¿Te encanta comer chocolates pero le temes a tantas calorías?
Dietas

¿Te encanta comer chocolates pero le temes a tantas calorías?

Por Kiwilimón - Septiembre 2012
Tip aportado por: Mariana Ruiz Morales ¿Te encanta comer chocolates pero le temes a tantas calorías? ¡Con Splenda no hay problema! Prueba esta deliciosa alternativa: Jarabe o Dulce de Chocolate Ingredientes:
  • - 1 lata de leche evaporada light (leche descremada)
  • - ½ taza de Splenda granulado
  • - ¼ taza de cocoa en polvo disuelta en dos cucharadas de agua
Procedimiento: Mezcla todos los ingredientes y coloca al fuego medio revolviendo constantemente. Al hervir, baja el fuego y sigue revolviendo  hasta tener la consistencia deseada bien sea para jarabe de chocolate (que puede acompañar un helado de yogurt light) o bien deja espesar un poco más para dulce de chocolate. Retira del fuego. Al enfriar, el dulce espesará aún más y puedes formar “bolitas” de chocolate con una cuchara. Un antojo delicioso y muy bajo en calorías.

Recetas con Splenda

Aquí te dejamos además algunas otras recetas recomendadas con Splenda para ti que gustas de consumir pocas calorías pero te encanta endulzar tus postres o bebidas. (recomendamos hagas click en el título de la receta para ver más detalles de preparación de la misma) Licuado Summer. Este verano refréscate con un delicioso licuado hecho con SPLENDA. Buñuelitos Splenda. Ricos, sanos y deliciosos buñuelitos para tomar el café con tus amigas. Este platillo no contiene azúcar (sacarosa), bajo en contenido de calorías, sin colesterol, muy bajo en sodio. Galletas Fantasía. Diviértete cocinando con tus hijos y enséñales que cocinar puede ser sano y entretenido. Cupcakes de Zanahoria. Al igual que el pastel de zanahoria, estas mantecadas están llenas de sabor y nutrientes. Son ideales para la hora del té. Delicia Refrescante. No esperes más y prueba esta deliciosa bebida refrescante sin azúcar. Paletas Heladas Bicolor. Prepara ricas paletas heladas, son una forma muy divertida para que tus hijos consuman fruta. Prueba hacer diferentes combinaciones pensando siempre en un atractivo colorido.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Durante la niñez, la nutrición es parte fundamental para la salud y el desarrollo de las habilidades y capacidades motrices y mentales de las personas. Si nuestros hijos tienen la alimentación adecuada, pueden evitar enfermedades como el sobrepeso, caries, anemia y hasta algunas más severas, como diabetes infantil y hasta cáncer. Pero ¿cuál es la clave de una alimentación sana? Todo se trata del balance entre cantidad y la calidad de los alimentos. Es muy importante que los niños coman de todo, pero de manera moderada y equilibrada, y que se le dé prioridad a los alimentos más naturales y sanos, como verduras y frutas, además de que se eviten los azúcares y los alimentos procesados. El Plato del Bien Comer Una buena forma de asegurarnos de que los niños ¬¬(e incluso nosotros mismos) coman correctamente es el Plato del Bien Comer, una iniciativa de la Secretaría de Salud para ayudarte a entender cómo debe ser una correcta alimentación.¿Cómo funciona el plato del bien comer?El plato del bien comer representa los tres grupos de alimentos que debes incluir en tu dieta diaria y se divide de acuerdo con sus características nutrimentales. El verde representa frutas y verduras; el amarillo representa cereales y tubérculos, y el rojo, leguminosas y alimentos de origen animal.En la zona verde podemos agrupar alimentos que se deben consumir en mayor porción, ya que son nutritivos y tienen muchos beneficios para el bienestar. En este grupo se encuentran las frutas y verduras que tienen vitaminas, minerales y fibras. Se deben consumir unas 5 piezas diarias de frutas y verduras para cumplir con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.Los alimentos en la zona amarilla son los cereales y tubérculos, los cuales brindan la energía necesaria para poder realizar todas las actividades diarias. Se recomienda que la mayor parte del consumo de este grupo sean cereales integrales para aumentar la ingesta de fibra.Además, se recomienda combinar esta porción del plato con leguminosas, fuente de proteínas indispensables para la formación y reparación de los tejidos.Al final, la zona roja está formada por las carnes, los pescados, los lácteos, los huevos, que proporcionan proteínas de origen animal necesarias, y las leguminosas, a las cuales se recomienda darle preferencia a su consumo.Es importante que los niños coman alimentos de todos los grupos, ya que cada uno aporta algo necesario para el organismo, pero se debe hacer en las cantidades indicadas y combinando correctamente unos grupos con otros. Esta labor de alimentación balanceada no sólo se lleva a cabo desde casa. Existen fundaciones como Dibujando un mañana o asociaciones como Comer y Crecer, las cuales velan por el desarrollo de niños y jóvenes, su alimentación y su futuro, y a las cuales puedes apoyar con donativos aquí, para que su trabajo continúe.
Cuando se habla de comida chatarra, quizá te vienen a la mente ciertos platillos específicos, pero ¿sabes realmente lo que significa ese término?El término comida chatarra se usa para referirse a bebidas y alimentos bajos en nutrientes, es decir, que no aportan vitaminas, minerales o fibra y además tienen altos contenidos de calorías, grasas saturadas y azúcares añadidos.Con tu ayuda, podemos transformar la vida de niños y niñas. MIRA CÓMO LOGRARLO.Aunque aún no es posible obtener estimaciones generales sobre la proporción de personas que sufren una enfermedad relacionada con la mala alimentación, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala distintas causas de una dieta poco saludable, entre las cuales destacan tres: el alto consumo de sal, de grasas y bajo consumo de frutas y verduras.Frutas y verdurasAlrededor de 1.7 millones (2.8%) de las muertes en todo el mundo son atribuibles al bajo consumo de frutas y verduras; mientras que el consumo adecuado de frutas y verduras reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, cáncer de estómago y cáncer colorrectal. Existe evidencia de que ingerir altos niveles de alimentos con mucho contenido calórico, como los alimentos procesados ricos en grasas y azúcares, promueven la obesidad.SalLa recomendación de consumo de sal por persona al día es de 5 gramos, según la OMS, con el fin de prevenir enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, los datos de varios países indican que la mayoría de las poblaciones consumen mucha más sal de lo indicado.Una persona consume alrededor de 9 a 12 gramos de sal al día, por lo que se estima que si se reduce a los 5 gramos recomendados, causaría un impacto positivo importante en la presión arterial y las enfermedades cardiovasculares.GrasasEl alto consumo de grasas saturadas y ácidos grasos trans está relacionado con enfermedades del corazón. Pero si se reemplaza con aceites vegetales poliinsaturados se reduce el riesgo de enfermedad coronaria. También se ha demostrado que los ácidos grasos insaturados más altos de fuentes vegetales y los ácidos grasos poliinsaturados reducen el riesgo de diabetes tipo 2.Consecuencias de la comida chatarraLejos de nutrirnos, la comida chatarra puede tener consecuencias nada favorables:Puede generar problemas de memoria y aprendizaje.La comida chatarra carece de nutrientes esenciales, el riesgo de padecer depresión aumenta en un 58% si se come muy seguido.Las personas con una adicción a la comida chatarra pueden padecer problemas digestivos, como reflujo o síndrome de colon irritable.Aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares.Como los riñones son los encargados de filtrar las toxinas de la sangre, la ingesta de mucha comida chatarra tiene un efecto directo en su funcionamiento.La OMS señala que una dieta poco saludable es uno de los principales factores de riesgo para una variedad de enfermedades crónicas, que incluyen enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes y otras afecciones relacionadas con la obesidad. Las recomendaciones específicas para una dieta saludable incluyen comer más frutas, verduras, legumbres, nueces y granos; reducir la sal, el azúcar y las grasas. Por otra parte, también es aconsejable elegir grasas no saturadas, en lugar de grasas saturadas.Mejorar los hábitos alimenticios es un problema social, no sólo individual. Por lo tanto, exige un enfoque basado en la población, multisectorial, multidisciplinario y culturalmente relevante.Recuerda que, si tu alimentación está balanceada, no necesitas sacar por completo este tipo comida, sin embargo, es importante que no abuses de su consumo, que tus alimentos se mantengan variados y en tus platos siempre haya mucho color para que te nutras con lo que comes.Además, es de vital importancia cuidar que los niños aprendan a diferenciar la comida que les aporta nutrimentos y no sólo en casa. A nivel comunidad, puedes aportar al trabajo de fundaciones y asociaciones dedicadas a ayudar a niños de escasos recursos a tener una alimentación balanceada, como Dibujando un mañana o Comer y Crecer, y contribuir a que se desarrollen sanos y tengan un mejor futuro. Mira aquí cómo puedes ayudar.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD