína, fibra o minerales en tu alimentación, no dejes pasar la oportunidad de añadir cualquiera de estas semillas en tu próxima comida.
Chía:  Además de ser una extraordinaria fuente de fibra, contiene ácidos grasos omega 3, que te ayudan a cuidar tu corazón.  Por su pequeñísimo tamaño y su sabor, la puedes añadir a todo: yogurt, ensaladas, sopas, masa de hot cakes... las posibilidades son ilimitadas.
Coco: sabemos que no es una nuez, ni una semilla sino el fruto de una palmera, sin embargo tiene tantas propiedades saludables que debíamos incluirla en la lista. No importa si consumes la carne, el agua o como aceite, el coco es una extraordinaria fuente de fibra, vitaminas, minerales y aminoácidos. Además, es una buena fuente calcio, potasio y magnesio, además de electrolitos por lo que su consumo antes y después de hacer ejercicio es muy recomendable.
Hemp: Conocida en español como cáñamo, esta semilla proporciona 3 gramos de proteína por cucharada. Así que si eres vegetariano o quieres aumentar tu consumo de proteína al día, son un extraordinario ingrediente para tu próximo platillo. Las puedes añadir a alimentos salados y dulces pues su sabor es muy similar a las semillas de girasol.
Soya: Contiene calcio, hierro y vitamina b12, por lo que te ayuda a mantener huesos y dientes sanos. La forma más sencilla de incorporarla a tu dieta es en forma de bebida como lo es Ades, bebida de soya. Ades es una buena fuente de proteína pues contiene alrededor de 7 gramos de proteína por taza. La puedes tomar en el café, con tu cereal favorito, para preparar licuados y para sustituir la leche de vaca en todas tus recetas Además, al ser de soya no contiene lactosa ni colesterol por lo que es un alimento apropiado para todos en la familia.
Calabaza: Contienen hierro, magnesio. Las puedes tostar y añadir a tus ensaladas para dar un toque crunchy. Molidas sirven para empanizar pollo o pescado.
Almendras: las almendras son nueces que contienen grasas que son beneficiosas para el cuerpo, fibra, proteína, magnesio y vitamina E. Incluirlas en tu dieta ayuda a disminuir los niveles de azúcar en sangre, a reducir la presión sanguínea y los niveles de colesterol. Además, te ayudan a mantener un estado de saciedad a lo largo del día.
Incorpora más de estos poderosos ingredientes en tu dieta con estas ideas:  
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Amada por muchos, odiada por otros. No importa si eres fan o no de la capirotada, su papel fundamental en la gastronomía de la Cuaresma es innegable. Aunque hoy en día existen muchas versiones de esta receta tradicional, la base de todas es la misma: capas de pan remojado en una especie de almíbar, acompañado de frutos secos o algún otro tipo de ingrediente dulce. Te invitamos a conocer más acerca de la historia de este típico postre para comprender por qué cada año tu mamá prepara capirotada en esta época.Sus origénes europeosLa capirotada como la conocemos hoy en día es muy diferente a las primeras versiones que se cocinaron. Se cree que el primer antecedente de la capirotada se remonta a la época de los romanos, con una pequeña diferencia: era un platillo salado. Los trozos de pan se bañaban en agua con vinagre, y entre las capas se agregaban pepinos, vísceras de pollo, queso y alcaparras. Tiempo después los españoles integraron a su cocina un platillo similar llamado “almondrote”. Para su preparación era necesario remojar el pan en caldo de algún tipo de carne y entre las capas se colocaban trozos de carne. La introducción a AméricaCon la llegada de los españoles a América, la gastronomía del Nuevo Continente se enriqueció gracias a los ingredientes y recetas que introdujeron los europeos. Uno de los platillos que se incorporó a la gastronomía nacional fuera la capirotada en sus dos versiones (francesa, que lleva carne, y la clásica, solamente pan). Algunas personas consideran que la preparación de capirotada sin carne se popularizó debido a la escasez de ciertos alimentos, mientras que otros creen que la versión más reciente responde más a los simbolismos religiosos de los ingredientes. El uso de pan viejo hace alusión a la austeridad propia de la Cuaresma, la miel de piloncillo a la sangre de Cristo, el queso a la manta que cubrió su cuerpo, etc.La capirotada en la actualidadDesafortunadamente, la capirotada es un platillo que ha perdido mucha presencia en los últimos años. Mientras que en los años 60 era fácil encontrarla en restaurantes y fondas, hoy es prácticamente imposible disfrutar este postre en Cuaresma. El paso de los años también ha influido en la preparación de la capirotada. En la actualidad existen muchas versiones de acuerdo a la región del país. Grageas, plátanos, cacahuates y pasas son algunos de los ingredientes que pueden estar presentes en este postre. Cuéntanos, ¿en tu casa cómo preparan la capirotada?Si aún no sabes cómo prepararla, te compartimos algunas recetas para que la disfrutes en esta Cuaresma:Capirotada de Tres LechesCapirotada para CuaresmaCapirotada FácilCapirotada con Amaranto
El cocinar nuestros propios alimentos durante la semana no solo nos da un beneficio financiero, también controlamos lo que comemos (¡adiós, garnachas de la esquina!) y es una excelente forma de quitarse el estrés. Sin embargo, sabemos que el andar corriendo siempre, los pendientes del trabajo, las tareas de la casa y la falta de organización pueden hacer que meternos a la cocina sea casi imposible. A continuación, te presentamos algunas ideas para que puedas organizar mejor tu tiempo para que logres cocinar entre semana:Haz el menú de toda la semana.Para facilitarte la tarea de elegir qué cocinar, haz una lista que incluya varios platillos que tengan más o menos los mismos ingredientes. De esta manera puedes hacer tus menús con anticipación combinando alimentos que tienes en tu cocina y teniendo un menú balanceado y a tu gusto.Sopa de fideo y frijolEnfrijoladas rellenas de rajas Planea tus idas al súper.Con base en tu menú semanal, haz tu lista del súper y planea todo lo que puedes necesitar para tus diferentes comidas. Recuerda que hay algunos alimentos, como pastas, granos, salsas y congelados, que puedes comprarlos con anticipación y tenerlos sin problema en tu cocina por varias semanas. Croquetas de papa rellenas de queso con tocinoPapa al horno con champiñonesTen en cuenta un plan B.Si consideras cocinar al día, piensa en menús rápidos y alternativos que puedas hacer en caso de que se te presente algún imprevisto. El atún enlatado, el arroz precocido y las verduras congeladas, entre otros, son ingredientes muy versátiles que pueden servirte para preparar gran cantidad de platillos saludables en poco tiempo. Aguacates rellenos de coctel de camarónDiseña un programa para tu cocina.Si vas a cocinar toda la comida de la semana, inicia haciendo un plan de acción. Primero analiza los tiempos de cocción de cada comida y su preparación para poder realizar varios pasos a la vez. De igual forma, procura tener todo listo una noche antes: cortar, pelar, descongelar, etc. Cualquier paso que puedas adelantar te ahorrará muchísimo tiempo mientras cocinas. Espagueti con salchicha en salsa de jitomateDedica un solo día para hacer grandes cantidades.El congelador y los contenedores pueden ser tus mejores aliados a la hora de ahorrar tiempo. Dedica un día a cocinar grandes cantidades de pasta, carne, pollo, salsas, caldo de pollo, entre otros alimentos base de tus comidas más frecuentes; separa en porciones y congélalos. Así, cuando empieces a planear el menú semanal, bastará con revisar el congelador y ver qué platillos puedes tener disponibles rápidamente.Pollo en salsa de piña con aguacateEl secreto para organizarte a la hora de cocinar tu comida de la semana es pensar por adelantado y comprar inteligentemente. Cuéntanos, ¿cómo sueles organizar tus comidas de la semana? Compártenos tus tips en los comentarios.
Una de las principales preocupaciones de una mujer embarazada es, sin duda, el bienestar de su pequeño. En los nueve meses de gestación la futura madre está constantemente preguntándose si lo que come, bebe o hace puede afectar de alguna manera la salud del bebé.Si bien es cierto que la mujer debe vigilar lo que come para evitar futuros problemas de salud, como diabetes gestacional o preclamsia, hay ciertas recomendaciones que son simplemente erróneas. Descubre los mitos y verdades más comunes en torno a la alimentación en el embarazo.No puedes comer pescado.Mucho se ha hablado sobre la presencia de mercurio en el pescado y sus efectos negativos durante el embarazo y la lactancia. Precisamente este prejuicio ha llevado a que muchas embarazadas eviten del todo cualquier tipo de platillo que incluya pescado, sin embargo, hay que recordar que no todas las variedades de pescado tienen los mismos niveles de mercurio.  Incluir pescado en tu dieta ayuda a aumentar los niveles de omega 3 y vitamina D en tu organismo. El consumo de alcohol está prohibido.Algunos estudios han demostrado que el consumo moderado de alcohol no es dañino para el bebé. Incluso puede llegar a ser benéfico. Beber un vasito de vino a la semana puede mejorar la circulación sanguínea, tanto de la mamá como del bebé. Sin embargo, es muy importante recalcar que no es una obligación beber alcohol y, que, si decides hacerlo, debes limitarte a unos cuantos mililitros a la semana. De lo contrario, puedes poner en riesgo la salud del bebé.Debes dejar de beber té y café.La cafeína es un estimulante y un diurético. Por un lado, su consumo hace que presión sanguínea y el ritmo cardiaco aumenten, lo cual no es muy recomendable durante el embarazo. Por otro lado, el efecto diurético puede empeorar las ganas de orinar que ya de por sí son bastantes. En cuanto a los tés debes fijarte muy bien qué contienen antes de beberlos. Aunque sean bebidas de origen natural y parezcan inofensivas, existen algunos tés que tienen efectos abortivos. Consulta con tu médico antes de incluir tés en tu dieta.Los quesos pueden hacerle daño al bebé.Aunque los lácteos elaborados con leche pasteurizada con considerados seguros, hay que tener mucho cuidado con aquellos productos que están hechos a base de leche fresca. Ciertos quesos, como el de cabra, generalmente no son sometidos a procesos de pasteurización, por lo que pueden contener bacterias que son muy peligrosas para el feto. No te arriesgues y mejor limítate a consumir solo lácteos pasteurizados.No debes comer huevo durante el embarazo.Ciertos alimentos incluyen huevo crudo en su preparación. La mayonesa, ciertas salsas, algunos postres y helados suelen estar hechos a base de claras y yemas crudas. Para evitar el desarrollo de algún tipo de infección que pueda afectar a tu bebé lo mejor es evitar estos alimentos y consumir únicamente huevo bien cocido. Así reducirás el riesgo de contraer salmonela. Las fresas son peligrosas en el periodo de gestación.  En realidad, las fresas por sí mismas no son peligrosas, el problema surge cuando no se lavan y desinfectan bien. A reserva de lo que te indique tu médico, puedes comer cualquier fruta durante el embarazo siempre y cuando la hayas lavado y desinfectado bien.Recuerda que antes de que hagas algún cambio en tu alimentación es muy importante que lo consultes con tu médico. Existen afecciones muy específicas y cada caso es diferente, por lo que es necesario que cuentes con la supervisión y aprobación de tu médico cuando decidas incluir algún tipo de alimento durante el embarazo.
Dinos qué guardas en tu horno y te diremos qué tan buen cocinero eres. Si el horno de tu cocina está limpio y tiene algunos refractarios, eso significa que te gusta lucirte con tus recetas. Pero, si se parece más a una bodega de ollas viejas y tupers sin tapa, definitivamente tienes mucho por aprender.Aunque hornear es algo desafiante para muchos, esta actividad puede ser realmente sencilla y divertida. No dejes que la falta de tiempo o de experiencia ahuyente tus ganas de usar el horno. Sigue estos tips para aprender a hornear en menos de lo que esponja un pastel.Empieza con algo sencillo: Si nunca has usado el horno por tu cuenta, no intentes hacer una receta súper complicada. Mejor elige un platillo con pocos pasos y una preparación muy básica. Podrías hasta pensar en alguna receta fácil con poco tiempo de cocción, para asegurarte de estar pendiente y además, adquieras práctica. Además, así será más difícil que cometas un error.Ten pacienciaEsto es básico al momento de hornear. Necesitas paciencia para precalentar el horno y que alcance la temperatura ideal, para dejar que tus platillos estén listos sin abrir la puerta cada cinco minutos y, obviamente, para aprender de las equivocaciones. Compra los utensilios básicosNo tienes que llenar tu cocina con batidoras industriales y cuchillos profesionales, pero sí hay algunos utensilios que vas a necesitar. Espátulas, refractarios antiadherentes, tazas medidoras, báscula, termómetro y unos bowls grandes para mezclar son suficientes. Ordena todo antes de comenzarLo ideal es que antes de empezar a cocinar leas con cuidado la receta y acomodes los ingredientes y los utensilios que necesitarás. Aunque esto parezca un poquito exagerado, cuando estás horneando es muy importante que respetes los tiempos. Créenos, si te tardas cinco minutos en encontrar los trapos para sacar el pastel, las cosas pueden ponerse feas.Sigue todas las instruccionesNo es necedad del autor del recetario poner medidas o temperaturas exactas. Para que el horneado quede perfecto debes seguir al pie de la letra las instrucciones. Esto incluye el orden en que mezclas los ingredientes, la temperatura, las cantidades y, obviamente, la consistencia (a punto de nieve, crema, uniforme, líquida, con aire, etc.).Prepárate para desmoldar o reservarNo subestimes la importancia de invertir unos minutos en el molde que usarás. Cuando no lo engrasas o enharinas bien, es muy probable que el pastel termine desmoronándose o quemándose en algunas partes. Para evitar estas catástrofes lo más fácil es que untes mantequilla y después cubras el molde con papel antiadherente. ¡Anímate a prender el horno! Con estos tips y las recetas de Kiwilimón hornear será tu nueva actividad favorita. Panqué de Plátano con Betún de chocolate blancoPastel de Pan de EloteCheesecake con FlanRosca de Frutos Secos sin Glutenhttps://www.kiwilimon.com/receta/postres/rosca-de-frutos-secos-sin-gluten
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD