Te explicamos por qué la dieta Dukan funciona tan bien
Dietas

Te explicamos por qué la dieta Dukan funciona tan bien

Por Kiwilimón - Enero 2018
  ¿Alguna vez te has preguntado por qué las “dietas milagrosas” suelen provocar un efecto de rebote casi siempre? Cuando los regímenes alimenticios son demasiado estrictos obligan al cuerpo a desacelerar el metabolismo, lo que provoca que alimentos que antes eran “inofensivos” se conviertan en verdaderas bombas de peso. Con el afán de buscar alternativas más saludables, nuestro equipo de Kiwilimón se dedicó a buscar (y probar) algunas dietas para comprobar su efectividad. Aquí les compartimos nuestra experiencia con la dieta Dukan:

1. Es una dieta que funciona poco a poco

A diferencia de las dietas milagrosas que prometen perder muchos kilos en poco tiempo, la dieta Dukan funciona de una manera un poco más lenta, pero constante.

2. Sus etapas son más fáciles de llevar

Ya que la dieta consta de 4 etapas, es más sencillo seguirla sin perder los ánimos. Lo mejor de todo es la variedad que impide que te aburras.

3. Con la dieta Dukan no pasas hambre

Al ser una dieta basada en alimentos proteicos, la sensación de saciedad es casi constante, por lo que no sientes antojos o ganas de picar entre comidas.
  1. Pierdes grasa, no tejido muscular.
Lo bueno de este tipo de regímenes es que al consumir alimentos con proteínas te aseguras de que tus músculos se mantendrán y solo perderás grasa.
  1. Tu alimentación se adapta paulatinamente para evitar el rebote.
El objetivo de las fases es perder peso, pero además estabilizarlo y mantenerlo. Si no quieres vivir eternamente a dieta, debes probar la alternativa Dukan. Además de seguir las etapas de la dieta Dukan es importante que hagas ejercicio por lo menos 30 minutos al día para que veas resultados más rápidamente. ¿Te animas a probarla? Con estas recetas llenas de proteína puedes comenzar la primera etapa:    
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Cuando vas a una fiesta, ¿qué es más importante: la comida o la decoración? ¡La comida, por supuesto! Entonces, ¿qué haces perdiendo tiempo cortando el papel picado? Si quieres que tu altar de muertos sea un éxito, mejor dedícate a preparar estos ricos platillos. Te aseguramos que vivos y muertos los disfrutarán. Tamales Este un platillo que nunca falla. Lúcete con un altar de muertos acompañado de varios tipos de tamales. No te olvides de incluir los favoritos de la persona a quien le dedicas el altar. Tamales rojos   Café de olla Acompaña los alimentos con una bebida mexicana muy sabrosa. Aunque la receta tradicional requiere un poquito más de tiempo, aquí te compartimos una versión más sencilla para ahorrarte unos minutos en la cocina. Café de olla práctico   Pan de muerto Obviamente ningún altar está completo sin un buen pan de muerto. No te dejes llevar por la practicidad de las versiones que venden en las tiendas y mejor prepara un rico pan de muerto en casa. Con esta receta puedes hacerlo en menos de 2 horas. Pan de muerto fácil   Arroz con leche Cuando se trata de preparar un postre sencillo que a todos les guste sin duda la mejor elección es el arroz con leche. Aunque puedes cocinarlo en media hora te sugerimos hacerlo con anticipación, ya que sabe más rico cuando ha reposado. Arroz con leche   Frijoles charros Sin duda los frijoles charros son uno de los platillos más típicos de México, por lo que no pueden faltar en un altar de muertos. Agrega un poco de chile jalapeño a la mezcla para darle un toque picosito. Frijoles charros con chorizo   Flautas A diferencia de los tacos, cuya tortilla puede ablandarse, las flautas aguantan más tiempo. Sírvelas en el altar de manera sencilla o prepáralas con algo de verdura y un poco de salsa. Flautas de papa con chorizo   Calabaza en tacha Junto con el copal y el cempasúchil, el aroma de la calabaza en tacha es uno de los más característicos del Día de Muertos. Prepárala con días de anticipación para que toda tu casa se impregne del delicioso olor de la calabaza y el piloncillo. Dulce de calabaza   Menudo Menudo o pancita, como quieras llamarle, es un platillo delicioso y además es ideal para los días frescos alrededor de estas fiestas. Consiente a tus invitados con un plato caliente de esta exquisitez típicamente mexicana. Menudo casero   Todos tenemos tradiciones familiares para el Día de Muertos. Cuéntanos, ¿qué platillos suelen preparar en tu hogar para estas fechas?
Llevar una dieta saludable no implica necesariamente hacer sacrificios. Si sabes elegir bien, puedes consumir alimentos ricos y llenos de sabor. Sigue estas recomendaciones para comer delicioso sin descuidar tu figura: Escoge bien el método de cocción. Los alimentos que absorben poco aceite al freírse, como una pechuga de pollo, aumentan 50% su aporte calórico. Si empanizas esa misma pechuga y la fríes, las calorías aumentan 128%. La lección es: elige siempre métodos de cocción, como al vapor o a la plancha, que no agreguen calorías extras a tus platillos. Consume grasas buenas. No todas las grasas son malas, solo hay que aprender a elegir las mejores para tu organismo. Por ejemplo, el aguacate aporta 77% de grasas, pero al ser principalmente aceite oleico, este es benéfico para tu salud. Aprovecha las propiedades de estos alimentos para preparar recetas ricas sin descuidar tu figura. Aquí te contamos cómo puedes preparar postres más saludables. Elige los mejores acompañamientos. Muchas veces el problema no está en los platillos que elegimos sino en los que los acompañan. Uno de los casos más comunes es el de las papas fritas. Una porción de 130 g de papas a la francesa tiene aproximadamente 427 calorías. La próxima vez que pidas una hamburguesa, acompáñala con una ensalada. No olvides las bebidas. Uno de los peores errores que solemos cometer al momento de cuidar nuestra alimentación es solo contar las calorías de lo que comemos y no de lo que tomamos. Un vaso de vino y un latte mediano agregan cada uno 175 calorías a lo que estás comiendo. En caso de que quieras comer una pasta, un pastel de chocolate o algo más calórico combínalo con una bebida ligera, como puede ser un agua mineral o un té. Sustituye para aligerar los alimentos. Existen algunos trucos que puedes aplicar al momento de cocinar para hacer los alimentos más saludables, sin afectar su sabor. Las recetas que incluyen lácteos son ideales para ahorrarte calorías. En lugar de usar leche de vaca, cámbiala por leche de almendras sin endulzar. La primera aporta 150 calorías, mientras que la segunda solo suma 40 calorías. ¿Tienes algún otro tip para cuidar tu figura mientras comes? Compártenos tus recomendaciones en los comentarios. Estas recetas te encantarán: Pechugas de pollo a las hierbas finas Brownies de aguacate Quinoa con leche de almendras y vainilla Té de naranja y canela   Fuentes: Drinkyourcarbs.com Healthline.com Livestrong.com BBCgoodfood.com Healthline.com
Te decimos algunos datos que debes saber del atole, a demás de que es una receta mexicana que se consume desde la época prehispánica y se puede hacer casi de cualquier sabor. Es una bebida prehispánica. Antes de la llegada de los españoles los aztecas ya preparaban una bebida hecha a base de maíz, agua y miel. Durante la época de la Conquista la receta original comenzó a cambiar hasta llegar a la versión del atole que conocemos hoy en día. Aporta muchos nutrientes y vitaminas. Al estar hecho a base de maíz contiene todos los nutrientes de este grano: fibra, antioxidantes, potasio, magnesio, vitamina B, entre otros. Además, dependiendo de los ingredientes que se le añadan (guayaba, fresa, chocolate, etc.) el atole puede tener mayores propiedades. El atole puede ser dulce o salado. Aunque los atoles dulces son los más conocidos, también existen recetas saladas, agrias y picantes. Los llamados chileatoles pueden prepararse con verduras, chiles e incluso carne, y parecen más un guiso que una bebida. No todos los atoles se endulzan de la misma manera. Según la receta tradicional el atole puede endulzarse con miel, sin embargo, esto puede variar dependiendo de la región y del gusto de cada persona. Azúcar, piloncillo, jarabe de maguey o más recientemente sustitutos de azúcar son algunas de las opciones para endulzar el atole. Por lo general su nombre depende de un ingrediente. A excepción del champurrado (atole hecho con chocolate) todos los atoles reciben el nombre del ingrediente que se les agrega: atole de piloncillo, atole de nuez, atole de guayaba. No todos los atoles están hechos con maíz. El atole original es de maíz, pero también puede prepararse con harina de arroz o harina de trigo. Si después de leer acerca de esta típica bebida mexicana se te antojó una taza de atole, estas recetas te interesarán: Atole de arroz Atole de cajeta Atole de cacahuate Atole de zarzamora   Fuentes: Mexicodesconocido.com.mx Laroussecocina.mx Elsiglodedurango.com.mx Gob.mx
Típico que un día amaneces con toda la actitud para probar nuevas recetas en tu cocina. Vas al súper a comprar los miles de ingredientes que se necesitan para cocinar ese platillo súper especial o exótico, y ocho meses después ves cómo los frasquitos se van llenando de polvo. Antes de que tomes cualquier decisión tenemos que decirte algo: ¡no tires la comida de tu alacena! Saca el máximo provecho a todo lo que se encuentra en tu cocina con estos tips: Vinagre de manzana Ese chorrito que queda en la botella es suficiente para convertir una ensalada aburrida en una verdadera experiencia culinaria. Prepara un delicioso aderezo para ensalada griega con solo dos cucharadas de vinagre de manzana. Azúcar morena Media taza de azúcar morena es lo que necesitas para disfrutar un buen pastel de zanahoria sin horno. Si ves que ya está muy dura, puedes guardar un trozo de pan de caja junto al azúcar para suavizarla antes de preparar el pastel. Cardamomo No eches a la basura la bolsita de cardamomo. Esta especia es tan aromática que una sola pizca puede transformar completamente una receta. Prueba estos hot cakes integrales de canela con fresas al cardamomo (solo necesitas ¼ de cucharadita). Pasta La pasta que compraste para preparar macarrones con queso también te puede servir para hacer una ensalada de pasta picosita. En esta receta se usa pasta de coditos, pero puedes usar la que te encuentres en tu alacena. Salsa de soya El alto contenido de sal en la salsa de soya hace que dure muchísimo, así que no importa si esa botella lleva tiempo en tu alacena. Aprovecha la última cucharada de salsa de soya para hacer una hamburguesa con salsa BBQ casera. Maicena Tal vez compraste fécula de maíz para espesar una crema y jamás la volviste a usar. Con lo poquito que te haya quedado, o 1/3 de taza, prepara una botana sabrosa y muy sencilla, como estos dedos de queso rápidos. Mostaza Dijon Aunque la mostaza puede usarse para preparar platillos tan sencillos como un sándwich o una ensalada, si no estás acostumbrado a su sabor lo más seguro es que el frasco termine olvidado en tu alacena.  Para que no desperdicies nada, usa media cucharadita de mostaza para cocinar unos espárragos con vinagreta de mostaza. ¿Tienes alguna otra idea para aprovechar las sobras de la alacena? Compártenos tus tips en los comentarios.
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD