Tips Para Reducir Grasas y Calorías en tus Recetas
Dietas

Tips Para Reducir Grasas y Calorías en tus Recetas

Por Kiwilimón - Abril 2012
Aquí te dejamos algunos trucos realmente sencillos y efectivos para lograr una dieta equilibrada, además de que garantiza la no ingesta de grasas innecesarias que pueden transformarse en kilos difíciles de eliminar.
  1. Elimina, en crudo, toda la grasa que puedas de cualquier alimento, especialmente de las carnes. Retira la piel del pollo y la grasa que hay debajo de ella, elige carnes magras y recorta en lo posible la parte blanca de la cinta de lomo o las chuletas de cerdo.
  2. A la hora de cocinar, limita los alimentos freídos y los rebozados optando en lo posible por los alimentos a la plancha. Si tienes que freír, utiliza un buen sartén antiadherente para poder hacer, por ejemplo, una tortilla o un salteado con una cantidad mínima de aceite. Si se trata de platos que requieren mucho aceite para su cocción (calamares, croquetas, papas fritas) recuerda colocar en una fuente un papel absorbente (papel de cocina) y deja que escurran en él unos minutos antes de servir.
  3. Cocinar al vapor es una excelente forma de conservar todos los nutrientes de los alimentos sin añadirles grasas. El horno es también un buen ayudante de cocina que mantiene las grasas a raya. No tienes que renunciar al sabor. Las carnes o pescados así preparados admiten múltiples posibilidades deliciosas.
  4. Las salsas son otro “peligro” a la hora de que una receta se suba de calorías. Un buen truco es hacerlas suprimiendo la harina. Sustitúyela por uno o varios de los ingredientes triturados. Por ejemplo, para hacer una salsa a base de cebollas, pimientos y tomate, sofríe los ingredientes, añade un poco de agua y de vino blanco y pasa todos los ingredientes por la batidora (no necesitarás espesarla con harina y resultará más ligera).
  5. En una dieta equilibrada no pueden faltar las legumbres y la pasta, pero ¿por qué no hacerlas de vez en cuando de una manera diferente? En ensaladas están buenísimas y engordan la mitad.
  6. Prueba otras alternativas a la clásica vinagreta recurriendo a las especias y a las hierbas aromáticas, sustituyendo cuando puedas el aceite por limón.
  7. Los lácteos desnatados son una excelente idea para rebajar calorías a algunas recetas tradicionales. Los flanes (dulces o saldos) quedan igual de ricos haciéndolos con leche desnatada y reduciendo el número de yemas de huevo, es decir, si la receta requiere 4 huevos, pon sólo 4 claras y 2 yemas. Recuerda, además, que muchos platos tipo pudding, flan o incluso pasteles puede hacerse con gelatina (en vez de leche huevos y harina), perfecta para mantener la línea.
  8. No tienes que renunciar a postres y dulces pero puedes reducir sus calorías limitando el azúcar o sustituyéndola por edulcorantes o por otros sabores naturales como la vainilla o la canela.
  9. Si haces un sabroso caldo, retira fácilmente el exceso de grasa dejándolo enfriar en el refrigerador hasta que la grasa se solidifique. Elimina con una cuchara esa primera capa y tu caldo estará igual de bueno pero con muchas menos calorías.
  10. Llegado el momento de servir, házlo en platos pequeños. Por supuesto, esta costumbre no afecta a las grasas de tu receta pero sí a las calorías que tú ingerirás en cada comida.
Recetas de cocina recomendadas Aquí te dejamos algunas recetas que te serán divertidas y deliciosas a la hora de consumir. Toma nota. Sopa de Jitomate Sopa de jitomate cremosa con un toque de ajo. Sopa de Alcachofa Una rica crema de alcachofa con un toque de especies. Ensalada de Brócoli y Jícama Deliciosa ensalada de brocoli con jícama. Champiñones Mixtos al Horno Deliciosos champiñones mixtos horneados con hierbas como menta, perejil y jengibre y echallots. Empanaditas Vegetarianas Deliciosas empanaditas vegetarianas una opción para acompañar algun platillo en seco. Quesadillas de Flor de Calabaza y Huitlacoche Estas ricas quesadillas de masa estan rellenas de queso oaxaca y huitlacoche o flor de calabaza.
Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Si buscas un menú completo para preparar en tu día y poder disfrutar de todas las comidas de manera nutritiva y sin complicaciones, tienes que probar este delicioso menú saludable con desayuno, comida y cena. Desayuno saludable: Portobellos rellenos de huevo Inicia el día con un desayuno saludable y delicioso de la mano de esta receta de portobellos rellenos de huevo con salsa de chile de árbol, los cuales están llenos de sabor y no superan las 146 calorías por porción. ¿Lo mejor? Estarán listos en 10 minutos. Comida saludable: Caldo de pollo y tartar de salmón Este caldo de pollo con arroz de coliflor es una entrada perfecta para la comida, ya que es una receta fácil y baja en carbohidratos pero llena de nutrientes que te ayudará a alcanzar saciedad más rápido. Para tu segundo tiempo, prueba este sabroso tartar de salmón y chile serrano, una opción deliciosa y ligera que no te tomará preparar más de 20 minutos. Puedes acompañarla con la guarnición de tu preferencia y si no te gusta el salmón, puedes sustituirlo por atún sin problema. Cena saludable: Espagueti de calabaza con crema de aguacate Por último, no olvides añadir esta rica cena a tu menú saludable. Se trata de un exquisito espagueti hecho con calabaza para que hagas a un lado las harinas y pastas sin dejar de lado el sabor. Este nutritivo espagueti está, además, acompañado de una rica crema de aguacate. ¡Te encantará! Dale la oportunidad a este menú saludable con desayuno, comida y cena y cuéntanos sobre tu experiencia.
¿Qué es lo que nunca falta en tu alacena? ¿Una lata de atún, unos chilitos en escabeche, un puré de tomate para hacer una pasta? Estos productos son casi con seguridad parte de todas las alacenas mexicanas en la actualidad, pero la historia de los productos envasados tiene alrededor de cuatro siglos.Para la hora del desayuno, la comida o la cena, siempre contamos con una lata de vegetales para preparar un omelette con champiñones, un puré de tomate para hacer una tinga de pollo, o una salsa verde para acompañar nuestras sincronizadas gracias a que, en 1809, Nicolas Appert consiguió conservar alimentos como sopas, verduras, jugos e incluso productos lácteos en botellas o frascos.Estos alimentos envasados fueron aprovechados durante la guerra, tiempo después se patentó el enlatado y años más tarde, los métodos europeos de envasado llegaron a Estados Unidos, donde se estableció una base científica sobre el envasado al describir los requisitos específicos de calentamiento de tiempo y temperatura para esterilizar alimentos.Es así como ahora mismo, en tu alacena tienes productos mexicanos listos para usarse, desde champiñones en todas sus presentaciones, hasta flor de calabaza, garbanzos, salsas listas para servirse, pues empresas como Herdez® se han insertado en la industria del envasado elaborándolos con amor y cuidado, ofreciéndole a las familias mexicanas los más altos estándares de calidad, innovación y confianza que los ha caracterizado desde la fundación de la Comercializadora hace más de 100 años.Con tanta tradición a cuestas, no han dejado de renovarse y su nueva imagen e identidad visual reflejan sus valores en todos sus productos y categorías, como el sabor, cuidado al medio ambiente y campo mexicano. Para Dafne Maya Beristain, Grouper de Mercadotecnia Herdez®, “nuestro país está lleno de sabores que nacen en el corazón del campo y que Herdez® selecciona cuidadosamente para que las familias mexicanas puedan usarlos con toda confianza. Este legado y compromiso, que nos enorgullece, es la fuerza que nutre la nueva imagen”.Es así como cuentas con un pedacito de campo y frescura en tu alacena, y con sólo abrir la puerta puedes ubicar fácilmente la línea de productos Herdez® o cualquiera de sus latas de vegetales que necesitas para preparar ese platillo que tanto te gusta, de la manera más sencilla.
Buscar desayunos nuevos sin huevo puede parecer una gran hazaña, pero en realidad hay un sinfín de opciones saludables que podemos elegir, por ejemplo, la que te presentamos aquí, aunque aún no sepas qué es el muesli.Típicamente elaborado con avena, nueces, frutas y semillas, el muesli es una gran fuente de fibra, vitaminas, minerales y proteína, por lo que es bueno para el desayuno, aunque también tiene otros usos, como en snacks y postres.Qué es el muesliEl muesli es una mezcla de cereales, frutos secos y semillas, y la diferencia entre el muesli y la granola es que el primero se come crudo, sin cocerse, mientras que la granola se hornea, además de que se le añaden endulzantes como miel.Así, el muesli no se hornea y se puede servir frío o caliente. Por otra parte, aunque comer avena para el desayuno es algo que ya los antiguos griegos hacían, la idea de comer cereales fríos es relativamente nueva, por eso el muesli como la granola son desayunos modernos, que fueron popularizados por médicos que promovían la salud alternativa en el siglo XIX.Ya que contiene una variedad de grupos alimenticios, es bueno para el desayuno por muchas razones y a continuación te listamos algunos de sus beneficios del muesli:Contiene fibra que ayuda a mejorar tu digestión.Ayuda a reducir el colesterol malo y mantiene tu corazón sano.Te da energía durante el día.Es una buena fuente de vitaminas, minerales como hierro, antioxidantes, proteína y ácidos grasos omega-3.El muesli puede comerse mezclado con yogurt y frutas, o con leches vegetales como de almendras, soya o coco, por ejemplo. Además de bueno, es un desayuno sencillo y práctico, pues no implica cocinar y existen muchas mezclas de muesli ya empaquetadas en los supermercados, sólo tienes que asegurarte de elegir la correcta, que no tenga azúcares añadidos.
La albahaca es una de las hierbas aromáticas más antiguas, que puede encontrarse ahora en jardines o huertos caseros, y que posee propiedades curativas y saludables tanto en la comida, como en remedios caseros, como este enjuague para fortalecer el cabello.Existen diferencias botánicas significativas en varios tipos de plantas de albahaca. Entre las muchas especies variadas de albahaca encontramos albahaca dulce, albahaca limón, albahaca italiana o rizada, albahaca santa, albahaca tailandesa y albahaca de hoja de lechuga.La albahaca suele usarse como un remedio casero para aliviar náuseas y picaduras de insectos, además de que en la medicina tradicional china, la medicina ayurvédica y otros sistemas de medicina holística es un elemento muy importante.La variedad llamada albahaca sagrada es rica en antioxidantes y ayuda a desintoxicar el cuerpo, por otra parte, estudios han mostrado que puede proteger el cuerpo contra químicos tóxicos, así que este enjuague de albahaca y hierbas funcionará muy bien en tu cabello.Este enjuague de cabello a base de hierbas nutritivas alimentará el cuero cabelludo para lograr un cabello más saludable y fuerte. El vinagre de manzana suaviza y limpia sin eliminar los aceites naturales del cuero cabelludo y con un uso regular, el cabello puede incluso crecer.Para prepararlo, usaremos hierbas como cola de caballo, la cual contiene altas cantidades de silicio para fortalecer el cabello; lavanda, que calma la inflamación en el cuero cabelludo y aumenta la circulación para un mejor crecimiento, al igual que el romero; ortiga, que hace que el cabello sea naturalmente más fuerte y vibrante.Finalmente, la albahaca juega un papel especial. Al igual que las otras hierbas, la albahaca alimenta el cuero cabelludo, pero también ayuda a eliminar toxinas y metales pesados, y promueve el crecimiento del cabello ya que se nutre con vitaminas A y C, flavonoides y ácidos polifenólicos.Para hacer el enjuague necesitarás:1/4 de taza de hoja de ortiga1/4 de taza de cola de caballo3 cucharadas de albahaca seca4 cucharadas de lavanda seca3 cucharadas de romero seco3 a 3 1/2 tazas de vinagre de manzanaEn un frasco de vidrio y con tapa, coloca y mezcla todas las hierbas secas. Llena el frasco con vinagre de sidra de manzana, pero deja un par de cm antes de que llegue al tope. Tápalo bien y agita vigorosamente. Deja la mezcla reposar en un lugar fresco y oscuro durante 2 a 4 semanas, agitándolo todos los días.Una vez transcurrido el tiempo, escurre y retira las hierbas con una gasa o una tela vieja y limpia de camiseta y pasa el líquido en un frasco de vidrio limpio. Para usarlo, después de lavarte el cabello como de costumbre, mezcla partes iguales del enjuague para el cabello a base de hierbas y agua en un frasco de vidrio vacío u otro recipiente. Si tienes el cabello corto, use un cuarto de taza de cada uno, media taza de cada uno para cabello largo hasta los hombros y 1 taza de cada uno para cabello largo. Puede usarlo una vez a la semana y dejarlo sin enjuagar o enjuagarlo brevemente con agua.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD