Tip: Cómo hacer una cena saludable

Por Kiwilimón - Julio 2011
  Dependiendo del país o lugar de orignen, los horarios para cenar varían. Existen algunos lugares donde la cena se hace alrededor de las 7:00 u 8 de la noche, y hay algunos otros que se realiza entre las 9 y las 10 de la noche. También, varia mucho el tiempo de llegada de las actividades laborales. Todo esto nos deja muy poco tiempo entre la comida y el dormir. La relación entre la cena y un buen dormir es directa pues la digestión influye en nuestro descanso.
¿Qué tipo de alimentos conviene ingerir antes de ir a dormir?
Los alimentos deben variar por temporada: en verano podemos comenzar con alguna crema fría o gazpacho y en inverno con alguna sopa o guisado liviano. La ensalada, por su parte siempre es una buena opción pues es rápida de preparar y permite combinarla con proteínas de buena calidad como el pollo, el pescado, el jamón, el huevo, queso, papas, arroz, pasta, y demás. De esta forma hasta puede convertirse en un plato único. Si tenemos tiempo podemos idear algo con lo que sobra de la comida y sino siempre está la opción de las ensaladas empacadas. Además, si no hemos ingerido nuestra ración diaria de frutas o lácteos la cena es la última oportunidad de hacerlo. Aquí están algunos tips o consejos para tener una cena saludable:
  • - Nada de frituras, condimentos picantes, mucha sal y platos abundantes.
  • - Nada de grasa, por eso lo mejor es cocinar al vapor, al horno, a la plancha, con microondas o hervir los alimentos.
  • - Preferir pescado, aves o huevos en lugar de carne de vaca o cerdo.
  • - Lo mejor es comer porciones pequeñas.
  • -Dejar de cenar no adelgaza, por lo que se recomienda tomar este alimento, aunque sea ligeramente.
Recomendaciones saludables para cenar:Ensalada de Quinoa con VerduraEnsalada de Papa y ChicharoEnsalada de Lechuga con Manzana y NuezBrochetas de frutas con crema batida light y mermelada
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Habibi Man es una de las propuestas culinarias más interesantes que han surgido en la Ciudad de México en los últimos años, pues este increíble restaurante ofrece comida caribeña con un toque de Medio Oriente, sabores que, aunque parezcan diametralmente distintos, combinan a la perfección y dan paso a platillos complejos, pero exquisitos. Para adentrarte en esta extraordinaria fusión de sabores, puedes comenzar con el mezze, el cual consta de hummus, jocoque, babaganush, ensalada, tostones de plátano macho y pan pita. Si tienes ganas de probar todo y realmente experimentar la mezcla de sabores caribeños y de Medio Oriente, entonces te recomiendo el camello caribeño, un plato enorme para dos personas, el cual contiene falafel, hummus, jocoque, babaganush, ensalada, pan pita, tostones de plátano macho, frijoles, arroz, schnitzel de berenjena y okra con koftas de cordero, pollo jerk y shawarma de cerdo. Otro imperdible en Habibi Man es el famoso jerk chicken, el cual tiene un sabor exquisito gracias a la combinación de hierbas, especias, cerveza y salsa BBQ. Por si fuera poco, este pollo se acompaña con tostones de plátano macho, chutney de mango, ensalada de col y arroz con frijoles. Para los amantes de la carne, este lugar también ofrece decadentes sándwiches y wraps. Yo te recomiendo el Don Rubén, el cual se prepara con pan de masa madre, pastrami, queso, cebollas caramelizadas, mostaza y pepinillos. En cuanto a las bebidas, puedes elegir entre el refrescante tepache con cardamomo, la rica limonada con agua de rosas y menta o una cerveza. Para cerrar con broche de oro, puedes elegir entre postres como baklava, crème brûlée de maracuyá, cheesecake de pistache o el parfait de labneh y queso mascarpone. Si tienes ganas de probar algo completamente diferente y lleno de sabor, entonces este pequeño rincón que fusiona la comida caribeña con Medio Oriente es para ti, pues te lleva en una aventura culinaria por dos lugares distintos, pero que se complementan a la perfecciónFotos tomadas de las redes sociales de Habibi Man
El restaurante Piloncillo y Cascabel, donde se cocina comida ordinaria de una manera extraordinaria, es el claro ejemplo de que la propuesta gastronómica de la ciudad no necesita ser ostentosa, excéntrica ni complicada para alcanzar la excelencia en cuanto a sabor y calidad. Conocido por su inventiva culinaria original, sencilla y deliciosa, Piloncillo y Cascabel nace en 2010, de la mano de Wenceslao Vera e Itzia Rojas, egresados de la Licenciatura en Gastronomía de la Universidad del Claustro de Sor Juana, quienes juntos crearon un paraíso justo tanto para su equipo como para sus proveedores en la Central de Abastos. La especialidad de Piloncillo y Cascabel es la cocina mexicana contemporánea, la cual desmenuzan en un menú de 3 tiempos, diferente cada día, que sólo cuesta $90 pesos y vuela gracias a su sabor y precios accesibles. Además del menú diario, podemos encontrar desayunos desde $65 pesos, como los irresistibles chilaquiles con salsa de chapulín, o platos fuertes que no pasan los $100 pesos, como consomé de hongos con ravioles o el risotto con salmón, sin embargo, mi favorito por siempre es el postre, cuya corona se la lleva el pastel caliente de chocolate oaxaqueño. Si bien podrían definirse como una fondita bistró gracias a sus deliciosos platillos, la comida de Piloncillo y Cascabel destaca por ser creativa pero sencilla, bien hecha y sobre todo, honesta, sin cargos extras ni presunción alguna. Ubicación: Torres Adalid 1263, colonia Narvarte Poniente, CDMX. Facebook: facebook.com/piloncilloycascabel Instragram: instagram.com/piloncillo_y_cascabel
Read in EnglishSi bien tallar calabazas es una de las tradiciones más famosas de Halloween, tallar rábanos en la víspera de Navidad es una tradición muy popular en el estado de Oaxaca con más de un siglo de antigüedad. La noche de los rábanos se realiza cada 23 de diciembre y es la celebración navideña más anticipada de Oaxaca durante la época decembrina. Esta peculiar tradición surgió como una estrategia de venta, pues los comerciantes solían adornar sus puestos con curiosos rábanos tallados con los que buscaban llamar la atención de los marchantes para incrementar sus ventas. En la Nochebuena de 1897, el entonces presidente municipal, Francisco Vasconcelos, organizó la primera exposición de rábanos tallados después de admirar los puestos decorados con las llamativas figurillas. Con el tiempo, la noche de los rábanos se convirtió en un concurso anual en el que hortelanos y floricultores dan vida a obras de arte efímeras entre las que destacan nacimientos, escenas bíblicas y tradiciones típicas de la región. A pesar de que el tallado de rábanos es la categoría más popular, trabajos realizados con totomoxtle (hoja de maíz seca) y flor inmortal también participan en el concurso. Los rábanos utilizados durante el festival se cultivan con tres meses de anticipación y son para uso exclusivo del concurso de tallado. La mayoría de los ejemplares que se utilizan durante la noche de los rábanos llegan a medir alrededor de 50 centímetros y tienen un peso aproximado de tres kilogramos. Una vez que los rábanos están listos para ser cosechados, hombres, mujeres y niños se reúnen para cosechar hasta catorce toneladas de rábanos que adornan el Zócalo de Oaxaca cada 23 de diciembre. La tradición del tallado de rábanos ha prevalecido durante más de un siglo y continuará en los años venideros. Ahora, ya sabes, la próxima vez que |disfrutes de un tradicional pozole coronado con rodajas de rábano, recuerda que la celebración navideña más anticipada de Oaxaca es la noche de los rábanos.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD