VB6: Vegano a medio tiempo
Dietas

VB6: Vegano a medio tiempo

Por Kiwilimón - Febrero 2014
Si dejar los productos provenientes de animales al 100% te asusta pero quisieras probar el veganismo o vegetarianismo entonces hay una nueva tendencia que podría funcionarte. Aquí te platicamos todo sobre el VB6.  

VB6 significa Vegan Before Six y es el nuevo libro de Mark Bittman quien escribe sobre gastronomía en el periódico The New York Times. Según sus investigaciones uno puede comer en forma vegana desde que despierta y hasta las seis de la tarde para así perder peso, recuperar la salud y limpiar el organismo. De esta forma el desayuno y comida se convierten en una nueva dieta que no permite carnes pero la cena queda libre para disfrutarla a tu antojo. Según el autor lo que más peligro tiene de la dieta moderna es la mínima cantidad de frutas y verduras que consumimos a diario. Si uno se encuentra con los niveles de colesterol y azúcar altos y tienes problemas para dormir o respirar entonces lo más probable es que tu dieta sea deficiente. La idea del VB6 es que, desde el momento en que despiertas y hasta antes de la cenas sólo puedes comer ingredientes orgánicos, granos, productos alejados de la producción animal y mucho más cerca de lo vegetal y las leguminosas, en todas sus presentaciones. Para la cena en cambio, puedes comer lo que sea. Lo que el trata de hacer en el libro es ilustrar que la comida vegana no es aburrida y que no es sólo zanahorias y lechuga, es mucho más. El punto es no sentirse restringido sino todo lo contrario, al limitarse en cierto tipo de productos nos encontramos con la posibilidad de sumergirnos en un universo diferente donde la cantidad de alternativas es infinita. Patés de lentejas y caldos de vegetal llenos de sabor son sólo el inicio pues muchas cosas son veganas y no nos damos cuenta. Mark Bittman también trata de direccionarte por el buen camino pues vegano no significa estrictamente sano, de hecho las papas fritas y los refrescos lo son. Así que el libro incluye ideas sobre comidas que te mantienen sana, energetizada y bajando de peso a diario. Los tips más importantes: 1. Llena tu cocina de productos sanos, cocinar es esencial para mantener esta dieta. 2. No es tan difícil, permitirte comer lo que sea para la cena te da ese premio que te has ganado durante el día y puedes disfrutarlo sin culpa alguna.    

Recetas Veganas 

Recuerda hacer click en los nombres para ver la receta completa.    Ensalada Tai
 Helado de Duraznos    

"¿Qué te parece ser vegano a medio tiempo?"

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Extravaganza, el KiwiFav de la semana
Extravaganza es una cafetería ubicada en el corazón de Texcoco, en el Estado de México, la cual ofrece una amplia carta de cafés con una calidad excepcional, además utilizan varios métodos de extracción, entre ellos el Kalita. Usando granos de Coatepec, se obtiene el café más perfumado y apetecible. Cuando tomas el primer sorbo, este envuelve todos tus sentidos. Por si fuera poco, esta cafetería ha logrado integrar los productos de la más alta gama disponibles en México. Con una amplia “expertise” en el área de cafés, tanto nacionales como internacionales, no solo le han dado paso al café, sino también al cacao con sus majestuosas bebidas que, sin la intención de ser pretenciosas, te deslumbran y te dejan sin palabras en cada sorbo. Mi favorito es el chocolate fermentado, pero también ofrecen chocolate frío y semiamargo. Si lo tuyo son las bebidas con piquete, Extravaganza también tiene una carta de cócteles con café, lo mejor de 2 mundos en un solo lugar. Prueba el Red Tonic Salvaje, un cold brew con un toque de Campari. ¡Vas a querer pedir dos! En esta cafetería será imposible resistirte a probar el clásico café espresso acompañado de un delicioso chocolatín o croissant, aunque si prefieres también puedes disfrutar de una hogaza hecha con masa madre o una concha de cardamomo. Si lo tuyo es la simpleza, puedes pedir una hogaza de pan de caja para hacer los mejores sándwiches desde la comodidad de tu casa. Durante esta temporada, este café ofrece “Xonotli”, un aromático pan de muerto de fermentación prolongada y elaborado con masa azul, te hará suspirar a la primera mordida. No dejes de probar el “Cacahoatl”, un pan de cacao con piloncillo o si prefieres algo más novedoso, el “Mulli” llenará todos tus sentidos con su sabor almendrado y un toque de hoja santa. Sin lugar a dudas, Extravaganza es un lugar que puedes visitar con amigos, tu pareja y hasta la familia, especialmente los domingos, pues ofrecen desayunos como la torta ahogada de sopecitos o la típica torta ahogada. Este lugar es la mejor opción para probar bebidas nuevas.
Tamales y su historia en América Latina
En México se envuelven en hojas de maíz conocidas como totomoxtle o de plátano, y pueden estar rellenos de mole, de cerdo, de pollo… pero los tamales no son endémicos de este país, sino de América Latina y también se comen en Honduras, Belice, Perú, Colombia, Brasil, Puerto Rico y otros países.Tamal, humita, nacatamales, chamos, pamoña o pache son algunas de las formas en las que la preparación de masa y relleno envuelta en hoja de maíz, plátano, canak, aluminio o incluso plástico cocida por lo general al vapor puede llamarse, según el lugar en el que se prepare.En muchos casos, el punto de partida de los tamales es el maíz, cuyo consumo desde la época prehispánica es primordial en América Latina y, de acuerdo con el historiador Humberto Rodríguez Pastor, el ejemplo prehispánico más cercano a los procesos de preparación de los tamales actuales son las humitas peruanas.Estas primeras preparaciones relacionadas a las humitas peruanas incluían maíz pero no relleno y es aquí donde la llegada de los españoles, como en muchos otras áreas, contribuye con su granito de arena, que en este caso tiene forma de manteca y carne de cerdo.En México la historia es otra, pues arqueológicamente, los tamales se han encontrado relacionados a la vida cotidiana de algunas culturas y estaban presentes en rituales religiosos, ofrendas y tumbas, además de que ya llevaban un relleno como pavo, rana, ajolote, conejo, frutas o frijoles, y no usaban grasa para elaborarlos. Eran tan comunes, que incluso se mencionan en el Códice Dresde, un libro de los mayas del siglo XI o XII.¿Cómo se llaman los tamales en América Latina?El nombre tamal está bastante extendido y aparte de México, se usa en Argentina, Colombia, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua y Panamá. En Venezuela existen las hallacas (también hayaca), las cuales se preparan en específico para Navidad y se hacen con harina de maíz, caldo de pollo, y pueden ir rellenas de carnes diferentes, como de cerdo, de res o de gallina.El bollo es de Belice, se envuelven en hoja de plátano y sus ingredientes incluyen pollo, cebolla, cilantro y achiote, mientras que en Puerto Rico se conocen como guanime a un tipo de tamal dulce con leche de coco, azúcar y harina de maíz, también envuelto en hoja de plátano.Bolivia y Perú comparten nombre, pero diferencian entre maíz tierno llamándolos humitas y maíz, con el nombre de tamales. Los nacatamales de Nicaragua también se diferencian de los llamados tamales allá porque llevan carne.México tiene una gran variedad de tamales con nombres diferentes: canarios, uchepos, chanchamitos, pibipollos, corundas, vaporcitos, xocos… las variedades por región abundan y pueden ser tanto dulces como saladas.Conocer de tamales es conocer de América Latina y su pasado, así que si tienes la oportunidad, no dudes de probar todos los que lleguen a ti. 
Conoce a Celia Florián, la cocinera oaxaqueña premiada en Europa
Esa noche, en Francia, Celia Florián puso a México en boca de todos. La prestigiosa La list, en su edición The World’s Best Restaurant Selection que selecciona y califica experiencias culinarias alrededor del mundo, otorgó a su restaurante Las quince letras el premio 2021 Artisan & Authenticity Award Winner. El de La list no ha sido el único premio que Celia recibió en los últimos quince días. Junto a la cocinera Rosario Cruz, en Asturias, España, la oaxaqueña obtuvo el premio Guardianas de la Tradición por resguardar los saberes de su entidad dentro de las actividades de FéminAs 2021, I Congreso Internacional de Gastronomía, Mujeres y Medio Rural.De esta cocinera se dice mucho en los círculos gastronómicos, pero fuera de Oaxaca sólo un puñado de comensales la conocen. Es momento de traer a la conversación a esta mujer que además de ser empresaria, cocinera y madre, preside desde 2015 la Asociación de Cocineras tradicionales de Oaxaca. Hace algunos días pude entrevistarla en exclusiva para kiwilimón y esto fue lo que me contó. ¿Qué significa ser una cocinera tradicional reconocida en Europa?Este es un reconocimiento que refleja el trabajo del gran equipo que hacemos en conjunto. Refleja el compromiso que tenemos por dar a conocer los sabores auténticos de Oaxaca a través de los platos. Con ello no sólo estamos promocionando nuestro destino sino también México. ¿Cómo comenzó este sueño que ha trascendido fronteras de todo tipo?Hace 29 años que abrimos Las Quince Letras recuerdo que eran días completos de trabajo. No había descanso. Antes cerrábamos a las 8 pero abríamos a las 7 A.M. Sin embargo, era un sueño cuando los clientes nos decían que estaba delicioso. Tuvimos mucha clientela local desde el principio, pero también turistas porque estamos en el centro. Por tratar de hacer las cosas mejores empecé a hacer investigación. Así podía servir platillos que no sólo eran de la región que a mí me corresponde –yo soy de la región de los Valles Centrales–. Empecé a ir a comunidades a sacar otros platos y desde entonces ha sido un compromiso grande para poder dar a conocer la grandeza de Oaxaca y sus cocineras.¿Qué te llevó a presidir la Asociación de Cocineras tradicionales de Oaxaca?Yo me decía que era importante que más mujeres salieran adelante por medio de la cocina. La cocina da para eso y mucho más. Me di cuenta de que hay muchas mujeres que no estaban siendo visibilizadas y comencé a llevarlas a eventos que a mí me invitaban fuera de Oaxaca. Ellas también se convirtieron en promotoras. Muchas de ellas siguen encantadas con el proyecto, otras han puesto sus restaurantes tradicionales, otras trabajan dando servicio de catering llevando su cocina tradicional a eventos privados. Se han empoderado, se han dado a conocer. Ahora son ponentes de cocina tradicional en universidades, en eventos. ¿En qué consiste tu labor con ellas?Ha sido muy bonito apoyarlas cuando viajamos, apoyarlas en los eventos que tenemos en Oaxaca, asesorarlas de cómo viajar, de cómo tienen que presentarse por primera vez a los encuentros. Siempre les digo que es importante que utilicen sus utensilios de barro, que sus platillos sean autóctonos, que no manejen tanta grasa, que enseñen la autenticidad de nuestra cocina y nuestra gran cultura, que lleven su ropa tradicional. He procurado con las instancias gubernamentales que las apoyen con recursos, el manejo higiénico de alimentos, el tema cultural. Les pido que hablen de nuestra cocina y por eso las invito a que conozcan más: para que cuando la gente les pregunte estén bien informadas. Trato de apoyarlas en cuanto a la no violencia de género. Que ellas identifiquen si están siendo violentadas y traten de evitar ese tipo de violencia dentro de sus familias.Para ti que eres portavoz, ¿qué es lo que hace única a la gastronomía oaxaqueña? Los sabores que tiene. Por ejemplo, cuando ya conoces otras cocinas del mundo, te das cuenta de que nuestros sabores son especiales, autóctonos. Podría decir que es debido a la cultura, a la biodiversidad de Oaxaca. Somos el estado que cuenta con la mayor cantidad de agaves silvestres, el maíz cuyo origen según las últimas investigaciones se dio en la cueva de Guila Naquitz. También la cantidad de quelites; tenemos el mayor número de chiles endémicos. Tenemos una excelente cocina, pero también tenemos una excelente bebida que es el mezcal. Están los moles de cada región, de cada comunidad, de cada pueblo. Yo los gozo todos porque cada casa tiene su sazón, cada familia y cada comunidad. Hay que saber disfrutar y valorar el trabajo de las personas pues no es nada fácil hacerlo, tiene complejidades y muchas técnicas. Hablar de moles en Oaxaca es una variedad infinita.¿Nos podrías compartir una de las recetas tradicionales que sirves en Las Quince Letras?Para un chileatole verde de cinco porciones necesitas 3 elotes, 2 hojas de hierba santa, 1 rollo de cilantro, 1 rollito de epazote, 1 chile jalapeño o serrano, 1 gajo de cebolla, ½ diente de ajo y la punta de una cuchara con mantequilla, aunque si lo queremos, lo podemos hacer sin ella. Comienza partiendo 1 elote en trozos; los otros 2 los desgranamos. Divídelos a la mitad y reserva. En una olla fríe la mantequilla y agrega solo la mitad de 1 elote desgranado. Sofríe. Agrega agua y los trozos de elote. Aparte muele todo junto: las hierbas, el chile (si al momento de cortarlo está muy picante, retírale las semillas; si no pica tanto déjale solo un poquito ellas), la cebolla, el ajo y la otra mitad de granos que reservaste, para espesar. Cuando rompa el hervor en tu olla incorpora todo lo verde que moliste. Sazona con sal y lleva de nuevo a hervir. Saca del fuego y acompáñalo con cuadritos de queso seco o fresco. Decora con epazote. 
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD