Tendencias de dietas más populares en el mundo
Dietas

Tendencias de dietas más populares en el mundo

Por Kiwilimón - Diciembre 2018

Cómo bajar de peso, es el dilema al que muchas personas se enfrentan día a día. Y es que mantener la línea o conservar un peso ideal puede convertirse en un problema, sobre todo si no tenemos el tiempo para preparar platillos más saludables. Precisamente por esto cada año surgen dietas que cualquier persona puede adaptar a su ritmo de vida y con esto, adoptar mejores hábitos alimenticios. Estas son algunas de las tendencias de dietas más populares en el mundo:

Dieta Keto. La efectividad de la dieta keto está basada en la cetosis, que es el momento en el que el cuerpo usa la grasa almacenada como combustible. Para lograr esto es necesario comer alimentos altos en grasas y bajos en calorías. Si bien esta dieta es muy efectiva, no se recomienda seguirla por mucho tiempo o en personas que padecen ciertas enfermedades. 

En este régimen, el cuerpo depende del consumo de grasas, por lo que en cada comida debe incluirse por lo menos un alimento con alto contenido de grasa. Las personas que llevan una dieta de 2000 calorías al día deben consumir alrededor de 165 g de grasa, 40g de carbohidratos y 75g de proteína, aproximadamente. Aunque las necesidades de cada persona pueden variar, para la dieta keto puede usarse este cálculo:

  • 60-75% de las calorías se obtienen de grasas
  • 15-30% de las calorías se obtienen de proteínas
  • 5-10% de las calorías se obtienen de carbohidratos  

Dieta Dash. DASH significa «Enfoques Dietéticos para Detener la Hipertensión» (en inglés, Dietary Approaches to Stop Hypertension). La dieta Dash es ideal para combatir la presión arterial alta y fue la número uno en 2018 en Estados Unidos. En la dieta se consumen principalmente cereales y alimentos con mucha proteína como carnes magras, frutos secos, legumbres, etc. y se evitan todas las grasas saturadas: todos los lácteos enteros, carnes con mucha grasa, huevo, mantequilla, etc. Y es que, la carne puede ser una rica fuente de proteínas, vitaminas B, hierro y zinc.

Dieta Mediterránea. Esta dieta es muy parecida a la dieta Dash, que es usada para prevenir enfermedades cardiovasculares, diabetes, etc. Aquí lo ideal es consumir solo productos de origen natural y evitar grasas o carne roja. De hecho, lo más recomendable es utilizar el aceite de oliva como grasa principal, tanto para freir como para aderezar. Lo importante en esta dieta es tomar entre 1.5 y 2 litros de agua e ingerir semanalmente una cantidad moderada de pescado, preferentemente azul, aves y huevos; también frutos secos, miel y aceitunas con moderación.

Dieta Vegana. La dieta más famosa en la que están prohibidos todos los productos de origen animal. A diferencia de otros regímenes alimenticios que buscan exclusivamente bajar de peso o mejorar la salud, la dieta vegana tienes más motivaciones que solo adelgazar. Por ejemplo: cuestiones morales con los animales o el medio ambiente.

TE PUEDE INTERESAR: 400 MENÚS PARA VEGANOS

Dieta Flexiteriana. Esta es un tipo de dieta vegetariana, pero como su nombre lo dice que es más flexible. Su objetivo es reducir en lo posible todos los productos de origen animal. Puedes comer frutas, verduras, y granos en grandes cantidades, pero debes evitar los productos de origen animal a menos que sea necesario. De hecho, la palabra flexitariano -que provien del inglés flexitarian- corresponde a la composición de los términos flexible + vegetariano. 

Cabe señalar que esta dieta es equilibrada, baja en grasas saturadas y colesterol, cardiprotectora, alta en nutrientes y fibra. Busca ser alta en ácidos grasos Omega 3 y proteínas de alta calidad y vitamina B12.

No olvides que el resultado de las dietas depende de qué tan disciplinado seas con ellas. Ninguna dará resultado sino la sigues al pie de la letra y además lo combinas con actividad fisica y un cambio de hábitos completo. 

Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Deja de batallar para llegar a la quincena. Aprende a ahorrar cuando vas al súper con estos tips súper sencillos. Diseña el menú de la semana. No solo se trata de tener orden al momento de alimentarte. Haciendo un menú semanal es más sencillo que planees tus comidas, elijas los ingredientes y calcules las cantidades para evitar desperdicios. Por ejemplo, si el lunes preparas pastel de papa con queso y jamón, puedes aprovechar para cocinar otros días gratín de papas con queso poblano o papas Alfredo. Aprovecha los productos de la temporada.Una manera muy efectiva de ahorrar y siempre comer fresco es cocinar con las frutas y verduras de la temporada. Investiga cuáles son los productos que están disponibles y diseña el menú semanal en torno a ellos. Preparar la comida de acuerdo a la temporada también es una buena idea para renovarte constantemente y no estancarte al momento de cocinar. Aprende a sustituir ingredientes.Otro tip que puede ayudarte a ahorrar en la cocina es sustituir ingredientes. Esto te ayudará a mantener un presupuesto más bajo (al no tener que comprar tantas cosas), pero también es una manera de llevar una alimentación más saludable. Por ejemplo, en lugar de comprar una cartera de huevos, puedes tener en tu alacena chía y solo remojarla en agua cuando hagas alguna receta que incluya huevo. Haz una lista del mandado.Si lo que quieres es bajarle a tus gastos de comida, antes de ir al súper checa tu menú, revisa lo que tienes en tu cocina y, con base en eso, haz una lista de los alimentos que te hacen falta. La idea es que compres solo lo que hayas previsto para tus comidas de la semana y dejes de lado todos los gastos innecesarios: botanas, dulces, antojos, etc. Elige bien lo que compras. Mientras estás en el súper puedes ahorrar de muchas maneras. La más común es comprar productos que no tienen marca. En muchas ocasiones la calidad es similar a otros productos, pero el precio es mucho más bajo. Otra opción es adquirir artículos que sean rellenables. Esto además es ecológico, ya que te permite reutilizar botellas y contenedores. ¿Tú cómo ahorras cuando vas al súper? Compártenos tus tips en los comentarios.
Tinto, blanco, rosado o espumoso, no importa. El vino es delicioso en todas sus versiones. Para disfrutarlo no solamente puedes recurrir al famoso maridaje entre la bebida y tus alimentos. El vino también puede servirte para preparar platillos espectaculares. ¿Te gustaría aprovechar hasta la última gota de tu botella favorita? Descubre las formas más originales de cocinar con vino.Cocimiento a fuego lentoUsa un vino tinto con más taninos o un blanco un poco más ácido para cocinar a fuego lento carne, pollo o pescados. Si compras el vino exclusivamente para cocinar, evita usar variedades añejadas o de alta calidad. Las tonalidades de estos vinos se pierden en la cocción, así que no tiene caso invertir en una botella cara.MarinadoOtra manera increíble de usar el vino en la cocina es el marinado. Aparte de darle un sabor muy especial a los alimentos, el proceso de marinado suaviza la carne y le da una textura más tierna. Puedes agregar un chorrito de vinagre para intensificar los sabores. Recuerda que debes darle vueltas a la carne para que el marinado sea uniforme.Cocción cortaOtra técnica de cocina que incluye el uso de vino es la cocción breve. A diferencia de las primeras dos opciones, en esta el vino entra en contacto con los alimentos por un corto periodo. Por lo general se usa una taza de un vino con más cuerpo para darle una mayor gama de sabores al platillo sin que tenga que pasar demasiado tiempo. PochadoEl vino es un ingrediente excelente para los platillos que incluyen frutas. En lugar de preparar unos simples tejocotes en almíbar puedes cocinarlos en una mezcla de vino, azúcar y especias. Después de que las frutas estén cocidas, puedes retirarlas del fuego y dejar que la salsa se reduzca hasta formar una especie de jarabe. Este sirope es perfecto para acompañar tus postres.RECETAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:Pollo al Vino Tinto ClásicoCrema de dos quesos con Arándano y Vino BlancoPechuga de Pollo con Vino MarsalaAlubias Rojas al Vino TintoHorneadoLa combinación de vino y chocolate es uno de esos maridajes legendarios que nunca falla. Para aprovechar este delicioso dúo puedes usar el vino en la preparación de pasteles, brownies, cupcakes o cualquier postre de chocolate que deba hornearse. Sin necesidad de agregar una botella entera notarás cómo el vino le da un gusto muy especial al chocolate.Salsas y aderezosProbablemente la manera más sencilla de utilizar el vino en la cocina es haciendo salsas o aderezos. En el caso de las salsas lo más común es que se incluya un proceso de cocción, mientras que los aderezos suelen prepararse en crudo, únicamente añadiendo aceites, jugos (cítricos, casi siempre) y especias.Pasta impregnadaEsta es una versión similar a las frutas pochadas, solo que en este caso se hace con pasta. Para esta preparación lo único que debes hacer es poner a cocinar la pasta de tu elección en una mezcla de agua y vino a partes iguales. No hay necesidad de que hagas algún otro ajuste a la receta que usualmente sigues.MermeladasFinalmente, otra manera original de usar el vino en la cocina es preparar mermeladas. En este caso particular puedes aprovechar cualquier tipo de vino (tinto, blanco o rosado) y añadir algunas frutas, si se te antojan. Si no, con un poco de pectina y azúcar puedes hacer una deliciosa mermelada de vino.No desperdicies el vino. Usa tu creatividad en la cocina y aprovecha cada gota de tu vino favorito.
Deja de batallar para llegar a la quincena. Aprende a ahorrar cuando vas al súper con estos tips súper sencillos. Diseña el menú de la semana. No solo se trata de tener orden al momento de alimentarte. Haciendo un menú semanal es más sencillo que planees tus comidas, elijas los ingredientes y calcules las cantidades para evitar desperdicios. Por ejemplo, si el lunes preparas pastel de papa con queso y jamón, puedes aprovechar para cocinar otros días gratín de papas con queso poblano o papas Alfredo. Aprovecha los productos de la temporada.Una manera muy efectiva de ahorrar y siempre comer fresco es cocinar con las frutas y verduras de la temporada. Investiga cuáles son los productos que están disponibles y diseña el menú semanal en torno a ellos. Preparar la comida de acuerdo a la temporada también es una buena idea para renovarte constantemente y no estancarte al momento de cocinar. Aprende a sustituir ingredientes.Otro tip que puede ayudarte a ahorrar en la cocina es sustituir ingredientes. Esto te ayudará a mantener un presupuesto más bajo (al no tener que comprar tantas cosas), pero también es una manera de llevar una alimentación más saludable. Por ejemplo, en lugar de comprar una cartera de huevos, puedes tener en tu alacena chía y solo remojarla en agua cuando hagas alguna receta que incluya huevo. Haz una lista del mandado.Si lo que quieres es bajarle a tus gastos de comida, antes de ir al súper checa tu menú, revisa lo que tienes en tu cocina y, con base en eso, haz una lista de los alimentos que te hacen falta. La idea es que compres solo lo que hayas previsto para tus comidas de la semana y dejes de lado todos los gastos innecesarios: botanas, dulces, antojos, etc. Elige bien lo que compras. Mientras estás en el súper puedes ahorrar de muchas maneras. La más común es comprar productos que no tienen marca. En muchas ocasiones la calidad es similar a otros productos, pero el precio es mucho más bajo. Otra opción es adquirir artículos que sean rellenables. Esto además es ecológico, ya que te permite reutilizar botellas y contenedores. ¿Tú cómo ahorras cuando vas al súper? Compártenos tus tips en los comentarios.
Tu mamá y tu abuela no estaban equivocadas cuando querían aliviar todos tus males con un caldito. Detrás de esta tradición hay un sinfín de razones que beneficiarán tanto tu salud, como tu bolsillo. Descubre por qué es bueno el caldo de hueso.NutritivoSi no conoces todas las propiedades del caldo de hueso, este puede parecerte más algo como agua hervida con sobras de comida que como un platillo nutritivo. Pero esto no podría estar más alejado de la realidad. A pesar de la simpleza de esta preparación, el caldo hecho a base de huesos contiene muchos minerales y nutrientes. Lo mejor de todo es que el cuerpo digiere mejor estos componentes gracias a su proceso de elaboración.Económico El caldo de hueso es una alternativa muy económica para la hora de la comida. Debido a que se elabora a partir de agua y huesos de carne de res, pollo o cerdo, el costo de preparación es mínimo. La otra gran ventaja de esta receta es que te permite aprovechar todos los ingredientes de tus platillos, incluyendo aquellas partes que casi siempre terminas tirando a la basura. ¡Adiós al desperdicio con el caldo de hueso!SencilloEl aporte nutricional de un platillo no está definido por el nivel de complejidad en su preparación o por el precio de sus ingredientes. Aunque este caldo está repleto de nutrientes, vitaminas y minerales, el proceso de elaboración no requiere grandes habilidades o instrumentos de cocina muy sofisticados. Solo es necesario añadir algunas verduras y condimentar con tus especias preferidas.VersátilOtra de las grandes bondades del caldo de hueso es la gran variedad de usos que podemos darle. Si te gusta la comida más minimalista, puedes optar por comer el caldo así tal cual, o también puedes aprovecharlo como base para preparar sopas, salsas, cremas  o guisados más elaborados. Cocinar con este caldo hará que hasta una sopa de fideos sepa súper especial.¿Cuándo es bueno comer caldo de hueso?Aunque el caldo de hueso es un platillo muy nutritivo, ideal para toda la familia, existen ciertas situaciones en las que su consumo es especialmente beneficioso:Problemas de digestión: a pesar de ser un alimento con muchos nutrientes, es ligero y suave, por lo que es perfecto para esos días en los que tu estómago no tolera cualquier cosa.Enfermedades en los cartílagos: el caldo de hueso es una fuente rica en colágeno y gelatina. Estos dos componentes ayudan a restaurar las coyunturas, así como el cabello, las uñas y, por supuesto, la piel.Desnutrición: en los casos en que por alguna razón el organismo tiene deficiencias de nutrientes, el caldo de hueso puede hacer maravillas. Este platillo contiene más de 19 aminoácidos fáciles de absorber, así como nutrientes que cuidan el sistema digestivo e inmunológico.
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD