Te explicamos por qué la dieta Dukan funciona tan bien
Dietas

Te explicamos por qué la dieta Dukan funciona tan bien

Por Kiwilimón - Enero 2018
  ¿Alguna vez te has preguntado por qué las “dietas milagrosas” suelen provocar un efecto de rebote casi siempre? Cuando los regímenes alimenticios son demasiado estrictos obligan al cuerpo a desacelerar el metabolismo, lo que provoca que alimentos que antes eran “inofensivos” se conviertan en verdaderas bombas de peso. Con el afán de buscar alternativas más saludables, nuestro equipo de Kiwilimón se dedicó a buscar (y probar) algunas dietas para comprobar su efectividad. Aquí les compartimos nuestra experiencia con la dieta Dukan:

1. Es una dieta que funciona poco a poco

A diferencia de las dietas milagrosas que prometen perder muchos kilos en poco tiempo, la dieta Dukan funciona de una manera un poco más lenta, pero constante.

2. Sus etapas son más fáciles de llevar

Ya que la dieta consta de 4 etapas, es más sencillo seguirla sin perder los ánimos. Lo mejor de todo es la variedad que impide que te aburras.

3. Con la dieta Dukan no pasas hambre

Al ser una dieta basada en alimentos proteicos, la sensación de saciedad es casi constante, por lo que no sientes antojos o ganas de picar entre comidas.
  1. Pierdes grasa, no tejido muscular.
Lo bueno de este tipo de regímenes es que al consumir alimentos con proteínas te aseguras de que tus músculos se mantendrán y solo perderás grasa.
  1. Tu alimentación se adapta paulatinamente para evitar el rebote.
El objetivo de las fases es perder peso, pero además estabilizarlo y mantenerlo. Si no quieres vivir eternamente a dieta, debes probar la alternativa Dukan. Además de seguir las etapas de la dieta Dukan es importante que hagas ejercicio por lo menos 30 minutos al día para que veas resultados más rápidamente. ¿Te animas a probarla? Con estas recetas llenas de proteína puedes comenzar la primera etapa:    
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El tofu, ese famoso ingrediente de la tailandesa, es también uno de los alimentos más saludables de origen vegetal que podemos agregar a nuestra dieta. El tofu es una excelente fuente de proteínas, aminoácidos y minerales que debes probar. Por eso, te invitamos a conocer a profundidad las propiedades del tofu. ¿Qué es el tofu? El tofu proviene de remojar, moler y filtrar granos de soya para después presionarlo y dejarlos cuajar, muy parecido al proceso de hacer queso de leche animal. Supuestamente el tofu se originó hace 2 mil años en China, cuando un cocinero echó a perder la leche de soya al agregar accidentalmente algas, dando como resultado este nutritivo y delicioso alimento que cada vez se hace más popular. ¿Cuáles son las propiedades del tofu? Además de contener gran cantidad de proteínas, del 10 al 20%, según su firmeza, el tofu también es una gran fuente de hierro y calcio, además de manganeso, selenio y fósforo. De igual manera podemos encontrar en él magnesio, cobre, zinc y vitamina B1. Beneficios del tofu El tofu, derivado de la soya, contiene lecitina, una grasa buena que ayuda a controlar el colesterol y además ayuda a fortalecer los nervios. A la protección del corazón contribuyen también su riqueza en fibra, ácidos grasos insaturados y las isoflavonas. De hecho, las isoflavonas funcionan como estrógenos vegetales y pueden llegar a modular el estado hormonal del organismo en las mujeres, ayudando a prevenir algunos síntomas de la menopausia como sofocos, calambres y cambios de humor. De igual manera, el tofu posee fitoestrógenos que ayudan a prevenir la osteoporosis. Otro de los beneficios del tofu es que ayuda a mantener los niveles de glucosa estables. ¿No tienes ganas de probar un poco de tofu?
Lavar las verduras puede parecer una tarea sencilla y sin muchas complicaciones, pero limpiar adecuadamente algunas de las más complicadas es algo que nos lleva a buscar cómo lavar el brócoli para no enfermarnos.Hay muchas formas en las que las verduras pueden contaminarse, pues conforme crecen, entran en contacto con animales, suelo, agua y trabajadores agrícolas, todos los cuales pueden introducir sustancias nocivas. Además, una vez que se cosechan las verduras, pasan por varios pares de manos (a medida que se empacan, envían, compran, preparan y almacenan), lo cual también tiene el potencial de contaminar los alimentos con bacterias y gérmenes dañinos.A pesar de que muchas verduras se pueden lavar con agua fría y no es necesario usar jabones ni detergentes, hay algunas que requieren especial atención a la hora de limpiarlas, como el brócoli, por ejemplo.Cómo lavar el brócoliComo primer paso para antes de lavar brócoli (o cualquier otra verdura), lava primero tus manos con agua y jabón, antes y después de preparar verduras frescas, en general, así evitarás contaminarlas tú mismo.Otra recomendación útil es que no laves el brócoli hasta justo antes de prepararlo. Cuando estés listo para usarlos, entonces recorta la parte dura del tallo aproximadamente a dos centímetros de la parte inferior y enjuágalo con agua corriente fría. El brócoli, como la coliflor, tiene muchos lugares donde los gérmenes pueden esconderse, así que para asegurarte de eliminarlos por completo, remójalo después de enjuagarlo en un recipiente con agua fría durante dos minutos y posteriormente, enjuaga bajo el chorro de agua fría nuevamente.También puedes remojar el brócoli en una mezcla de 4 partes de agua por 1 de vinagre blanco por 20 minutos, para después enjuagarlo bajo el chorro de agua, de esta manera, puedes reducir los residuos de pesticidas en las verduras.Aunque parece complicado, lavar el brócoli correctamente tampoco tiene mucha ciencia, pero es importante que lo hagas, para evitar bacterias y gérmenes en tus comidas.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD