Vegetarianos: Ejotes a la Vinagreta
Dietas

Vegetarianos: Ejotes a la Vinagreta

Por Kiwilimón - Enero 2012
Una receta fácil de hacer ejotes con una rica vinagreta. Para ver más detalles e imágenes de la receta, haz click aquí.

Ingredientes

  • 500 Gramos de Ejotes
  • 2 Cucharaditas de Aceite de oliva
  • 3 Piezas de Limones
  • 3 Cucharaditas de Salsa Maggi
  • 3 Cucharaditas de Salsa Inglesa
  • 3 Cucharaditas de Mostaza
  • 4 Cucharaditas de Cebolla picada
  • 4 Cucharaditas de Vinagreta de mostaza o provenzal
  • Sal y Pimienta al gusto
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Olvídate de los olores desagradables en tu cocina. Con estos tips puedes deshacerte del mal olor en tu refrigerador. Te decimos qué hacer si el refrigerador huele mal.Limpia cada rincón de tu refrigerador. Aunque es más que obvio, es importante recalcar en la necesidad de hacerlo, por lo menos una vez cada tres meses. Vacía todo tu refri y desconéctalo para que no gastes electricidad (porque la puerta estará abierta por un buen rato). Recuerda limpiar los cajones y la estantería, así como las paredes y las puertas.Recurre a limpiadores naturales.Aunque el desengrasante o desinfectante que usas para limpiar tu cocina puede servir, te recomendamos usar limpiadores hechos a base de ingredientes naturales en el caso del refrigerador. La combinación de bicarbonato de sodio, vinagre y jugo de limón es genial para limpiar y eliminar olores.Coloca ingredientes que absorban los olores.Si después de limpiarlo súper bien el refrigerador sigue oliendo un poco extraño, puedes recurrir a algunos de estos remedios. En una bandeja para galletas espolvorea una caja de bicarbonato de sodio y colócala dentro de tu refri. También puedes poner un bowl con café molido o pedazos de carbón vegetal.Refresca tu refrigerador de manera natural.Una manera muy sencilla de mantener tu refrigerador oliendo rico es colocar un limón (o algún otro cítrico) partido por la mitad dentro de uno de los estantes. Otra opción es colocar bolitas de algodón empapadas en esencia de vainilla. Cualquiera de las dos alternativas dejará un olor delicioso en tu refrigerador.Ajusta la temperatura de tu refrigerador.Muchas veces los malos olores son ocasionados por la descomposición temprana de los alimentos. Esto puede evitarse si se mantiene el refrigerador a una temperatura de entre 3 y 4.4° C.Para que tu refrigerador siempre huela bien, recuerda:Guardar tus alimentos preparados dentro de contenedores con tapa.Revisar frecuentemente la fecha de caducidad de tus alimentos.Limpiar inmediatamente cualquier líquido que se derrame.No dejar alimentos con olores fuertes directamente sobre los estantes.Mantener en el congelador carnes hasta que las vayas a usar. 
El cocinar nuestros propios alimentos durante la semana no solo nos da un beneficio financiero, también controlamos lo que comemos (¡adiós, garnachas de la esquina!) y es una excelente forma de quitarse el estrés. Sin embargo, sabemos que el andar corriendo siempre, los pendientes del trabajo, las tareas de la casa y la falta de organización pueden hacer que meternos a la cocina sea casi imposible. A continuación, te presentamos algunas ideas para que puedas organizar mejor tu tiempo para que logres cocinar entre semana:Haz el menú de toda la semana.Para facilitarte la tarea de elegir qué cocinar, haz una lista que incluya varios platillos que tengan más o menos los mismos ingredientes. De esta manera puedes hacer tus menús con anticipación combinando alimentos que tienes en tu cocina y teniendo un menú balanceado y a tu gusto.Sopa de fideo y frijolEnfrijoladas rellenas de rajas Planea tus idas al súper.Con base en tu menú semanal, haz tu lista del súper y planea todo lo que puedes necesitar para tus diferentes comidas. Recuerda que hay algunos alimentos, como pastas, granos, salsas y congelados, que puedes comprarlos con anticipación y tenerlos sin problema en tu cocina por varias semanas. Croquetas de papa rellenas de queso con tocinoPapa al horno con champiñonesTen en cuenta un plan B.Si consideras cocinar al día, piensa en menús rápidos y alternativos que puedas hacer en caso de que se te presente algún imprevisto. El atún enlatado, el arroz precocido y las verduras congeladas, entre otros, son ingredientes muy versátiles que pueden servirte para preparar gran cantidad de platillos saludables en poco tiempo. Aguacates rellenos de coctel de camarónDiseña un programa para tu cocina.Si vas a cocinar toda la comida de la semana, inicia haciendo un plan de acción. Primero analiza los tiempos de cocción de cada comida y su preparación para poder realizar varios pasos a la vez. De igual forma, procura tener todo listo una noche antes: cortar, pelar, descongelar, etc. Cualquier paso que puedas adelantar te ahorrará muchísimo tiempo mientras cocinas. Espagueti con salchicha en salsa de jitomateDedica un solo día para hacer grandes cantidades.El congelador y los contenedores pueden ser tus mejores aliados a la hora de ahorrar tiempo. Dedica un día a cocinar grandes cantidades de pasta, carne, pollo, salsas, caldo de pollo, entre otros alimentos base de tus comidas más frecuentes; separa en porciones y congélalos. Así, cuando empieces a planear el menú semanal, bastará con revisar el congelador y ver qué platillos puedes tener disponibles rápidamente.Pollo en salsa de piña con aguacateEl secreto para organizarte a la hora de cocinar tu comida de la semana es pensar por adelantado y comprar inteligentemente. Cuéntanos, ¿cómo sueles organizar tus comidas de la semana? Compártenos tus tips en los comentarios.
Dinos qué guardas en tu horno y te diremos qué tan buen cocinero eres. Si el horno de tu cocina está limpio y tiene algunos refractarios, eso significa que te gusta lucirte con tus recetas. Pero, si se parece más a una bodega de ollas viejas y tupers sin tapa, definitivamente tienes mucho por aprender.Aunque hornear es algo desafiante para muchos, esta actividad puede ser realmente sencilla y divertida. No dejes que la falta de tiempo o de experiencia ahuyente tus ganas de usar el horno. Sigue estos tips para aprender a hornear en menos de lo que esponja un pastel.Empieza con algo sencillo: Si nunca has usado el horno por tu cuenta, no intentes hacer una receta súper complicada. Mejor elige un platillo con pocos pasos y una preparación muy básica. Podrías hasta pensar en alguna receta fácil con poco tiempo de cocción, para asegurarte de estar pendiente y además, adquieras práctica. Además, así será más difícil que cometas un error.Ten pacienciaEsto es básico al momento de hornear. Necesitas paciencia para precalentar el horno y que alcance la temperatura ideal, para dejar que tus platillos estén listos sin abrir la puerta cada cinco minutos y, obviamente, para aprender de las equivocaciones. Compra los utensilios básicosNo tienes que llenar tu cocina con batidoras industriales y cuchillos profesionales, pero sí hay algunos utensilios que vas a necesitar. Espátulas, refractarios antiadherentes, tazas medidoras, báscula, termómetro y unos bowls grandes para mezclar son suficientes. Ordena todo antes de comenzarLo ideal es que antes de empezar a cocinar leas con cuidado la receta y acomodes los ingredientes y los utensilios que necesitarás. Aunque esto parezca un poquito exagerado, cuando estás horneando es muy importante que respetes los tiempos. Créenos, si te tardas cinco minutos en encontrar los trapos para sacar el pastel, las cosas pueden ponerse feas.Sigue todas las instruccionesNo es necedad del autor del recetario poner medidas o temperaturas exactas. Para que el horneado quede perfecto debes seguir al pie de la letra las instrucciones. Esto incluye el orden en que mezclas los ingredientes, la temperatura, las cantidades y, obviamente, la consistencia (a punto de nieve, crema, uniforme, líquida, con aire, etc.).Prepárate para desmoldar o reservarNo subestimes la importancia de invertir unos minutos en el molde que usarás. Cuando no lo engrasas o enharinas bien, es muy probable que el pastel termine desmoronándose o quemándose en algunas partes. Para evitar estas catástrofes lo más fácil es que untes mantequilla y después cubras el molde con papel antiadherente. ¡Anímate a prender el horno! Con estos tips y las recetas de Kiwilimón hornear será tu nueva actividad favorita. Panqué de Plátano con Betún de chocolate blancoPastel de Pan de EloteCheesecake con FlanRosca de Frutos Secos sin Glutenhttps://www.kiwilimon.com/receta/postres/rosca-de-frutos-secos-sin-gluten
Los mariscos son deliciosos, pero también pueden ser peligrosos si no se refrigeran apropiadamente. Evita problemas de salud conociendo cómo debes almacenar los mariscos y los días que pueden durar refrigerados.Primero que nada, ¿en qué debes fijarte para elegir mariscos en buen estado?Si un marisco se encuentra ya en estado de descomposición, no importa si lo guardas en el refrigerador o en el congelador, simplemente ya no sirve y no debes usarlo para cocinar. Estos son los principales aspectos que debes revisar al momento de comprar mariscos:Los caparazones de los mariscos, como las ostras o las almejas, deben estar enteros, es decir, sin grietas. Si te encuentras con un caparazón quebrado, no compres ese marisco.Para comprobar la frescura de los mejillones, ostras y almejas hay un truco muy sencillo. Golpea suavemente el caparazón. Si este se cierra, esto significa que el marisco aún está vivo, en caso contrario, mejor no lo compres.Los cangrejos y las langostas deben comprarse vivos, ya que se echan a perder muy rápidamente. Así que cuando los vayas a comprar asegúrate de que las patas se mueven, el caparazón está firme y la cola se encuentra recogida (no extendida).¿Cuántos días duran los mariscos refrigerados?Es muy importante que prestes atención a la manera en que guardas los mariscos. A diferencia de la carne de res que puede estar en el refrigerador sin problemas por varios días, los mariscos tienen una caducidad mucho menor. Recuerda que el consumir mariscos pasados o en mal estado puede provocar alguna infección o problema de salud, así que mejor ahórrate esos inconvenientes almacenando los mariscos de acuerdo con estas indicaciones.Los camarones, ostiones, langosta y calamares frescos solo pueden refrigerarse dos días (no más). En el congelador tienen un mayor tiempo de caducidad, ya que aguantan entre tres y seis meses.En el caso de los mariscos cocidos, si se cocina el mismo día que se consume, pueden refrigerarse hasta tres días. Si no preparaste tú la comida, checa directamente con el fabricante las indicaciones de consumo para saber cuánto tiempo más puede almacenarse el platillo en el refrigerador.De cualquier manera, es muy importante que antes de consumir mariscos (cocidos o frescos) que han estado refrigerados o congelados, revises su estado general. El olor de estos nunca debe ser agrio o parecido al amoniaco.Aunque no son mariscos, los pescados también deben almacenarse con cuidado para evitar que se descompongan. La recomendación es que los pescados (magros y grasos) pueden estar en el refrigerador como máximo dos días, y en el congelador desde seis hasta ocho meses.Recuerda revisar periódicamente la temperatura de tu refrigerador, la cual debe estar en 4° C, y la del congelador en -18° C.¿Te encantan los mariscos? Entonces no puedes perderte estas recetas fáciles: Tostadas de pulpo adobadoAros de Calamar en caldo de mostaza picositaEsquites de camarón y chile guajillo
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD