Ventajas de la dieta Mediterránea
Dietas

Ventajas de la dieta Mediterránea

Por Kiwilimón - Enero 2014
En 1975 se publicó un libro con un estudio comparativo entre 7 países y su forma de alimentación. Sorprendió a todos que los habitantes de Grecia y la región del Mediterráneo eran los  más longevos y sanos del mundo. Nuestras amigas de ActitudFEM nos comparten las ventajas de la dieta Mediterránea.     Esto se debe al consumo, durante el transcurso de sus vidas, de una alimentación rica en verduras, frutas, hortalizas y proteína cocinados con aceite de oliva. Partiendo de aquí se desarrolló lo que ahora conocemos como Dieta Mediterránea.

¿Qué alimentos la conforman?

 
  • Frutas frescas y hortalizas frescas de temporada: fuente incomparable de vitaminas y minerales. La mejor manera de consumirlas es, siempre que sea posible, crudas para así aprovechar todas sus cualidades y nutrientes.
  • Aceite de oliva: 3 a 4 cucharas soperas diarias y sin cocción hacen un gran aporte a nuestra salud.
  • Cereales y legumbres: Son quienes aportan la energía del mediterráneo, fuente principal de hidratos de carbono complejos y fibras vegetales y poca grasa. Entre ellos el trigo, arroz, lentejas, garbanzos, judías, etc.
  • Frutos secos: Ricos en vitaminas (especialmente vitamina e) y minerales nutritivos, protegen al aparato cardiovascular, fundamentalmente por sus grasas insaturadas.
  • Lácteos: Son el gran aporte de calcio y vitaminas liposolubles, como así también de bacterias digestivas que favorecen la buena digestión y previenen el estreñimiento.
  • Pescados: Fuente de proteínas de alta calidad y de ácidos grasos omega 3 y omega 6.
  • Carnes: Consumidas en poca cantidad. Se crían en esta zona mayoritariamente ovejas, corderos y cabras. El bajo consumo de carnes se debe, a que en tiempos pasados, ésta se encontraba al alcance de pocos, obligándolos a sustituirlas por verduras y legumbres.
  Las recetas están  enriquecidas con hierbas aromáticas y especias como albahaca, laurel, menta, perejil, orégano y pimientos.  

Menú mediterráneo modelo

 

Desayunos y/o meriendas:

  • Opción 1:
- Café o té con leche desnatada. - Cereales con un poco de miel - Galleta o tostada untada con queso blanco.  
  • Opción 2:
- Frutas a gusto. - Cereales con un poco de miel  
  • Opción 3:
- Café o té. - Un yogur desnatado. - Galleta o tostada untada con queso blanco.  

Lunes

- Pollo a la plancha (sin piel). - Ensalada de zanahoria rallada y huevo. - Legumbres  

Martes

- Brócoli con limón y aceite de oliva virgen y pescado - Tortilla de papas  

Miércoles

- Bistec a la plancha. - Arroz - Verduras gratinadas  

Jueves

- Hamburguesas caseras de verdura, garbanzo, soja o carne - Ensalada caprese - Papa o patata al horno  

Viernes

- Empanadas de atún - Pollo a la plancha con ensalada de espárragos y palmitos con limón  

Sábado

- Paella - Caldo de verduras  

Domingo

- Pasta con tomate - Coles de bruselas    Ir a artículo original.  

Recetas mediterráneas

 

Hummus Casero

 Encuentra la receta aquí.
 Prueba esta deliciosa receta aquí.
 Conoce la receta aquí.
 

"Encuentra las mejores recetas de cocina mediterránea aquí."

Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿Conoces el origen de las papas a la francesa? Se dice que los norteamericanos les pusieron el nombre de “french fries” pero el país de origen se disputa entre Francia y Bélgica, te contamos por qué. Varias teorías indican que durante la Primera Guerra Mundial, por la escasez de alimentos, los belgas pescaban en el río peces pequeños y los freían en manteca y mantequilla, pero cuando el río se congelaba y no era posible pescar, freían papas cortadas en bastones para sustituir a los peces fritos. Cuando los soldados norteamericanos llegan a la región, les apodan “french fries” sin ser francesas propiamente. A lo largo de la historia, las papas francesas son conocidas bajo ese mismo nombre, incluso, hoy en día se han convertido en una guarnición de platillos internacionales, como hamburguesas, “hot-dogs”, cortes de carne, pescados e incluso como una deliciosa botana. Normalmente la forma de cocinar estas ricas papas es: quitar la cáscara, picar en bastones, remojar en agua para que suelten el almidón y finalmente freír entre 160°C y 180°C. Pero, ¿qué pensarías si te diéramos varias opciones para saltarte los tres primeros pasos y obtener tus papas fritas caseras, como si fueran de restaurante, igual de crujientes, deliciosas y además que puedas guardarlas por largo tiempo? Eso se puede lograr gracias a la gran variedad de productos que McCain, el experto en papas,  ha ideado para agilizar el procedimiento y obtener unas ricas papas francesas casi de forma instantánea.  A demás, ¿sabías que las papas congeladas tienen un gran sabor y además sí conservan nutrientes? este es el secreto de McCain. Cabe señalar que las papas congeladas absorben menos aceite que las frescas, siempre y cuando se cocinen correctamente y se frían directamente de congeladas al aceite caliente. De hecho, las papas congeladas de la gama de productos de McCain están diseñadas para conquistar cualquier paladar. Incluso, se siembran en el campo, se cosechan y después pasan por un estricto control de calidad en el que se seleccionan las mejores para así mantener un sabor de alta calidad y poder finalizar el proceso con cortes específicos. Puedes elegir entre cortes rectos, delgados, ondulados, gajos sazonados, o en forma de caritas. ¿Sabías que las papas congeladas conservan sus  nutrientes? Éstos son: hierro, vitamina C y  fibra soluble; Te damos algunas recetas que son perfectas para que acompañes con Papas a la Francesa: Mini Pastel de Carne con Tocino Hamburguesa con Queso Pollo a la Mostaza Papas Gajo a los Tres Chiles con Aderezo de Cilantro Tiras de Pollo Crujientes con Miel y Chipotle Guacamole con Camarones Adobados
La comida es un tema fascinante y hay cientos de libros que pueden llevarte a conocer más acerca de la magia gastronómica. Si te interesa descubrir todo sobre el arte de la cocina, estas lecturas son obligadas. Te aseguramos que te engancharán desde la primera página.  La enciclopedia de los sabores de Niki Segnit Este no es un recetario, sino una guía para conocer los sabores que combinan. Te recomendamos este libro si te interesa saber qué alimentos puedes mezclar para crear platillos deliciosos. Con ayuda de este manual, podrás cocinar recetas originales y llenas de mucho sabor. Larousse gastronomiqueEl libro ya es todo un clásico y forma parte de las bibliotecas de todos los amantes de la cocina. Entre sus páginas encontrarás miles de artículos sobre diversas técnicas y herramientas, así como alimentos, variedades y temporadas. El Larousse gastronómico es un libro de referencia imprescindible. The complete Bocuse de Paul BocuseLos amantes de la cocina saben que uno de los chefs más importantes del siglo pasado fue Paul Bocuse. Es por eso que este libro es tan importante. The complete Bocuse es el legado del famoso chef, y en él comparte cientos de recetas saladas y dulces. Sin duda, esta es la mejor manera de aprender a cocinar comida francesa. El gourmet solitario de Jiro Taniguchi y Masayuki Kusumi Este no es un libro tradicional de cocina. Los autores decidieron describir las experiencias culinarias del protagonista a través de un cómic. Lo fascinante de esta obra es que te lleva a recorrer los barrios de Tokio mientras descubres sus sabores más tradicionales. Un libro que refleja a la perfección la riqueza gastronómica de Japón. Papilas y moléculas de François ChartierUno de los mejores sommeliers del mundo escribió este libro para ayudar a las personas a descubrir los sabores y aromas ocultos en los alimentos y en los  vinos. Las personas que están interesadas en aprender más sobre el maridaje y la combinación del vino con los platillos, encontrarán en este libro verdaderos tesoros. Sumérgete en el mundo de la cocina devorando las páginas de estos excelentes libros. TE RECOMENDAMOS: VIDEO-TOP 10 RECETAS FÁCILES PARA COCINARVIDEO-LOS MEJORES POSTRES SIN HORNOVIDEO-RECETAS DE BOTANAS PARA CUALQUIER OCASIÓN
¿Conoces el origen de las papas a la francesa? Se dice que los norteamericanos les pusieron el nombre de “french fries” pero el país de origen se disputa entre Francia y Bélgica, te contamos por qué. Varias teorías indican que durante la Primera Guerra Mundial, por la escasez de alimentos, los belgas pescaban en el río peces pequeños y los freían en manteca y mantequilla, pero cuando el río se congelaba y no era posible pescar, freían papas cortadas en bastones para sustituir a los peces fritos. Cuando los soldados norteamericanos llegan a la región, les apodan “french fries” sin ser francesas propiamente. A lo largo de la historia, las papas francesas son conocidas bajo ese mismo nombre, incluso, hoy en día se han convertido en una guarnición de platillos internacionales, como hamburguesas, “hot-dogs”, cortes de carne, pescados e incluso como una deliciosa botana. Normalmente la forma de cocinar estas ricas papas es: quitar la cáscara, picar en bastones, remojar en agua para que suelten el almidón y finalmente freír entre 160°C y 180°C. Pero, ¿qué pensarías si te diéramos varias opciones para saltarte los tres primeros pasos y obtener tus papas fritas caseras, como si fueran de restaurante, igual de crujientes, deliciosas y además que puedas guardarlas por largo tiempo? Eso se puede lograr gracias a la gran variedad de productos que McCain, el experto en papas,  ha ideado para agilizar el procedimiento y obtener unas ricas papas francesas casi de forma instantánea.  A demás, ¿sabías que las papas congeladas tienen un gran sabor y además sí conservan nutrientes? este es el secreto de McCain. Cabe señalar que las papas congeladas absorben menos aceite que las frescas, siempre y cuando se cocinen correctamente y se frían directamente de congeladas al aceite caliente. De hecho, las papas congeladas de la gama de productos de McCain están diseñadas para conquistar cualquier paladar. Incluso, se siembran en el campo, se cosechan y después pasan por un estricto control de calidad en el que se seleccionan las mejores para así mantener un sabor de alta calidad y poder finalizar el proceso con cortes específicos. Puedes elegir entre cortes rectos, delgados, ondulados, gajos sazonados, o en forma de caritas. ¿Sabías que las papas congeladas conservan sus  nutrientes? Éstos son: hierro, vitamina C y  fibra soluble; Te damos algunas recetas que son perfectas para que acompañes con Papas a la Francesa: Mini Pastel de Carne con Tocino Hamburguesa con Queso Pollo a la Mostaza Papas Gajo a los Tres Chiles con Aderezo de Cilantro Tiras de Pollo Crujientes con Miel y Chipotle Guacamole con Camarones Adobados
Te decimos algunos datos que debes saber del atole, a demás de que es una receta mexicana que se consume desde la época prehispánica y se puede hacer casi de cualquier sabor. Es una bebida prehispánica. Antes de la llegada de los españoles los aztecas ya preparaban una bebida hecha a base de maíz, agua y miel. Durante la época de la Conquista la receta original comenzó a cambiar hasta llegar a la versión del atole que conocemos hoy en día. Aporta muchos nutrientes y vitaminas. Al estar hecho a base de maíz contiene todos los nutrientes de este grano: fibra, antioxidantes, potasio, magnesio, vitamina B, entre otros. Además, dependiendo de los ingredientes que se le añadan (guayaba, fresa, chocolate, etc.) el atole puede tener mayores propiedades. El atole puede ser dulce o salado. Aunque los atoles dulces son los más conocidos, también existen recetas saladas, agrias y picantes. Los llamados chileatoles pueden prepararse con verduras, chiles e incluso carne, y parecen más un guiso que una bebida. No todos los atoles se endulzan de la misma manera. Según la receta tradicional el atole puede endulzarse con miel, sin embargo, esto puede variar dependiendo de la región y del gusto de cada persona. Azúcar, piloncillo, jarabe de maguey o más recientemente sustitutos de azúcar son algunas de las opciones para endulzar el atole. Por lo general su nombre depende de un ingrediente. A excepción del champurrado (atole hecho con chocolate) todos los atoles reciben el nombre del ingrediente que se les agrega: atole de piloncillo, atole de nuez, atole de guayaba. No todos los atoles están hechos con maíz. El atole original es de maíz, pero también puede prepararse con harina de arroz o harina de trigo. Si después de leer acerca de esta típica bebida mexicana se te antojó una taza de atole, estas recetas te interesarán: Atole de arroz Atole de cajeta Atole de cacahuate Atole de zarzamora   Fuentes: Mexicodesconocido.com.mx Laroussecocina.mx Elsiglodedurango.com.mx Gob.mx
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD